martes, 11 de noviembre de 2008

Manipulación

He estado un tiempo apartado, sin publicar nada, porque he necesitado una cura de desintoxicación. Ya venía bastante quemado de la manera en que los medios de comunicación plantean las noticias referentes al futbol pero, tras lo de la sanción de la UEFA sobre el Atlético de Madrid, necesité desconectar y mirar para otro lado. Simplemente para no vomitar del asco que me dio el tratamiento de dicha noticia. Tan pocos días después de aquello del "Ea, ea, ea, Puerta se marea", ¡El Gobierno de mi país sale en defensa de tan indigna afición! ¡El Gobierno! ¡Con la que nos está cayendo, en forma de crisis económica! Tuve que dejarlo. Me he dedicado a ver dibujos animados en la tele y a seguir de reojo la evolución de mi Sevilla. Y, para colmo, el equipo empieza a perder. Y esta es otra. Cualquier sevillista con dos dedos de frente se lo debía ver venir. Sin delanteros y con ocho o diez bajas por partido, durante todo un mes, jugando miércoles y domingo (o jueves y sábado), Liga, Copa, UEFA..., es que se veía venir. Después del mejor arranque liguero de la historia..., ¡el mejor arranque liguero de la historia!, perdemos unos partidos, en plena vorágine de bajas y..., ¡Dios, la que se ha formado! ¡Atacan hasta a Monchi! Después de hacer el mejor arranque liguero de la historia, perdemos dos partidos de Liga, con ocho o diez bajas durante un mes, con un solo delantero (o ninguno a veces) disponible... ¡Y ponen en duda la planificación de la temporada de Monchi! Estamos quintos, a tiro de piedra de los puestos de Champions. Con cinco puntos de ventaja sobre el sexto, el Deportivo. Con seis puntos de ventaja sobre el séptimo, el "todopoderoso" Atlético de Madrid, del "súper" Kun Aguero. ¡Y sólo estamos en la jornada 10! ¡Y ya dicen que la planificación no vale! ¡Con ocho o diez bajas por partido, durante un mes! ¿Qué quieren? ¿Que se planifique que vamos a tener media plantilla lesionada? De verdad que no lo entiendo. Y eso lo dicen los periodistas de la ciudad. El domingo lo ganamos al Recreativo y, leyendo crónicas, parace que fue de milagro y que el árbitro nos lo regaló. Metimos un gol, tiramos un balón al poste y fallamos un penalty. Ellos creo que sólo tiraron una vez entre los tres palos. Y se quejan de un penalty cuya jugada venía de un fuera de juego señalado por el linier, que el árbitro ignoró. ¿Qué pasa? En serio, ¿qué coño pasa? La liga está partida. Arriba, los cinco grandes. Luego, a distancia, el resto (incluído el "grandísimo" Atlético de Madrid). Y nosotros estamos entre los grandes. Con un presupuesto mucho menor, eso sí. ¿Y nos quejamos? ¿De qué coño nos quejamos, por Dios? ¿Qué queremos? Esos que se quejan, ¿por qué no se hacen del Madrid, o del Barça? Ellos siempre ganan. O casi siempre. Pero nosotros no somos el Madrid, o el Barça. Somos el Sevilla. Ese equipo invisible, olvidado y ninguneado. Ese club que, arruinado, pasó por el infierno de la Segunda División hace no tanto, y que resurgió por sus propios medios... ¡por sus propios medios!, sin recibir la ayuda de nadie... ¡de nadie! Al revés, primero fuimos ese equipo duro de defensas asesinos. Luego tuvimos "la enorme suerte" de que Juande nos hiciera campeones (más tarde se demostró que fue el Sevilla quien hizo campeón a Juande). A continuación pasamos a ser una panda de engreídos soberbios, sólo por celebrar lo que llevábamos sesenta años esperando. Por no hablar de lo de las televisiones (Antena 3, Audiovisual Sport...) Y ahora esto. Estoy harto. Cansado de mirar para otro lado mientras se pisotea mi sentimiento. Yo estoy orgulloso de mi Sevilla. Somos un club ejemplar, con una soberbia gestión y un modelos de organización envidiado e imitado. Hemos sido capaces de salir del pozo y tocar el cielo. Ahora somos uno de los grandes. No el Madrid o el Barça, pero si de los que están al acecho a la espera de que estos fallen. ¿Ya no nos acordamos de cuando íbamos a la Puerta de Jerez a celebrar una clasificación UEFA? Aunque fuera acabando la liga séptimos y esperando un rebote en la Copa del Rey. Daba igual. ¿No es grandioso el crecimiento de la institución? ¿No es para estar orgulloso? ¿A qué viene tanta crítica? ¿Tanta mala leche? ¿Tanta manipulación? De verdad que estiy harto de que me intenten engañar. De que quieran que comulgue con ruedas de molino. ¿Que asco de intereses ocultos hay, para que se hable de la manera que se habla? ¿Qué coño está pasando? En serio..., de verdad. Es que me parece inaudito..., indignante. Por fortuna, se trata sólo de fútbol. No es más que un juego y..., bueno, un gran sentimiento también. Pero no me da de comer. Ni me quita. Sin embargo, yo me pregunto..., si por un simple juego, los medios de comunicación son capaces de mentir y manipular de esa manera..., ¿qué no harán con las cosas verdaderamente importantes?... No quiero pensar. Me voy a ver los dibujitos animados.

martes, 7 de octubre de 2008

Fase de grupos de la Copa de la UEFA

Hoy se ha sorteado la composición de los grupos de la siguiente fase de la Copa de la UEFA y al Sevilla le han tocado el Stuttgart, la Sampdoria, el Standard de Lieja y el Partizan de Belgrado. Esto no es a lo que estamos acostumbrados. Sin duda, la UEFA de este año es mucho más exigente que la de ediciones anteriores, pero a mi eso me motiva. Me gusta el grupo que nos ha tocado. Me gusta ver a mi Sevilla enfrentarse a nuevos y potentes equipos. Me gusta comprobar hasta qué punto somos competitivos. Esto hace interesante la competición y da mayor valor a los logros que se puedan conseguir. A pesar de todo, a mi el grupo tampoco me parece tan duro como algunos dicen. Por supuesto, y quitando al Racing, somos el equipo español que peor suerte ha tenido: (por mucho que digan el AS y el Marca) Schalke 04 - Paris S.G - Manchester City - Racing - Twente Benfica - Olympiakos - Galatasaray - Hertha Berlin - Metalist Kharkiv Sevilla - Stuttgart - Sampdoria - Partizan - Standard Lieja Tottenham - Spartak Moscú - Udinese - Dinamo Zagreb - NEC Nijmegen Milan - Heerenven - Sporting Braga - Porstmouth - Wolfsburgo Hamburgo - Ajax - Slavia Praga - Aston Villa - MSK Zilina Valencia - Brujas - Rosenborg - Copenhague - Saint Etienne CSKA Moscú - Deportivo - Feyenoord - Nancy - Lech Poznan Lo que pasa es que el Racing estaba en el bombo 4 y nosotros en el 1, claro. El que se estará frotando los ojos aún es el Valencia, porque el Depor está en un grupo peligroso. Ojo con el Feyenoord y el Nancy, aunque los holandeses están para poco, últimamente. Pero volvamos al grupo que nos interesa. Lo cierto es que, quitando al Stuttgart, al resto de equipos los veo bastante asequibles. No pensemos en la Sampdoria como aquel equipo que llegó a la final de la Copa de Europa y que la perdió con el Barsa. Este equipo será complicado, como todos los italianos, y más teniendo en cuenta que el partido contra ellos lo jugamos en Génova. Pero en él sólo destaca de verdad la figura de Cassano (valiente elemento). De hecho están cuartos por la cola en el Calcio y a nada que sepamos aguantar la presión de los campos italianos, deberíamos hacer valer nuestra superioridad. El Stuttgart sí que tiene un buen equipo. Su portero es el veterano ex del Arsenal Jens Lehmann. En defensa cuenta, a parte de con nuestro amigo Khalid Boularhouz, con buenos jugadores como el suizo Ludovic Magnin (ex Werder Bremen y 33 veces internacional), el mexicano Ricardo Osorio (40 veces internacional) y el marfileño Arthur Boka, al que llaman el Roberto Carlos Africano. En el centro del campo destacan dos internacionales alemanes: Thomas Hiltszperger (mundialista en 2006) y Roberto Hilbert, así como el internacional turco Basturk. Y en la delantera cuentan con otro interncional alemán, Mario Gomez, el brasileño Cacau y con Ciprian Mariça, el rumano, que se enfrentó al Sevilla cuando militaba en las filas del Shakthar Donetsk. Con este equipo (tercero en la Bundesliga) nos debemos jugar el primer puesto y el enfrentamiento contra ellos será en el Sanchez Pizjuán. Por lo que respecta al Standard de Lieja son los líderes de la liga belga, eliminaron en la primera ronda al Everton y pusieron en serios apuros al Liverpool en la previa de la Champions. Además, jugamos en su estadio. A pesar de todo, creo que somos muy superiores y así lo debemos demostras, sobre todo si no nos confiamos. Menos me gusta el Partizan del veterano Veljko Paunovic. Jugamos contra ellos en casa, dicen que son los más asequibles y tenemos la obligación de ganar. A mi los equipos ex yugoslavos no me gustan. A pesar de todo, no creo que ninguno de estos dos sea superior, por ejemplo, al Salzburgo. En definitiva, que se trata de un grupo difícil (más que alguno de Champions), pero yo confío mucho en el Sevilla. Me parece el tenemos el eqipo más competitivo de los últimos años. Quizás no el mejor, ni el que juega más bonito, pero a oficio, saber estar, y capacidad para competir, pocos nos ganan. Y tengo muchas ganas de verlo en estas complicadas lides. Me da que vamos a disfrutar. Ojalá sea así.

domingo, 5 de octubre de 2008

La vida pone a cada uno en su sitio

Se ha batido el record historico de imbatibilidad del Sevilla en Liga (once partidos consecutivos). Llevamos seis partidos sin encajar un gol, cuatro de liga y dos de UEFA, y más de seis meses sin perder ni un amistoso. Hoy hemos sido insultantemente superiores al Athletic de Bilbao y el equipo da la sensación de ser capaz de hacer cualquier cosa. Y eso que a mi me da la impresión de que aún vamos a medio gas, sin forzar la máquina. Marca Renato, marca Kanouté (este siempre), marca Adriano (que definitivamente parece de nuevo enganchado) y marca Chevantón (otra vez). Da igual a quien se ponga en defensa, que el equipo no encaja goles: Konko, Crespo, Mosquera, Escudé, Squilachi, Prieto, Fernando Navarro..., y eso que Drago aún no ha entrado. Parece que el gran problema que tuvimos el año pasado ya está superado. Y con creces. Pero es que la descomunal pegada que tenemos no se ha visto afectada ni un ápice. Y eso que no estaba Luis Fabiano. Da igual. Ponemos a Renato, Kanouté sigue a lo suyo, marcando goles y, para colmo, Chevantón parece convencido en hacer de esta su temporada. Enorme Jesús Navas. Yo era de los que decía que no estando Alves, este chico se saldría, definitivamente. Así parece que está siendo. Qué pena que no tenga gol. En la liga se está produciendo un corte que puede ser muy importante. Villarreal y Barcelona se consolidan en el grupo de cabeza. Es previsible que Real Madrid y Valencia también lo hagan. Y a ellos se une el Sevilla, que ya le saca cinco puntos al "todopoderoso" Atlético de Madrid. Cinco puntos en seis jornadas son muchos puntos en muy pocas jornadas. Y por debajo, el resto, a una distancia que empieza a ser considerable, para lo poco que llevamos de campeonato. Pero eso no es todo. Almería, Málaga, Valladolid y Recreativo son nuestros próximos rivales. Si seguimos así y hacemos buena nuestra superioridad, esto se puede poner muy, muy interesante. Por otro lado, el Tottenham ha vuelto a perder, esta vez en casa y contra el Hull City, un recién ascendido. Siguen últimos, sin ganar y en caída libre. El puesto de Juande Ramos está en serio peligro y esta noticia a mi me deja un regusto amargo. No me gusta ver a los clásicos así de hundidos. Me pasa igual cuando veo tan mal al Nottingham Forest o al Borussia Moenchengladbach. Incluso al Ajax o al Milan, aunque lo de estos no sea tan grave como lo de aquellos. Hablo de Juande, no porque le desee mal a nadie. Ni mucho menos. No me alegro de las desgracias ajenas, pero es que en este caso me encanta pensar que no fue Juande el que hizo grande al Sevilla, sino el Sevilla el que hizo grande a Juande. Y que será el Sevilla el que haga grande a quien quiera que pase por el banquillo. Me encanta pensar que son las estructuras del Sevilla las que nos mantienen arriba un año tras otro. Que el modelo de gestión que tenemos es el idóneo y que da igual quien entre o quien salga, que las cosas van a seguir funcionando. Y me encanta pensarlo, porque eso me dice que vamos a ver al Sevilla arriba durante muchos años. Por eso me da un extraño placer ver cómo a Juande le va tan mal. Para colmo, el Hamburgo de Martin Jol (el ex técnico del Tottenham) sigue líder destacado de la Bundesliga (ojo, que están en la UEFA). De alguna manera, me alegro de ver que la vida pone a cada uno en su sitio. Que cosas como las que hicieron Juande y el Tottenham no pasan desapercibidas y se acaban pagando. Y mientras, mi Sevilla sigue arriba. Que todo siga así. ¡Qué buena pinta tiene!

viernes, 3 de octubre de 2008

Se cumplió el guión

Al final ocurrió lo que tenía que ocurrir, y el Sevilla pasó la eliminatoria con solvencia, oficio y, al final, hasta autoridad. El partido discurrió por el guión que muchos habíamos previsto. Unos inicios complicados, con el Salzburgo volcado sobre la meta de Palop, y el Sevilla agobiado por el empuje del rival y las dificultades para adaptarse al extraño y resbaladizo terreno de juego. Pero pasados esos primeros quince minutos, las cosas empezaron a ponerse en su sitio. En cuanto el Sevilla se aclimató a las circunstancias, la defensa dio un paso adelante y Navas casi hace el 0-1 en una magnífica jugada, en la que no supo culminar. Ay, si este jugador tuviera gol. Sin duda sería un crack mundial. Poco a poco nos fuimos haciendo dueños del partido y acercándonos a la portería de Ochs. Y finalmente Kanouté, tras una soberbia entrada por la izquierda de Adriano (muy bien el brasileño), sentenció la eliminatoria con un gol de killer. Muchos lo habíamos dicho. El Sevilla tenía que estar concentrado, para aguantar el empuje de los austríacos, porque raro sería que no marcáramos al menos un gol. Dicho y hecho, Se aguantó lo que hubo que aguantar, el gol llegó y a partir de ahí, a nadar y guardar la ropa. El Salzburgo intentó hacer un buen partido, resignado a ser eliminado, y el Sevilla pudo meterles una goleada de escándalo a nada que hubieran estado más acertados ante el gol en el segundo periodo. Pero tampoco pasaba nada. No era cuestión de matarse, que la temporada es muy larga. Kanouté se fabricó un penalty que convirtió él mismo y a continuación vinieron un sinfín de oportunidades que no se materializaron, con los austríacos ya entregados. Me gustó mucho la defensa (5 partidos seguidos sin encajar). Vaya fichaje el de Fernando Navarro. Con lo cotizados que están los laterales izquierdos. Y encima, español. Me da muy buena impresión la dupla Escudé- Squilachi. Y también tenemos a Prieto y Drago. Bien Duscher y no tanto Romaric. Sensacional Navas (lo dicho, que pena que no tenga gol) y Adriano parece que vuelve por sus fueros. Me alegro mucho de recuperar a Renato. Creo que puede ser fundamental a lo largo de esta temporada. Y sombrerazo para Kanoute. Ese sí que es un figura. Me gustó mucho Acosta, en el rato que salió. A ver si se asienta, porque tiene buena pinta. Y De Mul..., no le podemos pedir que se salga, cuando solo lo sacan un ratito pero alguien debería sentarse con ese chico para subirle el ánimo y conseguir que se centre. Se le ve con cualidades, pero salta a la vista que juega sin confianza. Eso es cosa de la cabeza, no de los pies. Por cierto ¿este Salzburgo es peor que el Bate Borisov. O el Anorthosis. O el Cluj? Esos tres equipos están jugando la liguilla de la Champions... En definitiva, que ya estamos en la fase de liguilla de la UEFA más difícil de los últimos años. Todo un reto: Milan, Ajax, Feyenoord, Schalke 04, Hamburgo, Sttutgart, Sampdoria, Udinese, Benfica, Tottenham, Valencia, Manchester City, CSKA Moscú..., y luego están los ocho que vengan eliminados de la Champions. Y eso que han quedado eliminados equipos como el Borussia Dortmund, el Napoles o el Everton. Pero el Sevilla, nuestro Sevilla, entra todas las quinielas como un de los más grandes favoritos. En mi opinión, somos superiores a todos esos equipos, salvo el Milan. Y ese partido habría que jugarlo, no sé. Anoche vi como el Ajax le metía un 2-0 al Borac en Amsterdam y..., en fin. No creo que los holandeses sean nada del otro mundo. Huntelaar (este si que es un fuera de serie), Luis Suarez y un medio centro llamado Vertoghen. Poco más. Los menciono como ejemplo, para constatar que nosotros podemos con cualquiera de esos. Porque a mi el Sevilla me gusta. Y eso que no está jugando del todo bien. Cuando este equipo empiece a rodar de verdad, entonces sí que me creeré que somos los segundos máximos favoritos. Me gusta mucho esta UEFA. Me da buena espina, no sé. Es nuestra competición. Damos miedo. ¡Como me gusta eso!

jueves, 2 de octubre de 2008

El Herald Tribune me da la razón

A través de una noticia publicada en el portal eldesmarque.com, he tenido la oportunidad de leer un artículo que se colgó en la página web del Herald Tribune el pasado martes. Podéis acceder al mismo a través de este enlace. Está en inglés, pero merece la pena.
En este artículo se alaba el modelo de gestión del Sevilla durante los últimos años y resalta como clubes ingleses como el Tottenham o el Newcastle han querido copiarlo, pero confundiéndose de plano en los métodos. En especial me interesa el asunto del Tottenham.
El articulista destaca como el equipo de Londres, abrumado por el espectacular éxito del Sevilla en los últimos años, intentó emularnos y, para ello, no se le ocurrió otra cosa que "acercase de manera clandestina" al que era nuestro entrenador y llevárselo por la puerta de atrás, untándolo de millones. Continua diciendo que para ello tuvo que despedir a Martin Jol y hace un repaso de lo que ha sido de cada uno de los protagonistas a partir de entonces:
- El Sevilla se mantiene en su línea, con el entrenador del equipo B
- Martin Jol tiene al Hamburgo como líder de la Bundesliga.
- Juande Ramos y el Tottehnam son los últimos en la Premier, y sólo han ganado tres partidos de liga desde febrero.
En el artículo se destaca que el éxito del Sevilla no se debió al entrenador, el cual no había tenido demasiado éxito antes de llegar al Sevilla, sino a la buena gestión de un presidente, capaz de retener en el club a Monchi. De nuestro director deportivo dice que ha tenido la habilidad de encontrar en Brasil (yo añado que en otros lugares también) y en la propia cantera, a jugadores jóvenes que se han consagrado en el Sevilla y se han podido vender a algunos de ellos, "en especial al Real Madrid", obteniendo con ello grandes beneficios. Añade que fue Monchi y no el entrenador, el que encontró los sustitutos.
"So maybe the answer was not to covet and steal the coach of another club. Maybe the virtue of Sevilla is in its structure..."
(Luego, quizás, la respuesta no estaba en codiciar y robar el entrenador a otro club. Quizás la virtud del Sevilla está en su estructura...)
Justo lo que yo pienso.
Se puede decir más alto, pero no más claro.
Me encantaría escuchar este tipo de palabras de periodistas españoles. Incluso de los medios sevillanos. No sólo de un articulista de la edición europea del New York Times. Pero ya sabemos. Lo que manda es el dinero. Y nadie es profeta en su tierra. Salvo el Madrid, el Barsa y el Atlético, claro.

Cosas que no entiendo

No me gusta nada el partido de esta noche. No creo que vayamos a tener demasiados problemas para pasar, porque un 2-0 en Europa es muy difícil de levantar, pero más le valdría al equipo estar bien concentrado, porque la cosa tiene su miga. Y es que yo no entiendo cómo, al segundo cabeza de serie de la competición le puede tocar en primera ronda un equipo como el Salzburgo. No es que el rival sea un súper campeón, está claro, pero tampoco es una perita en dulce. A mi me parece un equipo bastante serio, con un magnífico entrenador y varios jugadores internacionales, veteranos y experimentados. Los acabaremos eliminando, pero en la fase de grupos de la Liga de Campeones hay clubes más flojos que este austríaco. Tampoco entiendo cómo la UEFA permite jugar partidos en campors de césped artificial. Esto no es tenis. El fútbol se debe jugar sobre hierba natural. Porque si no es así, no entiendo por qué no hacerlo sobre albero, como cuando éramos pequeños, el en colegio, o sobre cemento. O poner una superficie tal o cual, en función de cómo se puede perjudicar al rival. Como harán los argentinos en la final de la Copa Davis, poniendo moqueta en lugar de tierra batida, para fastidiar a los Nadal y compañía. Yo puedo entender que en categorías inferiores, para no sobrecargar de gastos a los equipos más modestos, se permitan una serie de licencias. El equipo de mi pueblo juega sobre tierra, pero en Segunda Regional. No en la segunda competición más importante a nivel continental. Si son tan exquisitos con las infraestructutras o las medidas de seguridad en los estadios, ¿por qué no lo son también con la superficie en la que se juega? De verdad que no lo entiendo. En fin, esto no es más que mi legítimo derecho al pataleo. Al fin y al cabo, pienso que es muy difícil que el Sevilla no marque al menos un gol. Y si eso es así, obligamos a los otros a marcarnos cuatro para eliminarnos. No es que sea imposible, pero sí harto difícil. No me gusta el partido, ya digo. Creo que lo pasaremos mal, si no nos lo tomamos tan en serio como es debido. Pero si es así, los eliminaremos. Eso espero.

martes, 30 de septiembre de 2008

Los sentimientos no se compran

Una marca comercial decide ejecutar un plan de marketing, con el fútbol como eje de su publicidad: patrocinio de un club, camisetas, vallas publicitarias, y anuncios en televisión.
Para que la publicidad sea efectiva, necesita de muchos impactos, es decir, que mucha gente la vea.
Para que la imagen sea positiva, es mejor que el equipo gane a que pierda. Y que si pierde que sea por culpa de otros, no del propio equipo. El equipo tiene que dar buenas noticias y buena imagen.
Mientras más fuerte es el equipo, más gente ve sus partidos, más impactos se producen, más imagen positiva demuestra, y mejores noticias se pueden dar del mismo. Por tanto, más cara es la publicidad, pero también, mayor beneficio se obtiene de ella.
Por otro lado, las televisiones (privadas y también la pública, aunque sea una vergüenza) viven de la publicidad. De los ingresos por publicidad que esas marcas comerciales efectúan. Si la vida de la televisión depende de esas marcas, y esas marcas viven de que los impactos publicitarios sean muchos y muy positivos, ¿no está claro el acuerdo?
Las televisiones, con el enorme poder mediático que tienen favorecerán los intereses de la mano que les da de comer. Es decir, de los equipos de fútbol en los que estas manos tienen metido tanto dinero. Las televisiones entran en el fútbol, las marcas comerciales también, se forma el tinglado gordo, lleno de intereses cruzados y con una barbaridad de dinero por medio y… ¿qué pasa al final? Pues que cuando uno ve un telediario, sólo se habla de los equipos que más dinero reportan a esos oscuros intereses. Y punto. Los demás, nos podemos tirar de los pelos todo lo que queramos, pero esto es así. Si el Real Madrid, Barcelona o Atlético ganan, son la leche, los mejores del mundo, candidatos a todo… ya sabemos. Y si pierden (porque el rival nunca gana, son ellos los que pierden), es porque los jugadores rivales hace entradas asesinas, o porque tal jugador lo hizo mal en un momento dado (sentenciado, pues, durante un buen númro de jornadas), o porque la lluvia hizo que el campo estuviera muy rápido y luego se embarró por culpa del mal drenaje. Deberían de despedir al encargado del césped del estadio tal, porque con su mal trabajo está poniendo en riesgo la integridad física del Kun, del Guti o del Messi de turno. (Seguro que trabajó mal a conciencia para perjudicar a los adalides del gran fútbol) Mientras, gente como nosotros, los sevillistas, nos tenemos que aguantar y tragar lo intragable. Y no sólo nosotros. Que les pregunten a los valencianistas, deportivistas, zaragocistas (aunque estos estén en horas bajas)…, cualquiera que haya osado amenazar el reinado de los grandes. Al Villarreal parece que les respetan un poco más, pero es que ahí hay un tío que maneja mucha pasta y poder. (¡Qué casualidad! Pasta y poder) Yo soy sevillista porque mi abuelo me enseñó a serlo. No tanto mi padre, que también, pero sobre todo mi abuelo. Este me hablaba de Busto, de Arza, de Campanal, de las concentraciones en Oromana, de un Sevilla grande, campeón y respetado. Yo nunca había visto al Sevilla por encima del quinto puesto. Ni, por supuesto, campeón, hasta estos últimos años. Yo no soy sevillista por que mi equipo me de alegrías. Es mucho más que eso. Muchísimo más.
Recuerdo, hace no demasiado tiempo, que Marcelo Campanal publicó un libro autobiográfico y una tarde lo sentaron detrás de una mesita en El Corte Inglés para firmar ejemplares. Yo me escapé un rato del trabajo y fui, a comprar mi libro y a que me lo dediacara El Capitán Maravillas. Cuando estuve delante de él, no le dije nada. Pensé en mi abuelo y en lo que sentiría si estuviera allí. Y me emocioné. Mi abuelo sufrió una enfermedad que lo dejó casi paralizado. Dependía de su mujer y de su hija para casi todo. Pero cuando veía un partido del Sevilla por televisión, sacaba las fuerzas de donde fuera para pegarle una patada a la mesa cada vez que un sevillista chutaba a gol. “Para eso si tienes fuerzas, ¿verdad?” Le decía su mujer. Y el pobre se reía. No había explicación. Mi abuelo, cuando estaba postrado en el butacón, esperando a la muerte, no dejaba de seguir al Sevilla. Veía los partidos por la tele, y los escuchaba por la radio. Pero no bajaba el volumen de la televisión. Oía las dos cosas a la vez, y volvía loca a mi abuela. Y cuando veía marcar al Sevilla, daba igual que fuera en directo, o en el resumen del Estudio Estadio, se echaba a llorar. Y eso es lo que me dan ganas a mí de hacer cuando me acuerdo de eso. Y de lo que estará sintiendo mi abuelo, en el tercer anillo, viendo otra vez a su Sevilla campeón. ¿Esto es lo que quieren despreciar las mafias mediáticas? ¿De esto quieren que me olvide, con sus continuas mentiras? ¿Me quieren transformar en lo que a ellos les de la gana, para venderme más de tal o cual producto? Conmigo no podrán. Nunca. Yo soy sevillista porque mi abuelo lloraba de alegría cada vez que el Sevilla marcaba un gol. Aunque fuera en un amistoso. Y yo lloro también cuando me acuerdo de él. No sé por qué lo hacía, ni me importa. Es algo que no tiene explicación. Pero es así y eso es demasiado. No lo cambiaría ni por todo el oro del mundo. Hasta ese punto no se puede llegar. Es una frontera inexpugnable. La de los sentimientos. Los sentimientos no se compran. Al menos los míos no.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Sevilla FC, el club que hace buenos a los entrenadores

El Sevilla ganó ayer al Atlético de Madrid, confirmando una racha de buenos resultados que está a punto de convertirse en la mejor de la historia de la entidad. Sólo falta que este fin de semana no pierda contra el Athletic de Bilbao en casa, para firmar once partidos de liga consecutivos sin perder. Nunca antes se había conseguido. Y es posible ahora, con Manolo Jimenez de entrenador. El equipo ha recuperado la consistencia defensiva, manteniendo la pegada a la que nos tiene acostumbrados. Si el año pasado terminamos quintos, igualados a puntos al cuarto, a pesar del desastre de los 8 primeros partidos, yo no puedo más que ser optimista. El Tottenham, por su parte, ha perdido en esta jornada por 2-0 contra el Porstmouth, y sigue último en la clasificación, después de 6 jornadas. Juande Ramos está a punto de ser destituido. Seguramente no lo ha sido ya por la cantidad de dinero que eso le supondría al club londinense. En el tiempo que lleva allí ha ganado poco más del 30% de los puntos disputados. Ha perdido el crédito de la afición y, en su defensa, sólo dice que su continuidad o no depende de la directiva. Vamos, de que le paguen, que a él resto parece darle lo mismo. A pesar de todo, aún hay muchos que critican a Manolo Jimenez por diferentes motivos. Más parece una obsesión contra él, que una crítica razonada y con criterio. Y yo no lo entiendo. Por supuesto, el equipo no hace el fútbol de ensueño de hace un par de años y los partidos a veces se vuelven aburridos y tediosos. Pero a mi me encanta ver a mi Sevilla cuarto en la tabla, a dos puntos del liderato. El año pasado muchos comparaban la gestión del técnico con la de Juade Ramos. Ya no lo hacen, por razones obvias. Pero, aún así, siguen criticándolo. Por una cosa o por otra. Y muchos sevillistas les siguen el juego, o se dejan llevar por ello. Yo no. Yo estoy encantado con mi equipo. Lo pasé mal ayer, viendo el partido contra el Atlético. Me hubiera gustado que Luis Fabiano marcase en el cabezazo al larguero para sentirme más tranquilo. Y eso que los de la capital apenas hicieron nada, pero, ya se sabe..., en cualquier momento puede pasar cualquier cosa. Sin embargo, me sentí orgulloso por el oficio que demostró el Sevilla. Igual que contra el Español, cuando tuvieron la paciencia de jugar y jugar hasta abrir la lata. ¿Es este el Sevilla que vamos a ver a partir de ahora? ¿Menos vistoso, pero con mayor oficio? Sinceramente, me da igual, con tal de verlo ganar y arriba en la tabla. Tanto Juande como Jimenez tienen su propio sello. Su forma de entender el fútbol. Al primero se le dio lo que pidió, y le sacó un partido fenomenal. El segundo nos sacó las castañas del fuego, con el equipo de Juande, y salvó la temporada. Este año le han dado lo que ha pedido y las cosas van bien. De otra manera, pero bien. Y yo saco una conclusión. Mientras el Sevilla sea gestionado de la manera que viene siendo últimamente, no importa qué entrenador tengamos, que el equipo funcionará. No es el entrenador el que hace bueno al equipo, sino el club el que hace bueno al entrenador. Y, puestos a elegir, yo prefiero un técnico tan sevillista como yo.

martes, 15 de julio de 2008

¿Fichajes caros?

Últimamente vengo leyendo en distintos foros cómo aficionados sevillistas (y no sevillistas) consideran que el Sevilla está comprando jugadores desconocidos a precios muy altos. Hay quienes lo dicen desde la preocupación y la incertidumbre. Pero también los hay que hablan con envidia y con ganas de menospreciar el ingente trabajo de la mejor secretaría técnica de España. (de la que Monchi es el responsable) Yo no estoy del todo de acuerdo. Y por varios motivos.
El Sevilla está fichando las primeras opciones para cada puesto. Eso quiere decir que los jugadores elegidos están más que seguidos por los técnicos. A mi esas elecciones me inspiran confianza, aunque a la mayoría de los jugadores no los conozca.
Si algún año hemos tenido dinero para fichar, sin duda es este. Hay que sacarle partido al dineral que estamos sacando por los traspasos
Si queremos mantener el tope salarial, para que no se disparen los costes (y no nos pase como al Deportivo o al Valencia), no podemos quitarle jugadores a los grandes, ya que estos pagan una barbaridad por jugadores de medio pelo (¿nos acordamos de Saviola?) Además, viendo como está el mercado de fichajes, no me parecen barbaridades los precios que está pagando el Sevilla. Si ponemos el tope en los 100 millones que se dice costará Cristiano Ronaldo (una barbaridad), podemos empezar a deducir otros precios. Bajando un poco, vemos que Alves cuesta 35 millones. Por alguien tan defenestrado como Ronaldinho ofrecen 30, lo mismo que pide el Arsenal por Adebayor. El precio de un buen jugador como Hleb ronda los 15. 18 pide el Liverpool por Xabi Alonso. Keita fichó por el Barça por 14, y porque esa era la cláusula. Si no, le hubiera salido más caro (caso de salir, que no creo que hubiese ocurrido) Está claro que el Sevilla ha fichado jugadores de menor cotización (el nivel tendrán que demostrarlo en el campo), pero también es cierto que ha pagado menos. Estoy de acuerdo en que este año no nos hemos ido a por gangas. Pero de ahí a que estamos fichando caro… Si el Sevilla vendió a un jugador que llevaba año y medio sin rascar bola como Hinkel por 4 millones de euros, no podemos decir que es caro pagar 5 por otro lateral que lleva tres jugando de titular en Primera División y que se acaba de proclamar campeón de la Eurocopa. Es cierto que Konko también es lateral y ha costado 9, pero era la primera opción de Monchi (para mi, toda una garantía) y casi lo tenía hecho nada menos que con el Inter de Milán. Recordemos que el Madrid pagó lo mismo por Marcelo. El caso de Romaric es distinto. A este sí que tengo que verlo. Creo que el presidente del Le Mans supo apretar de lo lindo, como es lógico. Es su obligación defender los intereses de su club. En este caso a Jose María del Nido le han dado de su propia medicina. Pero los 8 millones que ha costado son 6 menos de lo que ha pagado el Barça por un jugador más contrastado como Keita. Es justo, en mi opinión. Y luego está Acosta, por el que hemos pagado 6 millones. Echando un vistazo a los jugadores de la Selección Argentina Sub 20 que ganó el Mundial el año pasado y a los que van a participar este año en los Juegos Olímpicos (en ambas listas está el Laucha), compruebo cosas interesantes. El Atlético de Madrid se gastó 20 millones en Agüero, cuando era medio desconocido y tenía 17 años. Por Mauro Zárate pagó 25 millones el Arsenal. Ever Banega fichó por el Valencia por 18. El Madrid se gastó 20 millones en Gago, 13 en Higuaín y este año, 10 en Garay. Estos días, el Almería ha fichado al delantero Pablo Piatti por 5 millones. (este estuvo en el Mundial sub 20, pero no irá a los Juegos) ¿Es caro Acosta por 6 millones? No es una ganga pero, ¿es caro? Yo creo que no. Los precios son los que son y el Sevilla este año tiene dinero para poder ir a por los jugadores que tiene vistos. Ya no nos hace falta buscar petróleo, ni encontrar gangas para sobrevivir. Podemos pagar el precio que tienen los jugadores que queremos. Y los precios, ya digo, son los que son. Yo confío en Monchi y en su equipo. No puedo por menos que hacerlo. El día en que se empiece a equivocar, pues igual dejo de confiar. Pero actualmente no me cabe duda. Por supuesto que ha cometido errores. Jugadores como Mosquera, Chevantón o Koné aún no han triunfado. Sobre todo Chevantón, que lleva más tiempo, aunque aún hay que verlo sin lesiones y con un entrenador que confía en él. Recordemos los dos años que le hemos aguantado a Luis Fabiano antes de que explotara. Confío en que Mosquera y, sobre todo Koné, mejoren. Pero esto no quita para que la mayoría de las veces acierte. La fama que tiene no es baladí.

lunes, 14 de julio de 2008

Christian Poulsen

Acaba de confirmarse oficialmente la marcha de Christian Poulsen del Sevilla. Lo ha hecho la Juventus de Turín, su nuevo destino, a través de su sitio web. No puedo evitar sentir tristeza porque, desde que llegó procedente del Schalke 04 alemán, siempre fue uno de los jugadores de mi equipo que más he admirado. Poulsen jugaba en el Schalke 04 que el Sevilla eliminó en las semifinales de la UEFA aquella noche de Feria. La noche en que Antonio Puerta marcó aquel gol en el minuto 100, el año de nuestro centenario. El gol que nos cambió la vida. El gol que, da igual las veces que lo vea, hace que se me salten las lágrimas y se me ponga el vello de punta. En las imágenes de ese gol podemos ver a Poulsen, con el 2 a la espalda, llegar al borde del área pequeña justo para ver el balón entrar tras rebotar en el poste, y mirar luego al que sería su compañero, apenas meses después, besar el anillo justo antes de ser engullido por la euforia de sus compañeros. Nunca olvidaré esa melena rubia que estaba en todas partes, cortando balones, moviendo al equipo, subiendo al campo rival, defendiendo, atacando... incluso marcando goles. Si no fuera rubio, sería de esos jugadores que pasan desapercibidos a lo largo de los partidos, porque su juego es oscuro, oculto, ese que no se ve. Soy de los que piensan que Dani Alves llegó a ser tan grande porque tenía a Poulsen haciéndole las coberturas. ¿Cuántos balones perdidos por el brasileño en ataque fueron cortados por el danés en el medio del campo, sin necesidad de que tuviera que actuar la defensa? Que Poulsen se iba era un secreto a voces. Todos los sevillistas lo sabíamos desde el mismo momento en que firmó por nuestro equipo. ¿Por qué una cláusula de 10 millones? Porque se va antes de cumplir el contrato, estaba claro. A nadie nos coge de sorpresa. Sí me molesta que los periodistas se inventen las noticias. Esa reunión con Beguiristáin en Alcalá de Guadaíra. Ese dar por hecho que lo tenía todo cerrado con el Barcelona. No es noticia decir que Poulsen se iba este año. Todos los sevillistas lo sabíamos. Por eso firmó con la cláusula de 10 millones. Pero ¿de qué otra manera iba el Sevilla a fichar a un superclase como Poulsen? Yo me siento orgulloso de haberlo visto con la camiseta de mi equipo. Ahora, espero que le vaya bien en Turín. El Sevilla había intentado renovarle. Tenía la propuesta encima de la mesa. Es más, estoy casi seguro de que se hubiera quedado de igualarle la oferta que tiene. Pero el Sevilla es una empresa que funciona tan bien porque no se nos va la olla en cuestiones como, por ejemplo, los sueldos. No podemos pagar más de cierta cantidad. Y punto. Poulsen era el jugador que más cobraba en el Sevilla. De ahí no podemos pasar. Si eso supone quedar quintos durante cinco años consecutivos en vez de terceros un año y hundirnos después, pues lo prefiero. Ojalá algún día el Sevilla sea como el Madrid, o el Barça... o la Juve. Pero a día de hoy no lo es. También somos mucho más de lo que yo mismo hubiera soñado hace apenas... cinco años. Yo no quiero que al Sevilla le pase lo que al Valencia o al Deportivo. No quiero que nos arruinemos. En eso ya tenemos experiencia... no hace tanto. Cuando mi equipo estaba en Segunda, yo soñaba con volverlo a ver en los reportajes de los domingos por la noche. "Aunque sea en mitad de tabla" pensaba para mí "Pero en Primera División". Ahora somos grandes, respetados, campeones... no quiero volver a aquello nunca más. Y si para eso hay que vender a Alves, Keita y Poulsen, pues se venden. ¿Cuantos de nosotros pensamos, tras ganar la primera UEFA aquello de "ya me puedo morir tranquilo, he visto al Sevilla campeón"? Eso fue un año después de vender a Reyes, Ramos y Baptista. Ojalá vuelva a repetirse el caso. Después de vender a tres futbolistas, cinco títulos en quince meses. El Sevilla funciona como funciona porque gracias a los traspasos, tenemos las cuentas saneadas. Gracias a la mejor secretaría técnica de España, las bajas no se notan. Y además, tenemos a la mejor cantera del país, al mejor filial de la nación. Y los pies en el suelo. Al contrario de lo que piensan muchos (por culpa de la aberrante manipulación informativa a nivel nacional, no sólo en fútbol, sino en todos los órdenes) el Sevilla es un club sencillo, humilde que trabaja y trabaja para sacar el máximo partido a los medios con los que se cuentan. Y eso es lo que más me enorgullece. El mérito no es estar arriba, sino hacerlo con un presupuesto cinco veces inferior al de algunos clubes con los que pretendemos pelear. ¿Qué sería de nosotros con el dinero del Madrid o del Barça? Sinceramente, yo no lo quiero. Yo prefiero ser como somos. Estoy orgulloso de ello.

lunes, 30 de junio de 2008

Campeones

Al final, venció el fútbol. Tras un partido magnífico, en el que fue sorprendentemente superior, España se proclamó campeona de Europa, con toda justicia. Hemos sido los que mejor juego hemos desarrollado, los que más goles hemos marcado, los que menos hemos encajado (ninguno tras la fase previa) y por una vez se ha demostrado que el buen juego triunfa, por encima de la racanería de suecos, griegos, italianos y alemanes. Hemos ganado y yo me siento orgulloso de mi país, que por una vez ha dejado de lado sus complejos (nos afectan en todos los órdenes de la vida), manteniéndonos fieles a nuestro estilo, haciendo lo que sabemos y manteniéndolo hasta el final. Qué gozada los ronditos de los jugadores al final del partido cuando los alemanes intentaban sin éxito encerrarnos en nuestra área. Hemos ganado en fútbol ofensivo y defensivo, en control en el medio del campo, en tensión y en calma, cuando era necesario. Y en lo físico. Nuestros pequeños jugadores han conseguido reventar a los poderosos alemanes. Al final ellos no podían sino arrastrarse por el campo, persiguiendo un balón que pasaba de español a español, para su completa desesperación. Qué pena que no les metimos tres o cuatro. Hubiera sido lo justo, viendo cómo jugaron unos y otros. He de reconocer que me emocioné al final, viendo a los nuestros levantar y pasear la copa. Aunque nunca como cuando el Sevilla levantó la suya en Eindhoven, o Glasgow, o Mónaco, o Madrid. Que le voy a hacer. No lo puedo evitar. Y qué grande la afición alemana, que no se movió del campo, de pie, aplaudiendo al campeón, mientras paseaba la copa. Igualito que la afición del Madrid cuando les ganamos en su estadio la Supercopa el verano pasado. La mayoría de los madridistas no vieron ni siquiera la entrega del trofeo. Hay aficiones que están a años luz de otras. Pero eso es otro tema. Pero con lo que me emocioné de verdad fue con Sergio Ramos. Ese chaval, tan odiado por aquí por culpa de quienes tan mal le aconsejaron, está demostrando ser un tío grande. Yo nunca le tuve en cuenta lo que hizo, cuando se marchó, por muy mal que me sentara. Y creo que la afición sevillista le debería de perdonar de una vez por todas. Se me saltan las lágrimas cuando veo la cara de Puerta sobre su pecho. Que cosa más grande. Antonio y Sergio se hicieron amigos en la carretera de Utrera. No puede haber en ningún sitio más sevillismo que ahí. Y nada puede ser más sevillista que acordarse de ese amigo que hiciste en la Carretera de Utrera, en el momento más importante de tu carrera deportiva, delante de trescientos millones de espectadores. Sevillista de corazón. De un corazón que no le cabe en el pecho. ¡Gracias Sergio! Has enseñado al mundo lo que siente toda una afición que, a pesar de todo, te sigue silbando. Cada vez más bajito, gracias a Dios. Pero te has ganado a pulso una ovación, de las grandes. Ojalá sea así, la próxima vez que nos visites. Y no es la selección española la única campeona del fin del fin de semana. Porque este fin de semana los juveniles del Sevilla le han ganado la Copa del Rey al Barcelona en la final disputada en la localidad burgalesa de Aranda de Duero. Los Antonio Puerta y Sergio Ramos del futuro han vuelto a demostrar a todos que la mejor cantera de España está aquí, muy cerca, justo antes de llegar a Montequinto. Eso sí que es emocionante. Esos chavales levantando su copa, gritando Sevilla, Sevilla... Eso sí que es para sentirse orgulloso de pertenecer al club que pertenecemos. Porque pocos saben la cantidad de dinero y de horas que hay invertidas ahí, con la esperanza´(últimamente seguridad) de que alguno de esos chavales acaben haciendo más grande aún a nuestro primer equipo. La última vez que la ganamos, uno de los centrales se llamaba Carlos Marchena. Algo bien se estará haciendo. Digo yo. ¡Enhorabuena! P.D. Nuestro Presidente del Gobierno dijo ayer en televisión, cuando le entrevistaron después del partido, que estaba muy contento y que "lo mejor está por llegar". Seremos el equipo invisible, pero los mensajes de nuestro presidente, José María del Nido, calan hasta en las más altas instancias. ¿Qué no?

viernes, 27 de junio de 2008

El triunfo del buen juego

Hay que reconocer que hacía tiempo que no se veía un campeonato de selecciones con tan buen fútbol como esta Euro-2008. Pero también hemos podido comprobar cómo los que mejor juego han desarrollado, han ido cayendo unos detrás de otros. Cayeron los checos, los portugueses, los holandeses, los croatas... pero no los españoles. Ayer nos llevamos todos una enorme alegría. España, ¡por fin! va a disputar una final. Recuerdo la del año 84, pero yo sólo tenía 9 años entonces. Estaba convencido de que la gran presión la íbamos a tener en cuartos (¿cómo no?). Pero también de que una vez pasada esa barrera, jugaríamos mucho más relajados. Y así ha sido. ¡Viva España! Pero mi alegría va más allá. Para mi, el hecho de que una selección como la española se haya clasificado para la final es un triunfo del fútbol sobre la racanería, representada sobre todo por Italia y Alemania. Ese ganar con lo mínimo posible. Ese cerrarse atrás, dar el balón al contrario y esperar su error para morderle. Yo entiendo ese juego en equipos de bajo nivel. Hay clubes y selecciones que no tienen ni capacidad ni jugadores para hacer un juego preciosista y la única manera de aspirar a algo es una táctica defensiva. Eso hacía el Sevilla de Caparrós cuando éramos unos recién ascendidos. No había dinero para fichar a figuras y nos dedicábamos a defender y tratar de arañar victorias. Pero ese no puede ser el caso de Italia y Alemania. ¿No hay buenos jugadores en esos países? ¡Claro que si! Pero ese siempre ha sido su juego y les ha ido bien. Sin embargo, a mi no me gusta. Por eso me alegro de que, por fin, triunfe el fútbol. Ya he comentado que lo que más me gusta de España es que, ahora sí, jugamos a algo. Sabemos lo que tenemos que hacer y lo hacemos, en el minuto 3 y en el 85. Si para colmo, eso que sabemos hacer es jugar bien al balón, ¿qué más se puede pedir? Ayer ganó España, porque es mejor, y porque Rusia lo sabía. A mi el equipo ruso me dio la impresión de estar acojonado. Al principio trataron de manejar el balón, de hacer un juego parecido al de España. Incluso tuvieron alguna ocasión. Pero eso duró media hora. El primer tiempo, siendo generosos. Pero en el segundo nos los comimos. Sobre todo, tras la salida al campo de Cesc Fábregas. Los que me conocen saben que soy un enamorado del juego del jugador del Arsenal. No entiendo cómo no se le da más confianza. Me gusta más que Xavi. Es más vertical, más rápido. Xavi es muy bueno para dormir el partido y volver locos de impaciencia a los rivales. Pero para atacar, a mi no me cabe duda de a quien poner. Por cierto, genial la defensa. Volvimos a ver al mejor Sergio Ramos, los centrales anularon a los delanteros (¿Jugó Arshavin?), incluso Marchena se animó a subir con el balón jugado. ¿No decían que era nuestra peor línea? Aunque visto el partido de ayer, yo preguntaría ¿tenemos una peor línea? Sigo pensando que Luis debería haberse llevado jugadores de banda. Porque contra equipos que se abren como Rusia ayer, es factible hacer nuestro juego. Pero el domingo el rival es Alemania. Y como nos empeñemos en entrar por el centro, lo vamos a tener crudo. A Italia no fuimos capaces de marcarle un gol, y mira que jugaron mal. Y otra vez penalties, no, por favor. Si tuviéramos bandas, podríamos intentar abrir el campo nosotros y de esa manera descolocar a un equipo tan bien organizado como los alemanes. Ayer me daba coraje ver a Villa y a Torres caer a las bandas. Claro, de esa manera, si controlan el balón, no hay jugada, porque los delanteros son ellos y si están escorados no hay nadie en el área. Nuestros centrocampistas son buenos pero lentos. No llegamos en bloque al área rival. No abrimos el campo. Eso puede ser un problema contra Alemania. También hay una ventaja: la lentitud de Metzelder y Mertesacker, los centrales. Si conseguimos aprovechar las veces que Alemania se venga arriba, a esos dos les podemos hacer un siete con los pases a sus espaldas. Sobre todo si son por bajo. Dejémonos de pelotazos, que son eso no vamos a ningún sitio. Los defensas alemanes son excepcionales con juego estático. A mi me encata Mertesacker. Creo que esta haciendo una Eurocopa soberbia. Pero si el juego es rápido y dinámico, ahí sufren mucho. Ahí podría estar la oportunidad. Sus laterales suben mucho, sobre todo Lahm por la izquierda. Aunque mucho me temo que contra España lo van a hacer bastante menos. De todos modos, esto no son más que opiniones personales y matices. Lo importante es que sigamos siendo fieles a nuestro juego. Con sus virtudes y sus defectos, hemos sabido llegar hasta toda una final. Lo más importante es eso, hacer lo que sabemos hacer y no volvernos locos. Ahora sí podemos decir que somos los que mejor fútbol estamos haciendo en la Eurocopa. Sobre todo tras la eliminación de Holanda. Ojalá siga triunfando el fútbol. Ojalá. Porque si es así, eso significará que el domingo seremos campeones de Europa.

jueves, 26 de junio de 2008

Turquía

Viendo ayer la semifinal de la Eurocopa entre Alemania y Turquía, un pensamiento rondaba mi mente: a estos turcos ya los conocía yo de antes. Yo he visto un partido parecido. ¿Cómo no? Si es que jugaron igual que el Fenerbahçe contra el Sevilla en la Champions. La base del equipo turco está compuesta por jugadores del Galatasaray y del Fenerbahçe, a los que se suma Nihat y ese pedazo de jugador que se llama Altintop y que juega nada menos que en el Bayern Munich (ese equipo que perdió la final de la UEFA contra el Zenit, a quienes a su vez el Sevilla ha dejado atrás hasta en tres ocasiones) Del equipo que casi se carga ayer nada menos que Alemania, había hasta 4 jugadores del Fenerbaçe: Memet Aurelio, Ugur Boral, Kazim Kazim y Semih Sentürk. Faltaban el portero titular, Volkan Demirel (a quien Klose no hubiera metido el segundo gol alemán), y el defensa Tuncay Sanli. Recuerdo aquel partido de vuelta en Nervión, en el que nos pusimos con 2-0 y parecía que todo estaba liquidado. Pero estos tíos no se cansan. Siguen y siguen y siguen. Les da igual de todo. No importa lo difícil que esté la situación. Ellos son incansables. Igual que Turquía ayer. Parece complicado afrontar un partido con mayor desventaja para un equipo. ¡Diez bajas! Pues les dio igual y casi se cargan a los alemanes. A nosotros nos eliminaron y todavía nos duele. Nos pasó lo mismo que a los alemanes. Lo teníamos todo tan a nuestro favor, que nos confiamos. Y estos no bajaron el pistón en ningún momento. Al final, la lotería de los penalties y eliminados. Alemania ayer tuvo la suerte de encontrarse con un gol al final. Y porque Kazim Kazim se lesionó él solo y le dejó libre el camino a Lahm al principio de la jugada. Si no... Ahora todos alaban al fútbol turco. Cuando ellos nos eliminaron de la Champions, decían que vaya fracaso el del Sevilla, por caer en octavos contra un equipo tan flojo. ¿Tan flojo?, a la mitad del once turco de ayer, le unimos a su portero titular, a Roberto Carlos, a Deivid, a Alex... ¿Cómo puede ser flojo el Fenerbahçe, y magnífica la selección turca? Por no decir que el Sevilla firmó la mejor andadura de un debutante en la historia de la Champions, pero eso es otra cosa. Estas conclusiones me sacan de quicio. Ni a mi, ni a ningún sevillista nos ha sorprendido la actuación de Turquía en la Eurocopa. No, porque nosotros sabemos como se las gastan estos tíos. El Sevilla debió eliminar al Fenerbahçe, eso está claro. Igual que tanto los checos como los croatas debieron cargarse a los turcos. Pero no lo hicieron. Por el mismo motivo que el Sevilla cayó eliminado en octavos de la Champions. Y es que es difícil imaginar que un equipo pueda tener tanta fe como tienen estos turcos. Es admirable. Pero si perder con ellos es un fracaso, lo es para todos. Y son magníficos, pues lo mismo. Pero dos varas de medir, no. Eso no es justo.

miércoles, 25 de junio de 2008

Arshavin y los periodistas vagos

No se por qué lo sigo haciendo, pero a veces me doy una vuelta por las ediciones digitales del los periódicos deportivos nacionales. Y no dejan de sorprenderme. Parece mentira el bajo nivel que tienen los que supuestamente nos informan diariamente. Ahora les ha dado por elevar a los altares al ruso Arshavin. Hay quien dice que ha tenido que esperar a los 27 años para explotar. ¿Para explotar? O sea, que si el iluminado de turno no conoce a un jugador, es que no existe. Si no juega en e Madrid, Barça. Milan, Inter, Arsenal o Manchester, no es bueno. Sólo explota cuando lo decide el iluminado de turno. Que cosa más triste. En Sevilla conocemos bien a Arshavin, porque nos hemos enfrentado a él (y vencido) en esa competición segundona que se llama UEFA, en tres ocasiones en los últimos cuatro años. Esa competición segundona la ha ganado este año Arshavin con el Zenit... justo el primer año en que no está el Sevilla para eliminarlos... Pero lo que más pena me da no es que estos "expertos" no conozcan a este pedazo de jugador. Lo que me entristece de verdad es que no lo conocen después de haberse enfrentado tres veces en cuatro años a un equipo español. Es evidente que no vieron esos partidos. ¿Cómo nos van a informar de nada si no ven ni los partidos de los equipos españoles? ¡Ah! Claro. Es que la UEFA es una competición segundona. Si no estás en la Champions no existes. ¿Creéis que si se hubiera enfrentado al AT. de Madrid sí lo conocerían. O si el Zenit hubiera jugado al final de la UEFA con el Sevilla, y no los cuartos. Las finales sí mola verlas ¿verdad? Así soy periodista deportivo yo también, no te jode. Lo trabajoso es tragarse las rondas anteriores y saber distinguir el grano de la paja. Pero ¿ni siquiera cuando juega un equipo español? Vale que un aficionado de Palencia no lo conozca. Es normal. Pero... ¿un periodista deportivo? ¿Un experto en fútbol? Es tan sencillo como que no saben hacer su trabajo. O que son unos vagos y no lo quieren hacer. Así de simple. Ahora se preguntan cómo ningún equipo grande se ha fijado en él antes. O cómo gente como Monchi no dió con él, con la de jugadores que conoce. Si fueran buenos periodistas, sabrían que el Zenit pertenece a Gazprom, o sea, que tienen pasta a dolor y que no dejan salir a sus figuras. ¿Cuánto trabajo nos costó traer a Kerzhakov? Y al final lo dejaron salir. Claro. El bueno era Arshavin. ¿De verdad se piensas estos que Monchi no lo quiso traer? ¿No será que los de Gazprom no lo dejaron marchar? ¡Ah! Claro. Es que si no lo dicen ellos no existe. Aquí sólo existe Madrid, Barcelona, Atlético y los equipos grandes europeos. ¡Qué cosa más triste! Al final, siempre llego a la misma conclusión. No sé para qué los leo. Si se lo que son y de lo poquito que son capaces. Si se lo que mienten y lo vagos que son. Si sé que no tienen ni idea. Eso sí, para dar con la abuela de Cristiano Ronaldo son unos figuras. Y ahora quieren renovar a Luis Aragonés. Con la que le han dado, Dios mío. ¿ya no se acuerdan de Raúl? ¡Qué cosa más triste!

martes, 24 de junio de 2008

Ya está aquí el cuarto fichaje

Cómo me gusta el equipo que está formando el Sevilla. Tanto en la composición como en la forma de hacerlo. Aún no ha terminado el mes de junio y ya tenemos prácticamente teminada la confección de la plantilla. Manolo Jiménez contará casi con todos desde el primer día de la pretemporada. Además se ha dado la circunstancia de que los fichajes son los primeros de la lista de preferencias de la secretaría técnica. Eso, para los que como yo, confiamos ciegamente en el ojo de nuestros técnicos es toda una garantía. Y es cierto que nos estamos gastando mucho dinero, pero también lo es que el año para hacerlo es este. Hemos ingresado unos 50 millones de euros en traspasos. Lo normal es invertirlos en reforzar la plantilla. Es lo que se está haciendo. Y pienso que vamos a tener mejor equipo que el año pasado. Por varios motivos: Yo soy de la opinión de que el Sevilla va a verse beneficiado de la marcha de Daniel Alves (yo lo hubiera vendido el año pasado). Muchos de los problemas defensivos que hemos tenido este año han sido consecuencia de sus anárquicas subidas, no ya sólo por la banda, sino por cualquier parte del campo. Es un jugador genial, pero eso tiene su parte mala también. Todo hace indicar que este año tendremos un equipo más compensado en todas sus líneas. Los jugadores harán lo que saben. Los defensas, defender, los medios construir/destruir y los delanteros, marcar goles. Hasta ahora, todos hacían lo que sabían... y además tenían que estar atentos a hacerle las coberturas al genial brasileño. Los rivales ya lo saben, nos conocen y se aprovechan de esas nuestras debilidades. A partir de este año tendrán que estudiarnos de nuevo. De los fichajes, poco puedo opinar, porque apenas los conozco, pero el aval de Monchi me da muchas garantías. A pesar de todo, puedo decir que el lateral izquierdo me gusta. Ese chico iba para titular en el Barça, hasta que se lesionó. Sólo tiene 26 años y está en la selección. Será por algo. A Konkó tampoco lo conocía, pero si equipos como el Inter de Milan lo quisieron, algo tendrá. Sólo espero que los iluminados de siempre no se empeñen en compararlo con Alves. Vamos, que no lo hundan desde el primer momento. Yo entiendo que es difícil rellenar páginas de periódico y horas de radio en verano. Pero puestos a rellenar, por favor, háganlo de manera que tiremos hacia arriba, no cargando de presión a los nuevos. Ni Mosquera es Javi Navarro, ni Konkó es Alves. No cometamos el mismo error. Acosta, por su parte, es el típico fichaje Monchi de los últimos años. Como lo fueron Alves, Baptista, Adriano o Fazio. O como lo pudo ser Marcelo, si el espía del Madrid no hubiera puesto a los "galácticos" sobre su pista. Que con pasta por delante es muy fácil fichar. Lo difícil y lo que tiene mérito es traerse a Marcelo por cuatro duros, como a punto estuvo de hacer el Sevilla. Es cierto que Acosta no ha costado cuatro duros, sino 6 millones. Pero también lo es que el Sevilla hoy no es el de hace unos años. Afortunadamente. Y que igual que nosotros exprimimos al máximo para sacar todo lo posible pos Alves, los demás hacen lo mismo. Saben que el Sevilla y que tiene dinero. Es uno de los problemas que tiene ser grandes. Bendito problema, por otra parte. Sin embargo, por poner un ejemplo, un jugador de la misma edad y semejante trayectoria como Ever Banega costó al Valencia 18 millones de €. El triple. Acosta viene a formarse, a crecer, a convertirse en crack aquí. Vamos, a lo mismo que vinieron Alves o Fazio. Para eso el Sevilla viene siendo un destino ideal. Espero que lo sigamos siendo. Me gusta pensar que nos podamos convertir en algo semejante a lo que son equipos como el Arsenal o el Ajax. Semilleros de enormes futbolistas, fichados por sus sensacionales cuerpos técnicos cuando son jóvenes. A veces algunos les salen mal (Reyes). Pero otras aciertan de manera innegable (Cesc Fabregas). Y ahora viene un tal Romaric, marfileño como Kone, que por lo visto es una mole descomunal que desarrolla un "colosal" trabajo en el centro del campo. Otra vez, la primera opción de Monchi es la que viene. Y este con 30 millones de cláusula. Claro que, por lo visto, no es Keita, pero a pesar de todo, espero que triunfe. Sea como sea, a mi me gusta el equipo que estamos haciendo. Me gusta mucho. Ojalá estas buenas sensaciones se conviertan en buenos resultados.

lunes, 23 de junio de 2008

España, esta vez sí

Después de pasarlo francamente mal y de llevarme una gran alegría para el cuerpo, uno se pregunta ¿por qué esta vez sí? Y es que nadie podrá negar que el partido siguió el guión clásico. Cuartos de final, Italia en frente, nosotros jugando mejor, pero incapaces de marcar... prórroga... penalties... La mayoría estábamos convencidos de que la historia se repetía una vez más. Pero no... esta vez no. Esta vez ganamos nosotros, a la italiana. ¿Y qué ha cambiado para que esta vez sí? En primero lugar, pienso que fue un gran acierto dejar fuera de la selección a los Raúl, Guti, Cañizares... Los revienta - vestuarios. Desde que eso ocurrió no hemos parado de ganar. El equipo se ha rejuvenecido, no hay grandes estrellas, se les ve unidos, ambiciosos, descarados... eso me gusta. Tenemos un estilo de juego. Mejor o peor, pero jugamos a algo. Pienso que somos muy lentos y previsibles, pero al menos sabemos qué es lo que tenemos que hacer. Y lo que hay que mejorar. Espero que Luis se haya dado cuenta de que con Cesc Fábregas jugamos de una manera mucho más vertical que con Xavi. No sólo basta tocar y tocar. También hay que profundizar y eso se hizo mucho más desde que el del Arsenal estuvo en el campo. Pero todo eso es opinable. Lo importante es que tenemos un estilo. Desde lo de la "furia española" eso no ocurría. El equipo no baja el pistón. Llegamos al final del partido mordiendo. Eso es ser competitivos, en mi opinión. Que a pesar del cansancio, sabemos mantener la concentración y el estilo de juego. No nos cansamos de hacer siempre lo mismo. Es como cuando Nadal no para de tirarle bolas altas al revés de Federer y le acaba ganando. Igual. Lo mismo. Jugamos a esto, es lo que sabemos hacer, lo hacemos y no cejamos. Ayer no conseguimos marcar, pero igual hubiera podido suceder. Ese es el camino. Concentración. Confianza. Seguridad. Valentía. Raza. ¿Cómo un debutante como Cazorla tira un penalty tan importante? ¡Como me gusta eso! No hay que ser una super estrella mediática para ser buen futbolista. O para tener los cojones de tirar p'alante y asumir responsabilidades. Parece que por fin nos damos cuenta de que para ser bueno no hay que jugar en el Madrid o en el Barça. Y justo cuando menos jugadores de estos equipos van a la selección, rompemos el gafe y el mal fario. ¿Casualidad? En mi opinión, no. Luis me cae mal, pero hay reconocer el valor que ha tenido, y el éxito al que nos ha llevado. Ojalá el que venga tome nota y no volvamos otra vez a lo de siempre. Aún así, sigo echando de menos cosas en el equipo. No tenemos bandas. ¿Cómo no se ha llevado Luis a Capel? ¿Os imagináis la que les hubiéramos formado a los italianos con Capel rompiendo por la izquierda, y Villa y Torres juntos esperando en el área? Al contrario, nos empeñamos en entrar por el centro, una vez y otra y otra... no es buen día para quejarse, pero es que no entiendo por qué renunciamos a las bandas. Afortunadamente, Rusia es un equipo que juega mucho más abierto y habrá más espacios para desarrollar nuestro juego. Pero ante equipos como Italia, abrir el campo por la bandas es fundamental, y en eso hemos fallado. A pesar de todo, estoy muy contento. El jueves podré ver a mi selección jugar por algo importante. A ver si seguimos adelante. No es lo mismo que cuando el Sevilla me hizo llorar de alegría estos años atrás, pero me gusta ver a mi España dejando de lado los complejos de inferioridad y paseando con orgullo y la cabeza alta. Aunque sólo sea por una vez.

El primer post

Bienvenidos todos a mi blog. Comienzo este proyecto con gran ilusión y sin esperar nada del mismo. Mi única intención es plasmar aquí mi opinión acerca de cualquier tema que considere oportuno. Nada más. Y nada menos. A pesar de todo, en este sitio se va a hablar mucho de fútbol y de política. Y cuando digo fútbol me refiero, sobre todo, del Sevilla FC. Aquí iré dejando, regularmente, mi opinión acerca de las noticias que vayan aconteciendo alrededor de mi equipo. Y no voy a ser objetivo. En absoluto. Mi opinión será mía y de nadie más. No pienso ser políticamente correcto ni reírle las gracias a nadie. Tampoco quiero ser un rebelde sin causa. Sólo daré mi opinión. La misma que expreso en un bar tomando una cerveza con un amigo. Para el que le pueda interesar, contaré algo sobre mí. Soy un un sevillista de 33 años. Me considero independiente, dentro de lo que la sociedad actual te permite serlo, que no es mucho, pero en fin. Al menos lo intento. Cuando hablo de independiente, me refiero a que procuro ser crítico con lo que ocurre a mi alrededor, y no creerme cualquier cosa que me digan, ya sea una persona a nivel privado, ya sea una noticia en televisión o un artículo en la prensa o en un blog. Soy votante de UPyD (eso que llaman en la prensa "El Partido de Rosa Díez", porque parece que les da grima llamarlo por su nombre). Y lo soy porque no trago con el bipartidismo que se han empeñado en imponernos a toda costa. Yo no soy de derechas. Ni de izquierdas. Soy un ciudadano preocupado que procura vivir honradamente y que no se siente identificado con ninguno de los dos grandes partidos. Así soy yo. Y a veces me siento como un bicho raro, una oveja negra. Pero me da igual. Procuro ser yo mismo. En la medida en que me dejen. Yo soy uno de tantos atrapados por el sistema, que jamás ha tenido un trabajo estable, a pesar de mis dos carreras y mis tres idiomas (incluyendo el castellano, eh). Aunque a lo mejor, esa es la causa de tal inestabilidad. Somos tantos los jóvenes formados... Pero eso va a cambiar. A la vez que trabajo en cualquier cosa, me estoy preparando unas oposiciones. Este año me he quedado a las puertas de aprobarlas. El año próximo lo volveré a intentar. Quien busca halla. Algo tendré que hacer, porque mi mujer y yo queremos tener hijos y me gustaría darles una vida un poco desahogada. No quiero traer más pobres al mundo. Aparte del fútbol, me gusta mucho la música. Soy un tipo raro, musicalmente hablando. Tengo mi casa plagada de discos de grupos a los que sólo conocemos cuatro. Por citar algunos un poco más relevantes, me gustan Los Planetas, Sonic Youth, Blur, Strokes, Offspring, Smashing Pumkins,... Hay otros menos conocidos como Saint Etienne, Raveonettes, Habitación Roja, Ash... Soy de los que querían que a Eurovisión fuera La Casa Azul (tengo todos sus discos). En los noventa nos llamaban "indies". Hoy día... hoy día somos unos de tantos. Más del montón. Luchamos por conservar algo de aquella rebeldía, de aquella independencia... aunque el sistema te atrape... y haya poco que se pueda hacer... pero algo queda de aquello. O al menos se intenta. Pues ese soy yo, Ravesen, hablando desde mi planeta. Me haría ilusión que os interesara lo que aquí voy a decir. Pero no es ese mi principal objetivo. Si eso ocurre, me sentiré orgulloso. Si no, pues será lo de siempre. Un grito en el desierto. Pero un grito en condiciones. Por gritar, que no quede. Un saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política