domingo, 28 de noviembre de 2010

Harto de mercenarios

Después de cosas como las de anoche, me resulta dificilísimo ponerme a escribir algo. Yo, por naturaleza, trato de pensar en positivo, pero es que es tan difícil en estas circunstancias. Tenía la esperanza de que después del rapapolvo de Manzano a sus jugadores, estos hicieran algo para enmendar la plana y recondujeran el camino del equipo ante un rival asequible como el Getafe. Pero es que ayer vimos más de lo mismo y esto comienza a ser preocupante. La afición parece harta de todo y urgen soluciones.

Es curioso que ya hay más de uno que se está acordando de aquello que tanto criticaron el año pasado.Yo, en concreto, recuerdo algo que se le criticaba a Manolo Jiménez: aquello de que se llevaba mal con los jugadores porque los sobreexplotaba, les exigía demasiado hasta el punto de hartarlos. Incluso, se dijo que el motivo de tanto lesionado era esa sobreexplotación. ¿No sería que se dedicaba a eso para evitar la bajada de brazos? ¿No sería que, en efecto, acabó por hartar a los futbolistas de tanto exigirles que cumplieran con su trabajo? ¿No sería que estos le acabaron por hacer la cama hasta que le echaron? Y luego llegó Alvarez que era "colega", hicieron lo justo para salvarle el culo al final de la temporada, y con el comienzo de la siguiente, la actual, volvieron a las andadas. Seguramente estoy del todo equivocado y las cosas no se dieron así en absoluto. Pero, ¿qué queréis que os diga? Esto no es nada nuevo, ya se hablaba de esto el año pasado y se decía que Jiménez no era capaz de motivar al colectivo.

Ya no se dice nada de eso, ya no parece haber un entrenador que harta a los futbolistas de tanto exigirles que cumplan con su deber. Al menos hasta esta última semana. Eso sí, el resultado es el que es. Los jugadores bajan los brazos y la intensidad se desploma. Y al final lo que pasa es que cualquier equipo nos pinta la cara. Lamentable.

Yo, por mi parte, tengo mi lista de indolentes favoritos en la que está gente como Konko, Romaric, Navarro, Renato, Cigarini, incluso Jose Carlos. El año pasado, Negredo, pero esta temporada por la razón que sea sí que parece enchufado. Al revés que Zokora, que en este curso da la sensación de ser la sombra de lo que fue en el pasado. Y, por supuesto, Luis Fabiano, cómo no, que yo no sé por qué no se le traspasó hace tiempo. Supongo que es por ese contrato tan raro que tiene que por culpa del mismo no se tiene la certeza de sacarle una buena pasta. Y me molesta un montón porque los considero futbolistas buenos y válidos pero que no les da la gana de rendir, de comprometerse, de darlo todo. Decía en mi anterior post que les falta motivación porque saben que en el Sevilla no van a llegar más allá de donde están, pero eso no es excusa para nada. Al menos si se tiene dignidad y vergüenza.

Había un magnífico eslogan publicitario que decía que la potencia sin control no sirve para nada. Extrapolándolo a nuestra situación, podríamos decir que la calidad sin intensidad, pues lo mismo. Y yo sinceramente espero que Manzano tome cartas en el asunto. En la plantilla quedan jugadores comprometidos por sevillismo, por dignidad, por vergüenza o por una mezcla de todo. Ahí están Palop, Cáceres, Escudé, Capel, Alfaro, Navas (cómo se le echa de menos), Kanouté, Negredo... En mi opinión, con esa base, unida a jugadores aprovechables aún como Dabo, Perotti o Alexis, se debería dar la alternativa a algunos de los canteranos para que aprendan lo que tengan que aprender al lado de ellos. De esa forma, espero que algunos de los indolentes se una a la causa. Y los demás, ya saben lo que tienen que hacer.

Yo ya estoy harto de mercenarios. Harto de personajes que no sienten nada por el club que les paga y se dedican a lo que se decican. Y no digo que sean tan sevillistas como yo, por supuesto que no. Pero tampoco lo eran cuando vinieron Palop, Pablo Alfaro, Javi Navarro, David Castedo, Martí, Dani Alves, Dragutinovic etc, y se patieron (o se parten) el pecho por el Sevilla. Y prefiero mil veces ser duodécimos con un equipo de gladiadores que séptimo con esta panda de aprovechados.

Anoche se gritaba en las gradas eso de "más fichajes, menos sueldos". Y no niego que se tenga razón con eso, pero no olvidemos que aquí quienes de verdad cobran buenos sueldos son los futbolistas. Son ellos los que saltan al campo y son ellos los que bajan los brazos y pasan de la historia porque saben que van a ganar lo mismo ganen o pierdan. Son ellos y no otros. Porque los otros hacen su trabajo, bien, mal o regular, pero lo hacen. Pero los jugadores están pasando del tema. Y eso es intolerable. Se puede criticar por jugar mal, pero por no hacerlo es indignante. Pasaron de la memoria de Antonio Puerta, pasaron de la bronca del entrenador y pasan de todo lo pasable. Y yo ya estoy harto.

Por favor, que se tomen medidas. Las que sean. Ya se cambió de entrenador por dos veces y las cosas siguen igual. Aqui hace falta un romper alguna mesa a base de puñetazos. Que lo haga quien lo tenga que hacer, pero se acabe ya esto. Y si lo que nos queda es ser séptimos o décimos o decimoterceros, que sea con gente de la casa partiéndose el alma por el escudo que llevan en el pecho. Y que se suba al carro quien quiera.

Por cierto, el año pasado a estas alturas el Villarreal era undécimo con quince puntos, a nueve de los puestos UEFA. Quiero decir que aún estamos tiempo de hacer lo que sea. Sólo falta que se haga. Háganlo.

1 comentario:

Mayte Carrera dijo...

Ahora no está Jiménez para tapar la indolencia de los jugadores, ahora o se ponen las pilas o van a escuchar cosas que no quieren, es vergonzoso verlos jugar como ayer.
Hoy los chavales del filial les han dado una lección de pundonor y de hacer bien las cosas.
Ojalá aprendan la lección y rectifiquen, aún hay tiempo pero las jornadas pasan muy deprisa.
Un saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política