viernes, 19 de octubre de 2012

Ahora, a quemar curas.

Hace dos días, un numeroso grupo de chavales (se hablaba de alrededor de 100) irrumpió en el colegio de los Salesianos de Mérida al grito de "dónde están los curas, que los vamos a quemar". Cuando hablo de chavales, me refiero a menores de edad. Incluso, grababan su acción con teléfonos móviles y amenazaban a los que pretendían echarles diciéndoles que ni se les ocurriera tocarles porque eran eso, menores, y lo estaban grabando todo.

Ayer, en el Parlamento de la Comunidad de Madrid, el líder de los socialistas, Tomás Gómez, decía al presidente de dicha comunidad, Ignacio González, del PP, que "Los abuelos de ustedes robaron a millones de españoles su infancia y ustedes, que son sus nietos, pretenden robarles la jubilación"

Yo no sé qué piensan ustedes de todo esto, pero a mi me parece escandaloso. Lo de quemar todo lo que se refiere a la Iglesia Católica fue una de las señas de identidad de la izquierda más extrema en la época de la Guerra Civil. Y las palabras de Tomás Gómez son una referencia directa a dicha época también, estableciendo un paralelismo entre los golpistas de entonces y la derecha actual. Cualquier persona con un mínimo de sensatez comprenderá (sean cuales sean sus ideologías) que nada de esto es de recibo, a no ser que lo que se pretenda sea repetir aquel conflicto. Que ya hay que ser torpe para volver a caer en los mismos errores del pasado, sobre todo teniendo en cuenta las consecuencias que trajeron los mismos.

Ya lo he dicho en otras ocasiones, yo creo que hay un sector de la izquierda que se está equivocando de plano en el blanco de sus iras. Es perfectamente comprensible que estén en completo desacuerdo con las políticas del gobierno actual, que coincide que es de derechas, del Partido Popular. Pero en lo que se confunden es en que eso no importa para que dichas políticas se lleven a cabo. Si fuese el PSOE quien gobernase, también se aplicarían (de hecho, las aplicaron hasta hace menos de un año). El mejor ejemplo de ello lo encontramos en Francia. Hace poco tuvieron elecciones, y los principales candidatos a las mismas se postularon alrededor de dos dogmas contrapuestos: Sarkozy, con las políticas de austeridad (derecha, en teoría) y Hollande, con las de inversión pública para fomentar el crecimiento (izquierda, también en teoría). Ganó Hollande, ganaron los socialistas, la izquierda española daba palmas con las orejas..., y ahora Hollande se ha olvidado de sus proclamas y ha aprobado los presupuestos más restrictivos de la historia reciente del país vecino.

Insisto, la izquierda española se equivoca en el blanco de su iras. El culpable de las políticas actuales no es el gobierno de turno. Ni aquí, ni en Francia ni en ningún sitio. El culpable está en Bruselas, Estrasburgo y, sobre todo, Frankfurt (sede del Banco Central Europeo) y Nueva York (sede del Fondo Monetario Internacional). En mi opinión, cuando se habla de cambiar el sistema (algo con lo que yo estoy de acuerdo, con los matices que todos tendremos, como es natural), no se trata de quitar a la derecha para poner a la izquierda. Y no se trata de eso porque da igual el signo político de quien gobierne, que las medidas van a ser las mismas (o muy semejantes). El problema del sistema actual es que esas medidas a las que nos obligan vienen impuestas por organismos, estamentos o instituciones cuyos dirigentes no han sido elegidos por el pueblo. Los famosos mercados, el Banco Central Europeo, etc., dictan las cosas que hay que hacer y los gobiernos (de izquierda, de derecha o de lo que sea) se ven obligados a hocicar porque son ellos los que tienen el dinero, y sin dinero no se puede hacer nada.

Por eso siempre digo que los políticos no me representan. Porque lo que hacen, lo que se ven obligados a hacer, no tiene nada que ver con lo que yo he votado. Últimamente se dice mucho que Rajoy no cumple su programa. ¿Acaso en el programa de Zapatero estaba lo que se vio obligado a hacer en su segunda legislatura? Vuelvo a repetir, es que no importa que se sea de izquierdas o de derechas. Es que los gobiernos no gobiernan, sino que son gobernados. Y eso es lo que hay que cambiar. No el signo político, sino la imposibilidad de que los gobiernos gobiernen porque las directrices se las marcan personas desconocidas que no han sido elegidas por el pueblo.

Ayer, mientras los chavales evocaban la Guerra Civil queriendo quemar curas, mientras el tonto este de Tomás Gómez metía la pata hasta el corvejón hablando de abuelos y nietos, mientras gallegos y vascos se pelean por lo que sea en sus campañas electorales y los catalanes se hacen pajas mentales con la independencia, en  Bruselas, en el Consejo Europeo, los que mandan de verdad partían en bacalao, decidían qué va a ser de nuestras vidas en los próximos tiempos. Y nosotros, con nuestras tonterías, lo cual les conviene muchísimo. Mientras el pueblo se pierda en debates absurdos como lo de los curas, lo de los abuelos o los nacionalismos mal entendidos, los otros vienen y nos lo quitan por detrás sin que apenas nos demos cuenta.

¿Se equivocan o no se equivocan de blanco, pues? Es que me produce mucha tristeza ver a personas de gran corazón, de grandes cualidades, con sentimientos y convicciones arraigadas quemando sus energías en una lucha equivocada. Y lo peor es que de eso se aprovechan los que mandan a chavales a amenazar curas o quienes reviven el drama de la Guerra Civil para conseguir una poltrona en la que enriquecerse a costa de los demás. 

Me dan igual los del PP, los del PSOE, los de IU, los nacionalistas o su madre bendita. Allá donde han gobernado, ha habido corrupción y aprovechamiento. Se cuentan con los dedos de las manos los buenos ejemplos. Pero aquí seguimos, haciendo el canelo y malgastando fuerzas en peleas intrascendentes y, a menudo, dirigidas por aquellos a los que les interesan dichas peleas, mientras en otros lugares deciden lo que va a ser de nosotros sin que nosotros tengamos ni idea de lo que hablan. Total, mientras más entretenidos nos tengan, menos les molestamos. 

4 comentarios:

Dori dijo...

Ahora que te leo lo tengo más claro, pero me surgén algunas dudas por ejemplo¿quién pone a estos tios ahí para que gabierne al gobierno?o ¿porque les beneficia que nos ahogen con tanto recorte? y ¿porque los políticos no educan mejor a la ciudadania?y de camino se educan ellos que desde luegos entre, corruptos,ladrones y recortes nos tienen fritos.
Todo esto surgue por culpa de esos políticos que solo se miran el ombligo,y no mira por el pueblo que es el que sostiene en verdad el país.
No pretendo Rafa que tú me contestes estas preguntas,es solo que me vienen a la cabeza cuando he leído tú magnifico post.
Saludos sevillista

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Hola, amigo.

La tentación era demasiado fuerte como para dejar pasar la oportunidad. Lo siento pero siento como siento.

Comencemos con una declaración desde los más hondo de mi ser: la barbarie, vista los colores que vista y la perpetren pieles de cualquier color, ideologías o religiones, es una abominación intolerable e impropia.

Es un fallo intelectual de seres imperfectos aunque, paradoja, con la capacidad suficiente como para elevarse por encima de esos fallos.

Rafa, el único intento realmente serio, el único que pudo habernos hecho seres distintos, el que pudo haber transformado, hacia mejor, la sociedad de pillos que somos, fue la II República.

Pero también supuso un intento demasiado peligroso para algunos sectores y así concluyó. Sectores como la iglesia, los conservadores, los grandes empresarios y los bancos hicieron lo que hicieron para cortar de raiz los vientos de libertad que nos inundaron.

Los curas, querido amigo, fueron parte importante y decisiva en ello y ahora lo siguen siendo porque inspiran intelectualmente.

Cuidado no confundas mis palabras: los curas debieron haber sido expuldados del país. Todo lo demás que pasó y las formas, no deben ser cagadas a mi haber.

Estos que ahora nos gobiernan y los que nos gobernaron antes, de otro color (perfectos hipócritas de discursos extremos y hechos conservadores), insisten desde sus prosiciones privilegiadas (no se olvide), en la cita bíblica de "poner la otra mejilla", de "dar al césar lo que es del césar", de soportar ahora esperando el premio en el otro mundo...

Haced lo que yo os diga pero no lo que yo haga.

Solo cuando éstos conservadores modernos, hijos y herederos de aquel pasado truculento admitan que se revise la Historia (en todos sus puntos, con nombres y apellidos y las responsabilidades inherentes a todos ellos), podrán decir que son otros distintos, que olvidemos el pasado, que construyamos una sociedad nueva.

Hasta ése momento, son cómplices de la barbarie pasada como lo son los otros en la parte que les toca.

Los hechos, querido amigo, solo me dan la razón. Desgraciadamente.

Gracias.

Cuídate.

EL PAPI MAGASE dijo...

El nivelazo del post y de los comentaristas no me da a mi mucha vela en este entierro,pewro opinaré no obstante y solo diré que aun no nos han rescatado,cuando nos rescaten será cuando de verdad nos metan ya en el callejón sin salida,en la ratonera y ahí será donde nos despellejen vivos,ellos mientras a kilometros de distancia viendo el panorama,al igual que aqui nos ponen imagenes de Beirut,Palestina,Irak y todos esos pueblos que ya han perdido toda razón de vivir en paz porque los intereses de los mandamases son los recursos naturales de sus terrenos y las persdonas que les den dos duros,perdonad mi alto grado de ignorancia sobre estos temas,pero me gusta aprender de vosotros que sois la leche,algo se me pegará,un abrazo Rafa y otro a Dori y a mi hermano José Manuel,el hombre dle bolero de Ravel,genial.

Ravesen dijo...

@Dori

Cuando un estado necesita dinero para construir, digamos, una carretera (o una linea de AVE, o un aeropuerto en el que no hay aviones, etc), ha de pedir dinero prestado (la famosa deuda).

Cuando, por culpa de una crisis, no se recauda dinero suficiente (hay mucho paro, hay que pagar subsidios y los parados no pagan tantos impuestos como los que trabajan), con lo que hay riesgo de no poder devolver el dinero que se recibió prestado.

Entonces, los que lo prestaron amenazan a los estados ante el riesgo de no cobrar. Y los hay con tanto poder como para exigir que se hagan recortes para que, con ese dinero que no se gasta en los ciudadanos, se asegure la devolución de lo que se les debe.

Y para que entiendas un poco mejor lo que quiero decir, te pongo un ejemplo: un porcentaje importante del dinero que debe Grecia es a bancos alemanes. A partir de ahí, podemos imaginar muchas cosas.

@Jose Manuel Ariza

Lo primero, gracias por un comentario tan bueno que da pie a debate. Es lo que más me gusta de todo esto.

Y entrando en el asunto, ten en cuenta que yo aún no he cumplido los 38, con lo que cuando murió Franco, apenas tenía un año. O sea, no viví la represión y para mí es poco más que Historia. Para colmo, mi familia es de derechas, por tanto, poco me han contado de primera mano, al menos antes de salir del nido. Pido perdón, pues, por mi falta de información, al menos directa y en comparación con otros muchos.

Dicho esto, coincido plenamente con lo que dices de la II República. Y voy más allá, no es el único caso. Hubo otros en momentos anteriores de la Historia. Oportunidades perdidas de prosperidad por culpa de diferentes circunstancias (el caso de Pepe Botella, por decir alguno). Son cosas que nos han llevado a ser lo que somos hoy día y que no lo son otras naciones europeas.

Por otro lado, aun reconociendo que en el comentario has dado a cada uno lo que merece, hay que tener en cuenta que la extrema izquierda española tampoco quería la República, por mucho que la nombren ahora. Ellos querían un estado soviético, lo cual no se diferencia demasiado de lo que vino después. El golpe no iba tanto en contra de la República en sí, sino del riesgo del comunismo. Por eso, entre otras cosas, los Estados Unidos no movieron un dedo, como si lo hicieron en la II Guerra Mundial. Ojo, en esta última lo hicieron cuando vieron el avance de los Soviéticos, no antes. Es decir, no tanto contra Hitler (que en el 42 ya estaba derrotado por la URSS), sino para evitar que Europa se convirtiese entera al comunismo.

De todos modos, el post no iba por ahí. No del todo. De lo me quejo es de que no es ese el principal problema que tenemos a día de hoy. Por supuesto, todo lo que dices de revisar la Historia y poner a cada cual en su sitio es completamente cierto. Pero mientras el asco de clase política que tenemos ahora saca ese debate para conseguir votos (no quieren revisar la Historia, sino conseguir votos), nuestro principal problema está en otro sitio. Y los que lo causan están encantados de que nos entretengamos en causas internas porque así les es más fácil conseguir lo que pretenden.

No quería centrar el tema en las referencias a la Guerra Civil, sino ponerlas de ejemplo para hacer ver que mientras nos centremos en cosas como esa ahora, los que nos están esquilmando lo seguirán haciendo casi sin que nos demos cuenta.

De nuevo, te tengo que dar las gracias por el comentario. Como dice el Papi Magase, ha elevado el nivel del post y me ha permitido explicarme mejor.


@Papi Magase

Y después de todo lo anterior ¿qué te digo yo ahora? Ya sabes, debatir con alguien como Algarivo te exige dar lo mejor para intentar estar a la altura, y luego te queda ya poco más. Mis disculpas por tanto.

Eso sí te diré dos cosas: Lo primero, que vela tienes siempre, y una muy grande, además. Y lo segundo, no te llames ignorante, que no lo eres. Yo también aprendo cada vez que te leo. Cada uno tiene lo suyo que mostrar y lo compartimos. No es más que eso.

Muchas gracias a todos, una brazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política