lunes, 26 de noviembre de 2012

Confusión absoluta

Ese es el estado en el que me encuentro. 

Yo creo que estamos todos de acuerdo en que el Sevilla es capaz de hacer mucho más de lo que hace cuando juega fuera de casa. Lo digo muchas veces y lo repito hoy: esto no es incompatible con la opinión que tienen muchos (y a la que yo me uno, aun con matices) de que las planificaciones deportivas de los últimos años han sido manifiestamente mejorables y de que el club ha dilapidado recursos económicos (unas veces con todas las de la ley y otras por verdadera mala suerte). 

También coincidimos la mayoría en que al equipo le falta alma en muchas ocasiones y que ese es el mayor defecto que tiene. Además, que es algo que se viene arrastrando, por lo menos, desde el año pasado. Pero aquí llega el primer motivo de mi confusión. Para explicar lo que quiero decir, necesito recitar el once titular que el Sevilla sacó ayer por la tarde: 

Palop, Cicinho, Fazio, Spahic, F. Navarro, Maduro, Kondogbia, Rakitic, Navas, Reyes y Babá. 

Si la falta de alma depende de que los jugadores no ponen lo que tienen que poner y ya viene del año pasado, nos deberíamos centrar en los futbolistas que ya estaban el año pasado, a saber: Palop, Fazio, Spahic, Navarro, Rakitic, Navas, Reyes y Babá. Quito a los demás porque se supone que estos vienen limpios de este defecto. Se podría decir que se contagian del ambiente general, pero me cuesta admitir tal cosa. Más bien, deberían influir para cambiar dicho ambiente. Entre otras cosas, para eso se les ficha. Para mejorar lo que hay. De todos modos, hablamos de tres jugadores (Cicinho, Maduro y Kondogbia) y dos de ellos están rindiendo a un alto nivel. 

De los que estaban el año pasado, creo que estaremos de acuerdo en que Palop, Fazio, Navarro, Rakitic y Navas no son sospechosos de darlo todo. Con aciertos o con errores. Sólo Rakitic, quizás, podría considerarse de otra manera, pero pienso que el croata este año es de los que mejor están en toda la plantilla. Nos quedan, por tanto, Spahic, Reyes y Babá. Y ahora yo me pregunto, ¿la supuesta actitud indolente de estos tres arrastra a todo el equipo? ¿No sería más normal que fuese el resto del equipo quien tirara de ellos? Son ocho contra tres, ¿tanto poder tienen estos tres? Incluso, admitamos que faltaban Medel y Negredo, que podrían equilibrar la balanza. El compromiso de Medel está fuera de toda duda. Es más, creo que es de los más comprometidos de la plantilla, por no decir que el que más. Negredo, sin embargo, sí que peca de indolencia a veces. Pero Negredo entraría por Babá y Medel por un recién llegado como Kondogbia cuya actitud podría ser neutra. Por tanto, en los cambios salen ganando los comprometidos en teoría. Ocho contra tres. Insisto, ¿tanto poder tienen esos tres en este supuesto que expongo? 

Evidentemente, no. 

Entonces, ¿cuál es el problema del Sevilla? ¿Cuál, alguien sabe decírmelo? Que nadie me diga que es la falta de calidad porque para ganar al Real Madrid, merecer ganar al Barcelona y meterle cinco al Betis hay que tener un mínimo de calidad. Que un partido bueno lo tienen hasta el peor equipo del mundo, pero aquí no hablamos de un partido bueno. Por eso, cuando todos decimos que el problema es la falta de intensidad, de compromiso, de alma..., yo miro uno a uno a los jugadores y la cosa tampoco me cuadra. No entiendo nada. Confusión absoluta. 

Ayer, durante los primeros veinte minutos, no fuimos inferiores al Atlético de Madrid. Un Atlético de Madrid verdaderamente fortísimo que está haciendo una temporada digna de compararla con la nuestra de 2006/2007. Pero es que, en ese minuto veinte, el árbitro revienta el partido y a partir de ahí, con uno menos durante 70 minutos, pues pasa lo que suele pasar cuando te enfrentas a un rival en estado de gracia. Porque hay que quitarse el sombrero ante un Atlético que no especuló; que olió la sangre en la herida del rival y se lanzó en tromba para machacarlo. Así es como a mi me gusta que se hagan las cosas. Claro, que se hagan en mi equipo. Pero cuando las hace el rival, pues lo felicito y punto. 

Bien, pues ahí tenemos la excusa, pero no me vale. No me puede valer porque todos vimos lo que ocurrió. Jugar con uno menos no es sinónimo de que el rival te arrolle. No de esa manera. Si te quedas con uno menos, pues los futbolistas que permanecen han de redoblar sus esfuerzos, no venirse abajo, no agachar la cabeza. ¿Qué pasa entonces? ¿Qué ocurre? ¿Tan frágiles somos? ¿Tan poco competitivos? ¿Por qué somos tan poco competitivos? ¿Fue ayer un partido excepcional en el que el árbitro nos machacó, u otro más de tantos en los que, fuera de casa, nos entregamos a las primeras de cambio? ¿Vale le excusa del calamitoso arbitraje (que lo fue), o eso no fue más que algo que añadir al desastre general?

Lo que digo, confusión absoluta. 

Dicen que Michel no se casa con nadie y que no duda en mandar al banquillo o incluso a la grada, a quien no rinde y, a la vez, premiar a quien sí que lo hace. En este último caso tenemos a Palop contra Diego López. Y en el primero, a Reyes, a Campaña, a Fazio. Entonces, yo me pregunto: si eso es así y si el problema del Sevilla es la falta de alma, ¿qué hacen jugadores como Cala o Luna en el banquillo? Lo de Cala en concreto es sangrante. Si Spahic es uno de los que, en teoría, baja los brazos, ¿por qué sigue vistiendo la camiseta titular y el lebrijano, con un hambre y un sevillismo fuera de toda duda, continua sin jugar? Yo suelo aceptar que mis dudas se deben a que no estoy dentro del vestuario, a que no tengo toda la información. Y lo acepto. Pero, precisamente por eso, me confusión es total. Como digo, no entiendo nada de nada. 

Y entre tanto, mi equipo da una de cal y otra de arena continuamente. Porque es así, unas veces se muestra capaz de todo y otras, pues lo contrario. Que sí, que ayer se puede decir que jugar con diez durante setenta minutos influye. Y las bajas, también. Y el desquiciante y continuo machaqueo arbitral, pues lo mismo. Pero es que no. Es que uno ve lo que ve y piensa que eso no es todo. Que eso fue excusa para la derrota contra el Barça, por la mínima y al final del encuentro. Pero un 4-0..., y con la imagen que dio el equipo... en fin. 

No sé qué pensar. Nada de lo que se me ocurre, me cuadra. Y mientras, pasan las jornadas y el Sevilla se mantiene en una medianía que creo que no le corresponde. Basta con mirar a algunos equipos que nos superan: Valladolid, Rayo, Getafe, Levante, Betis... ¿de verdad somos inferiores a todos ellos? Vale que alguno esté haciendo la temporada de su vida, pero ¿todos? Podríamos decir que el Valencia está justo por debajo nuestra, aunque con los mismos puntos y creo que todos coincidimos en que ellos son superiores a esos otros cinco equipos que he mencionado. Los valencianistas tendrán sus problemas y son esos los que les hacen estar por debajo de esos clubes teóricamente inferiores. Lo que pasa es que, a mí, los problemas del Valencia me importan un bledo. A mí, los que me importan son los del Sevilla. Y por más vueltas que le de, no sé qué coño nos está pasando. 


4 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Ahi andamos Rafa,con una confusión que ralla lo paranormal,cuando estos jugadores quieran jugar,estaremos esperandolos,yo ya no sé que mas decir ni que mas hacer al respecto,estos cambios de estado tan de repente no me hacen ver la cosa que va a arreglarse de un dia para otro,cuando la pelotita entra,entra bién,pero cuando nos la meten,también nos la meten de categoria y hasta el fondo ¿cuando coño cogerán el término medio? a esperar tocan.

Un abrazo hermano.

Manuel Miranda dijo...

El problema principal es José Mª del Nido Benavente, Ramón Rodríguez Verdejo y Manuel Vizcaíno. Su época pasó, dieron mucho al Sevilla FC y ahora están en una eterna huida hacia adelante para mantenerse en el cargo.

Un cargo que, visto los acontecimientos, será hereditario gracias a las SAD.

Dori dijo...

Demasiadas preguntas hace saltar este equipo que se muestra en cada partido fuera de casa sín ese alma que tanto demandamos.
Muchas preguntas Rafa y muy pocas respuestas,y lo peor es que dudo que haya soluciones a corto plazo.Dios quiera que me equivoque,pero visto lo visto,ya van muy tarde para solucionarlo.
No se puede seguir asín.
Saludos sevillista

Ravesen dijo...

@Papi Magase

Pues el punto medio lo encontrarán cuando a los futbolistas les de la gana. Así pienso yo.

@Manuel Miranda

Hablas de un tema completamente diferente al que toco en el post. El que Del Nido, Monchi y Vizcaíno estén en el club no explica que los jugadores jueguen bien cuando les da la gana. Y aún menos el que el cargo pueda llegar a ser hereditario. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Ese es otro debate totalmente distinto.

@Dori

Pues estás igual que yo. Confusión absoluta, como titulo el post.

Muchas gracias a todos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política