lunes, 11 de junio de 2012

Rescatados. ¿Para cuando elecciones anticipadas?

Para interpretar bien lo que voy a decir hoy es necesario dejar a un lado los fanatismos políticos que a veces nos dominan a todos y hacer un ejercicio de objetividad. La situación por la que atraviesa España en la actualidad es culpa de TODOS los que en un momento dado han tenido responsabilidades de gobierno, da igual la administración de que se trate (Central, Autonómica o Local). Evidentemente, las de unos serán mayores que las de otros, según los casos, pero en general, todos tienen mucho que callar. 

A lo de hoy, hemos llegado después de una desastrosa gestión en todos los ámbitos económicos desde hace por lo menos diez o quince años. Desde que Aznar decía aquello de que "España va bien", lo cual era cierto. España iba bien, pero gracias al boom del sector inmobiliario, el cual comenzó a crear una burbuja que todos aceptaron. El PP de Aznar con muchos de los sus actuales dirigentes en aquel Gobierno. También el PSOE de Zapatero, que advirtió del peligro de burbuja cuando estaba en la oposición, pero que se llevó cuatro años de gobierno aprovechándose de los beneficios de dicha burbuja y otros cuatro sin saber como combatir el problema una vez estalló. Y, por supuesto, del actual ejecutivo, que soñó con que nada más llegar ellos, la confianza desde el exterior mejoraría porque ellos lo valen y han visto que no ha sido así en absoluto. Por último, no podemos olvidarnos de la nefasta gestión que todos los partidos políticos han hecho en autonomías, diputaciones y ayuntamientos. Del Banco de España y, en general, de todos los estamentos de regulación y supervisión del Estado. Nadie ha sido capaz de comportarse con decencia, con diligencia, y todos tienen su parte de culpa. Seguramente por eso los españoles tenemos tan mala opinión de la clase política en al actualidad. 

Finalmente, ha tenido que ser un gobierno del PP quien pida el rescate a Europa, pero los demás no pueden tener la poca vergüenza de meterse con ellos de un modo desmedido porque, insisto, TODOS tienen su cuota de responsabilidad.  

Dicho esto, no nos dejemos engañar. Lo que ha pedido España es un rescate. Se pueden utilizar los eufemismos que uno quiera (línea de crédito, ayuda, soporte financiero, etc.), pero es un rescate. Vamos, que España no tiene capacidad para obtener el dinero necesario para sanear su banca y ha necesitado pedirlo a Europa. Y como Europa no presta gratis (presta, ojo, que no da), pues exige unas contrapartidas, aparte de obligar al país receptor a ceder parte de su soberanía, ya que serán los que prestan los que supervisen el uso que se da a lo prestado. Aunque visto lo mal que se gestiona aquí, esto podría ser hasta bueno. Luego el Gobierno podrá decir que todo es maravilloso y que los Reyes Magos ya no son Melchor, Gaspar y Baltasar, sino Christine Lagard, Mario Draghi y Angela Merkel, pero eso no es más que propaganda barata. Si eso fuera así, ¿por qué no se pidió antes? No negaré que esto es el fruto de muchas negociaciones. Ni tampoco que podría haber sido mucho peor. Pero las cosas son como son. Esto es un rescate, el dinero hay que devolverlo y aún no conocemos la letra pequeña, el Memorandum of Understanding (abreviando, MoU, que curioso), o sea, el contrato que tendrá que firmar España y donde se pondrán negro sobre blanco las condiciones finales de dicho préstamo. 

Eso sí, este rescate no tiene nada que ver con el que se hizo con Grecia, Portugal e Irlanda. De hecho, los gobiernos de estos dos últimos andan que se suben por las paredes, cabreadísimos porque las condiciones que les pusieron a ellos fueron muchísimo más duras que las nuestras y pidiendo a la UE una renegociación de las mismas. Por otro lado, hay otros países en dificultades estudiando el acuerdo con detenimiento porque se plantean la posibilidad de pedir algo parecido. Otra prueba de lo que digo es la apertura de la Bolsa de hoy. Mientras los mercados castigaron duramente a los otros tres países rescatados una vez confirmado dicho rescate, en España ha pasado todo lo contrario. La bolsa subió un 5% en la apertura y la prima de riesgo bajó 20 puntos de un golpe. No sé cómo ha ido evolucionando a lo largo de la mañana, pero lo cierto es que las consecuencias del rescate a España han sido buenas para nuestro país, y no nefastas como ocurrió con los otros que fueron salvados de la ruina. Para que nos hagamos una idea, tras la confirmación del rescate, la prima española está sobre los 470 puntos, mientras que la de Irlanda ronda los 700, la portuguesa los 1100 y la de Grecia supera de largo los 2.000. No es lo mismo. Ni muchísimo menos. 

Pero esto no quiere decir que se hayan solucionado nuestros problemas. Es cierto que el rescate no es total, sino sólo para el sector financiero. Y también que no hay condiciones macro económicas, es decir, que no se van a exigir ajustes adicionales que afecten directamente a la población (como ocurrió con Portugal, Grecia e Irlanda). Vamos, que no se va a exigir expresamente una subida de impuestos, ni una bajada de las pensiones o subsidios, ni despido de funcionarios, etc. Expresamente, digo. Pero sí que se impone la obligatoriedad de que España cumpla con sus objetivos de déficit. Europa no nos dice exactamente cómo, pero no nos va a pasar ni una. Y para cumplir esos objetivos habrá que hacer algo. Nuevos recortes llegarán, aunque eso ya lo sabemos todos sin necesidad de que haya rescate de por medio. 

Por otro lado, otra propaganda del Gobierno es eso que dicen que como se le va a prestar al FROB y no al Estado propiamente dicho, pues no afectará al déficit. Y eso no es del todo cierto. Primero porque el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) es un organismo público. Es un fondo (un dinero) que se guarda para ayudar a los bancos con problemas y cuyo montante procede del Presupuesto del Estado (de todos nosotros) en un 75% y de los bancos (de sus fondos de garantía de depósitos o FGD) en un 25%. Lo que pasa es que esos fondos ascienden a sólo 9.000 millones de euros, mientras que el agujero de Bankia se estima en 23.000 millones y el del total del sector bancario español entre 50.000 y 60.000 millones. Lo dicho, España no tiene dinero para sanear su sistema financiero. Por eso hemos tenido que ser rescatados.

Por cierto, la cifra de 100.000 millones de la que se habla no es el dinero que nos van a prestar, sino el máximo que podemos llegar a pedir. Cuando a finales de mes, las auditoras extranjeras que ha contratado el Gobierno digan a cuánto asciende el agujero de nuestra banca, entonces se sabrá la cantidad que necesita España para sanearse. 

¿Y en qué afecta esto al déficit? Pues en que ese dinero hay que devolverlo al 3% de interés. Es un tipo excelente, toda vez que el bono a 10 años español se vende a más del 6% en la actualidad. Si España hubiese podido pedir ese dinero en el mercado, tendría que haber pagado el doble por él. Pero, sea como sea,  si recibimos 50.000 millones, tendremos que devolver 51.500. Esos 1.500 millones de euros son déficit. Y si lo que tenemos que hacer es reducir el déficit, habrá que hacer nuevos ajustes para cubrir ese extra de 1.500 millones. Claro que España tiene hasta 30 años para devolver el dinero. Por tanto, su impacto en la economía de la población no tiene por qué ser tanto. Además, ese dinero va prestado a los bancos con problemas, que tendrán que devolver. Y si no los devuelven, el Estado se hará con ellos de igual modo que el banco se queda con tu casa si no pagas la hipoteca. Además, se hará con ellos una vez saneados (si esta situación se gestiona bien), con lo que los podrá vender, obtener beneficios y con ellos devolver el préstamo a Europa y sus intereses. Insisto, si se gestiona bien. 

En conclusión, el acuerdo que se ha logrado es bueno, al menos comparado con lo ocurrido con otros países y con lo que podría haber sido, pero es un rescate en toda regla. España ya está estigmatizada. Ya somos el cuarto país intervenido. Ya hemos fallado, ya saben en todo el mundo que no hemos podido ocuparnos de nuestras cosas y hemos tenido que pedir ayuda. Eso no es bueno, de ninguna de las maneras. Y aunque, como decía al principio, este gobierno no tiene toda la culpa y muchos otros que tanto pían ahora tienen tanto o más que callar que ellos, está claro que han fallado en todas sus expectativas, que esto no es lo que nos dijeron, que no van a poder sacar adelante su programa electoral porque ahora van a tener que cumplir con unas condiciones que no teníamos cuando ganaron las elecciones y que, en mi opinión, si en España hubiera una conciencia democrática sólida, se deberían convocar elecciones en cuanto se cerrase completamente el acuerdo. 

En teoría pura, los electores votan a los que se presentan en función de los programas electorales de estos. Les votan para que lleven a cabo esos programas. Pero si estos no se van a poder cumplir por las causas que sean, deberían volver a convocar elecciones y presentar los nuevos programas en función de las nuevas circunstancias. Y creo que lo ocurrido este fin de semana es una razón de suficiente peso para ello. 

Sé que esto es una ingenuidad. Sé que no va a ocurrir. Pero es justo así como pienso. 

6 comentarios:

Juan Angel de Tena dijo...

Sabes Rafa, y estoy seguro que esto ocurre en todos los partidos, ellos sabian que no iban a poder cumplir sus promesas electorales, lo sabian, sabian de sobra la situacion de España pero para ellos era prioritario llegar al poder a costa de lo que sea, aun engañando a los españoles.

Oir hoy a Gonzalez Pons o a la vicepresidenta del gobierno, Soraya Saenz de Santamaria cuando estaban en la oposicion hablar sobre la reforma laboral que Zapatero pretendia poner en marcha o sobre la dichosa prima de riesgo, causa hasta grima.

Desgraciadamente, esto es politica, esto es España y estos son los partidos politicos que unas veces unos, otras veces otros designan el futuro de este nuestro pais.

Pero nada, "bienvenido el soporte financiero..." que por lo visto va a pagar el vecino...

Agarremosno los machos que vienen curvas, MAS..

Un fuerte abrazo amigo.

Marcu dijo...

Amigo, me gusta con la ecuanimidad con que tratas tan espinoso tema.

Un pais que es inventor, ya en el siglo XVI, de la novela picaresca y que ve la luz Rinconete y Cortadillo. El Lazarillo de Tormes y La azarosa vida del Buscon D. Pablo.....tú me dirás a mí lo que no es capaz de hacer.

Dicha picaresca se ha trasladado a la Clase política SEA DEL COLOR QUE SEA y...mientras esta España nuestra siga votando a políticos corruptos, DE TODOS LOS COLORES, no acabaremos nunca con ésto.

Porque depende de quién lo cuente parece que la corrupción sólo está instalada en UN LADO.

Con tres ejemplos son suficientes: Gurtel en Valencia, ERE en Andalucia, El Carmelo en Cataluña.



Mientras este pais no castigue al corrupto, sea de donde sea, no nos regeneraremos.

Y quien tenga oidos, que oiga.
O la frase bíblica: Quien esté libre de corrupción que tire la primera piedra ( todos dieron media vuelta y no se consumó la lapidación)

Un abrazo.

Dori dijo...

No entiendo nada de todo esto,pero
¿porque se le da dinero a los bancos y nos recortan en sanidad,en educación ect,ect cuando ellos son los que mas culpan tiene de toda esta ruina.
Saludos sevillista

Manuel de los Santos dijo...

No creo yo que lo de las elecciones fuese del todo buena idea, la mierda, y con perdón por utilizar esa expresión en un blog de tanta calidad, seguiría estando con el bipartidismo.

A pesar de las alegrías que nos dan, y de lo ilusionados que nos tienen, ni tu tocayo Nadal ni la selección española pueden siquiera tapar las desvergüenzas de este bendito país, pero a la vez maldito circo político.

No suelo hablar de estos temas, pero me has animado, jeje.

Un fuerte abrazo, Rafa.

Ravesen dijo...

@Juan Angel de Tena

Si te digo la verdad, yo ya no escucho a los políticos. Me limito a conocer las noticias y luego a leer a diferentes personajes (periodistas, expertos, etc...) que me ayudan a comprender mejor la realidad. De los primeros, no me creo nada.

Hace poco, alguien dijo que los políticos se obligan a decir lo contrario que el adversario, aunque el adversario diga exactamente lo mismo que tú hace unos meses. Así no hay forma de ganar credibilidad.

Al final lo que nos queda es tirar palante con lo que sea.

@Marcu

A ver si a base de palos aprendemos. Yo creo que de esta va a salir un país nuevo. Que vamos a hacer como cuando un niño pega un estirón. Vamos a crecer, vamos a aprender. La gente está comprendiendo conceptos que hasta hace dos días eran exclusivos de los expertos. Está entendiendo de donde vienen las cosas y el dinero que cuesta.

Quiero pensar que vamos a crecer como sociedad moderna gracias a (o por culpa de) esta terrible crisis.

Espero que no se quede en sólo un deseo.

@Dori

No es sencillo, pero tiene su explicación:

El problema mayor de España es el paro. Todos los servicios (educación, sanidad, etc) se pagan con los impuestos de los ciudadanos. Pero si los ciudadanos no trabajan (están en paro), se recaudan menos impuestos y hay menos dinero para esos servicios. Con lo que lo primero sería dar trabajo a los parados para solucionar eso. EL trabajo lo dan las empresas, pero hay muchas empresas que han desaparecido y otras que no pueden crecer porque no tienen recursos. Para que se creen nuevas empresas (o crezcan las que hay), se necesita que los bancos les presten dinero. Si yo tengo una idea de negocio, necesito que un banco me la financie. Y si lo hace, monto una empresa y contrato personas. Así se soluciona el problema del paro. Pero es que, si los bancos están en muy mala situación, no dan préstamos. Si no dan préstamos, no se crean empresas. Si no se crean empresas, no se crea empleo, la gente sigue en paro y el Estado no recauda dinero de los impuestos. Por tanto, los servicios básicos (educación, sanidad, etc) empeoran.

El Gobierno está intentando solucionar el problema de los bancos para que estos den créditos y todos los demás problemas se solucionen en cadena. Es como construir una casa por los cimientos, no por el tejado. Lo que pasa es que los que van a vivir en esa casa están en la calle mojándose con la lluvia y se preguntan por qué hay dinero para cimientos y no para darles algo con lo que protegerse del agua.

Esto es lo que está ocurriendo, pero no quiere decir que yo esté de acuerdo del todo. Hay muchísimos gastos superfluos que se deberían eliminar mucho antes que otros que se están recortando. Pero eso es ya otro tema. Sólo quería explicarte por qué tanto empeño por salvar a los bancos.

@Manuel de los Santos.

Si te fijas, en el post le he echado toda la culpa a los gobernantes y no a la población. Si después de todo esto seguimos votando a los mismos, entonces el pueblo también será culpable de lo que ocurre y no tendrá fuerza moral para protestar. Está en nuestra mano quitarlos de en medio, o de no ir a votar y darles una guantá sin manos.


Muchas gracias a todos, un abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

De plena actualidad...

Un abrazo.

Pd.- ni que decir tiene que es un gran post, incluyendo comentarios.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política