miércoles, 20 de agosto de 2014

El puño cerrado

A estas alturas de la película, con lo que ya sabemos y lo que hemos vivido, a mí me sorprende una barbaridad que aún haya gente que no se ha enterado de por qué en el Sevilla se escatima tanto a la hora de gastar. Me sorprende infinito, me cuesta horrores comprender que aún haya alguien que no se dé cuenta de cosas como que para ganar la Liga Europa hay que jugarla y que no recuerde POR QUÉ la jugó el Sevilla el año pasado. 

Y me sorprende más aún teniendo en cuenta el aluvión de críticas que se llevó Monchi años atrás por malgastar el dinero, ganado gracias a los traspasos y a los éxitos en el campo, trayendo a jugadores de medio pelo que aún este año (a alguno) se están tratando de colocar. Lo que se está haciendo es, simple y llanamente, corregir ese error. Ni más ni menos. Con una política de gestión de la plantilla que fue un éxito monumental hace diez años y que lo volvió a ser el año pasado. 

Con esto quiero decir que se puede criticar que se traiga a Banega y no a otro, pero no que no se gaste una pinza de millones en un jugador de primera fila que, además, cobrará mucho dinero durante varios años. 

De esto se ha hablado desde diferentes foros en muchas ocasiones, pero se ve que no se ha hecho bien, o que hay quien no lo ha entendido correctamente. Que por Rakitic y Alberto se hayan sacado, digamos, 40 millones de euros no significa que se tengan 40 millones de euros para gastar. De hecho, para cuadrar presupuestos, uno de los dos tenía que salir a la fuerza. Solo para cuadrar el presupuesto. Vamos, para poder pagar todo lo que hay que pagar día a día en el club. Para que no pasase, por ejemplo, que la plantilla no cobrase, alguien denunciase al club y la UEFA no nos permitiera jugar el año que viene la competición. Puede que por plazos la cosa no fuese tan exagerada, pero el concepto es exactamente ese.

Por su parte, la salida de Alberto era necesaria, simple y llanamente, para hacer fichajes. Y si no hubiera salido Rakitic, lo habría hecho Bacca, o Gameiro, o los dos, o algún otro más, que el sueldo del croata hubiese sido sideral para las capacidades del Sevilla e igual hubiera hecho falta traspasar a más gente para poder permitírselo. 

Hay que tener en cuenta que el Sevilla QUIERE competir con clubes que nos superan en mucho en capacidad económica. No hablo ya de Madrid o Barcelona, que ni se compite con ellos ni es nada nuevo que sean superiores económicamente (aunque sí el volumen de la diferencia), sino de los demás: Atlético de Madrid, Valencia, incluso Villarreal, con todo lo que tiene por detrás apoyando al club. Y qué decir a nivel europeo, donde TODOS los clubes de la Premier, la mitad de los alemanes e italianos, y cualquiera que tenga un "jeque" manteniéndole nos gana por goleada en este sentido. Y cuando digo que nos superan, me refiero a que, sin necesidad de traspasar a nadie, tienen mucho más dinero que nosotros, ya sea por ingresos televisivos, por los mencionados "jeques" o por la razón que sea. Por tanto, si no llegamos a sus niveles y queremos aspirar a competir con ellos, tenemos que ingresar por otro lado. Tenemos que traspasar futbolistas. Para tener dinero con el que mantener una plantilla competitiva (con sus sueldos y demás) sin que nos pase lo que le ocurrió, por ejemplo, al Rayo Vallecano o al Málaga el año pasado.

Yo comprendo perfectamente que a unos les gusten unos jugadores y a otros, otros. Comprendo que se critique (o no) una planificación, una forma de confeccionar la plantilla, el modo en que se trata a no sé qué jugador a la hora de enseñarle la puerta de salida, que se prefiera a Badelj antes que a Banega o que se piense que la política de cantera no es la más acertada. Pero a nivel económico, que se critique el hecho de que se aprieten los puños fuertemente antes de dejar salir un euro de la caja, eso no lo entiendo para nada. Y menos después de lo vivido este último año. 

Como digo, hay que traspasar jugadores para mantener el nivel competitivo, que aunque dicho tal cual parezca una contradicción, los sevillistas sabemos de sobra no lo es. Y esto es ASÍ, y lo seguirá siendo, como mínimo, durante varios años. Lo he comentado muchas veces: más vale que nos acostumbremos porque es lo que hay y no reconocerlo y asumirlo nos puede costar muchos disgustos.  

4 comentarios:

Alvaro dijo...

Me alegra mucho volverte a leer, Rafa.
Yo estoy en tu línea. El Sevilla debe llegar hasta donde puede llegar. Además, lo importante es que la comida esté buena, no que el restaurante sea caro o barato. Y la comida que nos suministran, viendo una nueva copa en nuestras vitrinas, sigue siendo de primera calidad.

El dinero del Sevilla es el que es, y ese está en el campo.

Y me permitirás que no sea más explícito porque quiero escribir algo sobre el particular :-)

Un abrazo

Rafael Sarmiento dijo...

Gracias, Alvaro.

Yo estoy encantado con lo que ocurrió el año pasado, aparte de por lo evidente, porque nos da la razón a quienes pensamos de ese modo. Y esta temporada se está trabajando igual.

Lo comentábamos hace no mucho: es más fácil tener suerte si las cosas se hacen bien.

Ya estoy esperando lo que sea que dé por escribir ;-)

Un abrazo.

EL PAPI MAGASE dijo...

Cuanto tiempo Rafa sin leer nada tuyo,me alegra que ahora con el comienzo de la temporada en puertas de nuevo el caballero andante RAVESEN vuelva a cabalgar en la llanura,muy de acuerdo con toda tu exposición,de momento y hasta que la cosa no cambie,creo que la forma de gestionar es la correcta,vivr por encima de nuestras posibilidades es correr el riesgo que otros clubes no muy lejanos han cometido y han sufrido y siguen sufriendo,por lo tanto chapeau por la gestión del club,un abrazo hermano y eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeempezamos.

Rafael Sarmiento dijo...

Gracias, amigo.

A ver qué nos espera este año, aunque las cosas no parecen ir como debieran. Nunca se sabe.

Un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política