martes, 30 de septiembre de 2008

Los sentimientos no se compran

Una marca comercial decide ejecutar un plan de marketing, con el fútbol como eje de su publicidad: patrocinio de un club, camisetas, vallas publicitarias, y anuncios en televisión.
Para que la publicidad sea efectiva, necesita de muchos impactos, es decir, que mucha gente la vea.
Para que la imagen sea positiva, es mejor que el equipo gane a que pierda. Y que si pierde que sea por culpa de otros, no del propio equipo. El equipo tiene que dar buenas noticias y buena imagen.
Mientras más fuerte es el equipo, más gente ve sus partidos, más impactos se producen, más imagen positiva demuestra, y mejores noticias se pueden dar del mismo. Por tanto, más cara es la publicidad, pero también, mayor beneficio se obtiene de ella.
Por otro lado, las televisiones (privadas y también la pública, aunque sea una vergüenza) viven de la publicidad. De los ingresos por publicidad que esas marcas comerciales efectúan. Si la vida de la televisión depende de esas marcas, y esas marcas viven de que los impactos publicitarios sean muchos y muy positivos, ¿no está claro el acuerdo?
Las televisiones, con el enorme poder mediático que tienen favorecerán los intereses de la mano que les da de comer. Es decir, de los equipos de fútbol en los que estas manos tienen metido tanto dinero. Las televisiones entran en el fútbol, las marcas comerciales también, se forma el tinglado gordo, lleno de intereses cruzados y con una barbaridad de dinero por medio y… ¿qué pasa al final? Pues que cuando uno ve un telediario, sólo se habla de los equipos que más dinero reportan a esos oscuros intereses. Y punto. Los demás, nos podemos tirar de los pelos todo lo que queramos, pero esto es así. Si el Real Madrid, Barcelona o Atlético ganan, son la leche, los mejores del mundo, candidatos a todo… ya sabemos. Y si pierden (porque el rival nunca gana, son ellos los que pierden), es porque los jugadores rivales hace entradas asesinas, o porque tal jugador lo hizo mal en un momento dado (sentenciado, pues, durante un buen númro de jornadas), o porque la lluvia hizo que el campo estuviera muy rápido y luego se embarró por culpa del mal drenaje. Deberían de despedir al encargado del césped del estadio tal, porque con su mal trabajo está poniendo en riesgo la integridad física del Kun, del Guti o del Messi de turno. (Seguro que trabajó mal a conciencia para perjudicar a los adalides del gran fútbol) Mientras, gente como nosotros, los sevillistas, nos tenemos que aguantar y tragar lo intragable. Y no sólo nosotros. Que les pregunten a los valencianistas, deportivistas, zaragocistas (aunque estos estén en horas bajas)…, cualquiera que haya osado amenazar el reinado de los grandes. Al Villarreal parece que les respetan un poco más, pero es que ahí hay un tío que maneja mucha pasta y poder. (¡Qué casualidad! Pasta y poder) Yo soy sevillista porque mi abuelo me enseñó a serlo. No tanto mi padre, que también, pero sobre todo mi abuelo. Este me hablaba de Busto, de Arza, de Campanal, de las concentraciones en Oromana, de un Sevilla grande, campeón y respetado. Yo nunca había visto al Sevilla por encima del quinto puesto. Ni, por supuesto, campeón, hasta estos últimos años. Yo no soy sevillista por que mi equipo me de alegrías. Es mucho más que eso. Muchísimo más.
Recuerdo, hace no demasiado tiempo, que Marcelo Campanal publicó un libro autobiográfico y una tarde lo sentaron detrás de una mesita en El Corte Inglés para firmar ejemplares. Yo me escapé un rato del trabajo y fui, a comprar mi libro y a que me lo dediacara El Capitán Maravillas. Cuando estuve delante de él, no le dije nada. Pensé en mi abuelo y en lo que sentiría si estuviera allí. Y me emocioné. Mi abuelo sufrió una enfermedad que lo dejó casi paralizado. Dependía de su mujer y de su hija para casi todo. Pero cuando veía un partido del Sevilla por televisión, sacaba las fuerzas de donde fuera para pegarle una patada a la mesa cada vez que un sevillista chutaba a gol. “Para eso si tienes fuerzas, ¿verdad?” Le decía su mujer. Y el pobre se reía. No había explicación. Mi abuelo, cuando estaba postrado en el butacón, esperando a la muerte, no dejaba de seguir al Sevilla. Veía los partidos por la tele, y los escuchaba por la radio. Pero no bajaba el volumen de la televisión. Oía las dos cosas a la vez, y volvía loca a mi abuela. Y cuando veía marcar al Sevilla, daba igual que fuera en directo, o en el resumen del Estudio Estadio, se echaba a llorar. Y eso es lo que me dan ganas a mí de hacer cuando me acuerdo de eso. Y de lo que estará sintiendo mi abuelo, en el tercer anillo, viendo otra vez a su Sevilla campeón. ¿Esto es lo que quieren despreciar las mafias mediáticas? ¿De esto quieren que me olvide, con sus continuas mentiras? ¿Me quieren transformar en lo que a ellos les de la gana, para venderme más de tal o cual producto? Conmigo no podrán. Nunca. Yo soy sevillista porque mi abuelo lloraba de alegría cada vez que el Sevilla marcaba un gol. Aunque fuera en un amistoso. Y yo lloro también cuando me acuerdo de él. No sé por qué lo hacía, ni me importa. Es algo que no tiene explicación. Pero es así y eso es demasiado. No lo cambiaría ni por todo el oro del mundo. Hasta ese punto no se puede llegar. Es una frontera inexpugnable. La de los sentimientos. Los sentimientos no se compran. Al menos los míos no.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Sevilla FC, el club que hace buenos a los entrenadores

El Sevilla ganó ayer al Atlético de Madrid, confirmando una racha de buenos resultados que está a punto de convertirse en la mejor de la historia de la entidad. Sólo falta que este fin de semana no pierda contra el Athletic de Bilbao en casa, para firmar once partidos de liga consecutivos sin perder. Nunca antes se había conseguido. Y es posible ahora, con Manolo Jimenez de entrenador. El equipo ha recuperado la consistencia defensiva, manteniendo la pegada a la que nos tiene acostumbrados. Si el año pasado terminamos quintos, igualados a puntos al cuarto, a pesar del desastre de los 8 primeros partidos, yo no puedo más que ser optimista. El Tottenham, por su parte, ha perdido en esta jornada por 2-0 contra el Porstmouth, y sigue último en la clasificación, después de 6 jornadas. Juande Ramos está a punto de ser destituido. Seguramente no lo ha sido ya por la cantidad de dinero que eso le supondría al club londinense. En el tiempo que lleva allí ha ganado poco más del 30% de los puntos disputados. Ha perdido el crédito de la afición y, en su defensa, sólo dice que su continuidad o no depende de la directiva. Vamos, de que le paguen, que a él resto parece darle lo mismo. A pesar de todo, aún hay muchos que critican a Manolo Jimenez por diferentes motivos. Más parece una obsesión contra él, que una crítica razonada y con criterio. Y yo no lo entiendo. Por supuesto, el equipo no hace el fútbol de ensueño de hace un par de años y los partidos a veces se vuelven aburridos y tediosos. Pero a mi me encanta ver a mi Sevilla cuarto en la tabla, a dos puntos del liderato. El año pasado muchos comparaban la gestión del técnico con la de Juade Ramos. Ya no lo hacen, por razones obvias. Pero, aún así, siguen criticándolo. Por una cosa o por otra. Y muchos sevillistas les siguen el juego, o se dejan llevar por ello. Yo no. Yo estoy encantado con mi equipo. Lo pasé mal ayer, viendo el partido contra el Atlético. Me hubiera gustado que Luis Fabiano marcase en el cabezazo al larguero para sentirme más tranquilo. Y eso que los de la capital apenas hicieron nada, pero, ya se sabe..., en cualquier momento puede pasar cualquier cosa. Sin embargo, me sentí orgulloso por el oficio que demostró el Sevilla. Igual que contra el Español, cuando tuvieron la paciencia de jugar y jugar hasta abrir la lata. ¿Es este el Sevilla que vamos a ver a partir de ahora? ¿Menos vistoso, pero con mayor oficio? Sinceramente, me da igual, con tal de verlo ganar y arriba en la tabla. Tanto Juande como Jimenez tienen su propio sello. Su forma de entender el fútbol. Al primero se le dio lo que pidió, y le sacó un partido fenomenal. El segundo nos sacó las castañas del fuego, con el equipo de Juande, y salvó la temporada. Este año le han dado lo que ha pedido y las cosas van bien. De otra manera, pero bien. Y yo saco una conclusión. Mientras el Sevilla sea gestionado de la manera que viene siendo últimamente, no importa qué entrenador tengamos, que el equipo funcionará. No es el entrenador el que hace bueno al equipo, sino el club el que hace bueno al entrenador. Y, puestos a elegir, yo prefiero un técnico tan sevillista como yo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política