viernes, 2 de noviembre de 2012

Lo indefendible

La mente humana tiene a menudo unos comportamientos que resultan cuanto menos curiosos. En este caso, hablo por mi exclusivamente. Después de derrotas lamentables como las de Vigo o Zaragoza, mi mente se agarró a una serie de justificaciones que las explicaban y las expuse en este blog. Defendía lo que muchos consideran indefendible y trataba de argumentarlo lo mejor que podía. El caso es que yo mismo me creía lo que estaba diciendo. Creía en ello, de todo corazón.

Anoche, sin embargo, después de ver ganar a mi equipo y de casi sentenciar la eliminatoria, mis sensaciones son completamente diferentes, lo cual, desde una lógica aplastante, no tiene ningún sentido. Sobre todo teniendo en cuenta que los partidos que hizo el Sevilla en ocasiones anteriores y el de ayer son de un corte muy parecido. O, quizás, sea precisamente por eso.

Vaya por delante que yo mantengo todas mis esperanzas mientras el equipo vaya ganando o logrando los resultados necesarios para que las espadas estén en todo lo alto. Si estamos ahí, dentro de donde se supone que debemos estar o a tiro de piedra de ese sitio, me siento conforme porque, por muy mal que estemos jugando, eso no provoca que nos alejemos del objetivo. O dicho de otro modo, si jugando mal estamos ahí, cuando juguemos bien nos salimos. Vamos, que lo importante son los resultados, muy por encima de cualquier otra consideración.

Pero es que llevo ya tanto tiempo teniendo paciencia y buscando justificaciones que a veces uno se harta y se pregunta que hasta cuando. Las justificaciones estaban bien cuando Jiménez, por ejemplo, una época en la que el equipo no jugaba, pero ganaba y obtenía buenos resultados, clasificaciones europeas e incluso títulos (la última Copa del Rey, aunque la final se jugó con el sustituto del de Arahal). Pero es que desde entonces es difícil justificar lo injustificable.

Y eso que yo pienso que tenemos plantilla. Que hay buenos jugadores, algunos incluso muy buenos. Y cuando digo muy buenos, me refiero a futbolistas que aspirarían a la titularidad en los mejores equipos del mundo. Pero no entiendo por qué pasa por aquí un entrenador tras otro y ninguno es capaz de cambiar el espíritu tan triste que caracteriza a este equipo desde hace ya demasiado. Parecía que Michel había encontrado la clave, o al menos que hacía jugar a la plantilla con algo más de intensidad. Pero desde la derrota contra el Barcelona, y salvando el partido de Mallorca que casi se pierde, el Sevilla vuelve a ser ese conjunto fallón, sin alma y con poco carácter. Un equipo que regala errores en defensa que suponen puntos y que falla lo infallable arriba, desesperando al personal. A mi al menos.

Insisto, ya no se me ocurren justificaciones, me quedo sin argumentos, a veces me siento hasta ridículo tratando de encontrar motivos. No entiendo por qué un equipo como el Levante es capaz de superarnos en la clasificación porque, comparando plantillas, somos mejores de calle. No entiendo como un Betis de la vida se llevó todo el año pasado codo con codo con nosotros y esta temporada están otra vez por encima cuando, sobre el papel, deberíamos ser muy superiores. Y esto no es una mala racha, sino que llevamos así varios años.

Cuando digo esto, no me estoy acordado del Sevilla de los títulos. Aquello fue un episodio mágico de nuestra historia que yo tuve el enorme privilegio de vivir en directo. No pretendo que se repita, ni siquiera creo que pueda ser posible alguna vez. Para mí, aquello fue como cuando te toca la lotería. Ocurre una vez en la vida, si ocurre, que la mayor parte de las veces ni eso. Pero creo que tenemos entidad y plantilla como para estar más arriba, mejor, para ofrecer otro tipo de cara, para darle al aficionado otra cosa. Y lo digo yo que soy de los que se conforman con poco. Con muy poco.

Puede que sea porque llevamos unos días un tanto tristes en lo que al clima se refiere o porque todo el mundo pasa rachas y rachas, unas mejores y otras no tanto, pero el caso es que anoche quedé muy decepcionado con el Sevilla. Me alegro sobremanera del resultado y sigo esperanzado en que la cosa mejore, sobre todo porque, como decía antes, las espadas están en todo lo alto. Pero no veo el momento de que el equipo muestre lo que sabe con un poco de regularidad, de manera que los aficionados nos podamos agarrar al algo. La fe ciega no existe, y hasta el más optimista tiene un límite.

5 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Creo Rafa que te pasa a veces lo que a mi y a todos los que vivimos este sentimiento de manera parecida,que con nuestro querer y nuestro apoyo incondicional por encima de todo,a veces perdemos la verdadera perpectiva de la verdad y es que las ganas de que nuestro equipo se lance definitivamente a lo que debe de lanzarse,no basta,son ellos los que tienen que sentir este escudo al menos la mitad de lo que lo sentimos nosotros,como dices hubo esa época dorada que duró quince meses y que ya no sabemos si alguna vez podrem os al menos imitar,hoy por hoy el equipo no se ha acabado de definir y da una de cal y otra de arena,lo bueno es que aun y a pesar del mal ambiente que existe entre gol norte y directiva,los resultados en Nervión están saliendo palante,como un dia eso cambie,que cambiará,estaremos delante de nuevo de otra decepción,esperemos que esto empiece ya a enderezarse y este equipo siga arriba que es donde se juega con menos presión ¿te imaginas como estarán los vascos con el bueno de Bielsa? pues eso,un abrazo crack y animaté que esto solo es una mala racha futbolera,mientras solo sea mala en el deporte,lo demás es mucho mas importante que todo eso.

Marcu dijo...

El último partido que ví fue el Barça, por los motivos que ya sabes. Y he leído poco, escuchado menos y visto absolutamente nada de fútbol. Salvo la Premier. Pero he tenido la oportunidad de leer algunos blogs y en eso baso mi comentario.

Para empezar estoy más de acuerdo con este post que con el de la Histeria colectiva. En el fondo de nuestros corazones y hablando con este en la mano, nuestras sensaciones no son buenas. No lo han sido en ningún partido jugado, excepto con los dos grandes. Los demás...."si, pero no. No, pero sí"
Nadie está totalmente satisfecho con el equipo. Los muy críticos a veces se pasan y los que no lo somos tanto, muchas veces no llegamos. O Sea, o me paso o no llego.
Y luego está la realidad que no es otra que el Sevilla Fc. Si esto hubiera ido medianamente bien, deberíamos tener como mínimo 6 puntos más y la falta de actitud unas veces y la falta de aptitud otras nos ha privado de esos puntos que ya no volverán.

Y en qué punto nos encontramos ahora? En una falta de confianza total hacia el equipo y...el Betis arriba, que digamos lo que digamos de boca hacia fuera, eso duele un montón.

Perdona por el rollazo, amigo, es mi reestreno.

Un abrazo

Manuel Miranda dijo...

Yo directamente es que pienso que la plantilla es más cortita que lo que la mayoría se cree.

Por poner un ejemplo, creo que a nadie le cabe duda que el mejor del SFC es Navas. Pues bien, para mí Navas es un grandísimo jugador pero no un top class.

Negredo es simplemente un buen delantero como hay tantos.

Sólo por poner ejemplos.

Tenemos algunos buenos jugadores y tenemos otros que mejor ni nombrarlos porque son ruina.

Dori dijo...

La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo.Yo que estuve ayer en el campo con mi familia mis sensaciones son que este equipo no puede y no se porque.
Yo creo que se le une el maldito ambiente que se respira en el estadio,que no es el más adecuado y sobre todo esta plantilla esta algo debaluada queramos o no.
No hay esa ilusión como otros años,el presidente (creo yo)no tiene su cabeza al cien por cien en donde la tiene que tener, y por supuesto los mayores responsables son la directiva del club y los jugadores.
Tienen que hacer halgo porque creo que si no esto no cambiara,para pena nuestra.
Si la operación salío bien,muchas gracías por tu interes.
Saludos sevillista









Ravesen dijo...

@Papi Magase

Siempre hay quien esté peor, pero el error del Athlketic no fue Bielsa, sino creerse más que nadie y no vender a jugadores que se quieren ir para reforzar el equipo son ese dinero. Pero ese es un tema que no me importa.

Puede que tengas razón, todos queremos lo mejor para el Sevilla y a veces desesperamos. Sea como sea, no me canso de decir que no pierdo la esperanza porque las espadas siguen en todo lo alto.

@Marcu

El post de la histeria colectiva no era para justificar al equipo, sino para meterme con los que critican desaforadamente y dan por acabada la temporada en la jornada nueve. Pero mis sensaciones son las de este último post, las reales.

Es cierto que a veces uno trata de buscar la forma de consolarse, pero ciego no estoy y veo lo que todo el mundo. El otro día me decepcioné, y la verdad es que uno empieza a hartarse de poner paños calientes. Nada que no solucione una buena victoria contra el Levante. A veces somos así de simples.

@Manuel Miranda

Puede ser, pero somos mejores que el Levante, el Betis o el Mallorca, equipos que se codean con nosotros. No digo que estemos para luchar por el tercer puesto, pero sí para estar mejor de lo que estamos.

@Dori

Normalmente, cuando algo así pasa de un modo continuado es por muchos motivos. Hay muchos con culpas, empezando por la directiva y terminando por los jugadores. Yo no sé cual es el problema, pero ahí sigue. No estamos tan mal como el año pasado, pero sí parecido. Esperemos que sólo sean un par de partidos malos, pero no tiene pinta.

Muchas gracias a todos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política