jueves, 31 de mayo de 2012

Héroe.


En el día de hoy, este blog queda a disposición de nuestro compañero y amigo Juan Angel de Tena, administrador de Almas Sevillistas. Por petición expresa suya, y también porque la historia y su protagonista no merece otra cosa, desde aquí damos difusión al último post publicado en su blog. 


miércoles, 30 de mayo de 2012
Héroe.



Conozco a Antonio desde hace poco tiempo. La culpa la tienen dos auténticos "cracks" del fútbol, Rocío y Sergio, bueno, y Pablo, y David, y Adel..., etc..., que disfrutan jugando al fútbol y que han hecho posible el que yo tenga la oportunidad de conocer a Antonio, un buen tipo.



Rocío es su hija pequeña. Ella y su hermana Triana  junto a Sergio, mi hijo al que seguro mucho de vosotros ya conoceréis, juegan en los benjamines del CD Vistazul de Dos Hermanas.

Oiréis hablar de Rocío, ya os lo digo yo... De momento, ha sido cazada por los escalafones inferiores del Sevilla femenino y alterna entrenamientos en ambos equipos con la intención de que la temporada que viene pase definitivamente a la disciplina sevillista.

Como es habitual, y los que tenéis hijos pequeños jugando al fútbol en el equipo de vuestro barrio lo sabréis muy bien, durante la semana, los padres solemos acompañar a los chicos a los entrenamientos y mientras ellos aprenden y disfrutan con lo que más le gustan, el balón, nosotros, los padres, nos juntamos y hablamos de nuestras cosas, de nuestras penas y de nuestras alegrías. En los tiempos que corren, desgraciadamente más de las primeras que de las segundas...

Muchas tardes al sol...

Quisiera aprovechar para mandar un afectuoso saludo a los David, Carlos, Jesús, etc...compañeros de fatigas y también de no pocas alegrías y los cuales entre todos hemos formado una pequeña gran familia en torno a nuestros hijos y a su entrenador David Parra.

Dejadme que os hable de Antonio.

Antes de nada y como este es un blog sevillista, precisamente por ello, debo hacer mención a su beticismo reconocido. Un betico, pero de los buenos, sin más. No se puede tener todo...

En cualquier caso, Antonio ha tenido la fortuna que su hija Rocío haya "purificado" su casa llevando su sevillismo por bandera. Sevillista y de las buenas, sin más. Por cierto, Rocio  al igual que Sergio, es una autentica fan y admiradora de Diego Perotti. Imagino que a la vuelta de las vacaciones de la 1ª plantilla algo habrá que hacer...

Desde el mismo momento que me contó su historia, tenía claro que más pronto que tarde tendría que hablaros de ella, siempre con su consentimiento claro está. Y ese momento, ha llegado.

Antonio no es un tipo cualquiera, no creo que sean muchos los que se atrevan a hacer lo que mi amigo Antonio hizo ahora poco mas de tres años.

Costalero de la hermandad de San Gonzalo desde 1986, hasta el 2009 tan solo dejó de cumplir con su devoción durante tres años por una delicada operación de hemotórax de pulmón. El 9 de febrero de ese año Antonio hizo la estación de penitencia más solidaria y gratificante desde que se pusiera el costal por primera vez hayá mediados de los 80.

En esta ocasión, aquel día su cuadrilla era algo diferente. Enfundados en batas verdes y blancas, los médicos que acompañaron a Antonio en la "chicotá" más hermosa de su vida, una chicotá de auténtica fé, se encargaron de extraerle un riñón perfectamente sano con la única finalidad de salvar, de regalar una nueva vida a Rosario, de 43 años, amiga de su mujer Mª Carmen y afectada de una insuficencia renal severa, con sus dos riñones practicamente paralizados y a la que le urgía un nuevo riñón para seguir viviendo de una manera digna.

Ante la incompatibilidad en la donación de su marido, Rosario encontró en Antonio su ángel de la guarda. Este héroe de carne y hueso, de corazón y alma no lo dudó un momento. Tras pasar no pocos y engorrosos chequeos médicos y tras superar la  autorización de un juez para comprobar que no había ánimo de lucro en este generoso, altruista y heroico gesto, Antonio no tuvo ninguna duda.

Si a cualquiera de nosotros nos preguntaran si seríamos capaces de donar un riñón por nuestros hijos, imagino que el 100% de las respuestas serían afirmativas. No era el caso. Poco importaba. En aquellos momentos, Antonio solo vio el sufrimiento de Rosario y su familia y dio ese paso al frente que dan los hombres de bien, héroes anónimos que sin necesidad de capas ni trucos de artilugios son capaces de regalar la sonrisa, de devolver la vida a quién sin remedio ni solución de continuidad la está perdiendo.

Quisiera aprovechar para concienciar de la importancia y la necesidad de los trasplantes de órganos. No cuesta nada, bien bajo un testamento vital o previo aviso a la familia, el hacer nuestra última obra, inmensa en este caso donando nuestros órganos a quién lo pueda necesitar para seguir viviendo.

Lo de hacerlo en vida, entiendo que eso está al alcance de muy pocos, apto solo para "héroes" como Antonio, ejemplo a seguir aunque nunca es tarde y con el deseo de que esta sociedad fuera capaz de tomar conciencia de la verdadera dimensión de estos actos.

A día de hoy, tanto Antonio como Rosario llevan una vida medianamente normal.

En el caso de Antonio, quizás no tanto...




De momento, la salud le está respetando, con sus muchos achaques fruto en gran medida de sus más de 20 años metidos debajo de la trasera del paso de palio de la Virgen de la Salud de San Gonzalo (sus rodillas le están mortificando).

Sin embargo, la vida de Antonio, el día a día suyo y de su familia es hoy algo más sufrida.

Como a miles de españoles, la crisis, la puñetera crisis ha cogido a Antonio completamente en bragas...Bueno, me parece a mi que si le hubiese cogido aunque fuera solo en bragas tendría algo con que cubrirse.

Pagos, facturas, hipotecas que no esperan y lo que es más grave, a su puerta comienzan a llamar, por motivos que no vienen al caso los temidos embargos...

Antonio y su mujer, Mª Carmen no lo están pasando nada bien. Tratan por todos los medios que sus cuatro hijos, Sergio, Israel y sobre todo las más pequeñas, Triana y Rocio noten lo menos posible los efectos de su precaria economía.

Su madre, una trabajadora incansable, se busca la vida como puede y donde puede intentando mantener la casa en pié y Antonio, un currante nato, toda su vida trabajando, no le ha hecho asco nunca a nada, desde gruista de obra pasando por la hostelería pero que en los momentos actuales, pocas o nulas son las oportunidades que se le presentan para poder sumar en casa.

El invierno ha sido muy frio y muy duro para ellos. Desgraciadamente, el verano, a pesar de las altas temperaturas que hace en esta nuestra tierra, no vislumbra que puedan entrar facilmente en calor...

Me consta que la familia de Rosario, la receptora del riñón de Antonio les está ayudando cuanto puede, pero desgraciadamente, esto no es suficiente.

Desde aquí, desde Almas Sevillistas, quisiera hacer mi pequeño homenaje a este héroe con alma y a toda su familia, Mª Carmen y sus cuatro hijos con el deseo que más pronto que tarde comiencen de nuevo a respirar.

Ese es mi deseo. Permitidme también un ruego. No suelo hacerlo, pero creo que esta es una ineludible oportunidad para ello. Os pediría a todos los amigos de Almas Sevillistas que me ayudasen a encontrar un rayo de esperanza para Antonio. Se que la situación laboral en España está como está, en Sevilla no digamos, pero igual entre todos seamos capaces de devolver la sonrisa a este héroe, capaz de donar VIDA, de dar VIDA y que en la actualidad necesita un empujoncito, unas manos salvadoras que le permitan seguir, paradojas de la vida, viviendo.

Mi ruego sería que pudierais dar la mayor difusión a este post con la esperanza de que un día de estos y a través de Almas Sevillistas, Antonio comience a ver la luz.

Los héroes no solo están en las películas, también viven...






martes, 29 de mayo de 2012

La vergüenza de Bankia

Hagamos un ejercicio de imaginación. Hace cinco años (mediados de 2007), el director de una oficina de Bancaja firmó en notaría una hipoteca que él mismo concedió a una pareja de bolivianos que llevaban varios años viviendo en España. El importe fue de unos 150.000 euros, aunque el sabía que el piso hipotecado valía uno poco menos en realidad. Sin embargo, ese era un detalle sin importancia. De hecho, la compraventa fue por sólo 120.000, mientras que el resto se destinaría a diversas reformas, mobiliario, incluso para que el propio cliente terminara de pagar el coche que hacía no mucho había comprado, financiado también por Bancaja. ¿Y cómo es posible que eso se pudiera hacer? Muy sencillo. Se le unta un poco de pasta al tasador que va a valorar la vivienda y este infla en valor de la misma lo justo para que los números cuadren. Y como los pisos llevan años aumentando su valor de un modo contundente e imparable, en apenas unos meses se adecuará el precio del inmueble con la hipoteca concedida. 

Esta práctica fue de lo más habitual durante los años de boom inmobiliario en España. Se hacía por sistema, una y otra vez, sin contemplaciones. Hay que tener en cuenta que para que cuadren los balances de los bancos, entre otras muchas cosas, es necesario que el montante de dinero prestado en hipotecas al menos coincida con el valor real de los inmuebles hipotecados. ¿Por qué? Pues porque los bancos prestan con el dinero que las personas depositan en sus oficinas. Ese dinero no es de los bancos, pero lo utilizan para eso. Es su negocio, y el beneficio viene de los intereses que se cobran a las personas a las que se presta. Por tanto, para que un banco esté saneado tiene que tener disponible el dinero de sus clientes. O al menos demostrar que lo tienen invertido en activos cuyo valor se corresponde con ese dinero de sus clientes. La operación del primer párrafo era arriesgada porque se está prestando más que el valor del inmueble hipotecado. Pero, como decía, ya que el valor de los pisos se venía incrementando año tras año, era de suponer que dicho valor se igualaría al dinero prestado en poco tiempo. 

Eso fue así hasta que los pisos dejaron de revalorizarse. Y ahí comenzó el gran problema de los bancos. O de muchos de ellos, que no todos tuvieron un comportamiento tan arriesgado. Entidades como Bancaja sufrieron mucho las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria. En el ejemplo del principio, dieron una hipoteca de 150.000 € por un piso que sólo valía 120.000 con la esperanza de que dicho valor se igualase en poco tiempo. Pero con el crack inmobiliario, no sólo no ocurrió esto, sino todo lo contrario. El precio de la vivienda se desplomó y lo que valía 120.000 en 2007 pasó a valer 100.000 un par de años después. La hipoteca, no obstante, apenas bajó de 150.000. Para colmo, y con motivo de la crisis, la pareja de bolivianos perdió sus empleos y ante la imposibilidad de encontrar otros, se acogió al programa del gobierno en base al cual se le daba una cantidad de dinero para que volvieran a su país. Y lo hicieron, dejando el piso impagado. Ahora Bancaja tiene una hipoteca concedida para un piso que vale mucho menos de lo que se prestó, y para colmo, ya saben que no van a cobrar. Pero es que el dinero prestado no era del banco, sino de los clientes del banco que depositaron sus ahorros allí. Si algún día quisieran sacarlo, igual no lo tienen disponible.

Ante este problema generalizado (no sólo de Bancaja, sino de otras muchas entidades), el gobierno de Zapatero promulga decretos para facilitar la fusión de entidades, de manera que las más potentes se hagan con las más deficitarias y que el propio sistema bancario sea el que reparta en su seno las pérdidas de unos, compensándolas con las ganancias de otros. En ese sentido, Caja Madrid, una de las potentes, absorbe Bancaja (y otras cajas más pequeñas) y se crea Bankia. Caja Madrid asume las pérdidas de Bancaja, pero con una buena gestión (ahí ya estaba Rodrigo Rato) y un buen plan de saneamiento, en un futuro cercano ese banco sería solvente. Pasarían unos pocos años complicados, pero luego serían una entidad poderosa. Esto ocurrió en 2010, y el nuevo banco comenzó a operar a primeros de 2011. 

Al terminar 2011, Bankia declaró unos beneficios muy pequeños. Pero beneficios, a fin de cuentas. Lo cual, teniendo en cuenta tanto marrón como tenían en sus balances, pues no estaba nada mal. Porque casos como ese del piso de los bolivianos, que vale mucho menos que la hipoteca que se le concedió y que, además, no se va a cobrar porque los dueños se fueron, los hay a patadas. En este caso, los dueños volvieron a su país. En otros, simplemente se les desahucia. 

Sin embargo, en 2012 se demuestra que la cosa está muchísimo peor de lo que se dijo, hasta el punto que el Estado se ve obligado a entrar en acción y nacionalizarlo. ¿Por qué? ¿Cómo es posible que se digan unas cifras y luego otras completamente diferentes? Eso es muy sencillo.

Después de muchas reformas financieras y directivas europeas, en la la actualidad los bancos tienen que provisionar un porcentaje importante del valor de los activos que tienen. Esto quiere decir que han de apartar dinero en metálico en función de los inmuebles que tienen hipotecados. ¿Y cual es el valor de esos inmuebles? Ahí está el quid de la cuestión. El motivo por el que bailan las cifras. Volvamos al ejemplo de Bancaja. Aquel piso valía 120.000 € en 2007 y bajó a 100.000 un tiempo más tarde. Y la hipoteca es de 150.000, con lo que la diferencia es de 50.000. Ese es el desfase, el agujero. Pero si yo hago las cuentas inflando el precio de los inmuebles, el agujero disminuye. Si yo digo que el piso vale 120.000 en vez de 100.000, el desfase es de 30.000, no de 50.000. Y si digo que vale 160.000, tengo beneficios. 

No es así de sencillo, es bastante más complejo, pero el ejemplo está bien para entender el concepto básico.

Así se adaptan los balances para presentar buenos números. Pero las mentiras tienen un recorrido muy corto y tarde o temprano acaba por estallar todo. Como le ha ocurrido a Bankia. Lo que el año pasado eran beneficios se transformó en un desfase de 7.000 millones hace unas semanas. Y cuando los nuevos gestores han llevado a cabo una auditoria en condiciones, ha aparecido el monumental agujero de 23.000 millones del que se habla ahora. Pero es que incluso han contratado a una auditora externa independiente para que certifique esta cifra, con lo que igual vuelve a cambiar en un futuro próximo. 

Y el Estado ha de intervenir. Ha de hacerlo, no queda otra. Recordemos el primer concepto. Unos clientes depositan su dinero en un banco. Y el banco lo utiliza para prestarlo a otros clientes a cambio de un interés. Ese interés es el beneficio del banco. Pero el dinero no es suyo, es de los clientes que lo depositaron allí. Cuando un banco quiebra, eso quiere decir que los clientes que colocaron allí sus ahorros, pierden su dinero. Y el Estado está en la obligación de mirar, no por los bancos necesariamente, sino por los ciudadanos. Y los que tienen su dinero en Bankia son ciudadanos como cualesquiera otros. 

Lo indignante no es que el Estado tenga que intervenir. Lo indignante es que lo haga y que aquí no pase nada. De entrada, es evidente que los antiguos gestores "maquillaron" las cuentas. Y aparte, ¿donde está el director de la oficina aquella del primer párrafo que dio una hipoteca por un importe superior al valor del piso? ¿Donde está el jefe de ese director que lo aceptó? ¿Donde están los responsables del departamento de riesgos del banco que dieron el visto bueno a la operación? ¿Dónde están los responsables de todo este desaguisado?

Porque las miradas están puestas en Rodrigo Rato. Y no seré yo quien defienda el ex ministro (sobre todo por lo que decía de "maquillar" las cuentas), pero cuando este señor llegó a Caja Madrid, los desmanes ya se habían hecho. Ahora lo que ocurre es que se están comiendo las consecuencias. 

Por cierto, recordemos que Caja Madrid es el "banco bueno" de todos los que se fusionaron para crear Bankia. Un "banco bueno" que no fue capaz de absorber tanta "maldad" como había dentro de los demás con los que se fusionó. 

lunes, 28 de mayo de 2012

El mejor portero de la historia del Sevilla

Tras leer el título del post, habrá unos que piensen en don Andrés Palop Cervera y otros en don José María Busto.

De Busto me hablaba maravillas mi abuelo. Fue portero de un Sevilla campeón. Con él se ganó la Liga y la Copa del Rey, lo máximo a lo que podía aspirar un club en su época. Con él, el Sevilla jugó la Copa de Europa por primera y única vez antes de la primera década del s. XXI. Antes de Palop, para ser exactos. Él fue suplente del portero internacional de su época, Ramallets. Igual que Palop con Casillas en la Eurocopa de 2008. Jugó 17 años en el Sevilla. Fue el más grande hasta que el valenciano le disputó ese honor. Yo no lo vi jugar, por lo que no puedo opinar con conocimiento de causa. Pero los datos lo dicen todo. Y, además, están los testimonios de quienes si lo vieron.

A Palop, sin embargo, sí que lo he visto. Y lo he disfrutado con todas mis ganas. He tenido el tremendo honor de ser testigo de sus mejores años como profesional, unos años que dedicó a nuestro Sevilla, haciéndolo campeón de todo lo que estaba a nuestro alcance y jugando también la máxima competición continental, la Liga de Campeones. De él sí que puedo opinar. Y, sin duda, es el mejor portero que mis ojos han visto defendiendo el escudo. Pero, claro, de ahí decir que ha sido el mejor de la historia...

No lo puedo decir porque no he visto a otros muchos. Entre ellos, a José María Busto. Por eso, yo suelo referirme a ellos como a los dos mejores, sin decantarme por uno en concreto. 

La grandeza de Busto fue premiada con el dorsal de leyenda. Con Palop, tarde o temprano ocurrirá lo mismo. Entretanto, aparte de sus logros deportivos, don Andrés va haciendo méritos para engalanar la ya de por sí enorme grandeza que le caracteriza: 



Los dos mejores porteros de la historia del Sevilla. Mis respetos por ellos dos. 

Descanse en paz, don Jose María Busto.

sábado, 26 de mayo de 2012

Madrid 2020: Que pongan un chotis

Lo primero que quiero decir es que me parece una vergüenza y una falta enorme de respeto a tantísima gente como lo está pasando fatal el hecho de que una ciudad como Madrid vuelva otra vez a gastarse un dineral ingente en seguir en la carrera olímpica. Esta vez con vistas a 2020. Es un sinsentido lo mires por donde lo mires. Reconociendo de antemano que nuestra ciudad no está preparada por muchos motivos para albergar una olimpiada, cuando nos rechazaron un par de veces, llegó la capital y nos arrebató el honor de competir por ser sede alegando que ya habíamos tenido la oportunidad y que ya les tocaba a otros. Pues bien, ¿cuántos rechazos lleva Madrid ya? ¿Se imaginan ustedes lo que podría haber crecido Sevilla gracias al tirón de ser candidata olímipica en la época de vacas gordas, antes de la crisis?

Pues ahí siguen los de la capital de reino, erre que erre, despilfarrando dinero a espuertas, sin importarles presentar cuentas falsas para luego reconocer que el déficit de aquella comunidad es el doble de lo que aseguraron. Recuerdo que a finales del año pasado, cuando el nuevo gobierno catalán se cebaba con su población a base de recortes, Esperanza Aguirre se chuleaba ante ellos presumiendo de ser la única comunidad autónoma que había cumplido el objetivo del déficit mientras los catalanes tenían que hacer lo que estaban haciendo. ¿Qué dice esa señora ahora? Pues, aparte de calentar la final de la Copa del Rey mezclando fútbol y política, apoya este dispendio económico de la enésima candidatura olímpica de Madrid. Que eso lo pagamos entre todos, que Madrid se ha dedicado a hacer obras y obras que han mejorado muchísimo sus infraestructura (las misma obras que en Sevilla no se han hecho y que igual hubiéramos podido disfrutar si no nos hubiesen echado de la carrera olímipca). Que esas obras han costado un dineral, que han engordado su déficit, que ahora este sale a la luz, que pasa a engrosar el défitit general del Estado y que este, el gobierno, va a enjugar recortándonos derechos a TODOS los españoles.

¡Ole!

Y hablando de ole, a mí no se me puede olvidar el modo en que un buen número de madrileños, que en mi opinión no son más que gentuza, nos miran a los andaluces, nos desprecian, nos insultan, nos llaman yonkis y gitanos en los partidos de fútbol, y también paletos, nos acusan de vagos, de flojos, de no trabajar, de no pagar impuestos, de vivir del trabajo de los demás. Se ríen de nosotros, de nuestra forma de hablar, de nuestra cultura, de nuestras costumbres, de nuestra forma de entender la vida.

Y a pesar de todo eso, cuando les llega la hora de volver a promocionar la candidatura olímpica de su ciudad, presentan un vídeo tal que así:



¡Flamenco! ¡Chicas bailando sevillanas!

¿Eso es Madrid? ¿Eso es lo típico de Madrid? ¿Eso es lo que caracteriza la cultura de los madrileños? Joder, si falta la Giralda, el Guadalquivir y Triana para que la música y el baile pegue con las imágenes del vídeo. ¿Por qué no ponen un chotis, hostia? ¿Por qué no sacan a chulapos vestido con trajes regionales?

¿Por qué no sacan esto?


¡Eso es Madrid! Ese es el baile típico de Madrid, el otro es andaluz. Sí, andaluz, de esa gente de la que tanto se ríen y a quienes tanto desprecian.

Pero es que no es lo mismo, ¿verdad? Es muchísimo más bonito lo nuestro que lo de ellos. O acaso se puede comparar esto:


Con esto otro:



Que sí, que ya sé que he sido un poco cabrón seleccionando las imágenes. Pero a ver quien me niega que no hay color. 

jueves, 24 de mayo de 2012

Una verdadera mierda

A veces pienso que vivimos en un país de mierda, gobernado por gobernantes de mierda, cuya población da importancia a personajes de mierda y que es esa mierda la que nos salpica una y otra vez cada vez que uno de esos gobernantes de mierda le da por decir una gilipollez para con ella enfrentarse a algunos de esos personajes de mierda que tanta repercusión tienen. Igual los mierdas somos nosotros como pueblo, que elegimos a esos gobernantes y damos pábulo a lo que defienden esos personajes. 

Disculpen esta entrada tan poco presentable, pero a veces es necesario mostrarse soez para hacer comprender hasta qué punto me repugnan ciertas cosas. Como la que voy a exponer a continuación. Sea como sea, todo el post va a seguir la misma línea, con lo que pido perdón por adelantado y prevengo a los que se puedan sentir ofendidos. 

Todo esto vienen a cuento del follón que se ha formado alrededor del partido que van a disputar Athletic y Barcelona con motivo de la final de la Copa del Rey. Un simple partido de fútbol utilizado por gente de mierda para demostrar otra vez lo mierdas que son. 

Los primeros mierdas son esos que han decidido utilizar un espectáculo deportivo para hacer apología de su nacionalismo. Que a mí me parece muy bien que sean nacionalistas. Que ser nacionalista no es ser un mierda. Ser nacionalista es sentir más amor por tu tierra que por la nación en la que está ubicada tu tierra. Lo que es de tíos mierdas es hacer muestra de ese amor faltando el respeto de quien te invita a su casa, allí mismo, es esa que es su propia casa, y de paso ofendiendo gravemente a otras personas, los que sentimos España como patria, sin que les hayamos hecho nada para provocarlos. España jugará contra China en Sevilla dentro de poco. ¿A alguien se le ocurre que pitemos el himno chino en protesta por lo baratos que venden estos tipos sus productos en las tiendas que montan? Pues algo semejante es lo que pretenden hacer los mierdas vascos y catalanes. No todos los vascos y catalanes, sólo los mierdas. 

Los segundos mierdas son los políticos catalanes que se hicieron la foto con los primeros mierdas que promueven esta pitada en la puerta del Congreso de los Diputados. Esos y los dirigentes de los respectivos clubes de fútbol, que están callados como putas. Unos y otros, en vez de pedir a los suyos que muestren el mismo respeto que exigen para ellos, o callan, o les alientan para que se comporten como mierdas. Mierdas por acción o por omisión. Mierdas todos. Vaya panda de tios mierdas. Ni el pueblo catalán ni el vasco se merecen unos mierdas así como gobernantes. O igual sí, que para eso les han votado. ¡Yo qué sé!

Y como en todas partes cuecen habas, los terceros mierdas los tenemos, supuestamente, de nuestro lado. Que dice el dicho que para qué quiere uno enemigos teniendo amigos así. De modo que va la Esperanza Aguirre, que en mi opinión personal es una perfecta imbécil, aunque eso es cosa mía y de nadie más, y se dedica a echar más gasolina al fuego. Si no tenemos bastante mierda ya, que fluya más, que se esparza, que nos llegue a todos. ¡Viva la mierda! Que si habría que suspender el partido, que si tendrían que denunciar a los promotores de la pitada por injurias al himno, a la Corona o yo qué sé más pamplinas. Y por si no fuera bastante, autoriza una manifestación de la Falange Española el mismo día del partido. Como si no hubiera días en el año, la autoriza para ese. Con nacionalistas catalanes y vascos ya calentitos de por sí, más calentitos aún por las declaraciones de la tía esta, ahora encima les soltamos a los perros a ver si se forma un buen Cristo.

Si esto no es una mierda, que venga Dios y lo vea. Que Dios está en todas partes, que es el mismo Dios da igual que seas vasco, castellano, catalán o uzbezo. Al menos hay alguien que no muestra nacionalismo. 

¿Y qué puedo pensar yo de todo esto? Yo, que ni me va ni me viene el partido, que respeto el nacionalismo mientras ellos me respeten a mí, que lo que pase en Madrid de la trae al pairo porque bastante tengo ya conmigo y mi circunstancia...

Pues pienso que con la que nos está cayendo, es una verdadera mierda que los políticos nacionalistas se dediquen a apoyar estas mierdas en vez de arrimar el hombro para salir de esta. Que la mierda anterior se engrandece cuando los que tienen que ofrecer el otro hombro para que los primeros arrimen el suyo se dedican a una mierda todavía mayor, alentando la confrontación mezclando nacionalismo y fútbol. ¡Valiente mierda! Si, mierda, eso es lo que nos vamos a comer como siga la cosa así y no se ponga remedio. 

Y, para colmo, los neonazis españoles. En vez de aplastarlos, les dejamos que retocen por las calles el mismo día que los mierdas nacionalistas vienen a su Mordor particular a montar la gresca. Mierda, mierda y más mierda. 

¿Es esto lo que nos merecemos? 

Que cada uno lo piense, que haga examen de conciencia. Pero algo tiene que cambiar. Porque como la mierda nos llegue a la nariz, igual nos ahogamos y morimos en medio de tanta podredumbre. 

Por un puto partido de fútbol. ¡Qué mierda!

miércoles, 23 de mayo de 2012

Diego López y el ridículo de parte de la prensa.

Que Monchi se ha equivocado con cierta frecuencia en los últimos años es algo evidente. Que, aparte, ha tenido mala suerte con algunas apuestas porque, por culpa de las lesiones, los jugadores referidos no llegaron a rendir, también. Es el caso de Acosta o de Koné. Las últimas planificaciones deportivas (digamos que mejorables) han puesto en su contra a cierto sector del sevillismo. Y aunque muchos seguimos confiando en él, no podemos negar que comenzamos a albergar ciertas dudas acerca de lo que pueden llegar a dar, o seguir dando, tanto él como su equipo. Y en ese sentido, cosas como lo ocurrido ayer permiten despejarlas. Porque lo de ayer fue un auténtico triunfo de la dirección deportiva del Sevilla FC.

Con el fichaje de Diego López, Monchi ha demostrado que no se le ha olvidado cómo hacer las cosas. Ha vuelto a ser el de hace no tanto, ese director deportivo que asombró al mundo entero por su capacidad para fichar buenos jugadores a precios bajos y sin que nadie fuera capaz de enterarse previamente. Sorprendiendo. Y así ha sido lo del ex de Villarreal. Mientras unos estaban liados con que si Villa o Torres deben ir a selección, otros alabando las excelencias de un tal Beñat, algunos haciendo cábalas sobre si Negredo entrará en la lista de la Euro, los de más allá discutiendo acerca de las formas de jugar al fútbol tras la victoria del Chelsea en Champions, y, por supuesto, todos (los de por aquí) rondando y rondando las palabras de Del Nido y Monchi de estos días, este último se movía en la sombra, se adelantaba a todos, aprovechaba las urgencias del Villarreal tras su descenso y se hacía con uno de los mejores porteros nacionales del momento. Que te podrá gustar más o menos, pero es indudable que es una garantía, no una promesa o un desconocido. 

Y mientras, algunos seguían dándole vueltas a los rumores sobre Moyá, Toño, etc. 

Quien estuviera atento a Twitter anoche más o menos entre las 22.30 y las 23.00, pudo leer en directo el desarrollo de los acontecimientos y el ridículo que, una vez más, cometió buena parte de esta lamentable prensa deportiva local que padecemos. Primero, un tuitero cualquiera se hizo eco de algo que había colgado en la web del Villarreal: una explicación al traspaso de Diego López al Sevilla cuando aún no se había dicho nada al respecto. Cuando ni tan siquiera había surgido el más mínimo rumor. Por supuesto, la red social del pajarito azul comenzó a echar humo, al menos en lo que a Sevilla se refiere. No tardó mucho en ser el propio Monchi (@leonsfdo) quien lo confirmara, para que instantes después hicieran lo propio tanto Sevilla como Villarreal desde sus cuentas oficiales. 

Y a partir de ahí, la prensa. La mayor parte de la prensa. 

Era igual de divertido como de lamentable ver cómo muchos periodistas se hacían eco en twitter de una noticia que salió del propio twitter y de la que ya tenían constancia previa todos los que estaban conectados a dicha red social. A ver, que yo entiendo que no todo el mundo tiene una cuenta ahí, que mucha gente se entera de las noticias por la prensa o por la radio. Incluso por internet, pero no por twitter. Evidentemente, la mayoría de estos conocerían el fichaje a través de los periodistas y de sus publicaciones en los medios. Pero el ridículo que hicieron en Twitter publicando una noticia para que la leyeran los mismos que hicieron que saltase dicha noticia.... Las risas eran generalizadas. La verdad es que fue muy divertido. 

Ya lo he comentado en alguna ocasión y lo vuelvo a decir ahora. Si yo fuera periodista, estaría preocupado porque las redes sociales están cambiando por completo y en muy poco tiempo el concepto o definición de ese oficio. Ya no es como antes. Ya cualquiera puede dar una noticia porque el mundo entero está conectado a tiempo real. Ya se pueden dar pocas primicias sin que se te adelante cualquier friki (o no tan friki) metido en internet. Incluso, ya cualquier aficionado puede hacer una entrevista a algún personaje público y demostrando ser capaz de hacerlo mejor que el mejor de los reporteros. Que se lo pregunten al amigo Juan Angel de Almas Sevillistas, que ya lleva varias (Del Nido, Monchi, David Castedo...). Por poner un ejemplo, que los hay más. Hay mucha gente metida a blogueros que escriben diariamente artículos de opinión de una calidad que ya quisieran muchos de esos que se dedican a ello profesionalmente. Si hasta bastantes de los personajes que más nos interesan en el fútbol sevillano están metidos en Twitter y uno se puede comunicar con ellos directamente, en persona. 

Evidentemente, hay gente en esa profesión que están completamente puestos al día y demuestran continuamente su capacidad. No todo el mundo es igual. Pero los que se dejan llevar por el ridículo son mayoría. ¿Quién no se acuerda de lo del año pasado con la supuesta llegada de Bielsa al aeropuerto de Sevilla? ¿O de aquella época en la que se puso de moda eso de lanzar un rumor falso a modo de señuelo a ver si los periodistas picaban? Y picaban, oiga, que eso es lo más grave. ¿Cuantos fichajes hacen los equipos de fútbol todos los veranos según muchos de estos tipos? ¿Cien, ciento veinte? Hay quien hace listas para publicarlas una vez se cierra el mercado. 

Yo creo que los buenos periodistas, o los buenos estudiantes de periodismo, están ante una gran ocasión de hacerse un hueco en el mundillo a nada que comprendan las novedades que hay y sepan adaptarse a ellas. Porque tanto ridículo, tanta tontería como se escucha, tanta manipulación y, ¿por qué no decirlo?, tanta mierda como se esparce por ahí desde bastantes medios se tiene que acabar alguna vez. Tarde o temprano ocurrirá porque la gente no es tonta. Puede que sea cómoda, pero no tonta. Puede que le divierta ver cómo hacen el ridículo algunos, pero eso no es ser tonto. Si acaso, un poquito cabrón. Incluso, puede que algunos sigan creyendo a su medio de información de toda la vida por el hecho de ser eso, de toda la vida, sin darse cuenta de que, para seguir vendiendo y no arruinarse, necesitan dar pábulo a bulos sin fundamento que llamen la atención de los incautos y que consuman dicho medio. Pero, claro, eso será mientras los incautos no se den cuenta de lo que ocurre. Que lo harán. Porque una cosa es ser confiado, ser incauto o no darse cuenta de algo, y muy distinta es ser tonto. 

Y, insisto, lo vuelvo a repetir, la gente no es tonta. 

Espero sinceramente que el periodismo se reinvente pronto. O que lleguen nuevas generaciones que se adapten a los tiempos y devuelvan la dignidad al oficio. Afortunadamente, ya hoy día hay profesionales adaptados que tiran adelante entre tanta porquería. Todos los conocemos y todos los seguimos. A ver si va cundiendo el ejemplo. 

lunes, 21 de mayo de 2012

Lo de Sergio Ramos y Manuel Neuer

Si os digo la verdad, yo tengo unos pensamientos encontrados alrededor de la figura de Sergio Ramos. Me consta que es tan sevillista como lo puede ser cualquiera de nosotros, es un tío con un corazón grande, como demuestra cada vez que tiene ocasión recordando a Antonio Puerta, es un magnífico jugador que seguramente pase a la historia como uno de los mejores defensas que han pasado por aquí y, sobre todo, por el Real Madrid; por su fortaleza, por su polivalencia, por su capacidad de liderazgo... por muchas razones.

Sin embargo, no sé si tendrá asesores de imagen, pero si los tiene, ya están tardando en decirle que con la boca cerrada está más guapo. Y no sólo en la faceta meramente estética, sino porque cada vez que habla, sube el pan. No me cabe en la cabeza qué necesidad tiene un futbolista contrastado, cotizado y exitoso de meterse en los jardines que se mete el tipo este por no sé qué afán de protagonismo, o de chulería, que  no debería merecerle la pena en absoluto. En verdad, a mí me da la sensación de persona acomplejada que salta a la mínima que le pinchan porque eso es lo que hacen las personas acomplejadas.

Por no aburrirnos mucho escudriñando hemerotecas, basta con recordar lo que dijo esta misma temporada acerca de la postura de Del Nido sobre esta #ligademierda que sufrimos desde hace tiempo. ¿A qué venía decir la tontería de dijo cuando bastaba con sonreír y quitarse de en medio con algo así como "cada uno defiende lo suyo"? Diplomacia cero, ridículo diez.

Y ahora se pica con Manuel Neuer, el portero del Bayern Munich y de la selección alemana de fútbol.

Yo creo que todos conocemos el tuit que el camero publicó justo al acabar la final de la Liga de Campeones ganada por el Chelsea y perdida por los alemanes. Por si alguno no lo sabe, decía así:

"No sabía que se le daban tan bien las finales a Neuer. Otro año será..!! Humildad siempre campeón..!!"

Lo primero que una persona sensata y cabal piensa al leer esto es que manda huevos que un jugador del Real Madrid mente la palabra "humildad". Por no hablar de lo absurdo del comentario. ¿Qué se le ha perdido a Sergio Ramos en la final de la Champions? ¿A qué viene esa chorrada de meterse con uno de los perdedores?

Pues bien, tiene su explicación. Y es que resulta que al terminar la vuelta de la semifinal que perdió el Madrid contra los Neuer y compañía (la del penalty con el que Ramos mandó un balón al hiperespacio), el portero germano, en una entrevista con un periódico, dijo esto en relación a los penalties tirados por los jugadores madridistas:

"Siempre trabajo esas situaciones. Nuestro entrenador de porteros del club me enseñó los lanzamientos de Cristiano antes de la vuelta de la semifinal de la Champions. Era consciente de que el portugués los suele tirar por la izquierda y abajo. Lo que no sabía era que a Ramos le gustaba tirarlos por encima de la portería."

Que hay que reconocer que, para ser alemán, el tío tiene bastante gracia. Con la cantidad de comentarios, bromas y chistes que he leído y escuchado al respecto, este también me ha hecho reír. En fin.

Pues eso. Que uno dice una cosa y el otro le responde. En paz, ¿verdad? Una polémica absurda y divertida y a otra cosa. Es lo que se puede esperar de algo como esto que no tiene más recorrido que ese, ¿no?

Pues no. 

Como buen acomplejado, a Ramos no le bastó con el ridículo tuit de la humildad. Que tiene cojones que hable de humildad alguien capaz de perpetrar algo como esto:



No le bastó con eso, ya digo, y ayer insistió en el tema asegurando que:

"Si marca penaltis le doy la enhorabuena. Hay que decirle que siga mostrando el buen nivel como portero que tiene y si algún día quiere jugar de delantero es cosa suya".

Ya se pasó de frenada, como siempre. ¿A qué viene insistir con el tema? ¿Es que tanto le escoció? Un tío que es campeón de Liga, campeón de Copa, campeón de Europa y campeón del Mundo contra otro que sólo puede presumir de haber ganado la Copa de Alemania una vez con el Schalke 04. Que, además, cayó contra la Selección Española en la que jugaba Sergio Ramos en las semifinales del último Mundial...

Pero vamos a ver, Sergio, si Neuer no te llega ni a la suela de los zapatos por muchas tonterías que hable, ¿a qué viene picarte de esa manera? ¿No te das cuenta de que le estás engrandeciendo a la vez que te empequeñeces tú?

La conclusión a la que llego con cosas como esta y tantas otras anteriores con el mismo protagonista es que a mí Sergio Ramos me da un poco de pena. Por mucho dinero que gane, ese chaval tiene un problema de autoestima que no se soluciona con millones sobre la mesa. No es normal que salte a la mínima del modo en que lo hace. Y que siga. Y que insista...

En fin. Pobre chaval. Podrido de dinero y con esa infelicidad intrínseca. Ojalá mi hijo no sufra de ese modo cuando sea mayor. Prefiero que sea una persona íntegra, segura y feliz con su circunstancia a un niñato millonario que ni él mismo sabe valorarse.

viernes, 18 de mayo de 2012

Reflexiones sobre la cantera

Vaya por delante que a mí no me gusta hablar de cosa de las que no sé. Y tampoco de las que carezco de información relevante para emitir una opinión sólida. Por tanto, yo soy el primero en poner en cuarentena todo lo que voy a decir hoy. Yo no estoy dentro del club, ni siquiera en sus alrededores, ni tengo a ningún conocido en su seno que me pueda filtrar alguna que otra noticia o chascarrillo. Por tanto, hablo completamente a ciegas, basándome únicamente en lo que me llega de la prensa o de las redes sociales. 

Anoche me llevaban los demonios cuando me enteré de que se le había comunicado a Deivid que no se contaba con él. No entendía (ni entiendo) la decisión, no me cabe en la cabeza. Nos hemos llevado toda la temporada quejándonos de que no hay sustituto para Medel, y cuando Michel le echa valor, pone a un canterano y cumple, vamos y lo largamos. Por no hablar de su polivalencia, ya que puede jugar en varias posiciones. Que no digo que tenga que ser titular indiscutible, pero en unas demarcaciones en las que tenemos a gente como Escudé, que seguramente se tenga que ir, a Fazio, a Spahic el desaparecido, a Medel que veremos si no es traspasado, a Guarente que es una monumental incógnita... ¿de verdad no tiene sitio Deivid? Aunque sea uno pequeñito. De modo que nos tenemos que centrar en bajar la masa salarial del club (problema económico) y en encontrar futbolistas comprometidos que no den la penosa imagen de indolencia de tantos y tantos partidos del Sevilla esta temporada (problema deportivo), y nos deshacemos de un canterano comprometido, cumplidor, que jugaría por cuatro duros y que se desenvuelve en dos de las posiciones más endebles que tenemos: la defensa y el medio centro defensivo. 

Insisto, no tengo información para emitir una opinión fundada, pero no lo entiendo en absoluto. 

Y yendo más allá, me ha dado por preguntarme qué está pasando últimamente con la cantera sevillista. Ocurren cosas inexplicables una tras otra. Y desde hace ya tiempo. Yo no entiendo cómo es posible que Jose Angel Crespo juegue en Italia y nosotros nos hayamos gastado los dineros en tíos como Mosquera, Konko, Dabo o Coke. No me cabe en la cabeza que Rodri sea cedido/traspasado al Baercelona B y el Sevilla afronte tres competiciones solo con Kanouté y Negredo. No hay quien comprenda el caso de Cala, un jugador que demostró ser más que válido con Antonio Alvarez, pero que fue cedido, primero a un segunda y luego al AEK de Atenas, mientras aquí nos quedábamos con quienes nos quedamos. ¿Y qué decir de Campaña? Un jugador de una calidad extraordinaria que ha estado toda la temporada envuelto en un halo de polémica incomprensible. Y digo incomprensible porque, si son ciertos los rumores, no cabe en cabeza humana que un chaval como él, con tal oportunidad por delante, se deje llevar por tonterías tan impropias. Y si no lo son, es todavía menos entendible que Rakitic jugase tantísimos minutos y él apenas nada. Y no nos podemos escudar ni en la teórica animadversión de Marcelino o Michel por la cantera, ya que fue el mismísimo coordinador de esta, Pablo Blanco, quien le mandó al chaval el recadito más contundente. 

¿Y Luis Alberto? ¿Cómo un jugador tan virtuoso no ha tenido apenas minutos ni confianza, da igual que el entrenador se llame Manzano, Marcelino o Michel?¿De verdad es problema de los técnicos? ¿No se supone que el Sevilla ficha entrenadores "fáciles" (como dicen algunos)? Si son así de fáciles y el club apuesta por la cantera, entonces ¿por qué los entrenadores no lo hacen? ¿Es que hay algo más de lo que no nos enteramos los aficionados?

Claro que puede que el club no apueste por la cantera. En ese caso, ¿por qué se gasta tal dineral en tantos equipos inferiores, instalaciones, entrenadores, material, infraestructura, etc? ¿Qué sentido tiene? ¿No sería más natural emplear ese dinero en fichar jugadores con los que sí se vaya a contar?

Quiero dejar claro que no se trata de Deivid en sí, sino de la actitud del club, de la línea que viene siguiendo. Puede que Deivid no sea tan bueno como creemos, o que haya algún aspecto extradeportivo que ignoramos, o simplemente que se le vaya a dar ficha a Jozabed y a Salva, los cuales, unidos a Medel, Guarente, Hervás, Campaña y compañía, copen las plazas del centro del campo, haya que dar la baja a alguno y se hayan decidido por el canario. No lo sé, espero que el motivo sea ese o algo semejante. 

Pero lo que está pasando con la cantera últimamente no tiene ningún sentido. Permitir que se vaya Alfaro para quedarnos con De Mul. Mandar a Bernardo al Racing y confiar en Alexis. Hay tantos casos de los que se podría hablar. 

Si el club confía en el trabajo de los escalafones inferiores, es de suponer que en la elección de Michel está implícito el hecho de que el madrileño sabe que tiene que ir tirando de ellos por política de empresa. Y si no confía, sinceramente pienso que algo debería de hacer, y mucho más en estos tiempos de crisis y ajustes presupuestarios, porque tirar el dinero de esa forma para luego recortar en otras parcelas me parece absolutamente absurdo. 

Y volviendo al principio, por favor, pongan en cuarentena todo lo que he dicho. No tengo información, con lo que carezco también de opinión. No son más que reflexiones de un simple aficionado. Y si mañana el club crea una plantilla canterana que hace una temporada espectacular, todas estas preocupaciones desaparecerán y aquellas reflexiones cambiarán por completo de sentido. 

jueves, 17 de mayo de 2012

Dos años tarde

Cuando Jiménez fue cesado en marzo de 2010, uno de los nombres que sonó con fuerza para sustituirle fue Luis Aragonés. Finalmente, no se llegó a un acuerdo con el ex seleccionador y se le dio el equipo a Antonio Alvarez, un verdadero novato en estas lides. El perfil justo opuesto al del Sabio de Hortaleza. Bandazo un tanto inexplicable y tremendo error, como se demostró posteriormente. A Alvarez le sustituyó Gregorio Manzano después de caer de modo vergonzante ante el Sporting de Braga en la previa de la Liga de Campeones y de hacer un comienzo de liga bastante irregular. No fueron, sin embargo, los resultados los que se cargaron al de Marchena, sino el hecho de que nunca se confió plenamente en él. 

Manzano tampoco terminó de triunfar y se prescindió de sus servicios al terminar la temporada. Para sustituirle se pensó en Marcelo Bielsa (un perfil semejante al de Aragonés), pero se acabó por contratar a Marcelino, entrenador absolutamente diferente. Nuevo bandazo, nuevo fracaso. Marcelino es cesado posteriormente y se trae a Michel, que tampoco acaba de triunfar. 

Al terminar la temporada suena Caparrós, que tiene un perfil parecido a Aragonés y Bielsa en el sentido de poder presumir de una fuerte personalidad que pone firmes a las plantillas. Sin embargo, la directiva ha apostado por la continuidad de Michel. Llegados a este punto, se puede interpretar como que caemos de nuevo en el error, pero pienso que no es así porque en el escenario actual hay algo nuevo y distinto respecto al de los dos años anteriores, lo cual se escenificó ayer por la tarde. Palabras de Jose María del Nido:

"Hemos estado viviendo en una nube o realidad no acorde a las posibilidades del Sevilla. Hemos disfrutado de finales y títulos que nadie podría haber imaginado, pero tenemos que volver a la realidad, que es pelear por clasificarnos para Europa, como le corresponde al equipo que es el sexto o el séptimo de la Liga en orden de ingresos"

Con esto, el presidente ha reconocido el error, ha bajado los humos y ha devuelto al Sevilla a su posición real. Pero eso tuvo que haberse hecho al terminar la temporada 2009/2010. Llegamos dos años tarde. 

Que el Sevilla vivió en una nube durante quince maravillosos meses es algo de lo más obvio. Pero esos quince meses transcurrieron entre mayo de 2006 y agosto de 2007. Verano de 2010 es tres años después. Y tres años es tiempo suficiente para darse cuenta de que lo que ocurrió en ese esplendoroso periodo no era el Sevilla de verdad, sino un regalo del cielo que Dios tuvo a bien concedernos en compensación por tantos años de decepciones. 

Sin embargo, la directiva siguió posada sobre esa nube mientras buena parte de la afición se daba cuenta de que las cosas se estaban deteriorando. Y eso que yo pienso que dicha directiva sabía cual era el problema real: que había que hacer una transición pacífica entre el equipo de los títulos y el siguiente proyecto por venir, para lo cual se necesitaba un entrenador con experiencia y carácter (Aragonés, Bielsa, Caparrós...). Sin embargo, por la razón que fuera, siempre optaron por la huida hacia adelante. Por intentar convencernos de que éramos más de lo que somos y, para colmo, molestándose cuando la afición exigía en consecuencia. Porque esa excusa del sexto o séptimo presupuesto de la liga la he escuchado ya en otras varias ocasiones. 

Ahora, la realidad nos cae como una pesada losa y no hay más remedio que actuar. Si se hubiese hecho hace dos años, ahora tendríamos un nuevo equipo ya consolidado (de haber hecho las cosas bien, claro), no que la situación en la que nos encontramos es la de una enorme incertidumbre por no saber qué va a ser de nosotros en el futuro, habida cuenta de la crisis en la que estamos inmersos, la drástica reducción de presupuesto a la que nos vemos abocados y la más que probable obligación de vender a alguno de los mejores futbolistas, cuando lo que necesitamos es quedarnos con lo bueno y largar a lo malo. 

Pero, en este sentido, la decisión de quedarnos con Michel creo que es buena. No habría visto con malos ojos la llegada de Caparrós, pero creo que Michel sabe lo que hace. Con el club empeñado en dar de una vez un vuelco a la situación, es bueno quedarnos con el técnico que sabe lo que hay y que puede tomar mejores decisiones. El gran problema del Sevilla, en mi opinión, está en el vestuario, en la actitud de algunos jugadores que vinieron con unas expectativas y que bajaron los brazos cuando estas no se cumplieron. Es más que probable que futbolistas como Spahic, Rakitic o Trochowski estén deseando salir para buscar proyectos más ambiciosos, lo cual nos vendría genial. Jugadores que cobran mucho, que aportan poco, que costaron casi nada y que podrían dejas beneficio. La venta de esos tres podría suponer casi lo mismo que la de uno de los puntales de la plantilla. Por ejemplo, que no son los únicos. 

En el Sevilla sobra gente que gana mucho y que se implica nada. Si la dirección deportiva es capaz de deshacerse de estos y de quedarse con los que de verdad quieren hacerlo, a pesar de que algunos puedan tener grandes fichas, se habrá reducido el coste salarial y se tendrá una plantilla más competitiva, por el mero hecho de tener a jugadores implicados, y no estrellitas ególatras.

Lástima que esto no se hiciera hace dos años, con un equipo metido en Champions y con un presupuesto acorde a ello. Con lo bien que nos sentó aquel gol de Rodri en Almería, posiblemente fue algo que nos hizo mucho más daño que el beneficio que obtuvimos del mismo. 

Eso sí, más vale tarde si la dicha es buena. Esperemos que los que mandan sean capaces de volver a hacer lo que ya hicieron hace años en mucho peores circunstancias. Por mucho que vayamos con retraso, sigo confiando en ellos. Sobre todo si han sido capaces de reconocer sus errores como primer paso para ponerles remedio. 

miércoles, 16 de mayo de 2012

¡Qué cojones tienes!

No quiero dejar pasar más tiempo para hacer algo que creo de justicia para con uno de los nuestros que se ha tenido que buscar la vida fuera de su casa y de su ciudad. Exactamente igual que otros muchos de esos de los nuestros, no importa cual sea su ocupación u oficio, que eso no le hace diferente a nadie, pero las cosas son como son. 

Me parece de justicia, como digo, dedicar unas palabras a felicitar a Manolo Jiménez por lo que ha hecho en Zaragoza. Una verdadera bestialidad, algo épico, incluso histórico, ya que es la primera vez que un equipo que llega a estar a doce puntos de la salvación acaba por lograr la permanencia. 

Manolo Jiménez es el jugador que más veces en la historia ha lucido el escudo sevillista en el pecho. Nunca fue un virtuoso con el balón, pero a garra, a intensidad, a dignidad y a cojones jamás le ganó nadie. Eso le valió ser indiscutible en el Sevilla, llegar a la selección e incluso disputar hasta un mundial. Grandes resultados a base de testiculina, que no de calidad futbolística. Y justo así es como se está moviendo ahora en su faceta de entrenador. Sus equipos juegan a poco, pero su efectividad está prácticamente garantizada. Siempre logra los objetivos. Si le dejan. 

Como entrenador del Sevilla Atlético logró el ascenso a Segunda División, algo que sólo se había visto una única vez anterior en toda la historia. Y lo dejó en los puestos altos de la tabla cuando pasó a entrenar a los grandes. Con el primer equipo siempre logró los objetivos, a pesar del juego tantas veces rudimentario, y desde que se fue, ningún otro entrenador ha conseguido siquiera aspirar a acercarse a lo logrado por él. En Grecia, fue campeón de Copa. Y ahora con el Zaragoza...

Lo que ha hecho con el Zaragoza es difícil de expresar con palabras. Y yo me alegro muchísimo por él porque se está abriendo un hueco en el mundo de los entrenadores. Está logrando un prestigio. Yo me sentí muy mal por el modo en el que salió de esta que es su casa. Creo que nunca en la más que centenaria historia de nuestro club se ha cometido una injusticia más grande. No porque los resultados le enseñasen la puerta de salida, que eso es lo más normal del mundo, sino porque una buena parte del entorno traspasó lo meramente deportivo para dedicarse a humillar a ese sevillista en lo personal. A dudar de su capacidad para desempeñar su profesión, a reírse de él, menospreciarle, insultarle, ningunearle.... Fue una verdadera vergüenza, esa es mi opinión. 

Insisto, nada tiene esto que ver con que se le cesase por no obtener los resultados que se consideraban adecuados, sino con la vejación personal que sufrió. 

Ahora, tres años después, Jiménez se ha ganado el respeto del mundillo del fñutbol. El respeto que no se le tuvo aquí, porque una cosa es que note guste como juegan sus equipos o que no se obtengan resultados, y otra la indignidad suprema que se cometió aquí con él. Como digo, se está haciendo un hueco en su profesión. Un hueco, un caché, un nombre. 

Hay gente en Sevilla que consideraba que no estaba capacitado para ser entrenador. Alguno incluso llegó a amenazar con levantarse e irse, aunque creo que sigue sentado. Se rieron de él, le humillaron, la verdad es que supongo que el hombre lo tuvo que pasar fatal. Me pongo en su lugar y... no sé. Tuvo que ser terrible. 

Pero como a cojones no le gana nadie, ahí lo tenemos. Aceptó la locura de hacerse cargo de un cadáver, y resulta que lo ha revivido. 

El otro día me sentí hasta un poco emocionado al ver cómo los jugadores del Zaragoza le cantaban eso de "Jiménez, Jiménez, qué cojones tienes". Cántico que fue inventado por nosotros los sevillistas y que se ve que se está universalizando para reconocer a este hombre sus méritos. 

A mí no me gustaba cómo jugaba el Sevilla de Jiménez, igual que le pasaba a tantos otros. Por cierto, muchos de esos otros claman ahora por que venga Caparrós, el cual hará jugar al equipo igual que Jiménez. Son perfiles idénticos, toda una contradicción. Pero, por mucho que no me gustara, no puedo dejar de reconocer que sus resultados fueron fantásticos, hasta el punto que, por resultados, es el segundo o tercer mejor entrenador de la historia del club. Le pese al quien le pese. 

Y por supuesto, nunca, nunca le humillaré como persona. No porque sea uno de los míos, un sevillista. Ni siquiera por ser, además, un histórico. También por eso, pero por encima de todo, porque no es así como las personas de bien se comportan con los demás. 

Y yo  aspiro a ser una persona de bien. 

lunes, 14 de mayo de 2012

Ser grandes y además, parecerlo.

Que el Sevilla he hecho una temporada calamitosa, es un hecho irrefutable. Que no ha sido un apocalipsis, un desastre, un cataclismo, pues también, Mejor ejemplo de lo que le ha ocurrido al Villarreal no puede haberlo. Un equipo que era rival directo y que cuenta con unos medios parecidos a los nuestros se ha ido a Segunda División. Eso sí que es un desastre. 

He leído por ahí a alguien comentar que Michel no ha conseguido más puntos que Marcelino, preguntándose algo así como que qué ha hecho el madrileño, qué méritos ha contraído. Bueno, pues Michel ha hecho lo que Lotina no. Coger a un equipo en descomposición, recomponerlo y salvar los muebles. No ha llegado al objetivo, pero, en este sentido, también habría que preguntarse si dicho objetivo era razonable, en vista de como se encontraba la cosa. No es igual empezar de cero que de menos diez. 

Bien, pues ya he hablado del Villarreal. No volveré a hacerlo. No en estos términos. Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos. De modo que todo el que se consuele por lo que le ha ocurrido al Villarreal, ya sabe cómo se le puede considerar según ese dicho. No es mi caso. Yo no tengo consuelo. El Sevilla ha fracasado y lo que le ha ocurrido a los demás sólo me sirve para ser un poco más objetivo a la hora de ponerle nota a dicho fracaso.

A mí, lo que me gustaría es que, además de ser grandes, lo parezcamos. Me parece lamentable tomar la actitud que muchos toman con el Betis, por ejemplo. Por un lado decimos que la liga particular ya no existe, pero por otro no dejamos de lanzar tiritos al otro equipo de la ciudad para recordarles que seguimos por encima. O sea, que hemos ganado esa liga particular que ya no existe a pesar de haber hecho nuestro peor año en una década y que la temporada de ellos se considere un éxito. ¿De verdad ya no existe la liga particular? ¿De verdad no le estamos haciendo el trabajo a los que quieren hacernos volver a aquellos años de mediocridad? ¿Alguien se imagina a un seguidor culé restregando a un españolista el hecho de que han quedado por encima de ellos aun en la peor temporada de los últimos cuatro o cinco años? ¿Alguien ha visto a algún valencianista incidiendo en el hecho de que el Levante no es capaz de darles caza ni siquiera en el mejor año en la historia de estos últimos? ¿Se imaginan ustedes, si se diera el caso de que el Atlético quedase alguna vez por encima del Real Madrid, que a alguien se le pasara por la cabeza pensar que puede haber un cambio de ciclo en el fútbol de aquella comunidad autónoma, previendo que los colchoneros pasarían a ser el grande de esa región? ¿Les harían algún caso desde el Madrid?

Dejemos en paz a los béticos. Si consideran celebrable el hecho de ganarnos un partido, pues ole sus huevos. Me alegro muchísimo por ellos. Me alegro de su alegría, de su felicidad, al fin y al cabo son nuestros amigos, nuestros hermanos, nuestra familia. Todos tenemos a béticos a nuestro alrededor. Pero nosotros no tenemos necesidad ninguna de perder ni un minuto en recordarles quien es el grande. Ni un minuto, ni un tuit, ni una palabra, y ya me estoy pasando yo. Al final también caigo en la trampa. Dice el refrán que "dime de qué presumes y te diré de qué careces". No presumamos de grandeza. Seamos grandes y punto. Un grande que ha tenido un año malo. 

Lo que tenemos que hacer es emplear todas nuestras energías en solucionar lo que sea para que lo de esta temporada no se vuelva a repetir. Cada uno en su parcela, en lo que le corresponda. Pasemos del Betis, dediquémonos a analizar lo ocurrido y a aportar ideas, a ver si alguna es cazada al vuelo por quien corresponda y sirve para algo. En este sentido, me alegro de no haber escuchado a nadie en el club mentar a los verdiblancos. Ojalá que sea porque están centrados en lo que tienen que estar centrados. 

Y tampoco me gustaría que se hablase del Villarreal, cosa que sí que ocurre en otros foros. Como decía al principio, a mí lo del Villarreal me sirve para cuantificar nuestro fracaso, pero no para justificarlo. Eso nunca. Eso es de de mediocres con mayúsculas. O sea, de MEDIOCRES. ¿Qué coño nos importa a nosotros el Villarreal si no es para comprender que eso mismo nos podría ocurrir a nosotros si no ponemos solución a nuestros problemas? ¿O es que Diego López, Marchena, Senna, Borja Valero, Bruno, Nilmar etc ya no son buenos jugadores? ¿Justifica este descenso el terrible error de la dirección deportiva del Sevilla de no traer a Valero por ahorrarse unos cientos de miles de euros y luego gastarse la pasta gansa en Alexis? Que te podrá gustar más o menos Valero o Alexis, pero el error fue de bulto. Que yo no considero que haya que echar a Monchi a los leones por eso, que yo sigo confiando en él, pero, insisto, el error fue de bulto. Y si utilizamos este descenso para justificar ese error, pues se volverá a cometer y el perjudicado será el Sevilla. 

Igual que decía con el Betis, pasemos del Villarreal. Seamos nosotros mismos, seamos grandes, arreglemos nuestros fallos, nuestro desperfectos, y volvamos arriba. ¿Qué necesidad tenemos de utilizar lo hecho por los demás para explicar no lo no hecho por nosotros? Otro ejemplo, el Athletic, o mejor, Marcelo Bielsa. Hemos quedado por encima de Bielsa. Claro que sí. ¿Y qué? Pero ellos llegaron a una final europea. Sí, pero la perdieron. Sí, pero ya hubiésemos querido nosotros. Y además están en otra final. Sí, pero el calendario que les tocó en Copa fue de chiste. Sí, pero la liga es la competición de la regularidad. Sí, pero como ya tenían la clasificación europea asegurada, pues se centraron en la Europa League. Sí, pues ya ves para lo que les ha servido, Sí, pero...

Y así, eternamente, por los siglos de los siglos.

Si Bielsa hubiese venido al Sevilla..., si hubiesen fichado a Valero..., si el penalty del partido contra el Levante hubiese entrado..., si...

¿Qué más da? Hay que mirar al futuro. ¿Para qué perder el tiempo con estas cosas? Hay que evitar a toda costa que el Sevilla vuelva a pasar por lo de este año otra vez. Hay que construir, emplear nuestras fuerzas, nuestro empeño, nuestros posts, nuestros tuits... TODO, en empujar para volver a nuestro sitio. 

Por favor, no seamos mindundis, no seamos mediocres. Centrémonos en lo nuestro y dejemos a los demás con sus cosas. Y si los demás se quieren fijar en nosotros, si hay otros clubes que nos toman como referencia para calificar su temporada como buena, mala o regular, pues entonces, los mindundis, los mediocres serán ellos. 

No nos pongamos a su altura. Somos grandes, parezcámoslo también. 

viernes, 11 de mayo de 2012

Los cuentos infantiles eran muy crueles...

Lo que voy a contar hpy no tiene nada que ver con el fútbol. No se trata más que de algo que me llama mucho la atención y de lo que me di cuenta hace relativamente poco.

Para que lo puedan entender, es necesario que diga que en la actualidad tengo 37 años, es decir, que mi infancia transcurrió entre finales de la década de los setenta y buena parte de la de los ochenta. La cosa va sobre las historias infantiles que nos contaban cuando éramos niños para entretenernos: los cuentos, las películas, las series de televisión de dibujos animados (las pocas que había) etc. 

¿Os habéis parado a pensar alguna vez lo tremendamente crueles que eran muchas de ellas?

En los últimos tres años, la edad que cumple mi hijo este mes de mayo, me vengo tragando todo tipo de material infantil y he de reconocer que hay oferta para todos los gustos. Pero toda ella tiene en común el ser estrictamente escrupulosa con ciertos aspectos: son educativas, las historias tienen moraleja, enseñan cosas a los niños (inglés, los números, las letras y palabras, pronunciación, algunas tareas básicas, etc), se vuelcan con valores del tipo igualdad de sexos, respeto por las diferentes razas (las pandillas de protagonistas siempre son de niños de distintos colores), seguridad vial... no sé, todo muy didáctico, muy educativo. 

Eso es lo que ve mi hijo en televisión normalmente, pero nosotros, con toda la buena fe del mundo, pues hemos decidido ampliar la oferta con películas de otra época. Y aprovechando que el niño lo flipa con los elefantes (no me preguntéis por qué, pero mi niño lo flipa con los elefantes), pues nos hicimos con la película de Dumbo porque pensamos que le gustaría. 

Y no nos equivocamos, le gustó. Pero también caímos en eso acerca de lo que preguntaba antes. Sobre todo cuando el vimos al niño todo preocupado por el elefantito y la suerte que correría la madre del mismo. Por si no os habéis dado cuenta, una película tan infantil e inocente como esta consiste en que un personaje con un defecto es rechazado por todos a cuenta del mismo. De hecho, su nombre es una adaptación de la palabra "dumb", que en inglés significa tonto, imbécil o algo así. Vamos, un insulto. Y cuando su madre sale a defenderle de unos niños que se dedican a putearle, tirándole de las orejas, pues es encerrada y la separan de su hijo. Claro, ante esto, mi niño se escandalizó y se pasó el resto de la película preocupadísimo por la suerte de la madre del elefantito. 

Fue así como llegó el comentario de mi mujer: 

"Hay que ver lo crueles que eran los dibujitos que nos ponían de pequeños". 

Coño, y es verdad. ¿Quien no se acuerda de Marco? Aquel niño a quien separaron de su madre y que se dedica durante toda la serie a recorrer medio mundo en su busca. O de Bambi, ¿habrá cosa más ñoña e infantil que Bambi? Bueno, pues su madre muere, joder. Que no es que le separen de ella, es que muere. Por otra parte, Heidi era huérfana, igual que Tom Sawyer. ¿Y qué decir de Huckelberry Finn?

Niños abandonados en la selva que han de vivir como animales, patitos que son dejados de lado por su familia por el hecho de ser feos, un niño de madera al que le crece la nariz cuando miente...

Pero el colmo de los colmos es Caperucita Roja. De modo que un lobo acecha a una niña (hoy día iría a la cárcel por pederastia), la engaña, se come a su abuela, se la come a ella, y luego pillan al lobo, lo abren en canal, sacan a las dos personas, le llenan el estómago de piedras y lo tiran al río para que se ahogue. 

Ni Tarantino, macho. La saga de Kill Bill es menos malvada. 

Yo no digo que a los niños de hoy haya que educarlos en la ñoñería o en la debilidad, pero, joder, es que lo que hicieron con nosotros no tiene nombre. Es que no sé como no hemos salido psicópatas o algo parecido. Será porque veíamos mucha menos televisión que ahora. 

En fin, sé que esto  no tiene demasiado interés, pero tenía muchas ganas de soltarlo. 

jueves, 10 de mayo de 2012

Necios, burros, tercos, e intolerantes

Ayer al mediodía, volviendo a casa del trabajo, sintonicé en la radio del coche una emisora cualquiera coincidiendo con los minutos de información deportiva. Y en esta, aparte de alguna que otra cosa más, resaltaron unas palabras de Jesús Navas en las que el palaciego aseguraba que el objetivo del Sevilla para el año próximo ha de ser clasificarse para competición europea y si puede ser para la Champions, mejor. Vamos que el canterano considera que no se debe renuncuiar a nada. Estas palabras no me sorprendieron. Lo que me sorprendió fue la sorpresa que mostraron los periodistas del medio, y perdón por tanta redundancia, a los cuales les parecía algo así como inaudito que alguien siquiera osara a mostrarse ambicioso después de lo visto esta temporada.

Reconociendo, como no puede ser de otra manera, el fracaso que ha supuesto la actuación del equipo este año, creo que sería bueno aclarar un poco algún que otro concepto, que me da la impresión por lo que oigo, veo y leo que la sensatez y la coherencia nos están abandonando. Una cosa es ser crítico y realista y otra muy distinta dejarnos llevar por la deseperanza y el pesimismo exacerbado. Por tanto, voy a intentar hacer un ejercicio de pragmatismo, de poner algún que otro punto sobre su correspondiente i.

La temporada del Sevilla no ha sido un desastre.

Ha sido mala, un fracaso, un suspenso sin paliativos, pero no un desastre. Desastre es lo del Villarreal, que con unos medios parecidos (si no superiores) a los nuestros, aún no tiene garantizada la permanencia. Un suspenso es un 0 y también un 4. Ambos son suspensos, pero no es lo mismo una cosa que la otra. Un 4 es fácilmente remontable. Un 0, no, por mucho que ambos sean, como digo, un suspenso, un fracaso.

El Betis es un equipo muy inferior al Sevilla.

Yo entiendo (que no comparto) que la prensa intente tratar de igualar a ambas entidades con el propósito de vender más, de recuperar la liga particular, de sacar morbo de donde no tiene sentido que lo haya porque eso les permite sacar páginas y páginas de periódicos y horas y horas de radio y televisión sin demasiado esfuerzo. Pero el sevillismo no debe caer en esa trampa. Es que es algo que cae por su propio peso. Si ambas entidades son iguales y el Sevilla ha hecho un desastre de temporada, entonces la del Betis también ha de ser considerada como tal. Sin embargo, esta última es tildada de éxito e incluso se pide la llamada para la selección a jugadores que han marcado un determinado número de goles o que han metido dentro tres lanzamientos de falta. Insisto, no caigamos en eso, no les facilitemos la tarea a esos que trabajan poco y mal.

Un mal año lo tiene cualquiera

¿Pensábamos que nunca nos iba a ocurrir a nosotros? Cuando ganamos nuestras dos UEFAs, había otros equipos fuertes en circunstancias parecidas a la nuestra actual, con una afición decepcionada que miraba con envidia cómo otros triunfaban. Bueno, pues ahora nos toca a nosotros sentirnos así. Lo importante no eso. Lo importante es ser capaces de levantarse. Ser humildes, comprender que esto es un juego, un deporte, y que unas veces ganan unos y otras otros. Hay que detectar las cosas que están mal y solucionarlas. Y eso no se consiguen accionando el ventilador para que la mierda ser extienda por todas partes. 

La directiva tiene crédito

Aunque a algunos les moleste, es bueno mirar al pasado de vez en cuando. Sólo comprendiendo nuestra historia podemos saber lo que somos, conocer nuestros aciertos, nuestros errores, aprender de todo y actuar en consecuencia para que nuestras decisiones sean lo más acertadas posibles. Sé que hay a quien le molesta esto porque les destroza sus argumentos tremendistas y apocalípticos, pero es que lo nuestro no es tremendo. No hay apocalipsis que valga. Y mirando al pasado, vemos que esta directiva fue capaz de coger a un equipo en malísimas circunstancias (mucho peores que las actuales en TODOS los ámbitos) y converrtirlo en campeón de todo. Es cierto que luego el club ha decaído, pero siguiendo con el símil anterior de las notas, cuando alguien saca un 10 y luego un 0, la media sale 5, es decir, aprobado. El Sevilla ha hecho temporadas de 10, otras de 8, otras de 6, de 5 ramplón y esta última ha sido la del suspenso. ¿Un 4 os parece demasiado? Vale, ponedle un 3. Pero un 0 tampoco. Un 0 es para el Villarreal. Por ejemplo.

La media que sale es considerable, por tanto, para mi siguen teniendo crédito. No inagotable, no les considero eternos, pero sí que tienen crédito. Crédito para cambiar cosas, porque hay cosas que están mal. Crédito para deshacerse de gente, para traer a otros nuevos, para readaptar la situación, reestructurar lo que sea necesario. Por supuesto, no para seguir como hasta ahora. Eso nunca porque lo de ahora se ha demostrado fracasado. Pero yo sigo confiando en que estos señores que están ahora en la planta noble están capacitados para llevar a cabo los cambios necesarios. 

Esa es mi opinión, cada cual que diga lo que quiera. 

Anoche me di una vuelta por Twitter y como me suele ocurrir a menudo, me tuve que ir de allí cagando leches escandalizado por mucho de lo que se podía leer. Patético, lamentable en muchos casos, el nivelito del personal es para mear y no echar gota. Unos insultando a diestro y siniestro, otros preguntando dónde estaban los "neobielsistas" (valiente gilipollez de término), aprovechando que Bielsa y su Athletic habían perdido la final de la Europa League, algunos pidiendo cabezas en el Sevilla por la gran temporada de los bilbaínos, como si por el hecho de haber fichado a su entrenador, nosotros hubiésemos hecho lo mismo (que el que piense así debería de mirárselo, porque su nivel cultural sería entonces de pena), los de más allá repitiendo incesamente sus soflamas abogando por dejar el Sevilla como un solar para reconstruirlo de nuevo, que yo me pregunto si van a ser ellos los reconstructores o se van a poner tras una valla, cual jubileta aburrido, a criticar y criticar a los que trabajan por cualquier cosa que les venga en gana. 

Por favor, seamos coherentes, sensatos, educados, inteligentes, pragmáticos, lo que queramos, pero no nos dejemos arrastrar por esta corriente que no lleva a ninguna parte. Ni todo es perfecto ni todo se ha hecho mal. Esto no es un desastre, no nos vamos a ir a segunda el año que viene (salvo que medie catástrofe), la cosa no es tan grave como algunos quieren hacer ver, no sé bien por qué motivo o con qué fin. 

Jesús Navas tiene razón, el Sevilla puede aspirar a entrar en Europa a nada que se hagan las cosas un poco mejor. El nivel de la liga lo permite, no es nada descabellado. No es para sorprenderse por esa afirmación. Otra cosa es la conveniencia de que el Presidente baje un poquito sus humos y se exprese con mayor realismo. Esto también es necesario. 

Pero sea como sea, por Dios, señores, que esto es fútbol. No podemos llevar las cosas a los extremos. No podemos escudarnos detrás de un ordenador para repartir mierda en las redes sociales. No sirve para nada, es patético, es cobarde, aparte que destruye, cuando lo que necesitamos es construir un nuevo proyecto. 

Sé que esto que digo no vale para nada. Que hay mucha gente necia, burra, terca e intolerante con quien no piensa como ellos, y me da igual el sentido de ese pensamiento, que en todas partes cuecen habas. Lo único que espero es que el Sevilla haga una buena temporada el año que viene porque eso lo acalla todo. 

Bueno, o no, que los hay tan necios, tan burros, tan tercos y tan intolerantes que ni así se bajan de la parra. Lo que sea con tal de tener razón. Que se lo pregunten a Jiménez. 

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política