miércoles, 31 de octubre de 2012

Brotes verdes

Antes que nada, me gustaría aclarar a grandes rasgos (grandísimos) la diferencia entre microeconomía y macroeconomía. La "micro" (asignatura del miedo en la carrera de Empresariales, al menos cuando yo la cursé) estudia el comportamiento de los agentes económicos a nivel individual: consumidores, empresas, trabajadores, etc.  

Por su parte, la "macro" (asignatura bastante más llevadera, al menos por cómo se me dio a mi) estudia la economía de un modo global, como suma de lo "micro", de los consumidores, empresas, trabajadores, etc. Ambas formas de enfocar la economía van unidas de la mano, pero la visión de la situación desde una u otra perspectiva no tiene por qué coincidir para nada. 

Por ejemplo, si España comienza a crear empleo de un modo desaforado (¿ocurrirá algún día?) será una noticia excelente a nivel macroeconómico, pero eso importará bastante poco a una persona concreta (microeconomía) que es incapaz de encontrar un trabajo por la razón que sea. El gobierno de turno se jactará de ser unos fenómenos por lo bien que van las cosas, pero la crisis se seguirá cebando contra la persona individual que comento porque para él no ha cambiado nada, aunque oficialmente (macroeconómicamente) las cosas vayan bien. 

Cuan escuchamos hablar a los gobernantes, siempre lo hacen desde lo "macro". Se refieren a los grandes números, a las magnitudes generales, al resultado de la suma de todos los españoles, los que van bien, los que van mal, los que simplemente sobreviven y hasta los que, desgraciadamente, se han suicidado antes de verse desalojados por la fuerza de sus casas. Si no tenemos claro esto, a menudo, cualquier cosa que digan dichos gobernantes nos parecerá una barbaridad.

Aunque también los gobernantes deberían ser un poquito más delicados a la hora de dirigirse a una población que lo está pasando verdaderamente mal. Al menos en un buen porcentaje de la misma. 

Cuando, en mayo de 2009, la última ministra de Economía de la era Zapatero, doña Elena Salgado, dijo aquello de los brotes verdes (refiriéndose a una inminente salida de la crisis que no se produjo), no engañaba a nadie. Lo que ocurría era que el PIB nacional (la suma de lo que ganan todos los españoles, resumiendo de un modo bastante poco académico) llevaba dos trimestres subiendo (poco, pero subiendo) y eso podía ser la antesala del inicio de una posible recuperación. Que el PIB suba no quiere decir que al conjunto de los españoles les vaya mejor. Ni siquiera a una mayoría. Pero sí que es un primer paso necesario para que eso pueda llegar a ocurrir. Lo que pasa es que luego pasó lo que pasó, la economía mundial volvió a caer y los brotes verdes no florecieron, quedando como frase ridícula para la posteridad.

En estos días, la primera ministra de Trabajo de la era Rajoy, doña Fátima Báñez, ha dicho que España está saliendo de la crisis. Y lo ha hecho la misma semana en la que hemos sabido que en esa misma España hay cerca de seis millones de personas en edad de trabajar que no lo hacen. Precisamente la ministra de Trabajo. Y no está engañando. No del todo. Le ocurre algo parecido a Elena Salgado. Le ocurre que habla en "macro", olvidándose de lo "micro". Ocurre que habla de grandes magnitudes cuando la gente de la calle lo está pasando fatal. Decir lo que dijo es ridículo, inadecuado, impertinente..., es hasta soez y de mal gusto. 

Lo que pasa es que en España, esta misma semana también, hemos sabido que, en el tercer trimestre del año, el PIB ha quedado mejor que la más optimista de las previsiones. La más optimista es la que el Gobierno ha planteado y sobre la que ha construido los presupuestos del año que viene. Y eso no se lo esperaba nadie. 

Además, el déficit público no va tan mal como algunos auguraban, e igual es posible hasta cumplir con el objetivo. Esto quiere decir que se está cumpliendo con lo que se esperaba cuando se hicieron los ajustes que se hicieron. Y también que igual los mercados cambian su desconfianza hacia España, baja la prima de riesgo y se aleja la amenaza de un rescate, con los recortes extra que eso conllevaría. Esto no son más que las conjeturas sobre las que el gobierno trabaja, no quiere decir que vaya a ocurrir. Pero tanto el dato del PIB como el del déficit son mejores de lo esperado. 

Aparte, ha crecido mucho el número de autónomos (si no hay trabajo, me autoempleo. Yo lo hice). Recordemos que un autónomo es una nueva empresa. Si un porcentaje de ellos sobrevive, esas empresas crecerán y crearán empleo (si los impuestos del gobierno que presume de aquellos no los destroza, que todo puede ser). Y también han subido una barbaridad las exportaciones. El turismo va a mejor (a nivel general) y se espera que esa tendencia se acentúe...

En definitiva, hay datos que indican que igual, si la cosa sigue así, si no pasa nada raro, pues a lo mejor comenzamos a mejorar. Pero a mejorar a nivel macro. Para que esa mejoría a nivel macro (si se produce) se traslade a lo micro, a las personas de a pié, tiene que pasar tiempo. Y se trasladará poco a poco, no de una vez. Por tanto, cuando tantos y tantos españoles que están pasando las de Caín escuchan a la señora esta decir eso, pues piensan que se está riendo en su cara. Y con toda la razón del mundo, oiga. Porque España como país (macro) igual comenzará pronto a salir de la crisis, pero para que de eso se entere la España como suma de españoles (micro) tendrá que pasar tiempo. Y penurias, y miseria, y mucha crisis. Es como aquello que decía alguien de "ya hemos pasado lo peor, ahora viene lo malo"

Lo que dijo la ministra es una estupidez que bien se pudo haber ahorrado. Entre otras cosas porque si España está empezando a salir de la crisis, no lo está haciendo gracias a su gobierno, sino a pesar del mismo. Lo está haciendo porque las personas tenemos la mala costumbre de comer todos los días y nos buscamos la vida como haga falta para hacerlo. Como haga falta, a pesar de las zancadillas que nuestros propios gobernantes nos pongan una y otra vez. 

Por tanto, señora ministra, mejor cállese y no haga el ridículo. Que bastante tenemos los españoles a lo "micro" como para encima tener que aguantar sus tonterías a lo "macro". 

3 comentarios:

Dori dijo...

Hola Rafa,yo entiendo poco de economia y no digamos de (micro y macro)pero entiendo en tú estupendo post, que para salir de esta puñetera crisis hay que hacerlo primero a lo macro y despues a lo micro¿no?pero con estos ¿gobernantes? que tenemos
ni una cosa ni la otra me parece a mi.
De todas formas si salimos de esta,sera por trabajadores incansables,(como tú por ejemplo)
Perdona si no acierto con mí comentario,pero la verdad es que todo esta parafernalia de política me sabrepasa a mi pobre entendimiento.
Como te dije,aquí estoy más pronto que tarde.
Saludos sevillista

Marcu dijo...

Amigo, bienhallado. Todo perfecto.
Hoy no estoy ni para "macro" ni para "micro" igual que la mayoría de los parados o los que están a las puertas de serlo. Eso de "brotes verdes" me suena un montón. Caen en los mismos errores y se quedan tan panchos o panchas en este caso.
Bueno, aquí me tienes de nuevo para darte la lata porque "los fieles somos los fieles"
Un abrazo

Ravesen dijo...

@Dori

Un buen dato económico no significa que la gente viva mejor. Muchos buenos datos económicos seguidos durante varios años elevarán poco a poco el nivel de vida de la gente en general.

Me alegro de volver a leerte. Señal de que todo fue bien en la operación.

@Marcu

Bienvenido de vuelta. Espero que lo hayas pasado bien con tu hijo. Ya habrá mejores días para comentar cosas como esta.

Muchas gracias a los dos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política