miércoles, 24 de julio de 2013

¿Es el Sevilla más grande que el Betis?


Con este titular encabezó ayer el portal "Orgullo de Nervión" este escrito, que no es noticia, ni entrevista, ni declaraciones de nadie, ni columna de opinión. Por eso le llamo escrito. En él se hace referencia a las declaraciones de Víctor Machín (dejemos de llamarle Vitolo, como es su deseo) y de Guillermo Sara en sus respectivas presentaciones, diciendo que venían al mejor equipo de la ciudad. Luego disertan acerca de casos parecidos en otras épocas de la historia del fútbol, llegando a mencionar el "Caso Antúnez". Una extraña mezcla de churras con merinas de la que no se saca nada en claro y que tiene como resultado que, al final, el lector no sabe bien qué han querido decir en el artículo que acaba de leer. 


Vayan por delante dos cosas: primero, que este portal al que aludo es de los pocos medios que me parecen verdaderamente serios y que me ha sorprendido mucho leer esto en un lugar así. Y, segundo, que, a mí, ese tipo de declaraciones populistas de algunos jugadores cuando llegan a Sevilla me parecen una gilipollez. Para los sevillistas, el mejor equipo, no ya de la ciudad, sino del mundo, es el Sevilla. Y a los béticos les ocurrirá lo mismo con el Betis. Me parece de pequeños acordarse del otro equipo de la ciudad el día de tu presentación. Supongo que habrá gente a la que les guste ese tipo de declaraciones, pero conmigo ocurre todo lo contrario. Como digo, me parecen una gilipollez. 

Ahora bien, y volviendo al artículo mencionado, otra cosa es lo que diga gente con formación y su dosis de responsabilidad (como son los periodistas). Yo entiendo que en verano hay escasez de noticias y las páginas a rellenar son las mismas. O casi. Pero es que hay cosas de las que es mejor no hablar. Hay jardines en los que, o te metes de verdad, o no te metes. Es perfectamente comprensible que un medio sevillano no quiera herir las sensibilidades de sus clientes potenciales en ambos bandos. Es decir, que se trate de igual por igual a Betis y Sevilla en lo que a la información se refiere (nº de páginas, tiempos en radios y televisiones, etc). Al fin y al cabo, el número de simpatizantes de un lado y de otro es más o menos el mismo. Pero meter la palabra "grandeza" en un debate entre Sevilla y Betis es, como decía antes, un jardín en el que es mejor no meterse. Y que si te metes, has de hacerlo de verdad, porque si no, quedas en ridículo; y es peor el remedio que la enfermedad. 

Clasificación histórica de la Liga
www.lfp.es
Que el Sevilla es un club más grande que el Betis es una perogrullada. Basta con tirar de historia, de estadísticas, de plantillas, de jugadores que han pasado por cada uno de los equipos, de internacionales, de participaciones europeas, de títulos..., de lo que uno quiera. La diferencia entre uno y otro es abrumadora, mucho más allá de que, en un momento dado, en una temporada aislada como la pasada, el más pequeño quede por encima. Y digo aislada porque sólo ha ocurrido dos veces en los últimos quince años. 

Pero aun reconociendo que, en este preciso instante de la historia, ellos están por encima, basta con fijarnos en la planificaciòn de la próxima temporada para comprobar la sideral diferencia entre uno y otro. Mientras uno vende a dos de sus estrellas por veintipico millones de euros cada uno, el otro hace lo propio con la única que tienen por ocho. Por ocho vendió el primero a un canterano con siete ratos en Primera División. Por otro lado, mientras uno se trae a jugadores del PSG, del Spartak de Moscú o del Chelsea, o a los mejores delanteros en sus ligas respectivas, el otro lo hace del Numancia, del Huachipato o de su madre bendita. El único fichaje contrastado que han hecho es el de Verdú, que nos vendría genial a nosotros, la verdad, pero como suplente de Rakitic. 

Para colmo, es que es la propia prensa, con su actitud, con su forma de tratar a uno y a otro, la que (implícitamente) está reconociendo la diferencia tan grande que hay. En ninguna parte encontrarán un escrito en el que se diga que la planificación deportiva del Sevilla (a priori) es infinitamente mejor que la del Betis. Cosa objetiva, que salta a la vista. Si ambos clubes fuesen igual de grandes, esa diferencia habría que resaltarla. No se hace. ¿Por qué? Pues porque al Betis no se le puede exigir lo que al Sevilla. ¿Por qué? 

¿Hace falta que responda?

Clasificación temporada 2013/2014
www.lfp.es
Oigan, que esto no quiere decir que, luego, ese entrenador tan bueno como bocazas que tienen conforme un equipo correoso y aplicado que se dedique a ganar partidos hasta el punto de que la diferencia en la tabla no refleje la realidad de las cosas. Que esto, no es que pueda ocurrir, es que es justo lo que pasó el año pasado. Pero no podemos confundir el tocino con la velocidad. Una cosa es que un equipo rinda mejor que otro, y otra muy diferente es la grandeza de una institución. Si yo me pongo a correr con Usain Bolt y el jamaicano tropieza, se cae, se tuerce el tobillo, llega a meta cojeando y yo gano la carrera, eso no me convierte en mejor corredor que él. Por mucho que le haya ganado una vez. Y eso que estaría por ver que le ganase aún corriendo cojo. 

Pero vayamos más allá. ¿Imaginan ustedes la que estaríamos montándole a Monchi y compañía si, para nuestro regreso a competición europea, nos traen a Cedric, a Sara, a Chuli y a los del Huachipato? Ojo, y esto reconociendo que, este año, el Betis está por encima y que, en teoría, los objetivos deberían de ser los mismos. O casi. ¿No somos igual de grandes? Sin embargo, si en el momento de mayor igualdad entre ambos clubes en los últimos 15 años, uno ve lo que está haciendo uno y otro, no tiene más remedio que aceptar la realidad: que esa igualdad es un accidente (como el supuesto de Usain Bolt) y que la diferencia entre ambos es abismal. 

Aún así, insisto, me parece normal y razonable que desde la prensa sevillana se quiera poner en un plano de igualdad a ambos clubes porque su masa de simpatizantes es más o menos la misma. Pero ese plano de igualdad, como decía antes, se debe referir al número de páginas de información, minutos de radio o televisión, etc. Ir más allá es meterse en un follón innecesario. Ir más allá implica reconocer la realidad o tener que enmascararla. Y un periodista no debe hacer eso, sino todo lo contrario, es decir, contar la verdad. 

7 comentarios:

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos, amigo.

En efecto y como dices, un jardín repletito de rosas... con espinas como lanzas.

De todas formas y antes de lanzarse a escribir cosas como esas, debiéramos pedirle al redactor que definiera "grandeza". Si se le hubiera ocurrido antes de comenzar su trabajo, quizás hubiese optado por otro tema. Es simple.

En cualquier caso, abono para descerebrados. Lo de siempre y de eso viven.

Cuídate.

P.D. Ya te comentaré sobre D. Cristobal porque si oscuro era, más oscuro lo dejas.

P.D. Te enviaré por correo unas fotos de regalo.

juan antonio de la rosa dijo...


SIN COMENTARIOS

Triana1952

Rafael Sarmiento dijo...

@Jose Manuel Ariza

Muy oportuna apreciación. Definamos grandeza, primero, y hablemos de ella después. Probablemente, quien escribió no sabe mucho de lo que habla.

O sí, y ha logrado el objetivo de acumular muchas visitas.

@Juan Antonio de la Rosa

Pues eso.

Un abrazo a los dos.

Diego Bolanos dijo...

Te olvidas de Jairo de segunda b, Vitolo de segunda, el del Chelsea prestado, el PSG no es un grande de Europa hasta que llego el moro, los que habeis traido de Portugal son de equipitos que aqui estarian luchando por el descenso y el Bacca no lo conocia ni su entrenador. Osea pedazo de fichajes artista

Anónimo dijo...

El Sevilla es una puta mierda

Anónimo dijo...

puta sevilla, nunca le llegara al betis en grandeza ni a las suelas de los zapatos.

BAVINDO dijo...

¿Lo de ganar un título o meternos 4 o 5 para cuándo? Ah, no... Que la grandeza la dan los años en segunda y llevarse al campo a un hombre vestido de flamenca con una cabra.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política