jueves, 3 de noviembre de 2011

Todo por el pueblo... y con el pueblo

Desde el pasado 15 de mayo, en España se han sucedido las protestas y manifestaciones de esos que llaman los indignados, que en verdad no es más que una muestra representativa del pueblo en general. Sus formas y maneras han sido apoyadas por la inmensa mayoría de la población, e incluso muchos de los que los rechazan acaban por quejarse de lo mismo que ellos, pero por la razón que sea no se quieren mezclar. 

La cosa comenzó a tomar un cariz internacional, sucediéndose movimientos semejantes en otros países. Unos se identificaban con los españoles, otros con los árabes del norte de África, y los demás iban a su bola. Pero todos tienen un punto en común: el descontento con el poder establecido, con la forma de hacer las cosas. Con el sistema. 

Y esta internacionalidad se plasmó de un modo categórico el pasado 15 de Octubre, día en el que se congregaron manifestaciones por todas partes del mundo. Yo creo que la voz del pueblo es clara y diáfana. Sin embargo, el poder no le ha hecho demasiado caso. Les ha tachado de movimiento marginal de escaso recorrido.Se ha propuesto criminalizarles, en un intento por hacer ver que su pacifismo no era más que una pose. Les ha intentado politizar, tanto para aprovecharse de su tirón, como para colocarlos en el lado opuesto de su ideología y así echar la culpa al otro partido del descontento generalizado. 

Eso sí, apenas les han tenido en cuenta a la hora de tomar sus decisiones. El pueblo en la calle clamando por un cambio, y lo que más les preocupa es que no ensucien la Puerta del Sol, que no ocupen un hotel abandonado o que no manchen con spray la chaqueta de un politicucho catalán. Pero poco más. Eso en España, aunque el caso más grave se produce en Grecia. Desde Europa no hacen más que exigirles recortes, recortes y más recortes. La población se empobrece, y además les están robando el futuro. La gente sale a las calles, se queja, protesta, se manifiesta, pero nadie les hace el más mínimo caso. No son importantes, no tanto como "los mercados". Y ahora va el Papandreu este, dice que va a consultar a su pueblo si quiere o no aceptar ese acuerdo al que han llegado en la UE y que les va a machacar la vida, y van todos y se llevan las manos a la cabeza. 

¿Qué pasa? ¿Que sólo vale eso de "todo para el pueblo, pero sin el pueblo"?

Valiente merienda de negros. Aquí lo que preocupa es que el pueblo tenga voto (voto de verdad, claro).

Es escandaloso el cinismo de toda esta gente que nos gobierna. Se presentan como los salvadores de Grecia, como sus perdona vidas. Apelan a la solidaridad de Europa para con uno de sus miembros, estando Francia y Alemania al frente de dicha solidaridad. Claro que de solidaridad, poco, porque el motivo por el que estas dos naciones lideran el afán por rescatar Grecia es que la deuda pública de estos últimos está en manos de bancos franceses y alemanes en un muy alto porcentaje. Si los griegos no pagan, el daño para estos bancos sería tremendo, y por ende también para las economías de sus países de origen, los motores de la UE. El problemón sería general, pero no tiene nada que ver con la solidaridad. 

El dinero que Europa pretende entregar a Grecia no es para los griegos. Es para que el Estado griego pueda pagar su deuda (o parte de ella) con los bancos franceses y alemanes. Es decir, Francia y Alemania, en mayor medida, y el resto de países europeos también, vamos a pagar una montonera indecente de millones de euros que van a acabar en los bolsillos de los bancos franceses y alemanes. Bancos que gestionaron muy mal su dinero en su momento (lo invirtieron mal) y ahora somos todos los europeos los que tenemos que rescatarlos.

Porque el verdadero rescate es a estos bancos, no a Grecia. 

Esto de un referéndum no es la primera vez que ocurre en los últimos tiempos. Hace no mucho pasó en Islandia (que no es miembro de la UE). Los islandeses no se anduvieron con chiquitas. Dejaron quebrar sus bancos, ya que lo habían hecho mal, sin pedir al pueblo dinero para rescatarles. El problema fue que en esos bancos había muchos inversores privados de Holanda y de Inglaterra. Y los gobiernos de estas dos naciones les adelantaron el dinero que tenían invertido, convencidos de que luego Islandia hiciera lo propio y así aquellos dos estados recuperasen lo adelantado. Sin embargo, el nuevo gobierno de Islandia (que llegó a procesar al anterior presidente por mal gestor ¡ole sus huevos!) dijo que tenía que preguntar a su pueblo si estarían dispuestos a dar dinero para que los estados holandés e inglés recuperasen lo perdido por culpa de la mala gestión de unos banqueros. ¡Ole sus huevos otra vez! 

Y el pueblo dijo que ¡NO! ¡Ole, ole y ole!

Y ahí andan holandeses y británicos de juicios o sé qué historias con los islandeses. Y sin cobrar. 

El caso griego es diferente, pero ya digo que no sería la primera vez que les estampan un bofetón sin manos a alguno de estos listos centroeuropeos. ¿Qué pretende, pues, Papandreu con esto del referéndum?

De entrada, legitimación. Si va a tener que exprimir a su pueblo de un modo total, que sea con el beneplácito de dicho pueblo. Pero, por otro lado, también hay algo de orgullo. Grecia está siendo humillada, su pueblo está siendo humillado. Les están tratando como pobrecitos pordioseros a los que hay que dar una limosna para que no mueran de hambre. Y la gente se cabrea, como es natural. ¿O no os cabrearíais vosotros? Dicen que son un pueblo corrupto, que la corrupción está a la orden del día, que son poco de fiar... Y si eso es así ¿qué hacen en la Unión Europea? ¿Quien les admitió? ¿O es que se han enterado ahora de cual es la idiosincrasia de ese pueblo? ¿Es sólo culpa de los griegos por ser así, o hubo algún listillo en Europa que vio una oportunidad de negocio que ha salido mal y que ahora hemos de pagar todos (sobre todo los griegos)?

Y por último, Papandreu pretende ganar poder de negociación. Hasta ahora estaba de rodillas besando los pies de Merkel y Sarkozy, suplicándoles perdón por ser griego y clamando por clemencia y por dinero. Ahora, no. Y me explico. La semana pasada, en la UE se llegó a un acuerdo de manera que las principales empresas privadas con deuda griega (los bancos franceses y alemanes sobre todo) aceptaban una quita del 50 % (les perdonaban la mitad) a cambio de que Europa ampliase el Fondo de Garantía, es decir, pusiese más dinero para asegurar el cobro de la otra mitad. Lo que no se acordó fue lo que se iba a exigir a Grecia a cambio. Eso queda para más adelante. Estos flipaos alemanes y franceses pensaron que los griegos hocicarían con lo que fuera con tal que les dieran el dinero.

Y ahora Papandreu sale con esto del referéndum y los deja a todos a cuadros. ¡Hostias! ¡Que estos no hocican con lo que sea! ¡Que se ponen dignos!

Y llegó la histeria.

En los próximos días, o semanas, cuando se negocien las condiciones que se le van a poner a Grecia para darles el dinero, los franceses y los alemanes tendrán que tener cuidado con lo que piden porque el referéndum está a la vuelta de la esquina. Y como se pasen pidiendo y los griegos digan que no, Grecia quebrará, los bancos alemanes y franceses no cobrarán un duro (no ya el 50%, sino nada de nada), y a ver cómo lo hacen para evitar que el euro se vaya al carajo, y pido perdón por la grosería. 

Poder de negociación.

Y dignidad. Y orgullo. Y cojones.

En definitiva, supongo que al final no ocurrirá nada. Europa no se pasará con sus exigencias, los griegos aceptarán seguir en el euro, los bancos que llevo todo el rato mencionando cobrarán parte de su deuda y al final todos serán muy amigos. 

Y el pueblo será castigado, porque no queda otra, pero menos que si Papandreu no hubiese hecho nada. 

Y digo yo, ¿es que las manifestaciones no valen para nada y las cosas solo se hacen si se le pone en la punta de la nariz al político de turno?

¿O es que las manifestaciones provocan que lo que sea se ponga en dicha punta de dicha nariz?

Quiero creer que es lo segundo, que manifestarse sirve para algo y que esto puede ser una lección para  esos mandamases europeos tan soberbios.

Aunque sea una lección pequeña. 

7 comentarios:

Miguel dijo...

Y nosotros de seguir asi vamos por el mismo camino que Gracia que Dios nos coja confesados a todos

EL PAPI MAGASE dijo...

Habrá que estar muy pendientes a esto,porque de ahi dependerá que luego venga el efecto ese llamado dominó,bién en un sentido o en otro,todo esto me supera hermano,mientras aqui hay que seguir buscandonos los cuartos aunque sean debajo de las pieras para pagar y medio comer,en mi casa hoy y me doy con un canto en los dientes la cocina pasará sopas de tomates con hierbabuena y un huevo cuajao,el postre aun está por ver.

Marcu dijo...

Magnífico post.
"No solo de circo vive el romano"

Apuesto a que no hay Referendum. No le interesa al poder en este caso a Alemania y Francia. Y harán lo que sea para que no haya pregunta al pueblo.

Un cordialísimo saludo

Marcu dijo...

Amigo, cuando son las 20.45 h. acabo de leer en la prensa digital que Papandreu retira el Referendum...

El poder del dinero....

Saludos

Flamenco Rojo dijo...

Pues sí que ha sido rápido el referéndum en Grecia...salgo a tomar café y a la vuelta me entero que ya han realizado hasta el recuento…Afirmativos: 20 votos, los del G-20. Negativos: 0 votos. Abstención: 11 millones de griegos…Por mayoría aplastante gana el SÍ.

Un abrazo.

Juan Angel Tena dijo...

Como ha comentado Marcu, el poder de Alemania y Francia y la ingente cantidad de dinero que ambos han invertido en comprar deuda griega han podido a la voluntad de Papandreu de hacer ese referendum que hubiese dignificado a Papandreu y al pueblo griego.

Magnifico post amigo.

Un fuerte abrazo.

Ravesen dijo...

Pues al final manifestarse no vale tanto como supuse en un principio.

Ovejitas al redil y a seguir recibiendo palos.

¡Qué pena!

Muchas gracias a todos, un abrazo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política