martes, 11 de noviembre de 2008

Manipulación

He estado un tiempo apartado, sin publicar nada, porque he necesitado una cura de desintoxicación. Ya venía bastante quemado de la manera en que los medios de comunicación plantean las noticias referentes al futbol pero, tras lo de la sanción de la UEFA sobre el Atlético de Madrid, necesité desconectar y mirar para otro lado. Simplemente para no vomitar del asco que me dio el tratamiento de dicha noticia. Tan pocos días después de aquello del "Ea, ea, ea, Puerta se marea", ¡El Gobierno de mi país sale en defensa de tan indigna afición! ¡El Gobierno! ¡Con la que nos está cayendo, en forma de crisis económica! Tuve que dejarlo. Me he dedicado a ver dibujos animados en la tele y a seguir de reojo la evolución de mi Sevilla. Y, para colmo, el equipo empieza a perder. Y esta es otra. Cualquier sevillista con dos dedos de frente se lo debía ver venir. Sin delanteros y con ocho o diez bajas por partido, durante todo un mes, jugando miércoles y domingo (o jueves y sábado), Liga, Copa, UEFA..., es que se veía venir. Después del mejor arranque liguero de la historia..., ¡el mejor arranque liguero de la historia!, perdemos unos partidos, en plena vorágine de bajas y..., ¡Dios, la que se ha formado! ¡Atacan hasta a Monchi! Después de hacer el mejor arranque liguero de la historia, perdemos dos partidos de Liga, con ocho o diez bajas durante un mes, con un solo delantero (o ninguno a veces) disponible... ¡Y ponen en duda la planificación de la temporada de Monchi! Estamos quintos, a tiro de piedra de los puestos de Champions. Con cinco puntos de ventaja sobre el sexto, el Deportivo. Con seis puntos de ventaja sobre el séptimo, el "todopoderoso" Atlético de Madrid, del "súper" Kun Aguero. ¡Y sólo estamos en la jornada 10! ¡Y ya dicen que la planificación no vale! ¡Con ocho o diez bajas por partido, durante un mes! ¿Qué quieren? ¿Que se planifique que vamos a tener media plantilla lesionada? De verdad que no lo entiendo. Y eso lo dicen los periodistas de la ciudad. El domingo lo ganamos al Recreativo y, leyendo crónicas, parace que fue de milagro y que el árbitro nos lo regaló. Metimos un gol, tiramos un balón al poste y fallamos un penalty. Ellos creo que sólo tiraron una vez entre los tres palos. Y se quejan de un penalty cuya jugada venía de un fuera de juego señalado por el linier, que el árbitro ignoró. ¿Qué pasa? En serio, ¿qué coño pasa? La liga está partida. Arriba, los cinco grandes. Luego, a distancia, el resto (incluído el "grandísimo" Atlético de Madrid). Y nosotros estamos entre los grandes. Con un presupuesto mucho menor, eso sí. ¿Y nos quejamos? ¿De qué coño nos quejamos, por Dios? ¿Qué queremos? Esos que se quejan, ¿por qué no se hacen del Madrid, o del Barça? Ellos siempre ganan. O casi siempre. Pero nosotros no somos el Madrid, o el Barça. Somos el Sevilla. Ese equipo invisible, olvidado y ninguneado. Ese club que, arruinado, pasó por el infierno de la Segunda División hace no tanto, y que resurgió por sus propios medios... ¡por sus propios medios!, sin recibir la ayuda de nadie... ¡de nadie! Al revés, primero fuimos ese equipo duro de defensas asesinos. Luego tuvimos "la enorme suerte" de que Juande nos hiciera campeones (más tarde se demostró que fue el Sevilla quien hizo campeón a Juande). A continuación pasamos a ser una panda de engreídos soberbios, sólo por celebrar lo que llevábamos sesenta años esperando. Por no hablar de lo de las televisiones (Antena 3, Audiovisual Sport...) Y ahora esto. Estoy harto. Cansado de mirar para otro lado mientras se pisotea mi sentimiento. Yo estoy orgulloso de mi Sevilla. Somos un club ejemplar, con una soberbia gestión y un modelos de organización envidiado e imitado. Hemos sido capaces de salir del pozo y tocar el cielo. Ahora somos uno de los grandes. No el Madrid o el Barça, pero si de los que están al acecho a la espera de que estos fallen. ¿Ya no nos acordamos de cuando íbamos a la Puerta de Jerez a celebrar una clasificación UEFA? Aunque fuera acabando la liga séptimos y esperando un rebote en la Copa del Rey. Daba igual. ¿No es grandioso el crecimiento de la institución? ¿No es para estar orgulloso? ¿A qué viene tanta crítica? ¿Tanta mala leche? ¿Tanta manipulación? De verdad que estiy harto de que me intenten engañar. De que quieran que comulgue con ruedas de molino. ¿Que asco de intereses ocultos hay, para que se hable de la manera que se habla? ¿Qué coño está pasando? En serio..., de verdad. Es que me parece inaudito..., indignante. Por fortuna, se trata sólo de fútbol. No es más que un juego y..., bueno, un gran sentimiento también. Pero no me da de comer. Ni me quita. Sin embargo, yo me pregunto..., si por un simple juego, los medios de comunicación son capaces de mentir y manipular de esa manera..., ¿qué no harán con las cosas verdaderamente importantes?... No quiero pensar. Me voy a ver los dibujitos animados.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política