domingo, 31 de mayo de 2009

Grandes

Hoy se juega la última jornada de liga, con un partido de trámite tanto para el Sevilla como para nuestro rival, el Numancia. Estaba ayer por la noche viendo los partidos de los equipos que se jugaban la Champions y la UEFA, y me sentía todo un afortunado por poder ver esa lucha desde la barrera, sin importarme lo más mínimo qué hacían unos y otros. Imagino a las aficiones de esos clubes con el corazón en puño, transistores encendidos y nervios a flor de piel, y me sentía orgulloso de comprobar hasta qué punto ha crecido nuestro Sevilla, que una jornada antes del final ya había firmado el tercer puesto con una suficiencia para mí desconocida. Es cierto que en el último tramo de la liga hemos pasado por apreturas, pero lo máximo que han conseguido los rivales ha sido acercarse a un partido de distancia de nosotros, con la enorme ventaja de jugar con unos grandes que ya no competían por nada. Y ni por esas nos dieron caza.
Me hace gracia ver cómo el equipo del "gran" Pellegrini (ese que dicen algunos que podría interesar al Madrid) se queda fuera de la Liga de Campeones. O cómo el club del "gran" Unai Emery (ese que decían algunos que hubiera sido el entrenador ideal para el Sevilla) se tendrá que conformar con la UEFA, y gracias. Y muchas gracias. Y mientras, nosotros viendo los toros desde la barrera, con el objetivo cumplido. A pesar de todo y de todos.
Yo no puedo evitar sentirme orgulloso. Recuerdo muy cercanos los tiempos de Segunda División, de las apreturas económicas, de los fichajes de saldo (de la tienda de veinte duros decía alguno que lo está pasando fatal hoy), de los partidos rocosos, duros, leñeros, aspirando a no encajar ningún gol para arañar puntos... ¡cómo han cambiado las cosas!
Y eso que este año nos quedamos con la sensación de que igual podríamos haber aspirado a algo más. Sobre todo en Copa y UEFA. Pero eso de terminar terceros de la manera que lo hemos hecho es fantástico. Luego vendrá la hora de los matices, y en los próximos días analizaré la temporada desde mi punto de vista de un modo más minucioso. Pero no cabe duda de que este Sevilla vive en unas alturas que sólo han visto unos pocos de los más mayores. Y es una gozada poder vivirlo. Incluso sabiendo que hay una parte de la afición que protesta porque quieren más. Aparte de estar más o menos de acuerdo con esa postura, ¿no es eso señal de grandeza también? Si un tercer puesto a algunos les parece poco... ¿no será porque han visto que podríamos haber llegado incluso más lejos? ¡Qué grandes nos hemos vuelto!
Hoy jugaremos un partido en el que no nos jugamos nada, con las chanclas puestas como decía el gran Joaquín Caparrós (este es gran sin comillas), a las cinco de la tarde, porque las televisiones estarán con los que se van a pelear el drama del descenso, y con la tranquilidad de poder pensar más en vacaciones, en rumores, en fichajes y sobre todo en la próxima temporada. Esa en la que disputaremos la Liga de Campeones sin pasar por rondas previas, y como cabezas de serie.
¡Qué grandes nos hemos vuelto, Dios mío!

sábado, 30 de mayo de 2009

Tratando de volver a la normalidad

No tengo demasiado tiempo, pero bueno. Os comentaré algo de lo que me ha sucedido en las dos últimas semanas.
Mi mujer trajo al mundo a un nuevo sevillista (niño, por tanto), que aún está en el hospital porque nació prematuro. Están bien, tanto él como mi esposa, pero el crío necesita de unos días para acabar de madurar. Es normal y comprensible. Podemos ir a verlo dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, con lo que imaginaos el lío de desplazamientos que tengo.
No tengo tiempo casi para nada, porque a eso hay que añadir un follón tremendo de papeleos en distintos organismos públicos. Esos organismos que, vayas para lo que vayas, siempre falta un papel, con lo que tienes que repetir la visita.
Es algo temporal, y en pocos días todo habrá acabado, pero mientras me es imposible mantener al día el blog. Poco a poco voy volviendo a la normalidad, pero aún me queda un poco para conseguirlo del todo.
Por supuesto, he estado atento a lo ocurrido con el Sevilla, dentro de lo posible, claro. Al final, como todos sabemos, nos metimos en Liga de Campeones por la puerta grande, y sobrándonos una jornada, lo cual creo que casi todos nosotros lo hubiéramos firmado a principios de temporada. Y la directiva ha renovado a Manolo Jimenez por una temporada más, algo de lo más razonable, a pesar de todo. Si a cualquiera de nosotros, en nuestros trabajos, nos ponen un objetivo y lo cumplimos, lo lógico es que recibamos la recompensa. Esto del fútbol no es tan sencillo, pero la decisión no deja de tener su lógica. De todos modos, cuando todo mi follón acabe, me sentaré a escribir tranquilamente mi opinión sobre este asunto, y compartirla con vosotros. Permitidme por tanto unos dias de licencia, que ahora mismo no me puedo parar a hacerlo de un modo medio decente.
Os vuelvo a agradecer que sigais pasando por aqui, y los mensajes de enhorabuena que me habéis escrito. Muy pronto volveré a estar con vosotros en plenitud. Hasta entonces, recibid todos un abrazo.

jueves, 28 de mayo de 2009

Disculpas

Os pido disculpas a todos. No es que me haya quitado de enmedio. Es que la vida me ha dado una vuelta enorme estos días. He sido padre por primera vez, y llevo unos días de hospitales y papeleos que para mí se quedan. Para colmo se me ha desconfigurado la conexión a internet, y no he tenido tiempo hasta hoy de arreglarlo (de esto creo que todos sabemos algo,¿no? :))
En pocos días volveré a la carga, pero aún tengo que cerrar algunos asuntos antes de volver a tener el tiempo necesario para escribir algo decente. Mientras, os agradezco que hayais seguido pasando por aquí.
Un saludo a todos, y hasta dentro de muy poco.

sábado, 16 de mayo de 2009

La oportunidad de casi finiquitar la temporada

Qué rápida se me ha pasado la semana. Casi no me he dado cuenta, y ya tenemos otra vez partidos. Han vuelto a ser unos días tranquilos, es lo que tienen las victorias, en los que otra vez hemos leído acerca de rumores de fichajes (al menos esta vez no va de entrenadores, ni de jugadores que supuestamente se van, sino que supuestamente vienen), y en los que otra vez la prensa se ha sacado de la manga un nuevo debate con el que rellenar páginas. Me alegro de todos modos de que ese debate haya sido esta vez sobre fútbol (bandas o trivote), pero de nuevo se intenta poner a cada uno en un extremo, sin entender que en el medio está la virtud.
Está claro que el hecho de que el Sevilla tenga varias opciones a la hora de elegir un planteamiento es algo bueno, y no malo. Señal de que tenemos una buena plantilla, y de que se ha trabajado bien este año. De otra manera no habría posibilidad de afrontar un partido de distintas maneras y seríamos un equipo previsible. Al tener un abanico de posibilidades a la hora de elegir, el rival no debe tener ni idea de cómo plantear su partido. Al menos no podrán hacerlo pensando en el rival, y se tendrán que arriesgar a jugar de una forma, con el riesgo de equivocarse. Eso es una ventaja para nosotros, no un problema o un debate, como algunos nos quieren hacer ver. Todo dependerá de cómo se encuentren los jugadores, y eso nadie lo sabe mejor que Jiménez. Claro que si no se confía en el juicio del entrenador...
El Sevilla ha ganado y perdido partidos jugando de una forma y de otra, con lo que no creo que la forma de afrontar el partido nos dará o quitará nada. Yo, personalmente, sabiendo que el terreno de juego de Osasuna es pequeño, jugaría con bandas para así abrir el campo y provocar huecos. Sé que Osasuna planteará un partido duro en el centro del campo, y quizás así sería conveniente fortalecer esa parcela. Pero el equipo grande somos nosotros, y por tanto deberíamos ser nosotros los que decidiésemos qué tipo de partido queremos que se imponga. Con un Sevilla al ataque, por mucho que Osasuna quiera hacer otra cosa, no tendrá más remedio que defender, y teniendo en cuenta el buen momento de nuestros delanteros, eso sería suicida para ellos.
Pero eso no debe tener mayor importancia. El Sevilla está capacitado para ganar a Osasuna, sea cual sea el once que salga. Y salga quien salga, siempre nos queda la opción de modificar el planteamiento a lo largo del partido, haciendo un solo cambio. Por eso somos más grandes. Por eso estamos terceros.
Así que dejémosnos de milongas y animemos al equipo. Hoy podemos dejar casi finiquitada la temporada. Eso es lo más importante. Y si lo conseguimos, ya podremos empezar a pensar en el año próximo, sabiendo donde vamos a competir. Con tiempo para hacerlo, y las ideas claras. Debemos sentirnos unos privilegiados sólo por tener esa oportunidad. Así que aprovechémosla, que ya habrá tiempo para debates y fichajes.
Un saludo a todos.

viernes, 15 de mayo de 2009

Tiempos de austeridad

Esta semana nuestro presidente José María Del Nido ha calificado el futuro económico del fútbol como aterrador, y ha dejado claro que el Sevilla va a actuar con sensatez a la hora de invertir, y que la política de fichajes va a variar.
No es la primera vez que desde la planta noble se advierte de algo parecido este año, y está claro que están preparando a la afición para lo que va a venir. Bien haríamos con olvidarnos de fantasear con fichajes de relumbrón para la próxima temporada, por mucho que nos clasifiquemos para la Liga de Campeones. A ver si la prensa se entera y deja de sacar nombres a la palestra, porque el precio de la mayoría de los que han salido (por no decir la totalidad), están completamente fuera del alcance de nuestro club, y mucho más teniendo en cuenta las continuas advertencias que vienen haciendo los dirigentes. Sé que para vender periódicos hay que hacer este tipo de cosas, pero a ver si dejan ya de engañar al aficionado. La realidad es la que es, y flaco favor hacen al club que presumen defender disparando la imaginación de la gente, porque el batacazo de la desilusión será importante cuando la realidad se imponga este verano.
El caso es que yo estoy de acuerdo con la actitud que parece tener la directiva. Está claro que el equipo se va a reforzar, pero lo justo y sin cometer locuras. Y es que en la plantilla actual hay una serie de jugadores que si se recuperan de una vez de las lesiones que les han martirizado este año van a suponer un verdadero refuerzo para el próximo. Hablo de los Fazio, Acosta, Koné, Konko e incluso Capel, a quien los continuos parones han restado continuidad en su rendimiento. También le ha pasado algo parecido a Luis Fabiano.
Y en otro sentido también hablaría de jugadores como Perotti o Romaric. No respecto a lesiones, sino de otra manera. Perotti entró en el equipo en el último tercio del campeonato, demostrando muy buenas condiciones. Será el año que viene cuando explote de verdad, si las cosas van como tienen que ir. Y respecto a Romaric, yo creo que todos hemos visto las magníficas cualidades que tiene, lo que pasa es que no ha sabido explotarlas como es debido. Viene de un equipo mediano de una liga mediana. No tiene experiencia internacional, y no ha sabido sacar brillo a sus virtudes en una liga más competitiva, más dura, con mejores marcajes y un juego más veloz. Pero ha jugado mucho, y se le ha visto mejorar a lo largo del año. Yo espero mucho de este jugador para el año que viene. Y lo espero porque supongo que habrá ido aprendiendo a rendir en nuestro fútbol, y porque jugando se facilita la adaptación. De verdad que veo en él un jugadorazo a partir del año próximo, cuando su peso en el equipo sea mucho mayor al no ser ya un recién llegado. Ojalá no me equivoque.
Repasando línea por línea, yo creo que la portería está bien cubierta con Palop y Javi Varas. Y si no se considerase así, el 30 de junio vuelve De Sanctis de su cesión al Galatasaray. Y este es un porterazo con el que podemos contar si fuese necesario.
En defensa necesitamos un lateral derecho, porque entre una cosa y otra, entre Konko y Crespo no han podido (o sabido) cubrir ese puesto. Ni Adriano ni Mosquera son laterales, y está claro que es una posición a reforzar. Por el centro de la zaga, con Squilacci, Escudé, David Prieto, Mosquera, Dragutinovic e incluso la vuelta de Lolo (vaya temporadón que está haciendo en el Málaga) creo que tenemos de sobra. Y yo no ficharía a un lateral izquierdo. Si Fernando Navarro es titular indiscutible, yo no traería a un tío para que fuera una eterno suplente a lo Hinkel. Cubriría las posibles bajas del mallorquín con Drago o Adriano (lo han hecho bien cuando les ha tocado), o con alguien del filial (a ver si a Redondo le respetan las lesiones, que por culpa de ellas aún no ha podido debutar con el primer equipo).
En el centro del campo la cosa cambia. Aquí necesitamos un organizador, y si el club se va a gastar el dinero en algún puesto, sin duda debería ser este. Para destruir tenemos a Duscher y Fazio (espero que se recupere ya). Para conectar con los delanteros tenemos a Romaric y Renato. Pero no hay nadie que distribuya de verdad (el Madrid tiene a Guti o a Gago, el Barça a Xavi, el Valencia a Baraja, el Villarreal a Senna...). En teoría nosotros tenemos a Maresca, pero el Capo parece tener este año la cabeza en otro sitio, y por lo que sea no es el que era.
Por su parte, las bandas están bien cubiertas con Adriano, Capel, Perotti, Acosta, Navas... Quizás necesitaríamos a alguien para cubrir al de Los Palacios, pero para ese puesto yo repescaría a Alfaro del Tenerife. No necesitamos fichar a nadie, porque el que sea que mejore al de La Palma del Condado costaría un dinero que yo gastaría mejor en el puesto de medio centro.
Y arriba también necesitamos, en mi opinión, fichar a alguien. Kanouté tiene 31 años, y se suele lesionar con cierta frecuencia. No de cosas graves, pero suele perderse un número de partidos al año. Luis Fabiano también acostumbra a perderse en sus melancolías de vez en cuando. Cuando está a tope es el delantero titular de la canarinha, pero no suele estar al cien por cien una temporada completa, todos los sabemos. Si lo hiciera hace tiempo que algún club de camapanillas hubiera pagado una burrada por él, como pasó con Alves o Baptista. Por otro lado, tenemos a Koné, del que yo espero que demuestre lo que vale, pero que no deja de ser una incógnita, y a Chevantón, el jugador más irregular de todos los que conforman la plantilla. Para colmo, la próxima temporada hay Copa de Africa. Está claro que necesitamos un delantero, y reforzar este puesto sí que cuesta dinero.
¿Qué hacer entonces, teniendo en cuenta la visión de las cosas que tiene la directiva? Yo lo veo claro. Recuperar bien a los lesionados, avanzar en la formación de los más jóvenes, y gastarse el dinero que se tenga para invertir en reforzar las posiciones en las que renqueamos: el lateral derecho, el medio centro y la delantera. Ya nos lo han dicho anteriormente desde el club. Se harán dos o tres fichajes, nada más. Blanco y en botella, ¿no os parece?
En definitiva, a mi no me parece mal este modo de ver las cosas. El Sevilla es tercero en liga, y semifinalista de Copa. En la UEFA nos eliminaron por no saber jugar un partido en concreto, no por no tener buen equipo. Y en aquella época del año estabamos cosidos por las lesiones. Hay que mejorar algunas demarcaciones, y se va a hacer. Pero mucho más es muy complicado, porque lo que nos quedaría sería acercarnos más a los dos grandes. Eso lo intentaron Deportivo y Valencia, y vimos lo que les pasó. Se arruinaron y ahora tratan por todos los medios de recuperar algo de la grandeza perdida. Y andan por detrás de nosotros. (Bastante por detrás). Yo no quiero que al Sevilla le pase eso. Yo prefiero seguir siendo terceros. Sé que algunos me tildarán de conformista, pero es que las apuestas fuertes tienen su momento, y no creo que este sea el momento de arriesgar demasiado. No está el horno para bollos, y esta maldita crisis económica afecta a todos los sectores. El fútbol no se iba a escapar.
Para terminar, haría una petición a la directiva. Igual que piden a la afición que acepten las medidas de austeridad, ellos podrían tener un gesto con la hinchada bajando el precio de los abonos. De esa manera se facilitaría la comprensión por parte de todo el mundo. Aceptemos que la inversión será menor, pero que lo sean también los ingresos por abonados. Si presumimos de 50 millones de euros de fondos propios, no creo que fuese tan difícil tener ese pequeño gesto. Igual me equivoco de cabo a rabo, que yo no manejo los presupuestos del club, pero ahí queda mi propuesta.
Un saludo a todos.

jueves, 14 de mayo de 2009

Lo de anoche

Cuando anoche terminé de ver como el Barcelona volvía a hacer una de sus este año habituales exhibiciones de fútbol y el horrible comentarista de TVE alabó la grandeza y el señorío de la afición del Athletic por no irse del campo mientras entregaban el trofeo al rival, simplemente me quedé de piedra. Es que no me podía creer lo que estaba oyendo. No me lo podía creer. A mi me consta que dentro de esa afición hay gente que de verdad se merece un monumento. Muy buenas personas, grandes apasionados de su equipo, y aficionados al fútbol tan íntegros que no dudan en aplaudir al rival cuando se lo merece. En la de Barcelona no conozco a nadie, pero imagino que ocurrirá igual. Y anoche, en Mestalla habría muchos de estos, no me cabe la menor duda. Pero el comportamiento que ayer tuvieron las aficiones no fue en absoluto digno de grandeza y señorío. Quizás sí entre ellas, pero en mi opinión dejaron mucho que desear. No se puede ser invitado a casa de alguien, y una vez dentro insultar y faltar al respeto a quien te ha invitado. Y eso es justo lo que se hizo ayer. La tremenda pitada que el Rey recibió cuando llegó al palco, y que continuó mientras sonaba el himno de España es una falta de respeto tal, que no sé como alguien se atreve a llamar grandes y señoras a unas aficiones que tienen en su seno a tanta gente que hace eso. Grandes y Señores serán las personas, individualmnte, que citaba anteriormente, pero esas aficiónes… La Copa del Rey es la Copa de España, la primera competición oficial de fútbol que existió en este país. Y la juegan los equipos que se inscriben en ella, los que juegan la liga de primera división entre otros, los que se aprovechan del dinero que mueve el fútbol en nuestro país, el de todos, incluidos ellos, para montar un negocio futbolístico que en el caso del Barça hasta les vale para proyectarse con éxito en el concurso europeo. No se puede estar en misa y repicando, señores. Si no quieren ustedes, monten una liga vasca, y una catalana. Y una copa también. Inscriban a sus equipos en ellas y juéguenlas. Pero luego no se quejen de que esos equipos no obtienen los resultados económicos deseados… eso no ¡eh! Qué listos somos, ¿verdad? Utilizamos España para lo que nos conviene, y luego la pisoteamos cuando la propia España (su máximo representante legal), nos invita a su casa, al estadio que anoche acogía su casa, para que en ella vuestros equipos jueguen la final que España organiza, y a la que su máximo representante legal pone nombre. Eso es una falta de vergüenza descomunal. Y a esa gente les digo que les tengo el mismo respeto que ellos tienen por los demás, es decir, ninguno. Es más, les digo que me dan asco, y que no se merecen pertenecer a mi país. Pero es que mi país es tan grande que hasta a este tipo de personajes acepta. Sé que son cuatro gatos que hacen mucho ruido. Y por quien más lo siento es por la gente que pertenece a esas aficiones y que no piensa así. O que sí piensa así, pero tienen la educación y el respeto necesarios para comprender que anoche no era el momento ni el lugar para expresarlo. NO ESTOY EN CONTRA DE SUS PENSAMIENTOS, SINO DE LA ACTITUD DE ALGUNOS A LA HORA DE EXPRESARLOS Y para terminar, lo de TVE de no poner el himno al principio, por mucha pitada que hubiera, es algo propio de otros regímenes que en España no recordamos tan lejanos. Otra vergüenza, que todo hay que decirlo. Por cierto, una duda. Si en el campo del Sevilla a alguien se le ocurre lanzar una lata y esa lata da en la cabeza de un deportista, al Sevilla le caen unos partiditos de suspensión por ser el organizador del evento, y no ser capaz de garantizar la seguridad. Pero, ¿y si es la Federación la que organiza? ¿Clausurarán Mestalla? ¿Cómo funciona si no esto? Un saludo a todos.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Indignante

Me vais a perdonar todos los futboleros, pero hoy no voy a hablar de fútbol, sino de otro asunto completamente distinto. Aunque hace ya unas semanas que no es actualidad de primera plana, estos días ha ocurrido algo en el caso de Marta del Castillo que me ha vuelto a disparar la indignación, y quisiera soltarla escribiendo sobre ello. Este es un tema que me sensibiliza especialmente, porque en mi entorno ocurrió algo en cierto modo semejante. Hace unos años un gran amigo mío fue asesinado por un menor por la noche, cuando salió por ahí con unos amigos (afortunadamente ese día no iba yo). El asunto fue noticia, y se armó revuelo, con manifestaciones en la calle incluídas, y al tipo ese le cayó la máxima pena posible, que al ser menor de edad consistió en ocho años de arresto en un centro de menores, y dos de libertad vigilada. El caso es que ese niñato hoy día tiene 28 años y está en la calle sin ninguna deuda pendiente con la justicia, y toda la vida por delante. Y la familia del asesinado quedó destrozada para siempre. No se hizo nada, no se avanzó nada, todo siguió igual y ese tipo de sucesos se siguen produciendo sin que ningún gobernante haga lo más mínimo para al menos endurecer las penas. Aunque sólo sea para que se cumplan íntegras, en algunos delitos de especial crueldad o virulencia.
Leí el otro día el comentario de una persona cualquiera quejándose de que no entendía cómo era posible que cuando la polícía detiene a un etarra son capaces de sacarle la información necesaria para que caigan un buen puñado de ellos en los días posteriores, y que en el caso de esta niña no sean capaces de sacarles a esos tíos qué coño hicieron con el cuerpo de la pobre. Hace poco ocurrió así con la detención del jefe de la cúpula militar de la banda en Francia, y a cuento de ello vino el comentario de este señor.
Estos días el juez que lleva el caso de Marta ha decidido dar por finalizada la instrucción, dando vía libre libre para que se celebre el juicio. Y no han tenido cojones de sacarles a esos niñatos la verdad. Es increíble, pero es así. Si la familia de mi amigo quedó hecha polvo después de enterrarlo, ¿cómo estarán los allegados de esta chica, sin tener la absoluta certeza de que efectivamente está muerta? Es algo que me saca de quicio, no lo puedo evitar. Y lo cierto es que al no aparecer el cuerpo, por mucho que esos tipos sigan en la cárcel, no se hará justicia del todo, porque sin el cuerpo no hay pruebas para ello. Indignante.
Para colmo, el otro día el ministro de justicia se destapa con unas declaraciones públicas defendiendo el derecho de un detenido a mentir, poniéndose a sí mismo como ejemplo, diciendo que él haría lo mismo llegado el caso. Y apenas nadie le criticó. No lo entiendo. Yo no sé qué le pasa al ministro por la cabeza, pero yo no creo que a mi me ocurriese algo así, porque a mi no se me pasa por la cabeza matar ni a una mosca. ¿Qué clase de dirigentes tenemos, que son capaces de ponerse en el lugar de un asesino de menores? Es cierto que el derecho a no declarar contra uno mismo existe, pero joder, señor ministro, al menos cállese hombre. Y de hablar, póngase en el lugar de las víctimas, y no de los verdugos. Indignante al cuadrado.
En la barra lateral de mi blog podéis encontrar un enlace para poder participar en la recogida de firmas en pro de un referéndum para consultar al pueblo acerca de la cadena perpetua. Por supuesto, la familia de Marta tiene ya mi firma. Y lo cierto es que sé que eso no vale para nada. Ni se va a instaurar la cadena perpetua, ni se va a celebrar ese referéndum. Pero algo hay que hacer para que los gobernantes al menos intuyan que algo falla. Que hay mucha gente molesta con este tipo de cosas. Aunque sea para que lo sepan, que la gente llana como yo apenas tiene medios para levantar su opinión. Claro que viendo como piensa el ministro de justicia, parece claro que todo esto se lo pasarán por el arco del triunfo. Indignante al cubo.
Lo triste de todo esto es que este tema caerá en el olvido pronto, y que sucesos así se seguirán produciendo. Hay quien dice que con cadena perpetua no se evitarán casos como este, pero al menos el que los cometa no lo volverá a hacer seguro. Y las familias y víctimas tendrán algo más de consuelo. Si quiera una pizca más, que cualquier cosa es mucho cuando se pasa por algo así. Pero por alguna razón hay muchos dirigentes en este país que parecen preocuparse más por los derechos de los verdugos que por el consuelo de las víctimas.
Y eso es algo que no puedo soportar.
Mañana volveré a hablar de fútbol. Disculpad por este paréntesis. Un saludo a todos.

martes, 12 de mayo de 2009

Se acabó la Eredivisie

La liga holandesa tocó a su fin este fin de semana. En la última jornada el Ajax consiguio una victoria inútil contra el Twente por 1-0 (golazo de Urby Emanuelson), que sólo sirve para mantener el tercer puesto, ya que de haber perdido, el PSV se lo hubiera arrebatado por la diferencia de goles en los enfrentamientos directos.
Finalmente, el campeón AZ Alkmaar jugará la Liga de Campeones sin necesidad de disputar la eliminatoria previa. La sensacional temporada de este equipo no ha pasado desapercibida en Europa, y ya suenan algunos de sus jugadores para equipos grandes (Sergio Romero para la Juventus, Stijn Schaars para el Bayern, Mousa Dembele para Chelsea o Milan, o Mounir El Hamdaoui para Liverpool). El que parece que no se va es Louis Van Gaal. Lo tiene hecho con el Bayern, pero su contrato no vence hasta 2010. Es cierto que tiene una cláusula en la que queda libre para fichar por algunas selecciones (entre ellas la española), pero no para otros clubes, y el Bayern no parece dispuesto a pagar la indemnización que exige el AZ.
El Twente disputará la ronda previa de Champions, mientras que los decepcionantes Ajax y PSV se conformarán con la UEFA. Por su parte, Heerenveen, Groningen, Feyenoord y NAC Breda disputarán una especie de play off para acceder a la segunda competición continental.
Por abajo, desciende directamente el Volendam, mientras que De Graafschap y Roda disputarán contra los clasificados 2º a 7º de la Eerste Divisie (2ª División) un play off por dos puestos en la primera división el año próximo. Estos equipos serán: RKC Walwijk, SC Cambuur Leeuwarden, FC Zwolle, SBV Excelsior, MVV Maastricht y Go Ahead Eagles. El equipo que asciende directamente es el VVV Venlo.
La competición holandesa es seguida por los ojeadores de los principales equipos europeos, porque año tras año salen a la palestra jugadores interesantes, y muchos de ellos acaban en figuras. Este año no va a ser menos, y si os parece voy a dar una lista de los futbolistas que en mi opinión pueden sonar este verano cuando se abra el mercado. Para el que le pueda interesar.
Como porteros destacaría a dos: Sergio Romero, argentino del AZ, de sólo 22 años, que ha jugado de titular la mayoría del campeonato y que es seguido por la Juventus. Fue campeón olímpico este verano pasado en Pekín. Y luego a Maarten Stekelenburg, del Ajax, y de 26 años. Desde que Van der Sar renunció a la selección holandesa fue este portero el que se hizo con el puesto de un modo indiscutible. Pero este año se lesionó durante unas semanas, y al recuperarse no volvieron a contar con él. Su suplente, Kenneth Vermeer, siguió jugando. Sin embargo, Stekelenburg continuó yendo a la selección, a pesar de calentar banquillo en el Ajax. Ahora resulta que se quiere ir, pero no sé que pasará, ya que al cambiar el entrenador su situación puede ser distinta. Es un porterazo que se parece a Van der Sar hasta fisicamente.
Como defensas, este año han destacado tres jugadores muy jóvenes del Ajax: Van der Wiel (21 años) lateral derecho que esta temporada ha debutado con la oranje, y los internacionales belgas Vermaelen y Vertonghen (23 y 22), que ya están bastante consolidados (a Vermaelen le sigue media Premier). Por otro lado, en el AZ ha destacado el estonio Ragnar Klavan, que a sus 23 años ya ha sido más de 50 veces internacional, y en el Twente el brasileño Douglas Franco, de sólo 21 años. Por último, también quisiera citar a Dirk Marcellis, internacional holandés del PSV de 21 años, y a Andreas Granqvist, danés del Groningen, de 24 años, que este año ha marcado 4 goles. Nada mal para un defensa.
Los centrocampistas que más me llaman la atención son sobre todo Stijn Schaars y Demy de Zeeuw, ambos de 25 años, ambos internacionales holandeses, y que han hecho una sensacional temporada con el AZ Alkmaar. En el Twente han destacado el holandes Wout Brama, y el marfileño Cheikh Tioté, ambos de 22 años. Y pesar de su mala temporada, hay que hablar de dos jugadores del PSV: Ibrahim Afellay, internacional holandés de 22 años, y Balázs Dzsudzsak, húngaro de la misma edad, que esta temporada se ha salido marcando nada menos que 11 goles. Además, en el Ajax se ha destapado Urby Emanuelson, un zurdo que puede jugar en cualquier parte del campo, y que a sus 22 años promete un sensacional futuro. Por último, quisiera destacar a Georginio Wijnaldum, jugador holandés del Feyenoord, que a sus 18 años ha jugado 33 partidos de 34, y ha marcado 4 goles (en un equipo como el Feyenoord). Si eso no es una joven promesa...
Pero si por algo se conoce a la liga holandesa es por su producción de delanteros. Ahí va la hornada de este año:
Mounir El Hamdaoui, marroquí del AZ, 24 años. El máximo goleador de la liga con 23 goles. Suena para el Liverpool y el Arsenal
Mousa Dembele, del AZ, belga 21 años. Es segundo delantero, y ha marcado 10 goles. Suena para equipos tan grandes como Chelsea o Milan.
Marko Arnautovic, del Twente, austriaco de 19 años. Dicen de él que es el nuevo Ibrahimovic. El Twente pide 12 millones por él. Se dice que lo quieren Roma y Juventus.
Luis Suarez, del Ajax, uruguayo de 22 años. Un verdadero crack. Ha hecho 22 goles, cuando no es un goleador (en teoría). Este era el que servía los goles a Klaas-Jan Huntelaar, pero asumió el liderazgo cuando este se marchó, y se ha destapado como un sensacional jugador.
Ola Toivonen, 22 años. Llegó al PSV en enero, procedente de Suecia, y ha hecho 6 goles en 14 partidos. Le queda por crecer, pero tiene una pinta extraordinaria.
Markus Berg, del Groningen, sueco de 22 años. Ha hecho 17 goles en 31 partidos, lo que le convierte en el tercer máximo goleador de la liga.
Danijel Pranjic, del Heerenveen, croata de 27 años. Este es un poco mayor que los demás, pero también más conocido y contrastado. Ha hecho 16 goles en 30 partidos.
El rendimiento de cualquiera de estos jugadores serían una incógnita en ligas más potentes, ya que la holandesa es muy espectacular porque es menos competitiva, y se juega al fútbol con mayor libertad. Adaptarse a los férreos marcajes italianos, la velocidad y el juego directo inglés, o la competitividad de España no es fácil. Pero tampoco es fácil para los aficionados saber si nos están vendiendo gato por liebre (lo cual ocurre en muchísimas ocasiones) Estos jugadores que menciono al menos lo han hecho bien esta temporada, y algunos son seguidos por grandes clubes.
Pero como siempre digo, para triunfar en las ligas grandes, no basta con ser bueno. Se necesitan otras cualidades y es ahí donde deben entrar los directores deportivos de los equipos. Holanda es un país perfecto para fichar buenos jugadores, pero también para tragarse algún que otro bluff de categoría, como le pasó a Monchi con De Mul (al menos no se pagó una burrada por él, como hizo el Madrid con Drenthe)

lunes, 11 de mayo de 2009

Una jornada de recuerdos

La jornada de liga de este fin de semana ha tenido una parte de lo más desilusionante y frustrante. Sé que dependemos de nosotros mismos, y que a base de victorias nos meteremos en Liga de Campeones por la vía directa. También sé que estamos solos en el empeño, pero no hubiera estado de más que algún resultado de los rivales nos hubiese favorecido. Ya comenté en el anterior post la decepción que me llevé con la indolente actitud del Madrid, por mucho que me la esperase. Pero es que lo de ayer domingo fue el colmo de la mala suerte.
El último minuto de dos partidos nos han costado 2 puntos de difenrencia por un lado, y 1 por otro, lo cual, a fata de tres jornadas no es moco de pavo. En el desuento del Barcelona - Villarreal, los castellonenses estaban a ocho puntos de nosotros, más el goal average, y con Real Madrid y Valencia como próximos rivales. Y lograron un empate que sólo significa un punto, pero también una inyección de moral y ánimos importante. El caso es que este resultado puede que nos beneficie, pues a nosotros es casi imposible que nos pesquen, pero sí que es probable que lleguen al partido contra el Valencia a tope, y con posibilidades de desplazar de la Champions a sus vecinos.
Pero lo del Calderón fue de manicomio. No entiendo como esa locura de equipo siga teniendo las opciones que tienen. No tampoco cómo es posible que al Español se le escapase el partido con 0-2 y un jugador más. Ahora los colchoneros están a 5 puntos y con la moral a tope tras dos incomprensibles victorias consecutivas. La semana que viene se miden al Valencia, y uno de los dos (o ambos) pueden quedar descartados.
Eso sí, siempre que nosotros ganemos. Y no me gusta nada ir a Pamplona a jugarme nada. Pero nada en absoluto, y menos aún con un Osasuna al borde del precipicio. Y para colmo tenemos una ventaja tan buena como peligrosa que nos puede hacer caer en la relajación. Espero que no, pero los quince primeros minutos ante el Mallorca no me gustaron nada. No puede ser que necesitemos encajar un gol para que despertemos. Gracias a Dios que los baleares no se jugaban nada, y no disputaron el encuentro con la intensidad normal. Pero eso en Pamplona no nos va a ocurrir. En Pamplona, si salimos con la caraja del sábado podemos tirar a la basura el partido a las primeras de cambio, y eso sí que puede ser fatal.
Ayer hizo tres años de la cosecución de la copa que nos cambió la vida. El momento más feliz de mi vida, deportivamente hablando, que hoy día hubiera sido mucho más difícil porque en el minuto 15 del partido contra el Schalke una parte de la grada se habría puesto a pitar y a gritar contra Jiménez y algunos jugadores, y el equipo no habría tenido ese aliento de la afición que tan lejos nos llevó. Recordé aquel día mientras veía los partidos de Villarreal y Atlético, y me sentí orgulloso. Hace tres años y algún mes volví a Sevilla después de unos años viviendo fuera, y en ese momento de la vuelta nunca me pude imaginar que tres años después íbamos a ver a equipos como Valencia, Atlético o Villarreal celebrar como si hubieran ganado algo el hecho de ponerse a 4, 5 y 7 puntos respectivamente de nosotros. Nunca me pude imaginar que la grada protestaría contra el entrenador y algunos jugadores, cuando llevamos más de la mitad de la temporada en la tercera posición. Nunca me pude imaginar que caer en semifinales de la Copa del Rey sería tildado de fracaso.
Y no hablo de los títulos que estaban por venir. Hasta eso dejo de lado. Si a mi, a primeros de 2006, cuando volví a Sevilla tras mi periplo exiliado me dicen que si firmo estar como estamos ahora (sin títulos ni nada), lo hubiera hecho con los ojos cerrados, después de mirar al que me ofreciera eso con cara de "¿pero tú sabes bien lo que estás diciendo?"
Hace tres años. No cincuenta o sesenta, sino tres. Imaginaos qué pasaría por mi cabeza por entonces, que cuando nos metimos en la final de la UEFA yo temía que con tanta euforia se nos escapara la plaza que nos daba derecho a repetir participación al año siguiente. Resultó que nuestro final de liga fue sensacional, y rozamos incluso el meternos en Champions, pero lo que vino después no me lo podía ni imaginar. Y ahora hay quien protesta...
En eso pensaba ayer, ya veis. Y ahora tenemos en nuestra mano quedar terceros por segunda vez en tres años. Sólo faltan tres partidos, y los que vienen por detrás aprietan (aunque se tienen que enfrentar entre ellos). Me encantaría que en estas fechas de recuerdos tan bonitos todo el sevillismo apartase sus debates y pensamientos y fuéramos todos a una para cerrar el objetivo lo antes posible. Y que los jugadores y ténicos sintieran esa unión para ir a Pamplona a literalmente comerse a Osasuna, mandarlos a segunda y de camino hundir a ese "pedazo" de entrenador que tanto daño nos hizo en su periplo por Nervión.
Camacho, no te olvidamos.

sábado, 9 de mayo de 2009

Estamos solos

Pues ya queda un partido menos. El Sevilla logró una victoria importantísima que nos acerca un poco más a la consecución de esa tercera plaza que nos daría el acceso directo a la Liga de Campeones.
El partido del equipo fue magnífico... a partir del gol de Aduriz. Hasta entonces le faltaba esa intensidad que tanto les reclamo siempre. No sé por qué a veces estos jugadores necesitan que les pase algo para que se espoleen. Una cosa es jugar con calma e inteligencia, y otra dejarse ir hasta el punto de permitir que un rival tan apático como el Mallorca te meta un gol de la nada.
Pero a partir de ese momento nos fuimos arriba y pasó lo que tenía que pasar. Y lo raro es que no ocurriera antes. Sólo la mala suerte impidió que nos fuésemos al descanso por delante. Dos balones al palo, un par de intervenciones del portero rival... (qué pena ese remate de Lui Fabiano dentro del area, en ese extraño escorzo que parecía que le dio de tacón y se fue al poste).
El segundo tiempo discurrió como todos deseábamos y el Sevilla encarriló el partido con solvencia, hasta el punto que creo que el resultado fue corto. Una lástima las ocasiones de Navas y Luis Fabiano. Me gustó el hecho de que el equipo siguiera apretando aun después de ponerse por delante. Y ahora nos espera otra semana tranquila, viendo el futuro de un modo más claro, y con un margen de maniobra que ya quisieran otros.
Me gustaría terminar comentando algo sobre el lamentable partido del Madrid. Ya me esperaba algo así, pero ha sido peor de lo que me imaginé en un principio. Si nosotros nos hubiéramos encontrado con un conjunto tan apático hace dos semanas, ahora igual estábamos en Champions matemáticamente. Sé que es mala suerte. Que un equipo hundido y que no se juega nada no disputa los partidos de la misma forma que otro lanzado en pos de una meta. Y que estas cosas pasan al final de todas las campañas. Pero esperaba más de los madridistas. Qué poco orgullo. Claro que con un entrenador tan rancio y cobarde como ese... como ya no hay aspiraciones, y sabe de sobra que no va a seguir, sólo quedaría la profesionalidad, el orgullo y la dignidad. Y de eso el traidor no tiene nada. Si a ello le unimos que la mitad de la plantilla de ese equipo ya tiene la mente en otro lugar, el resultado es el que fue, y la competición adulterada. Como era de esperar, ya digo.
Al menos sabemos que el Barça mañana irá a muerte contra el Villarreal, en busca de cantar el alirón delante de su afición. Y luego vienen los enfrentamientos directos entre Valencia, Atlético y Villarreal, que le que no se consuela es porque no quiere.
De todos modos, cada vez estoy más convencido de que estamos solos. Dependemos de nosotros mismos, y estamos solos. Todo dependerá de lo que seamos capaces de hacer en los próximos partidos. Tal y como titulaba mi anterior post, si hacemos lo que tenemos que hacer, no habrá problemas. Pero no podemos esperar ayudas externas, porque ya vemos lo que ocurre.
Así que vayamos todos a una, y atemos lo antes posible esos cinco puntos que nos faltan para certificar la tercera plaza. Sé que no podemos contar con la prensa. Ni siquiera la local, por supuesto. No tenemos a nadie, sólo a nosotros mismos. Dejemos de lado los debates y las diferencias, apretemos a muerte, que ya queda poco, y démosle una bofetada a esos que nos quieren ver por debajo.
Porque todos somos sevillistas, y aparte de nosotros, no hay nadie más.

Hagamos lo que tenemos que hacer

Ya está aquí el día del partido. De un partido tan importante que, en función de otros resultados, y caso de ganarlo, podría dejar casi certificada nuestra presencia en la Liga de Campeones del año que viene. Si Villarreal y Atlético de Madrid pierden y nosotros ganamos, el cuarto puesto será nuestro casi matemáticamente. No es que sea fácil, pero es algo que está ahí, y a falta de cuatro jornadas no se trata de un asunto baladí, y habla a las claras de la suma importancia del encuentro.
He visto en la prensa afirmaciones tan lamentables como que esta semana se ha hablado más de otras cosas (Manzanos, Valverdes, Adrianos, Renatos...), y casi nada del partido. Olvidan supongo que son ellos los que han hablado de esos temas (y no de lo importante), y muchos aficionados los que se han quejado de tal hecho, pero bueno. Es lo que hay, y no quiero darle más vueltas a un asunto sobre el que muchos de nosotros hemos comentado estos días.
El partidito se las trae, y no me gusta nada. El Mallorca no se juega nada, e imagino que vendrá primado hasta los ojos (es lo único que les queda a los perseguidores). A mí es un equipo que me gusta, y que está haciendo una segunda vuelta sensaional. Han pasado de estar hundidos en los puestos de descensos, a presumir de permanencia a falta de cuatro jornadas para el final. En efecto, no se juegan absolutamente nada. Ni siquiera una lejana posibilidad de meterse en Europa (no sé cómo va este año lo de la Intertoto, que igual por ahí sin tienen algo que jugarse). Con 45 puntos ya han dejado apartadas sus preocupaciones por el descenso, y competirán sin presión ninguna, lo cual puede ser igual de bueno como de malo.
Pero nada de eso debe importar al Sevilla. Ni siquiera que el árbitro sea Perez Lasa, que vaya rachita de designaciones llevamos. Por mucho que uno quiera pensar bien del designador, es que cuesta demasiado trabajo hacerlo. Es que es demasiada casualidad, pero en fin. Si estamos concentrados, y jugamos con la intensidad de Villarreal, será difícil que se nos escape el partido. Me queda la duda de cuantos minutos aguantarán los de los silbidos en el minuto veinte en este partido. El otro día aposté en uno de mis post que con el buen ambiente que ha dejado la victoria contra los de Pellegrini resistirían al menos hasta el descanso. Pero yo espero que el Sevilla lo haga lo bastante bien como para encarrilar el encuentro antes y que el partido sea una fiesta. Ojalá.
Respecto a los perseguidores, está claro que Madrid y Barça ya no se juegan lo que la semana pasada, con lo que sus partidos contra Valencia y Villarreal no serán como lo hubieran sido caso de estar aún disputándose el título. De todos modos, creo que el Barcelona sí que saldrá a por todas. Imagino que querrán cantar el alirón ante su afición, y centrarse a partir de ya en las finales que les quedan. Sobre todo la de la Liga de Campeones. Por su parte, el Madrid supongo (supongo) que querrá quemar sus últimas naves. Una victoria blanca y una derrota culé volvería a poner al Madrid a 4 puntos, y el Barça se juega mucho fuera de la liga a partir de ahora. Sin embargo, confío más en los catalanes que en los capitalinos. En el Real Madrid todos sabemos el tipo de profesionales que hay. Están los que se van a comer a quien sea que tengan por delante (Raúl, Casillas, Ramos, Guti...), los que no tanto, pero que pondrán empeño (Marcelo, Gago, Lass, Higuaín...), y los que tienen a sus representantes trabajando a destajo pensando en cambiar de equipo ante lo que se les viene encima, con cambio de presidente y fichajes galácticos (Cannavaro, Metzelder, Robben, Sneijder, Van der Vaart, Huntelaar...). No es que me importae demasiado, incluso veo normal que eso sea así, pero es algo que adultera la competición, y que puede perjudicar a mi equipo.
Sin embargo, al Sevilla eso le debe importar poco. Ganando hoy se dará un paso de gigante en pos del objetivo. Todo lo que no sea hacerlo volvería a sembrar dudas, a sacar de las trincheras a los de las piedras contra nuestro propio tejado, y es posible que a que se echen de nuevo encima algunos equipos. Y no me gustaría nada tener que ir nada menos que al Reyno de Navarra a jugarnos tanto en esas condiciones.
Así que, por favor, cada uno en su sitio, hagamos que el día de hoy acabe en fiesta. La afición animando, los agoreros callándose, el entrenador sacando a un equipo lógico y sin cosas raras, y los jugadores concentrándose y aplicándose con intensidad. Con todo eso junto, seguro que acabaremos ganando. Y así mañana celebraremos el tercer aniversario de la consecución de la copa que nos cambió la vida con la tranquilidad de saber que el pasaporte Champions está casi en nuestro bolsillo.

jueves, 7 de mayo de 2009

Van Basten dimite como técnico del Ajax

Marco Van Basten dejó ayer de ser entrendor del Ajax de Amsterdam. Según su propio comunicado, no se ve capaz de hacerlo mejor que hasta ahora, y ni siquiera ha esperado a que finalice la temporada (este fin de semana) para hacer efectiva su dimisión.
La temporada del Ajax ha estado llena de claroscuros. Iniciaron el campeonato con un equipo muy joven, liderado por Klaas-Jan Huntelaar, a quien habían conseguido retener un año más a base de espantar a los pretendientes pidiendo una millonada por su traspaso. Además, contaban con jugadores interesantes de los que se esperaba que este curso explotasen definitivamente. Hablo de gente como los defensas Vermaelen y Van der Wiel, los centrocampistas Vertonghen, Emanuelson o Enoh, y los delanteros Luis Suarez o Sulejmani. También tenían esperanzas de que el español Gabri, que se ha convertido en un jugador muy querido allí, dejase atrás sus lesiones y volviese a asentarse en el once titular. Por último hicieron un par de fichajes que parecían apuntalar el equipo, como el del defensa del Barça Oleguer, o el joven media punta Aissati, procedente del PSV Eindhoven. Para gestionar esa plantilla contrataron a Marco Van Basten, ex seleccionador holandés y, como todos supondréis, toda una institución en el fútbol de aquel país.
La primera vuelta del equipo fue bastante buena. El conjunto iba bien clasificado, y había superado la fase de grupos de la UEFA. Pero de repente las cosas se torcieron. Huntelaar se lesionó primero y luego, en pleno proceso de recuperación, fue traspasado al Real Madrid por una cantidad menor de lo que se pedía en verano. No se fichó a nadie para sustituirlo. Pero no fue el único que lesionado de larga duración. También cayeron Gabri, Stekelenburg, el portero titular, y Aissati, uno de los fichajes estrella del año. Aún así aguantaron el tipo, y en UEFA llegaron a eliminar a la Fiorentina en febrero.
Pero a partir de entonces comenzaron a caer. Mientras el AZ, a la postre campeón, ganaba y ganaba sin compasión, y hasta el Twente se colaba en el segundo puesto, los de Amsterdam cayeron en una especie de melancolía futbolística de la que no fueron capaces de salir hasta que fueron eliminados por el Olympique de Marsella en octavos de la UEFA. Fue entonces cuando se pusieron las pilas, e iniciaron la remontada. Para aspirar al título llegaban tarde, porque el AZ mantenía una marcha insostenible, pero el segundo puesto sí que lo tenían a mano. Y casi lo alcanzan.
Pero incomprensiblemente, al final, tras tres pinchazos del Twente, el Ajax no fue capaz de ganar a un ya campeón AZ (empató y gracias) y fue goleado por PSV y Sparta de Rotterdam. La temporada a la basura, y Van Basten que dimite. Ya no tienen opciones a nada, y el año próximo se tendrán que conformar de nuevo con la UEFA.
La marcha del entrenador había sido reclamada insistentemente por la grada en los últimos partidos, y se ha consumado finalmente. Ahora queda por ver quién va a entrenar a este histórico del fútbol europeo a partir de la temporada que viene. Por ahora se hará cargo de la plantilla John Van't Schip, segundo de Van Basten, y otrora internacional holandés. Y en la baraja de futuribles se manejan nombres como los de Steve McLaren, actual entrenador del Twente, Co Adriaanse (ex técnico del Ajax entre otros), y sobre todo de Frank Rijkaard, que actualmente está sin equipo.
Pero más importante que esto será saber hastá qué punto el Ajax va a ser capaz de retener a sus mejores futbolistas. A los Luis Suarez, Emanuelson, Vermaelen, Stekelenburg o Aissati les van a llegar ofertas de clubles de Champions, y es una incógnita si el Ajax apostará por retenerlos, o hacer lo que viene haciendo en los últimos años: vender para así obtener los ingresos que enjuguen económicamente sus continuos fracasos deportivos (llevan 6 años sin ganar la liga, y 4 sin disputar la liguilla de Champions)
Qué pena da ver a un histórico de este calibre en horas tan bajas.

miércoles, 6 de mayo de 2009

¿Una semana tranquila?

Como preveía, parece que por fin estamos teniendo una semana tranquila para preparar el partido contra el Mallorca. En poco tiempo hemos visto el objetivo conseguido, luego peligrar dramáticamente, y para algunos hasta perdido. Por eso ahora se valora la ventaja que tenemos (mucho menor que la de hace un mes) de un modo positivo, y eso, claro, se nota en el ambiente.
Pero un ambiente relajado vende poco, y la prensa no lo puede permitir. Por eso se dedican, una vez más, a buscar polémicas de donde no las hay.
Titular sobre las declaraciones de Squilachi: "No me extrañaría que Jimenez no siguiera"
El francés no lo dijo así. Sólo recordó que jugando en el Lyon un año ganaron Liga y Copa y el entrenador no siguió, con lo que no sería la primera vez que le ocurre algo parecido. Lo que pasa es que leyendo el titular parece que se refiere a que las cosas no se están haciendo bien a pesar de la clasificación. ¿Mala leche del que pone el titular? Se puede pensar así, ¿no?
Declaraciones de Caparrós (que no sé a qué vienen, pero bueno): "El Sevilla es un equipo grande, que ha conseguido títulos y que ha crecido por fases. Por tanto, la crítica hay que aceptarla"
La prensa lo vende como justificación a la hora de cebarse contra el técnico, aunque yo lo interpreto de otra manera. Para mí Caparrós quiere decir que los equipos grandes, al mover mucho dinero, están expuestos a que la prensa quiera explotar ese hecho para sacar beneficio, con lo que utilizan los argumentos que sean para vender más y más. La prensa utiliza ese argumento como justificación de su actitud, cuando lo que en verdad es una crítica hacia esa misma actitud.
Pero lo más gordo es sacar el supuesto interés del Sevilla por Goyo Manzano. Precisamente ahora, que jugamos contra el Mallorca, entrenado casualmente por Goyo Manzano. Eso está genial. Ya tienen tema. No sé de donde lo han sacado, porque no se hace ninguna referencia a la fuente, pero ya tienen tema. Ahora toca preguntar a los intersados acerca de este tema, en vez de sobre el partido, que es lo que de verdad debería de interesar. Y el sábado, antes del inicio del encuentro, cada medio enviará a un "corresponsal de guerra", a un "enviado especial", a la zona de los banquillos para escudriñar la actitud de cada técnico. para ver sus gestos cuando se saluden. para buscar el más mínimo resquicio, ademán, mueca, lo que sea, que les permita seguir fantaseando con una idea que no digo que sea inventada, ni que no lo sea, pero que no viene a cuento, y menos justo en la semana en la que ambos equipos se enfrentan. Lo que sea para evitar que estos días sean tranquilos, y que se hable de lo que debería importar, o sea, de fútbol.
¿Y ese "corresponsal de guerra" en los banquillos? ¿Piensa ese pseudo periodista que lo que hace es digno? El otro día me enteré que un conocido ha decidido aceptar un trabajo como limpiador en un centro comercial, cuando es un tío con estudios y experiencia. Eso es dignidad. El tener cojones de trabajar en lo que sea con tal de sacar a su familia adelante. Pero lo de estos pseudo periodistas es indigno a todas luces. No informan para satisfacer la curiosidad del público. Se inventan, o sacan, una noticia que no vienen a cuento para despertar una curiosidad que no existe justo en el momento exacto que más daño hace. Crean esa curiosidad, y luego "informan" sobre ella. Eso es una perversión de la profesión de periodistas. Patético. Una verdadera pena.
Es algo muy propio de los departamentos de marketing de las grandes empresas. Crean una necesidad a la gente, cuando nunca la han tenido, crean un producto que la satisface, cuando siempre se ha vivido genial sin ese producto, y luego lo publicitan y venden para sacarle el dinero a la gente que menos tiene de eso, y además erigirse como algo parecido a unos defensores del bien público por haber sido capaces de satisfacer esa necesidad, antes inexistente y ahora imperiosa.
Los medios de comunicación son empresas privadas que se mueven por dinero. Eso es así, y no pasa nada. Pero que luego no vengan presumiendo de adalides de la verdad, de informadores objetivos, y mucho menos de defensores de los equipos de la ciudad. Son empresarios de la información, y cuando lo que ocurre no es morboso o vendible, pues se inventan lo que sea, o sacan los rumores que hacen falta, para seguir vendiendo. Eso es lo que hay, no nos engañemos.
Por cierto, hablando de rumores. Se dice en Holanda, donde la prensa amarilla es mucho menos abundante que en España, que el Sevilla está siguiendo a Emanuelson y Luis Suarez del Ajax, y a Arnautovic del Twente. No tengo ni idea de si será verdad o no, que yo de los rumores no me creo casi nada, pero me extraña que no haya salido nada de eso por aquí. Claro que desestabiliza mucho más lo de Manzano que lo otro. Y especialmente esta semana. Lo dicho, una pena.

lunes, 4 de mayo de 2009

La situación del Sevilla, y un poco de Holanda.

Hace unos días decidí que iba a dejar de participar con mi opinión en los "debates" que se sacan a la luz desde la prensa, en busca de no sé bien qué objetivos. No es algo fácil, porque a nada que te des una vuelta por la red, esos "debates" están por todas partes, pero estoy convencido de seguir en esa convicción hasta final de temporada. O mejor, mientras el Sevilla se juegue algo.
Sin embargo, eso no es óbice para comentar que el partido contra el Mallorca va a ser fundamental. No sólo porque es en casa, porque los rivales tienen compromisos difíciles y pueden fallar, porque de ganar faltaría una jornada menos y la ventaja seguiría siendo la misma como mínimo, o porque a nada que se den bien los resultados una victotia más podría bastar para lograr el objetivo. Eso también, pero hay algo más.
Para mí va a ser fundamental porque esta semana la plantilla va a poder trabajar con tranquilidad. Porque los que por ahí andan torpedeando al equipo (no hablo de esos sevillistas críticos desde el respeto, que tiene que haber de todo por el bien del colectivo) van a estar calladitos hasta que el Sevilla vuelva a pinchar. Esta semana habrá menos Jimenez, menos mala planificación, menos malos fichajes, menos ridículos y menos todo, con lo que los jugadores podrán preparar el partido con normalidad, sin necesidad de irse al quinto pino de concentración (yo estoy convencido que no fue la Feria sino el entorno lo que convenció a los técnicos de que lo mejor era marcharse lejos)
Tras una victoria tan importante, es seguro que la afición más crítica, esos que a los diez minutos empiezan a protestar y silbar, al menos aguantarán el primer tiempo (digo yo), con lo que los futbolistas podrán disfrutar de un buen ambiente durante más minutos. Eso, señores, es bueno para el equipo. Eso facilita las cosas y hace que el juego sea mejor. El buen ambiente de las gradas se contagia al terreno de juego (eso de que la afición marca el primer gol del equipo se puede extrapolar a que la propia afición marca el primer gol del rival, señores silbadores).
Esto puede sonar a ciencia ficción para cualquiera que no siga al Sevilla con regularidad, lea esto, y luego mire en clasificación que, detrás de los dos mastodontes, nosotros somos los mejores de España y con cuatro puntos de diferencia sobre el siguiente a falta de otras tantas jornadas. Y a mí también me lo parece, pero es que Sevilla tiene un color especial, está claro. Así se las gastan algunos de por aquí. E insisto, no hablo de los que exigen más desde el respeto, sino de los que de esto último no tienen nada de nada.
No quiero entrar en esos "debates" pueriles, que lo único que hacen es desestabizar. Sólo quiero resaltar la importancia del partido que nos toca ahora. Un mal resultado devolvería a las zanjas a los de las piedras contra nuestro propio tejado. Evitémoslo, y tengamos un final de temporada plácido y tranquilo. Y que todos disfrutemos de este tercer puesto. Al fin y al cabo, en mis 34 años de vida, sólo he visto algo así en úna única ocasión. Esta podría ser la segunda.
Breve reseña sobre la 33º jornada de la Eredivisie.
El fin desemana ha sido desastroso para el Ajax de Amsterdam. Visitaba la casa de un equipo que lucha por eludir el descenso, y se llevó un 4-0 que para mi es aún más escandaloso que el 6-2 de Eindhoven, por la enorme diferencia de categoría de los rivales. Para colmo, el Twente ganó al campeón AZ en Enschede, con lo que ya ha conseguido matemáticamente el segundo puesto que da acceso a la eliminatoria previa de la Champions. Eso quiere decir que el equipo de Amsterdam se tendrá que conformar con la disputa de la Copa de la Uefa, con la bajada de ingresos que ello significa. Otra vez tendrán que traspasar jugadores, y de nuevo verán reducido su nivel competitivo.
Yo, desde aquí, le diría a Monchi que se fijara bien en algunos de esos futbolistas (si es que no lo está haciendo ya, que estoy seguro de que sí): El portero Maarten Stekelemburg (26 años), titular de la oranje hasta su lesión, se quiere ir porque no ha jugado desde que se recuperó. El defensa belga Tomas Vermaelen (22 años) es seguido por varios equipos ingleses. El polivalente Urby Emanuelson ya fue seguido por el Sevilla, y ha crecido muchísimo como jugador en estos dos últimos años. El delantero Miralem Sulejmani (20 años) es buenísimo, aunque quizás necesite madurar un poco más.
Y, sobre todo, el uruguayo Luis Suarez, que va a ser una figura grande del fútbol. Es un jugador que a mi me gusta de una manera especial. Sólo tiene 22 años y costó al Ajax 7,5 millones. Por el doble lo traspasarían, y si en su día nos gastamos 12 millones en Koné... este tío los vale sin duda. Claro que la competencia va a ser importante. En Holanda se habla de que muchos equipos van tras él (según dicen allí el Sevilla está entre ellos, aunque de estos rumores yo me creo poco), y después de la marcha de Huntelaar, no va a ser fácil que el Ajax lo deje marchar. Claro que mientras más años pasen, más caro va a ser. No es que yo entienda demasiado, pero a este jugador hace tiempo que lo sigo, y sé de lo que estoy hablando. (Por favor, si lo fichásemos y acaba por fracasar, no dilapidarme :). Sólo es la opinión de un simple aficionado)

sábado, 2 de mayo de 2009

Se acabó la racha

La mala racha, me refiero. En el mejor momento, ante un rival directo al que ya sacamos 5 puntos más el goal average a falta de 4 partidos.
En mi opinión ha sido un partido muy serio del Sevilla. Le he visto al equipo tres cosas que le eché en falta en estos últimos encuentros, y que creo que han supuesto la diferencia entre las cuatro últimas jornadas, y la victoria de hoy: intensidad, concentración, y acierto de los delanteros.
El partido comenzó con un Sevilla intenso y decidido, muy efectivo a la hora de evitar que el Villarreal hiciese su juego. Los castellonenses se tenían que dedicar a dar pelotazos, y la defensa se mostraba concentrada a la hora de evitar el peligro. Nosotros nos manteníamos en nuestro sitio, aunque apenas llegábamos arriba. No me importaba demasiado ese hecho, ya que no tengo más remedio que confiar en nuestros delanteros, toda vez que Jimenez se decidió por la apuesta valiente de poner a Kanouté y Luis Fabiano, y no quitar a uno de ellos para poner tres centrocampistas. No sé si lo ha hecho por convencimiento, o por verse obligado a ello por la baja de Romaric. Sea como sea, la apuesta salió bien. Yo creo que si queremos ir a ganar, tenemos que jugar con los dos delanteros. La opción de Renato está bien como variante, pero no para basar el juego del equipo en ello de un modo habitual.
El primer tiempo pasó con esa tónica, más bien aburrida, y el segundo comenzó de una forma parecida. Y de repente ocurre lo que suele ocurrir cuando los buenos están jugando. Kanouté se lleva un balón que estaba perdido, da un pase maestro a Luis Fabiano, y el delantero titular de la Selección de Brasil marca. Y marca porque está concentrado, sabe lo que quiere hacer, lo hace sin entretenerse, y tiene suerte de que el balón pase entre las piernas del porteros. Y aquí quiero destacar dos cosas. Primero la concentración para no entretenerse, algo en lo que hemos fallado en estos últimos partidos. Y segundo, la suerte, esa que es necesaria en todo juego, y que nos fue esquiva contra Getafe, Valencia, y en el primer tiempo del Real Madrid.
Y fue entonces cuando Iturralde no nos falló. Ya había habido alguna jugada en la que tuvo que enseñar tarjeta a algún jugador del Villarreal, y se la perdonó. Pero a Konko, no, claro. Al del Sevilla, no. De modo que echa al jugador por darle una patada al balón que no estaba en juego, y mandarla fuera. Vale que la regla es la regla, pero joder. Eso es cargarse a un equipo. Cargarse un partido. Es increíble. No sé cuantos jugadores rivales se han quedado sin tarjeta tras pegar un codazo a uno de los nuestros en los últimos partidos. Y por una chorrada como esa, van y nos echan a un jugador. El pan nuestro de cada día.
Pero hoy el Sevilla era otra cosa, y se veía. Ni nos echamos atrás con el primer gol ni tampoco con la expulsión. Eché en falta que Jimenez no hiciera el cambio de Luis Fabiano antes. Jugando con diez y ganando, debería haber quitado a un delantero para poner a un centrocampista antes. Buen cambio, pero un poco tarde, porque el Villarreal se echó arriba, como es natural dada la situación, y rondó el gol.
Pero lo que ocurrió fue otra cosa. Cuando el equipo controla el encuentro, a pesar de la inferioridad, y los buenos están sobre el campo, pasan cosas como lo que hizo Kanouté (que no hizo en partidos anteriores). Vaya golazo del Malí. Llevaba cuatro partidos sin marcar, y el Sevilla llevaba cuatro partidos perdiendo. Jimenez no juega, pero Kanouté sí. Jimenez no marca, pero cuando el Malí lo hace, el Sevilla gana. Así de claro.
Buen partido del Sevilla. Muy buen trabajo de Jimenez. Planteó el encuentro bien, puso a quien tuvo que poner, salvo a Navas, que aún no entiendo su banquillazo, el entrenador sabrá por qué lo hizo (de todos modos el planteamiento fue el ideal, fueran quienes fueran los titulares). Y, sobre todo, se llevó a la plantilla lejos del entorno para que todos se conjurasen. El equipo fue otro. La actitud fue distinta. La suerte acompañó, por fin, y, por supuesto, los jugadores estuvieron a la altura de las circunstancias y acertaron cuando tuvimos las ocasiones.
Ahora la situación cambia. Ya han pasado los partidos complicados, y ahora vienen otros más asequibles (que hay que jugar, por supuesto, y como hoy, no como estas semanas pasadas). A ver qué hace mañana el Valencia. Ojo que el Español viene lanzado. Pero sea como sea, las cosas han cambiado. A partir de ahora hay que sentarse a recapacitar, comprender lo que hoy hemos hecho bien, y estas jornadas pasadas mal, y afrontar el final del campeonato sabiendo lo que tenemos que hacer, y convencidos de que, al igual que hoy, somos perfectamente capaces de hacerlo.
Enhorabuena a todos, a ver si nos tranquilizamos, y a apoyar al equipo a muerte de aquí al final de liga. Si esta mañana decía que lo teníamos a mano, y que dependíamos de nosotros mismos, a pesar de lo que estaba cayendo, ahora mismo estoy completamente convencido de que lo vamos a conseguir. No puede ser de otra manera. Ya lo dicen por hay...
Dicen que nunca se rinde...

Por fin, el día del partido

Ya llegó el día, por fin. Ya tenemos partido otra vez, y por tanto, oportunidad dorada para dejar de lado los pesimismos y volver a la senda de las victorias. El Sevilla ha pasado por una mala racha de cuatro partidos perdidos, dos de ellos contra los colosos de la liga, no lo olvidemos, y otro robado de una manera muy fina por un árbitro deplorable, con lo que el único partido que de verdad se puede considerar un fracaso por perderlo fue el de Getafe. Alguno por ahí dirá que soy un iluso por hablar así. Que vivo ajeno a la realidad. Me da igual.
Creo que el Sevilla podría haber dado más de si en estos partidos, pero también pienso que malas rachas las han pasado todos, absolutamente todos los equipos de Primera División. Incluyendo Villarreal y Valencia, nuestros grandes perseguidores. Cuando ellos tuvieron sus malos partidos, nosotros les sacamos ventaja. Y cuando nos ha tocado a nosotros la mala racha, ellos nos la han recortado, para llegar al final de Liga apretados, como por otro lado es evidente, dada la igualdad de las plantillas de las que hablamos. Creo que esta es una reflexión sensata, por mucho que los haya por ahí instalados en el catastrofismo. Algo curioso cuando estamos terceros, cuando dependemos de nosotros mismo para entrar en la máxima competición continental por tercera vez en 103 años (POR TERCERA VEZ EN 103 AÑOS), y cuando el equipo más necesita del apoyo de la afición. Porque yo doy por hecho que esos jugadores tendrán ilusión por jugar la Liga de Campeones el año que viene, toda vez que la inmensa mayoría de los que juegan habitualmente continuarán en el equipo la próxima temporada.
Los hay por ahí que dicen que estamos ante una final, olvidándose (o negándose a aceptar) que quedarán 4 partidos más, y que tanto a Valencia como a Villarreal les queda por jugar contra los grandes, y enfrentarse entre sí. Hay incluso quien dice que si el Madrid pierde hoy contra el Barça, los dos grandes no jugarán a tope lo que queda de liga porque ya no se jugarán nada. No estoy del todo de acuerdo. Está claro que conviene que gane el Madrid, pero ninguno de los dos dejará de morder, unos por no verse sorprendidos a última hora, y otros por intentar justo eso, sorprender a un rival que ellos esperarán que se relaje.
Sea como sea, las cuentas de la lechera las tienen que hacer otros. Los partidos complicados de verdad los tienen los otros. Nuestro equipo ha de hacer lo que tiene que hacer, y la afición, en mi opinión, debería de apoyarlos a muerte. Yo al menos lo voy a hacer. Yo no me voy a dedicar a mover la silla del entrenador. Esa silla que muchos llevan agitando casi desde que se sentó en ella, y que aprovechan estas malas rachas por las que absolutamente todos los equipos pasan para hacerlo con más fuerza. Lo entendería si estuviéramos al borde del descenso, pero ocupando la tercera posición, me parece algo escandaloso. Una de dos, o actúan a mala leche, o ya se les ha olvidado de donde venimos.
No podemos confundir la exigencia con los imposibles. Exigirle más al Sevilla de hoy es pedirle que se equipare con Madrid y Barça, y eso es un disparate tal, que aún me pregunto cómo es posible que haya personas con un mínimo de cultura que se atrevan a pedirlo una y otra vez. Ya lo he dicho alguna vez. Esas personas me dan pena, porque son unos desgraciados. Desgraciados no en sentido peyorativo, sino porque no son capaces de disfrutar de la mejor época del equipo en décadas. El Sevilla tiene el sexto presupuesto más alto de la categoría, (tras Madrid, Barça, Atlético, Valencia y Villarreal), pero ocupa la tercera plaza. Si eso no tiene mérito, que venga Dios y lo vea. Pero eso da igual para muchos. Exigen y exigen, y como el equipo no llega a ese nivel, pues lo pasan mal y protestan. En fin, una pena ya digo.
Volviendo al partido, el Sevilla sufrirá la baja de Romaric, lo cual no debe ser demasiado problema. En mi opinión ese jugador necesita un descanso, con lo que lo va a tener de un modo obligado. Más importante es la ausencia que van a tener los rivales. El Villarreal, sin Cazorla, tristemente lesionado, no contará hoy con Marcos Senna, lo cual creo que es para ellos mucho más grave que lo de Romaric para nosotros. No es que eso no les haga peligrosos, que lo seguirán siendo, pero mucho menos que con el internacional español. Si nuestro problema esta temporada está en el centro del campo, mientras más débil sea el del equipo rival, menos se notará esa carencia nuestra.
El once que yo pondría sería el formado por Palop, Adriano, Schilachi, Escudé, Navarro, Duscher, Renato, Perotti, Navas, Luis Fabiano y Kanouté. Todo lo que no sea eso me extrañaría mucho. Dejaría a Maresca en el banquillo para sacarlo en el segundo tiempo si las cosas van bien y hay que ralentizar el juego y controlar el balón, y también a Capel, por si lo que necesitamos es romper el encuentro con el juego explosivo del almeriense. No es el momento de recetas mágicas. Igual que le pido sensatez a la afición, lo mismo hago con el entrenador. Que saque un once lógico, con cada uno jugando en su sitio, y teniendo claro lo que tiene que hacer. Que no haya sorpresas, por favor. No hagamos difícil lo fácil.
Yo ya estoy nervioso. Deseando que lleguen las diez de la noche para que de comienzo en encuentro. Espero que todo vaya bien, que recuperemos la senda del buen juego, y, sobre todo, que ganemos. Esa sería la mejor manera de callar a los agoreros, de recuperar la calma y de afrontar el final de liga de un modo optimista y confiado. Pero eso sí, pase lo que pase, los jugadores y el entrenador podrán seguir contando con mi apoyo. Porque pase lo que pase, las espadas estarán en todo lo alto. Y mientras el Sevilla se juegue algo, yo no haré otra cosa sino apoyar. Ya llegará el momento de otras cosas.
Un saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política