domingo, 28 de junio de 2009

El Sevilla Juvenil, Campeón de España

A pesar del titular, este post va de autocrítica. No voy a sacar pecho, porque en momentos como este es muy fácil hacerlo, pero en mi caso sería de los más injusto. Me siento muy orgulloso, pero a la vez considero que el título al que me refiero en la cabecera se ha conseguido gracias a los méritos de otros. Y me explico.
Cuando el Sevilla grande gana un título, la afición entera se siente partícipe en cierta manera por el apoyo incondicional que ha manifestado a lo largo de muchos años hacia el equipo. Y yo me incluyo ahí. Y cuando la directiva decide que a las finales van los abonados más fieles en orden de antiguedad, yo lo considero justo porque para eso han estado ahí, a las duras y a las maduras, no sólo a las maduras.
Y ahora que los juveniles han ganado la Copa del Rey, yo me pregunto qué he hecho yo para que ese triunfo haya sido posible. ¿Los he animado? ¿Los he apoyado? ¿He ido a algún partido si quiera a saber quienes son los chavales que en un futuro estarán dando gloria a la institución jugando en el primer equipo? Pues no. Y por eso ese orgullo que siento se transforma en un sentimiento parecido a la vergüenza, porque es como si esos cahavales me hubieran dado una bofetada, a la vez que me dicen "ahí lo llevas, para que luego no te acuerdes de nosotros para nada".
Podría decir que estoy exhultante por ser sevillista. O restregarles por la cara este éxito a aquellos que hablan de que la mejor cantera del país es la de tal o cual club. Podría presumir de triunfo, de sevillismo... de lo que sea, pero no me sale, porque yo no he hecho nada para que ese triunfo se haya podido conseguir.
No sé si algo así es lo que sentís alguno de vosotros. No lo sé la verdad, pero muchos de los que han criticado hasta la crueldad la nefasta temporada del Sevilla At. en lo que a resultados deportivos se refiere, deberían de esconderse hoy en un lugar muy oculto, porque este título es la mejor manera que puede tener la cantera de decirles que son unos miserables. Estos chavales que sólo juegan por amor a un escudo no se merecen que luego se les critique de esa manera por no estar aún preparados para codearse con los tuercebotas que deambulan por la Segunda División española. A estos chavales lo que hay que hacer es animarles, jalearles y sobre todo, cuidarles y mimarles, porque eso es lo que necsitan para un día dar el salto definitivo para convertirse en las nuevas estrellas del primer equipo. Y lo mismo que digo para los chavales vale para los entrenadores. ¿Jimenez vete ya? ¿Galeote vete ya? ¿Lo mismo le diríamos a Ramón Tejada si cogiera uno de los equipos superiores y los resultados o el juego no fuese lo que desean estos criticones? Hoy todo son palmaditas para Ramón. ¿Y mañana qué pasará? ¿Por qué somos tan ingratos? Y yo me estoy incluyendo el primero desde la primera frase de este post.
El título de ayer no nos debería hacer sacar pecho, sino reflexionar. Preguntarnos por qué nunca vamos a ver estos partidos (la mayoría no vamos, no nos pongamos ahora espléndidos). Preguntarnos también por qué tenemos tan poca paciencia con la gente de la casa, con los que nunca se rinden, con los que sienten como nosotros, con los que son sevillistas hasta la muerte. Con los que mantienen el club, porque al Sevilla lo mantienen esos que trabajan en la sombra y que sólo salen a la palestra para que les den más palos que a una estera, o cuando consiguen un triunfo tan importante como el de ayer. De haber caído en semifinales apenas nadie se habría acordado de ellos, a pesar que semifinales sería un magnífico resultado también.
Y esos jugadores que ayer ganaron se llevarán los pitidos de la grada en cuando suban al primer equipo y hagan dos partidos malos. Me estoy acordando ahora de cuando Paco Gallardo decía que tenía que salir al campo con tapones para los oidos. ¿Habrá alguien más sevillista que Paco Gallardo? Igual que él muchos, pero ¿más?. Y lo mismo, ¿habrá gente más sevillista que estos chavales? Igual sí, claro, pero ¿más?.
Yo os invito a todos a recapacitar dentro del orgullo que sentimos. Para que cuando alguien de la casa se equivoque no los matemos a pitos. Apoyémoslos, tengamos paciencia con ellos. Al menos la misma que pediríamos para nosotros mismos. Pensemos en ellos cuando nos cabreemos con Jimenez, con Diego, con Galeote, o con cualquier chaval que acaba de debutar en el primer equipo y falla, o con los chicos del Sevilla Atlético a los que les ha venido grande la categoría este año. Más que nada porque del desarrollo de estas personas, jóvenes para jugar o jóvenes para entrenar, depende el desarrollo del nuestro Sevilla FC. Porque nuestro futuro está ahí. Ellos son nuestro futuro, el futuro de nuestro sentimiento, de nuestro orgullo... de nuestro sevillismo.
Y a esos chavales... ENHORABUENA. Con mayúsculas, de verdad, de todo corazón.
Y perdón por haceros tan poco caso.

miércoles, 24 de junio de 2009

Luis Fabiano

En estos últimos días ha comenzado a circular un rumor que yo, la verdad, no sé por donde tomármelo.

A alguno de los lumbreras que tenemos como periodistas en la prensa deportiva, después de mucho pensar, se le ha encendido una luz en el cerebro. Y eso que el día en que se adjudicaron las neuronas él no pudo ir porque no encontró el camino. El artista en cuestión relacionó el buen campeonato de Luis Fabiano en la Copa Confederaciones con la táctica del "ahora me retiro de la puja" del Real Madrid respecto a Villa, con los 50 millones de euros que redondeando dicen que pide el Valencia y los 30 en que consiste la cláusula de rescisión del brasileño. Ese que es titular con la canarinha y que juega en el Sevilla, aunque este último dato se le olvida a los periodistas cuando mencionan sus goles. Ya lo sabemos. La selección de Brasil es Kaká, un poco de Robinho y... poco más. Vamos, lo relacionable con el Real Madrid y punto.

Y este artista de periodista ató cabos y llegó a la conclusión de que el Real Madrid podría estar interesado en O Fabuloso porque sería una opción barata una vez retirado el interés por Villa.

Claro que al artista periodista no parece caberle en la cabeza que aún estamos en junio, que faltan dos meses para comenzar la liga, y que las negociaciones son tiras y aflojas. Vamos, que el que el Valdano diga que se acabó Villa no quiere decir que Villa no vaya a fichar por el Real Madrid en los próximos dos meses. Además, tampoco parece al tanto de la táctica que suele emplear Florentino en sus mega fichajes: convencer al jugador primero para que luego este presione a la directiva, y que el club no sólo ya no tenga más remedio que venderlo, sino que además tenga que hacerlo no a otro sino al Real Madrid. Así pasó con Zidane, con Ronaldo, con Beckham, con Van Nistelrooy, y ya más cerquita, con Julio Baptista y Sergio Ramos.

Son ya muchos cabos que atar para el artista periodista que no encontró el camino el día en que se repartían las neuronas.

El caso es que parece que el artista periodista no está solo, porque le han salido unos colaboradores, compañeros de cruzada en este bulo de noticia que pretenden hacernos tragar.

"Luis Fabiano es una ganga entre ofertas desorbitadas", reza el titular en uno de los panfletos que circulan por ahí.

"El Milan sería un sueño", dicen que dijo el delantero el otro día. O sea que ya no es sólo el Madrid, sino también el Milán el que estaría por la labor.

Y todo esto ha salido de la nada. De la más absoluta y vacía de las nadas. Yo estas cosas no me las explico. ¿Qué pretenden? ¿Vender periódicos con noticias inventadas? ¿Engañar al personal un día sí y otro también? ¿Será verdad lo que insinúa Alvarado, y estos artistas periodistas se llevan un pico si la operación sale adelante?

Pero vamos a ver, ¿quién se puede creer que nadie va a venir con 30 millones por Luis Fabiano? ¿Es que no hay delanteros más jóvenes en los que invertir ese dinero? Digo jóvenes, porque mientras más joven se es, más tiempo hay para amortizar la operación. Luis Fabiano es un futbolista de casi 29 años, tan bueno como inestable e irregular. En cuatro temporadas con el Sevilla sólo ha hecho una de verdad buena. Ha jugado, sumadas todas las competiciones, 156 partidos, una media de 39 por temporada, marcando 73 goles, media de 18. Esos no son números de crack. Sobre todo si tenemos a su lado a un tal Kanouté para compararlos. Son números de buen delantero, pero no de crack. Y 30 millones es precio de crack, por mucho que al Florentino se le haya ido la olla de un modo alarmante este año.

De todos modos, ojalá estos tipos tengan razón. Ojalá. Porque si cualquiera viene con 30 kilos para llevarse a Luis Fabiano, yo se lo entrego limpito, en caja y con lacito. Sin dudarlo. ¡30 millones de euros! Con ese dinero podemos fichar a Luis Suarez del Ajax y sobraría. O a Dzeko o Graffite (o a los dos juntos) del Wolfsburgo, y sobraría. Nos podríamos traer a Negredo y sobraría, eso si no lo metemos en la operación de Luis Fabiano, que para listos también podemos estar nosotros. Con ese dinero nos podríamos traer a Lisandro Lopez, del Oporto, y sobraría. O incluso a Trezeguet, que no creo que lo hiciera peor que el brasileño. Hay gradísisimos delanteros como Markus Berg, Moussa Dembele, Klaas Jan Huntelaar, Nikola Kalinic, Andriy Pavlyuchenko, Nilmar... a los que se podría fichar por bastante menos de 30 millones. O también podríamos traer a un punta más barato e invertir una buena cantidad en uno o dos grandes centrocampistas. Pero grandes de verdad. O en el defensa central derecho que tanta falta parece que hace. O en lo que sea, por Dios, que sea verdad que Florentino se va a gastar 30 millones en Luis Fabiano. O el Milán, que a mi la verdad me da igual engañar a uno que a otro.

Y eso que a mi me gusta Luis Fabiano. Me cae bien, este si que es un artista. Está en el Sevilla por su irregularidad, que si no ya habría venido algún super grande a llevárselo. Pero no ha sido así, y con casi 29 años sería de locos gastarse esa cantidad en él. Pero bueno, quien sabe. Locos hay en todas partes, está más que demostrado.

Así que nada. A esperar, a ver si a alguno de esos locos le da por hacernos el favor de nuestra vida, omo ocurrió con Reyes o Baptista. Aunque la verdad yo creo que esto no es cosa de locos sino de tontos. Eso sí, no sé quien es el tonto, si el que publica la noticia, o el que paga por leerla y se la cree. Si es que de verdad, lo que hay que oir...

domingo, 21 de junio de 2009

Soy un mar de dudas (Vol. 1)

A continuación voy a comenzar con una serie, de la que sacaré nuevos volúmenes próximamente, en la que compartiré con vosotros ese tipo de dudas que a veces atormentan mi habitualmente sereno espíritu.
Ahí la primera tirada:
- ¿Por qué los mismos que hoy consideran a España la mejor selección del mundo, tras ganar un único torneo, se reían antes del Sevilla por estar orgullosos de ser considerados el mejor equipo del mundo, tras ganar cinco títulos consecutivos?
- Si el Real Madrid viene mañana con 30 millones de euros para llevarse a Luis Fabiano, ¿cómo se lo entregamos? ¿Tal cual está, o con un lacito?
- Si la prensa deportiva nos ha machacado a lo largo de este año diciendo que Jimenez no ponía a Capel para forzar la renovación a la baja de su contrato, ¿será que Lopez Caro está compinchado con la directiva sevillista por tener a este jugador como suplente en la selección sub'21?
- ¿Por qué se consideró el año pasado que la temporada de Fernando Navarro (7º con el Mallorca) era merecedora de convocarlo para la Euro 2008, y la que ha hecho este año (3º con el Sevilla) no es para llevárselo a la Copa Confederaciones?
- En muchodeporte.com se ha relacionado con el Sevilla a los siguientes jugadores, sólo en lo que llevamos de mes de junio:
Zokora, Taddei, Édouard Cissé, Jesús Gamez, Alou Diarra, Ledesma, Pocognoli, Matías Fritzler, Coloccini, Weligton, Makoun, Fernando Menegazzo, Dzeko, Graffite, Djibril Cissé, Nilmar, Mehmet Topal, Gervinho, Rod Fanni, Kevin-Prince Boateng, Simunic, Salvio, Sessegnon, Steve Defour, Axel Witsel, Trezeguet, Sergio Sánchez, M’Bia, Chalmé, Niang, Rodrigo Palacio, Juan Forlín, Lafita, Zigic, Negredo, Álex Silva, Ziani, Meireles, Lisandro López, Edu, Apoño, Kuzmanovic, Julio Baptista, Tiberio Guarente, Inler, Loïc Rémy, Moussa Dembele, Morris y Albín.
Si al final resulta que alguno de ellos acaba por venir, ¿se puede considerar a los de muchodeporte unos buenos periodistas? Lo digo porque me recuerdan a un colega que en los años que salíamos de fiesta, cada vez que iba a una discoteca le entraba a todo bicho femenino viviente que encontraba. Al final siempre acababa pillando, pero nadie lo consideraba un ligón, sino más bien un salido.
- Un cacahuete flotando en una piscina, ¿sigue siendo un fruto seco? Este es el título de un divertidísimo libro de Luis Piedrafita (el rey de las cosas pequeñas) que recomiendo encarecidamente.
- ¿Sería yo tan buen presidente del Real Madrid como Florentino Perez si tuviera el dinero y los contactos que tiene él?
- Si un chino te dice que tiene un "clío", ¿qué tiene, un coche o un niño pequeño?
- Lo de que el Betis era el tapado de la liga, ¿era porque se pensaba que iba a acabar arriba, o porque no se creía que pudiera descender?
- Ahora resulta que el Atlético de Madrid también quiere a Zokora. ¿Será verdad que el secretario técnico de los colchoneros es un espía que persigue a Monchi?
- ¿Por qué el Real Madrid está empeñado en sacar de la quiebra al resto de equipos españoles? Ya lo hizo con el Sevilla (Ramos y Baptista) y ahora quiere hacer lo propio con el Valencia (Villa, Silva)
- ¿Por qué Pellegrini es en grandísimo entrenador, merecedor del banquillo del Madrid, tras ser 5º con el Villarreal, y Jimenez no está capacitado para dirigir al Sevilla, 3º con menos presupuesto que los levantinos?
- ¿Cuando la Federación se va a sancionar a sí misma por el botellazo que recibió Dani Alves en la final de la Copa del Rey?
Me voy a pensar en todo esto. Próximamente, más.

viernes, 19 de junio de 2009

La selección no me tira

No es la primera vez que lo digo, pero en estos días vuelve a venir a cuento porque tanto la absoluta como la sub'21 están jugando torneos.
La absoluta, después de ganar la última Eurocopa de una manera brillante, ha bajado el pistón de un modo alarmante. Esa es mi opinión, discutible, por supuesto. Lo que pasa es que desde la prensa nos quieren vender humo, como siempre por otra parte. Es cierto que el equipo no conoce la derrota desde que Del Bosque es seleccionador, pero ¿contra qué equipos nos hemos enfrentado? Todos y cada uno de los seleccionadores que recuerdo han hecho lo mismo cuando les ha tocado jugar contra combinados menores. Ganar, ganar y ganar, hasta el punto de poner a la afición en órbita, a la prensa en pie de guerra por considerarnos eternos favoritos para cualquier torneo, mucha ilusión, mucha ilusión... para acabar cayendo en cuartos.
La tendencia se invirtió el verano pasado, justo cuando menos confianza había por parte de la hinchada. Y ahora volvemos a lo mismo. Que si "leyenda roja", que "los mejores del mundo", que si "este Mundial es nuestro". No me sorprende la extrañeza que expresó el otro día Luis Fabiano cuando dijo que no entendía por qué se considera a España la mejor selección del mundo. Es evidente. La mejor selección del mundo es la de Brasil. Luego viene la de Brasil B, y el tercer puesto se lo disputan entre Brasil C y Argentina (otra cosa es que Maradona sepa dirigir a una selección tan potente).
Las cosas en la selección no se están haciendo bien. Lo primero es que por mucho bombo que le de la prensa madridista, ya no tiene el tirón de antes. Tiene mucho, por supuesto, pero yo veo cada vez más gente hastiada con tanta parafernalia. Al menos aquí en Sevilla. Claro que si los periodistas quieren, pueden hacer el efecto de que la marea roja es imparable. Es muy sencillo. Imaginaos a veinte tíos disfrazados de rojo y amarillo, con banderas y pancartas. Si los enfocas de lejos no dejan de parecer cuatro frikis que no tienen nada mejor que hacer que el canelo pintándose la cara y entonando los cánticos que les han dicho que entonen. Pero, ¿y si los enfocas de cerca? ¿Qué parecen entonces? Pues eso, la marea roja que está dispuesta a llevarse por delante al que haga falta.
Marea la rojiblanca que invadió Madrid para la final de Copa de 2007, que los madrileños no habían visto una cosa así en su vida. Eso es una marea y lo demás no son más que ganas de engañar al personal.
¿Y por qué digo que las cosas en la selección no se están haciendo bien? Pues porque no se puede vivir de las rentas. No se puede explotar hasta tales extremos un éxito, que lo fue, pero que aún se está pendiente de demostrar que no se trató más que de un golpe de suerte, un momento dulce que se aprovechó de la mejor manera. La mejor selección del mundo no es la que gana un torneo y luego cuatro partidos contra equipos pequeños. La mejor selección del mundo es la que gana un torneo tras otro, vence a los equipos pequeños con la selección no ya A, ni, B, ni siquiera C, sino la D, aderezada con algunos jugadores jóvenes para que se vayan haciendo al grupo. Y que cuando no gana un torneo la noticia es un bombazo mundial y ruedan las cabezas. Esa es la mejor selección del mundo. O sea, Brasil, y en todo caso, de lejos y con buena voluntad, Argentina. Pero no España.
Por eso no me tira la selección. Por que está claro que me intentan engañar con humo y fuegos de artificio. Por eso y porque es la selección no de España, sino de Madrid. Ahí dentro, en la Federación, está metido lo peorcito de la mafia madridista. Tienen a la prensa pegando botes alrededor de ellos, y haciéndoles la pelota de un modo lamentable. Consideran nuestra selección como una especie de gallina de los huevos de oro, y parece que sólo les importa que la afición madridista se sienta identificada con ella, y al resto que nos den.
A ver, esto es una opinión personal. Un sentimiento. Lo que la selección de fútbol actual me hace sentir. Y lo que me hace sentir es que esta es cada vez menos mi selección, y más la de otros. Yo no veo a ningún sevillista entre los seleccionados (el Sevilla es el tercer equipo de España hoy por hoy). No entiendo, por ejemplo, cómo es posible que la temporada de Fernando Navarro en el Mallorca el año pasado le valiera una plaza en la Eurocopa, y la que ha hecho este año con el Sevilla no le sirva para la Copa Confederaciones. Eso no lo entiendo, y como eso mil cosas que van pasando en los últimos años. ¿Qué van a decir cuando la Brasil de turno nos pase por encima? Ojalá me equivque y me tenga que comer estas palabras, pero mucho me temo que eso va ocurrir muy pronto. (Quizás en este campeonato)
Y luego está lo de la Sub'21. Ayer perdió 2-0 contra Inglaterra en la Eurocopa de la categoría que se está disputando en Suecia. Empate contra Alemania, y derrota contra los británicos. España tenía sobre el papel uno de los equipos más potentes de la categoría, y ahora hay que esperar una carambola en la última jornada para pasar la fase de grupos. Tenemos que ganar a Finlandia, que Inglaterra gane a Alemania (un empate clasifica a los dos), y que todo ocurra con unos resultados suficientes.
España tiene una diferencia de goles de -2 y Alemania de +2, con lo que esos resultados se tienen que dar para que esa diferencia de goal average se enjugue.
A España sub'21 le ocurre algo parecido a lo que decía antes de la Argentina de Maradona. Igual que el hecho de que Argentina tenga un equipo fuerte no quiere decir que Maradona sea capaz de dirigirlo, el hecho de que España sub'21 tenga una de las selecciones más potentes del continente no significa que Lopez Caro está capacitado para llevarla al éxito.
Pero, ¿qué ha hecho Lopez Caro para merecerse el cargo de seleccionador sub'21, por Dios? ¿Y qué ha hecho Del Bosque para hacer lo propio con la absoluta? ¿Haber sido entrenadores del Madrid? ¿Ser amigos de Hierro y compañía? ¿De verdad no hay nadie mejor para dirigir a los combinados nacionales? ¿Estos son los mejores? ¿Tan cortitas tienen las miras en la Federación, o es que nos quieren tomar el pelo a todos?
Claro, mientras los grandes sigan ganando a equipitos inferiores y se pueda seguir explotando el innegable éxito de la Euro 2008, gracias a una prensa tan dócil y entregada como vendida a los ingentes ingresos publicitarios, habrá muchos por ahí viviendo del cuento y chupando del bote. Mi sentimiento patrio convertido en un gran negocio para que unos pocos se forren a costa del orgullo español de los españolitos de a pie. De verguenza.
Insisto. Esto no es más que una opinión personal. El que piense de otro modo tiene todo mi respeto, por supuesto. Pero esa sensación, a mí al menos, no hay quien me la quite.

martes, 16 de junio de 2009

La Euro sub 21

En estos días en los que sólo se habla de los fichajes para catetos del Real Madrid, de los extraños exabruptos envidiosos de Joan Laporta, de la Copa Confederaciones que disputa España, y de los goles de Kaka para Brasil (los de Luis Fabiano no interesan), también se está disputando un torneo que yo considero bastante interesante: La Eurocopa sub'21 que se disputa en Suecia, en la que también participa España, y que es un buen lugar en el que buscar nuevos talentos y futuribles figuras (alguno de los jugadores que la disputan lo son ya)

La competición consta de dos grupos. El de España está formado además por Inglaterra, Alemania y Finlandia. El otro lo conforman Suecia, Bielorrusia, Italia y Serbia.

Los seleccionados españoles son:

Porteros: Adán (Castilla), Roberto (Recreativo) y Asenjo (Valladolid)

Defensas: M. Torres (Real Madrid), Sergio Sanchez y Torrejón (Español), Azpilicueta y Monreal (Osasuna), Marcano (Racing) y Chico (Almería)

Medios: J. García (R. Madrid), R. García (Atlético), Mario Suarez y Jurado (Mallorca), Sisi (Recreativo), J. Martinez (Athletic), Granero (Getafe), Capel (Sevilla), y Pedro León (Valladolid)

Delanteros: Bojan (Barcelona), Xisco (Deportivo), y Jonathan Pereira (Racing)

En el día de ayer España empató a cero contra la potente Alemania, en un choque en el que el más destacado fue el portero Asenjo (mala cosa que el mejor de un equipo sea el portero).

Las alineaciones fueron:

España: Asenjo; Sergio Sánchez, Monreal, Chico, Torrejón; Javi Martínez, Raúl García, Granero (Diego León, min.87), Sisi (Diego Capel, min.69), Jurado; y Bojan (Xisco, min.81). Alemania: Neuer; Beck, Boenisch (Schmelzer, min.38), Howedes, Boateng; Aogo, Khedira, Castro (Ebert, min.86), Marin (Ben-Hatira, min.69), Özil; y Dejagah.

En el otro partido Inglaterra le ganó 2-1 a Finlandia (Goles de Cattermole y Richards para Inglaterra y de Tim Sparv para los finlandeses) Hoy se juegan los partidos correspondientes al otro grupo: Suecia - Bielorrusia e Italia - Serbia.

Será interesante ver la evolución de jugadores que están llamados a ser importantes en un futuro cercano. No es que yo conozca demasiado, pero me gustaría destacar a algunos de ellos.

En Alemania hay que tener en cuenta sobre todo al delantero Mesut Ozil, del Werder Bremen, del que dicen que tiene un futuro más que prometedor. Además cuentan con jugadores interesantes como Andreas Beck (Hoffenheim), Jerome Boateng (Hamburgo), o Sebastian Boenisch (Werder Bremen)

Otra de las selecciones potentes de la Eurocopa es sin duda Inglaterra, en la que destaca sobremanera la figura del delantero del Arsenal Theo Walcott.

Finlandia es un equipo más flojo, en el que lo que más me interesa es la participación del sevillista Teemu Pukki.

En el otro grupo juega Suecia, que cuenta con una de las mejores delanteras del campeonato, con jugadores como Pontus Wernbloom, recién fichado por el AZ Alkmaar, Robin Söder, al que se ha relacionado con equipos como B. Munich, Milan o Roma, Marcus Berg (Groningen) ya internacional absoluto y que ha sido este año el tercer máximo goleador de la liga holandesa, y Ola Toivonen, que ha causado sensación en el PSV Eindhoven desde que fue fichado este año en el mercado de invierno. Además cuentan con el defensa internacional absoluto Mattias Bjarsmyr, del IFK Goteborg, que ha sonado para equipos como Feyenoord o Florentina.

Italia es una de las selecciones más potentes de la competición, como jugadores como Dessena, Aquafresca, Paloschi, Giovinco o Ballotelli.

De Serbia destacaría al defensa Gojko Kačar, del Hertha Berlin, y a Miralem Sulejmani del Ajax de Amsterdam

Y por último está Bielorusia, en teoría de lo más flojito del campeonato, aunque viendo la ascensión que últimament está teniendo el fútbol de la antigua Unión Soviética, no deja de llamar la atención su participación.

En definitiva, se trata de un campeonato de lo más interesante para los aficionados a encontrar perlas desconocidas, o para ver la evolución de las que sí que se conocen pero que aún no han terminado de explotar. Además, aquí sí que tenemos representación sevillista, con Capel y Pukki. Y también es una magnífica vía de escape para los que adoran el fútbol y que están hartos de tragarse aquello con lo que la prensa deportiva no para de bombardearnos sin piedad día sí y día también.

Si Carlos Marx dijo aquello de que "la religión es el opio del pueblo", ¿con qué tratan los dirigentes de hoy de entretenernos para que no pensemos en lo que de verdad importa?

viernes, 12 de junio de 2009

El Willy, Florentino y los catetos.

En mi pueblo hay un "nota" muy peculiar al que todos llaman Willy. Su nombre no es Guillermo (forma española de su apodo), por lo que no sé la razón por la que es conocido de esa manera.
El Willy es un nota de unos treinta años, pero cuyo cerebro quedó estancado en los dieciocho (diecinueve a lo sumo). Supongo que ese debe ser uno de los efectos de mezclar tripis con esteroides, porque el Willy pasa casi el mismo tiempo en el gimnasio como en la discoteca.
El Willy dice cosas como "¡Qué pasa locooo!" y hay por ahí quien le encuentra cierto parecido en sus actitudes y gestos con ese presonaje de televisión que es conocido como "El Neng".
Bueno, pues resulta que el Willy se ha comprado hace poco un coche que hace perfecta justicia a su imagen y condición. No sé bien de qué marca es, porque el vehículo se encuentra oculto debajo de toda una suerte de artilugios, artefactos, adornos y florituras. "¿Te gusta como he tuneao el carro, locooo?, va preguntando por ahí el Willy.
Lo que sí que sé es que toda esa parafernalia de automóvil le ha costado una auténtica pasta, que yo no sé bien de donde ha sacado, porque al Willy no se le conoce empleo estable.
El caso es que nadie entiende para qué quiere el Willy semejante artefacto, porque el Willy apenas sale del pueblo, si no es para ir al pueblo vecino. En ese trayecto no se puede pasar de cien por hora, por mucho que uno se lo proponga y quiera seguir vivo después del intento. Por mucho que ese artilugio sea capaz de pillar los doscientos cincuenta por hora "locoo", como dice el Willy, de nada le sirve esas prestaciones. Basta con comprar un vehículo de un tercio de precio para que le haga exactamente el mismo avío.
Tampoco sé si al Willy le mola que la gente se ria de él, pero eso es lo que consigue con el disfraz que le ha comprado a su coche nuevo. Risas y más risas. Al menos nos va a tener entretenidos durante una temporada, aquí en el pueblo. Todos los que nos reimos tenemos coche, lo utilizamos para lo mismo que él, y nos responde a las mil maravillas.
El Willy no comprende que si yo pongo la radio de mi coche al máximo volumen molesta lo mismo que si él hace lo propio el "pedazo de loro que se ha comprado, locooo", por mucho que su "loro" desprenda el doble de decibelios que el mío. Y es que la molestia llega a un punto tan grande, que más es imposible, con lo que "darle más caña al bafle, locooo" no sirve para nada.
Y os preguntareis por qué os hablo hoy del Willy.
Pues lo hago porque el fichaje de Cristiano Ronaldo por parte del Real Madrid me ha recordado al coche nuevo del Willy. Florentino se ha gastado una pasta gansa en un tío que juega al fútbol, igual que el Willy se ha gastado lo que no tiene en un aparato que le sirve para desplazarse.
Cristiano Ronaldo es muy buen jugador, igual que el coche del Willy es muy buen coche. Pero por lo que destaca ese jugador es por lo mismo que por lo que lo hace el coche del nota este. Por llamar la atención.
El Willy es el perfecto cateto del siglo XXI. Hace cuarenta años, la imagen del cateto era la de Paco Martinez Soria con boina paseando una gallina por las calles de Madrid. Pero la imagen del cateto del siglo XXI es la del nota moderno que quiere ser más maderno que el más moderno de todos los modernos. Como le pasa al Willy, ¿verdad, locooo?".
Por eso pienso que Florentino es un icono de los catetos de España. Si el Madrid es el equipo de los catetos, porque la mayor parte de su afición está en lo que los madrileños llaman "las provincias" (habitadas por lo que los madrileños llaman "los catetos"), su presidente no podía por menos que hacer felices a sus catetos seguidores haciendo la mayor catetada de fichaje jamás vista.
¿Para qué gastarse 93 millones de euros en un jugador cuyas prestaciones no van a ser superiores a las de cualquiera que le podría haber costado 20 o 30? ¿Para qué gastarse una pasta gansa en un coche que sirve para lo mismo que cualquier otro que cuesta un tercio?
¿Para qué tanta parafernalia alrededor de un futbolista que por muchas camisetas que venda no va a dejar de ser si no un futbolista? ¿Para qué ponerle tantos apósitos y abalorios a un coche que por mucho adorno estrafalario que le pegues no va a dejar de ser sino eso, un coche?
¿Para qué tanto ruido alrededor de ese jugador, cuando no es el ruido lo que marca goles? ¿Para qué tantos decibelios en "el loro, locooo", si no va a molestar menos que con la mitad de los mismos?
¿Sabéis lo que os digo? Que lo mismo que me rio a diario del Willy, del coche del Willy, y de las tonterias continuas del Willy, me río ahora del Florentino, de los fichajes del Florentino y de las continuas chorradas de los catetos que adoran al Florentino.
Y también os digo que, en mi humilde opinión, un club tan grande como el Madrid no se merece tanto esperpento. Para ganar tres títulos en un año no hace falta hacer catetadas de fichajes, porque por muchos fichajes catetos que se hagan, no se va a ser más campeón que sin ellos. Se es campeón y punto, pero no más campeón que el más campeón de todos los campeones. Y eso que aún tengo que ver que el Madrid más cateto de la historia vaya a ganar nada. Puede que lo haga, pero aún hay que verlo.
Por último, tengo que agradecer al Florentino y a toda su cohorte de catetos adláteres que me recuerden día a día el orgullo tan grande que siento por ser de un equipo tan serio como el Sevilla FC. Ojalá nosotros, por muy grandes que lleguemos a ser, no nos convirtamos en algo parecido a esa pantomima.
Ni a cambio de Kaká, ni de Ronaldo, ni de veinte como ellos.

jueves, 11 de junio de 2009

Los genes sevillistas

Cuando mi padre nació, el Sevilla acababa de ganar la liga con un equipo que en su tiempo era de los más fuertes de España.
El once más repetido a lo largo de aquella temporada fue el formado por Busto, Joaquín, Villalonga, Alconero, Antúnez, Eguiluz, López, Arza, Araujo, Herrera y Campos.
Posiblemente se trataba del mejor Sevilla de la historia, aunque la comparación con el actual se antoja imposible, debido a la enorme diferencia de estilos, tácticas, preparación, métodos de entrenamiento, etc. entre una época y otra.
Mi padre por tanto se crió en sevillista disfrutando del plantel que más éxitos consiguió en la historia de la entidad... hasta hace muy muy poco. Además disfrutó de otra de las épocas doradas del club, los años cincuenta, en la que éramos uno de los mejores equipos del país, y llegamos a ser subcampeones de liga en dos ocasiones, con jugadores como Busto, Arza, Marcelo Campanal, Domenech, Ramoní o Araujo. Fue también la época en la que se construyó el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. ¿Cómo iba a ser de otro equipo?
Cuando yo nací, allá por mediados de los setenta, el Sevilla acababa de ascender a Primera División, después de tres terribles años en el infierno de segunda.
El equipo más repetido ese año fue el formado por: Paco; Sanjose, Pulido, Gallego, Hita, Rubio, Blanco, Jaén, Biri Biri, Cantudo y Lora
En los años siguientes el club se consolidó en la máxima categoría, con jugadores como Pablo Blanco, Enrique Montero, Curro Sanjosé, Scotta, Bertoni, Biri Biri o Julián Rubio. No era ni mucho menos lo mismo que cuando mi padre era un niño, pero yo también me crié viendo a un Sevilla en franca ascensión, después de unos años muy malos. Además, en esos años se completó la construcción del estadio, cerrando la grada alta.
Ahora soy yo el que ha tenido un hijo. Y este niño ha venido al mundo en uno de los momentos más dulces de la historia del club. Seguramente se criará viendo a un Sevilla en progresión ascendente, igual que mi padre y que yo (salvando las distancias). Disfrutará de jugadores como Navas, Capel, Adriano, Fazio, Perotti, etc., y los que tengan que venir para suplir a los actuales veteranos. Y seguramente también verá la nueva remodelación del estadio, que aunque ahora mismo está parada, no creo que tarde demasiado en iniciarse. No puede ser casualidad tanta coincidencia. Es como si la historia se empeñara en repetirse de cierta forma una y otra vez. Como si fuera un péndulo.
Por eso a mi no me cabe duda de que ese niño será sevillista. No sé como lo haré, quizás no necesite hacer nada y sólo por verme sentir el sevillismo a mí se contagiará él. Pero seguro que será sevillista. Igual que mi abuelo, mi padre y yo (Mi bisabuelo no lo fue porque en aquella época él Sevilla FC no existía). Lo lleva en los genes. El propio péndulo de la historia así lo indica. No puede ser de otra manera.

lunes, 8 de junio de 2009

Algo arraigado que se pierde

En estos días que han pasado desde que la última jornada de liga nos deparó el descenso del Betis, me he estado fijando un poco en las reacciones de unos y otros, y todo hace indicar que se está confirmando algo que desde hace un tiempo vengo palpando. Se está perdiendo la rivalidad.
Por mucho que ciertos periodistas de la ciudad se empeñen en inventarse cosas como que el Betis arrebató el fichaje de Oliveira al Sevilla, o que la victoria que obtuvieron a principios de la segunda vuelta era una especie de punto de inflexión, con los verderones yendo para arriba y nosotros hundiéndonos por culpa de la ineptitud de Jimenez, lo cierto es que cada vez hay menos pique entre unos y otros. Algo evidente, en vista de la sideral diferencia entre ambos equipos hoy por hoy, aunque sólo haga cuatro años que ellos ganaron la Copa y nos arrebataron la Champions.
Y he de decir que me da pena de eso. Yo siempre querré al Sevilla por encima del Betis. Siempre. Pero me gustaría que esa rivalidad tan simpática que siempre ha habido persistiera, más que nada porque es de lo más divertida (sobre todo si somos nosotros los que siempre estamos por encima). Pero con tanta diferencia como hay hoy día, es que uno siente ya hasta un poco de pena de ese amigo, o ese primo bético que todos tenemos, con el que siempre nos hemos metido, o sufrido sus bromas. Pero, ¿qué bromas les voy a gastar yo ahora? Si cuando sale el tema del fútbol te miran con esa cara de conejito encañonado, como diciéndote "hala, empieza, masácrame a chistes y bromas, que yo aguantaré estoicamente haste que acabes, porque no tengo nada que replicarte". Joder, que en el fondo es mi amigo, mi primo bético, ese que todos tenemos. ¿Qué queréis que os diga? Pues que evito el tema del fútbol, y hablo con ellos de otra cosa. Y me da pena de eso, la verdad.
Yo no le deseo el bien al Betis. Ni el mal. Como equipo me es indiferente, igual que el Numancia, el Albacete o el Racing de Santander. No soy antibético, por tanto. Pero sí que soy consciente de que si la situación fuese la contraria, ellos no dudarían en tirársenos a la yugular. Ya lo vimos tras la última victoria que consiguieron contra nosotros. Está claro que los grandes somos nosotros y los acomplejados ellos (como ocurre con Real Madrid y Barcelona, por ejemplo)
Pero lo cierto es que ya lo ha dicho alguno que otro en el Betis: en los próximos años habrá más niños sevillistas que béticos, y si esa situación se prolonga estaremos en las puertas de perder una de las cosas más arraigadas y conocidas de la Sevilla futbolística. La eterna rivalidad entre Sevilla y Betis, Betis y Sevilla podría quedar reducida a la que hoy día hay entre Barça y Español, o Valencia y Levante. E insisto, eso me daría mucha pena.

viernes, 5 de junio de 2009

Algunas noticias breves

Jimenez entrenador revelación
Así lo ha considerado la versión española de la web de la UEFA. Como equipo revelación se ha elegido al siguiente: Sergio Asenjo; Jesús Gámez. Piqué, Marcano; Lassana Diarrá, Busquets, Apoño, Jurado; Perotti, Fernando Llorente y Mata.
Es decir, que los periodistas españoles de uefa.com consideran que el futuro de Jimenez como técnico es el mismo que el de estos chicos como jugadores. No está mal, ¿no? Es justo lo que yo opino, tal y como lo expresé en el anterior post. Jimenez, entrenador inexperto, pero joven, que aún debe pulir defectos, pero que nos ha metido en Lig de Campeones a pesar de todo.
¿Y qué dirán ahora los que tanto le critican? Porque seguro que muchos se estarán preguntado cómo es posible que la UEFA haya elegido al hombre este para tal distinción. Yo les respondo. Lo han elegido porque ha clasificado tercero, y con holgura, al equipo con el sexto presupuesto del campeonato, tras superar una terrible racha de lesiones, con parte de la afición y prensa local en su contra hiciera lo que hiciera, y sin ningún tipo de experiencia previa como técnico de alto nivel. Por eso.
El Ajax ficha a Martin Jol como entrenador
Martin Jol era el técnico que fue destituido del Tottenham para que lo sustituyera Juande Ramos. Era considerado malo en Londres, pero el traidor lo convirtió en excelente, porque en nngún momento fue capaz de acercarse ni de lejos a los números por los que Jol fue destituido. El entrenador holandés se fue el año pasado al Hamburgo alemán donde ha completado una sensacional temporada, metiéndose en semifinales de la UEFA, y terminando la Bundesliga en quinta posición, después de pelear por el título hasta las últimas jornadas.
El AZ Alkmaar ficha a Ronald Koeman como entrenador
A ver qué hace el ex jugador del Barça con la herencia que le deja Louis Van Gaal (fichado finalmente por el Bayern Munich). Koeman hizo buenas temporadas con el Vitesse de Arnhem, el Ajax de Amsterdam y el PSV Eindhoven, pero en el Valencia fracasó con estrépito. Veremos qué pasa.
Nashat Akram ficha por Twente holandés
Este jugador es desconocido en Europa, pero es la gran estrella del fútbol iraquí. Me gusta fijarme en este tipo de fichajes, porque los holandeses son muy buenos encontrando perlas en los lugares más recónditos, y muchos buenos jugadores utilizaron la Eredivisie como trampolín en Europa.

miércoles, 3 de junio de 2009

Mi punto de vista sobre la temporada

Con algunos días de retraso, por los motivos que todos los que pasais por aquí sabeis, hoy voy a compartir con vosotros mi opinión acerca de lo que ha sido la temporada del Sevilla FC en este ejercicio 2008 - 2009.
Mi primera impresión, y esto lo he comentado en alguna ocasión anterior, es que hemos hecho una temporada soberbia, digna de estar orgullosos de ser sevillistas, pero en la que me queda una sensación de que podríamos haber hecho algo más. No ya en Liga, que mejorar el tercer puesto es tutear a los super grandes, y eso son palabras mayores, sino en Copa (el Athletic era un rival batible) y, sobre todo, en UEFA, donde yo creo que cavamos nuestra fosa en Lieja, ante un equipo que nos sorprendió. Al menos, a mí me dejo impresionado. Creía que eran peores, la verdad, pero los técnicos deberían haber estado preparados para ello.
Pero el centro del debate ha estado, indiscutiblemente, sobre la figura de Manolo Jiménez, y es aquí donde a mi me gustaría centrarme. El dicho de que nadie es profeta en su tierra se puede aplicar a la perfección al de Arahal. Y creo que estamos siendo muy injustos con él. Este hombre es un entrenador sin ningún tipo de experiencia al más alto nivel, que cogió un Sevilla que era un auténtico marrón en aquel momento. Veníamos de ganarlo casi todo, de jugar el mejor fútbol del continente, de una situación de euforia colectiva absolutamente desconocida por estos lares... y de pronto nos hundimos en la pena por la muerte de uno de los nuestros, sufrimos la desidia de jugadores que se querían ir (Alves, Poulsen...) y nos deja tirados el entrenador cuando estábamos más cerca del descenso que de los puestos UEFA. Coger a un equipo así es una putada de las gordas, y perdón por la palabra. Y Jiménez tuvo los cojones de dar un paso al frente y hacese cargo del equipo.
Muchos clubes debutantes en Champions hacen una temporada desastrosa a continuación. Le pasó al Celta, a la Real Sociedad, incluso al Betis. El Villarreal sin ir más lejos es incapaz de hacer una buena temporada en Liga si ese año juega la Champions. Al menos se queda algo atrás de sus objetivos. Pero el Sevilla de Jiménez firmó unos números extraordinarios (récord de puntos en una vuelta con 38), y no se metió en Liga de Campeones por culpa de los partidos que tiró a la basura el traidor al principio de temporada, cuando Jimenez aún era entrenador del filial.
Este año no nos hemos movido de las primeras posiciones en ningún momento. Es cierto que hemos fallado en UEFA, pero también lo es que cuando lo hicimos estábamos pasando por una racha de lesiones que nos dejó sin ningún delantero en varios partidos. No es excusa, pero sí hándicap, seamos justos. El equipo no ha jugado un fútbol vistoso, eso está claro, y recuerdo partidos que deberíamos haber ganado y que no lo hicimos por la extraña actitud que tomó el conjunto cuando teníamos los partidos de cara (Valladolid, Osasuna, Betis, Sporting, Valencia, Real Madrid...). También fue lamentable la forma en que no sacamos adelante encuentros importantes como el del Standard de Lieja y Sampdoria en UEFA, y la vuelta contra el Athletic en Copa.
Yo no dudo de la capacidad de Jimenez para llevar al primer equipo, pero sí que creo que esa falta de experiencia que he comentado ha sido un lastre en ciertos momentos de la temporada. Alineaciones extrañas, cambios inesperados... La verdad es que me quedo con la sensación de que un entrenador más experimentado hubiera sacado más partido de esta plantilla, las cosas como son. Al menos así lo veo yo. Pero aún así me alegro de que lo hayan renovado. Por varias razones. Primero porque yo prefiero ver a alguien de la casa entrenando al Sevilla. Segundo porque como dijo el Presidente, si la filosofía de gestión del club se basa en el cumplimiento de los objetivos marcados (como en cualquier empresa), hubiera sido contraproducente tomar decisiones basadas en otro tipo de criterios. Y tercero porque no sé bien qué tipo de entrenador sería necesario traer para superar lo hecho por Jimenez. Si Pelegrini se ha ido al Madrid después de dejar al Villarreal fuera de Champions, si Emery las ha pasado canutas para clasificar al Valencia para la UEFA, si el propio Juande Ramos no ha sido contemplado como una opción para el Real Madrid...
Para superar lo hecho por Jimenez no vale un Manzano, ni un Valverde, ni un Marcelino. Para superar eso hace falta traer a un Mourinho, a un Wenger o a un Ancelotti. Y esos piden unos sueldos que no están al alcance del Sevilla. Si aquí no se plantea fichar a Kaká, a Cristiano Ronaldo o a Ribery, tampoco podemos hacer lo propio con entrenadores de primerísimo nivel. Y, la verdad, para arriesgarnos mejor nos quedamos con lo que tenemos. Hay que tener en cuenta que superar lo hecho por el Sevilla hay que plantearse la posibilidad de pelear con los super grandes (en España y en Europa). Y exigir eso al club con el sexto o séptimo presupuesto de España es sencillamente descabellado. Por eso veo bien la decisión de renovar a Manolo Jimenez, a pesar de todo.
Algunos dirán (dicen, mejor dicho) que con el ambiente que hay alrededor del técnico puede ser contraproducente seguir contando con él. Pero es que ese ambiente ha estado ahí desde el principio. Es decir, lo conseguido hasta ahora se ha logrado a pesar de ese ambiente, con lo que no creo que vaya a ser tanta rémora. Además, en el fútbol bastan dos resultados buenos o malos, para elevar a los altares o hundir en el infierno a cualquiera. A Jimenez, o al que sea. Si al menos hubiesemos hecho una mala temporada (como le pasó al Barça de los primeros años de Cruyff). Pero es que los objetivos se han sacado adelante. Y si el inexperto de Jimenez acaba por madurar como entrenador, los errores cometidos hasta ahora se solventarán, con lo que el crecimiento del club estará bien encaminado. Y si no es así, la posibilidad de cambiar siempre estará ahí. Pero insisto, no se me ocurre a quien podemos traer, teniendo en cuenta la capacidad económica del Sevilla, que nos medio asegure mejorar lo hecho por nuestro actual técnico.
De todos modos, el hecho de que una parte de la afición proteste no me parece tan escandaloso. Lo único que piden es mejorar, crecer. No me refiero a los que pitan en el minuto diez de los partidos, sino a los que critican de un modo constructivo. Está claro que no podemos ser borregos, ni decir sí a todo. Eso sí, lo que no es de recibo es el criticar por criticar, ni el silbar a los jugadores desde el principio de los partidos. Eso perjudica al equipo en su conjunto. Ni tampoco la actitud de parte de la prensa, que ya ha dejado claro que van a seguir dado palos al entrenador a la mínima que las cosas se tuerzan un poco. Eso me parece lamentable, aunque por desgracia ya me he acostumbrado.
Y para terminar, respecto a la plantilla, vuelvo a insistir. Somos los terceros de España. Nos hemos quedado a dos puntos del récord histórico de la entidad. Mejorar eso es dificilísimo, no nos engañemos. Al menos sin la capacidad económica de los super grandes. Hay que apuntalar ciertas posiciones, por supuesto. Y se va a hacer, yo confío en nuestra dirección deportiva (la mejor de España, ¿alguien lo duda?) Hay jugadores en la plantilla que tienen que dar más de si, y que no lo han hecho por culpa de las lesiones (Konko, Fazio, Acosta, Koné...). Creo que es justo darles la oportunidad que no han tenido esta temporada. Y otros jóvenes que tienen que terminar de explotar (Perotti, Alfaro, Lolo, incluso Capel). Eso unido a la base que ya tenemos y a dos o tres fichajes que apuntalen el conjunto nos debe garantizar el éxito la temporada próxima. No nos queda otra. No me canso de repetirlo, superar lo hecho hasta ahora es cuestión de matices, no de una revolución. Matices como que el entrenador termine de madurar para poder leer ciertos partidos de mejor manera, o como que ciertos jugadores acaben de explotar, o que les respeten las lesiones. Incluso de tener una pizca de suerte en determinados momentos, como nos ocurrió con el gol de Palop contra el Shaktar (este año esas jugadas se nos han ido al larguero o al poste), o como cuando ganamos la tanda penalties contra el Español en la segunda final de la UEFA (contra el Fenerbahçe la perdimos)
Pero sea como sea, yo estoy orgulloso de este Sevilla. De como está gestionado, de cómo está dirigido, y de los resultados que está obteniendo. Si siendo terceros hay gente que está descontenta porque está claro que la sensación es de que podríamos haber hecho más, ¿cómo no voy a estar ilusionado? Eso quiere decir simple y llanamente que aún no hemos tocado techo. O sea, que lo mejor aún está por llegar. Y yo estaré aquí para verlo.
Un saludo a todos, y viva el Sevilla FC.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política