miércoles, 4 de julio de 2012

Autónomos, paro e impuestos

Hace poco, alguien lanzó al aire una pregunta que me hizo reflexionar bastante:

¿Qué pasaría si cada uno de los más de tres millones de autónomos que hay en España fuera capaz de contratar a una persona? 

A una sola, no más. Incluso, no sería necesario que fuese a jornada completa, sino que algunos lo podrían hacer a media...

Pues pasaría que el problema del paro en nuestro país, no tanto desaparecería de un plumazo, pero sí que pegaría un bajón muy considerable. 

Para explicarme, voy a enumerar una serie de perogrulladas:

1. El gran problema de España es el paro.

2. El paro se soluciona contratando personas. 

3. A las personas las contratan las empresas. Un autónomo es una empresa unipersonal. 

4. Para que las empresas contraten necesitan tener dinero. 

5. El dinero se obtiene vendiendo más, gastando menos u obteniendo financiación. 

6. Actualmente es imposible vender más porque la gente no tiene dinero para consumir.

7. Actualmente la financiación está complicadísima porque los bancos no da crédito. 

8. Si la gente no compra y los bancos no dan crédito, el sistema capitalista no está capacitado en la actualidad para resolver la crisis por sí solo (sin que nadie muera de hambre, claro). 

9. Se requiere la intervención del Estado para que las empresas puedan obtener financiación, reduciéndoles además los costes y gastos, para que así puedan tener dinero para contratar. 

Y en ese momento, la rueda comenzará a girar hacia adelante: Más contratación = menos paro = la gente tiene más dinero = la gente gasta y consume más = las empresas venden más = las empresas necesitan producir más = las empresas necesitan más personal para producir más = aumenta la contratación.

Y vuelta a empezar. 

Esto, además, repercute positivamente en las arcas del Estado porque ingresan más:

- Las empresas recaudan más, con lo que pagan más impuestos. 
- Hay más personas trabajando, con lo que, estos también, pagan más impuestos. 

¡Y sin necesidad de subirlos!

Para colmo, el Estado también gasta menos porque todas esas personas que comienzan a trabajar, dejan de cobrar prestaciones por desempleo. 

Volvamos al punto 9. 

Se requiere la intervención del Estado para que las empresas puedan obtener financiación, reduciéndoles además los costes y gastos, para que así puedan tener dinero para contratar. 

¿Qué está haciendo el Estado? Todo lo contrario. No financiar, sino destinar el dinero a ayudar a la Banca. Se supone que para que sean ellos los que financien, aunque en verdad es para que tapen sus agujeros, fruto de una nefasta gestión. Además, en vez de reducir los costes, los aumenta. Se dice que se nos avecina un aumento del precio de la gasolina, peajes en las autovías, incremento de las tasas, de los transportes, del IVA, de los impuestos...

Yo soy autónomo. Tengo un pequeño negocio que llevo yo solo y que me da para vivir justito y llegar a final de mes. Sin embargo, estoy convencido de que si pudiera contratar a alguien, aunque fuera a media jornada, podría hasta triplicar mi facturación. Yo estoy obligado a estar dentro de mi tienda todo el rato. Si pudiera salir a vender, mis clientes aumentarían exponencialmente. Alguien podría pensar que puedo hacer otras acciones comerciales que no requieren salir de mi local. Pues no, porque no puedo ofrecer servicio de entrega de productos. Yo puedo darme a conocer sin salir de aquí, pero no puedo llevar el producto que vendo a mi cliente, como sí que hacen otros, a no ser que contrate mensajeros, con lo que aumentaría el coste, el precio, y ya no sería competitivo.  Por tanto, estoy condenado a conformarme con el mercado que supone el barrio en el que tengo mi negocio. 

¿Cómo podría contratar a alguien? Pues, como no puedo vender más por las razones expuestas en el párrafo anterior, tendría que reducir mis costes. 

¿Y cuáles son mis mayores costes? Pues, aparte del alquiler, los impuestos, las tasas y los suministros cuyos precios están inflados por culpa de los impuestos indirectos. Sin ningún género de dudas. La tasa de autónomos, los módulos, las retenciones, la tasa de basura, la del agua, la luz, la gasolina, el IVA...

Si todo eso se redujese un poco, igual podría plantearme la posibilidad de dar un salto cualitativo en mi negocio, contratar a alguien y expandirme. Ganar mucho más, generar muchos más ingresos para el Estado, aumentar mis pedidos (más beneficios para mis proveedores)..., que mi negocio creciera, con lo que, seguramente, en poco tiempo necesitaría más personal. Igual incluso abriría una nueva tienda. Más contratación, menos paro, más ingresos para el Estado, menos costes... ¿nos suena?

Si eso lo pudiera hacer yo y los más de tres millones que hay como yo, el paro se reduciría en tres millones. Aunque, bueno, no seamos híper-optimistas. Supongamos que una medida así tuviera sólo un 30% de efectividad. En ese caso, el paro se reduciría en un millón de personas. 

¿Somos conscientes de lo que supondría para la España actual que se redujera el paro en un millón de personas? ¡Y que la rueda de la que hablaba antes comenzara a rodar hacia adelante!

Simple y llanamente, la salida de la crisis. Sin más. 

Pero, ¿sabéis lo más curioso de todo esto?

En economía, las subidas de impuestos se relacionan con la izquierda, y las bajadas con la derecha. Es lógico. Un gobierno de izquierdas sube los impuestos para recaudar más y así poder repartir el dinero de los que más tienen entre los que menos. Redistribuir la riqueza. Además, si maneja más dinero del contribuyente, podrá nacionalizar empresas y servicios. Lo contrario de privatizar. Que el Estado se encargue de cada vez más cosas. Que asegure los servicios, no que se los conceda a una empresa privada. Esa es una idea básica de las políticas de izquierdas.

La derecha, por su parte, defiende la bajada de impuestos, que el Estado controle lo menos posible, que se privaticen los servicios, que sea el capital privado quien lo controle todo. O la mayor parte posible de la economía. 

Bien, pues tenemos un Gobierno que se supone que es de derechas. La exposición que acabo de hacer en este post clama por que se hagan políticas de derechas. Bajadas de impuestos y tasas para que las empresas gasten menos y puedan dedicar ese dinero a contratar. Pues el gobierno de derechas que tenemos está haciendo todo lo contrario. 

Pero voy más allá. Esta exposición contiene algunas de las "medidas de crecimiento" que tanto se reclaman por parte de algunos dirigentes europeos, en contra de lo que defiende Angela Merkel y sus secuaces. En concreto, en Francia ha ganado la izquierda y ha cambiado el discurso. Sakozy, de derechas, se alineaba con Merkel. Hollande, de izquierdas, pide esas medidas de crecimiento. 

La derecha aplicando medidas de izquierdas y la izquierda reclamando medidas de derechas. 

Evidentemente, la cosa no se queda solo en esto. La izquierda europea defiende otras muchas cosas en consonancia con su ideología. Y la derecha, lo mismo pero desde el signo contrario. Sin embargo, no deja de ser curioso lo que ocurre con esto de las tasas e impuestos. Sobre todo en España. 


3 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Rafa creo que tenemos en la actuelidad a los politicos mas malos de toda la historia,está claro que tienen un pastelito duro de roer,pero no hay nadie que se arremangue de verdad,eso de arremangarse pa los mismos,ellos a solo remangar sin la re,ya me entiendes,un abrazo ¿oye porque no te presentas a alguna candidatura independiente? mi voto lo tienes ya de antemanos,aunque creo que aqui se seguirá votando a lo mismo y despues a quejarse,es nuestro sino.

Dori dijo...

Nunca habra ningun politico integro y capaz de hacer las cosas bien y, desde luego el Rajoy solo con verlo me recuerdo a un niño hablando con media lengua,¿quién se puede crer nada de este politico?
Si se pudiera hacer esa clase de politica que tú expones,los inutiles de nuestros politicos deberian de leerte y aprender de lo que dices.
Como siempre cada vez te superas en tús post.
Saludos sevillista

Ravesen dijo...

@Papi Magase

Lo que me faltaba a mí era meterme a político. Estas cosas no me las invento yo, las leo por ahí de verdaderos expertos. El problema de los gobiernos actuales es que no gobiernan para el pueblo, sino para aspirar a ganar las siguientes elecciones, y así es imposible.

@Dori

El poder corrompe. Eso es una máxima histórica y siempre ha sido así. Yo sólo pido que apliquen el sentido común, al menos común de los sentidos como dice el refrán. No sé a donde nos llevarán, pero sigo sin entender lo que están haciendo. Igual es porque soy un ignorante.

Muchas gracias a los dos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política