miércoles, 20 de octubre de 2010

Ibrahimovic y mi ignorancia

Cuando, durante el verano previo a la pasada temporada, el Madrid contrató a Cristiano Ronaldo, yo aseguré a mis allegados que el fichaje bueno no era ese sino el que había hecho el Barcelona con Zlatan Ibrahimovic. Fue una de esas perlas mías tan habituales con las que demuestro al mundo que no soy más que un ignorante. Y no es que el portugués hiciera una temporada sublime con los de la capital, pero está claro que fue bastante mejor que la del sueco con los culés.

No es la primera vez, ni mucho menos, que me tiro a la piscina alabando a un jugador que considero bueno para que, luego, los hechos me quiten la razón de un modo inmisericorde. Me pasó, por poner un ejemplo cercano, con Arouna Koné, al que defendí con todas mis fuerzas hasta que el hecho de defenderlo resultara de lo más ridículo.Y, sin embargo, aquí sigo, escribiendo lo que me parece en este blog. Total, hablar es gratis. Lo que no entiendo es cómo es posible que aún haya alguien que me lea. :)

El caso es que yo no dije aquello de Ibrahimovic por gusto. En verdad, lo pensaba asi, y tenía mis razones. Cristiano es un buen jugador, per más allá de eso, es un producto de marketing, eso que tanto gusta entre los madridistas. Mientras, Zlatan también es un buen futbolista, pero más centrado, más discreto, con una vida más ordenada, que había triunfado en varios equipos grandes con anterioridad. Con el Ajax jugó 98 partidos y marcó 46 goles. Con la Juventus jugó 91 y marcó 26. Y con el Inter hizo 66 tantos en 116 encuentros. Ganó dos veces la liga holandesa y tres la italiana, y demostró ser capaz de cambiar de equipos y adaptarse con facilidad, consiguiendo la confianza de todos los entrenadores que tuvo, tipos tan diferentes como Co Andriaanse, Fabio Capello, Roberto Mancini o Jose Mourinho. Incluso, fue incluido en el once ideal de la UEFA en 2007 y 2009. Tenía una pinta extraordinaria, pero en el Barça fracasó, a pesar de marcar 22 goles en 42 partidos.

Se fue del Barcelona al Milan bastante frustrado y resentido, diciendo tonterías como eso de que no había comunicación con el entrenador, algo que fue desmentido hasta por sus propios ex-compañeros, y mofándose de Guardiola llamándolo "el Filósofo". Y, ahora, en la previa del partido en el que su equipo de dinosaurios acaba de perder contra el Real Madrid, se ha descolgado con nuevas declaraciones que le dejan en un lugar bastante lamentable. A él y a mí, que, al fin y al cabo, lo defendí en su momento.

Ha dicho cosas como que, con la plantilla del Barça, es fácil ganar lo que los catalanes han ganado y que cualquiera lo haría, incluso él. Y que Guardiola no hubiese ganado tanto de haber entrenado a otro equipo. Lo cual es evidente, por supuesto, porque no todos los equipos tienen la plantilla del Barcelona. Lo que no queda claro aquí es por qué otros entrenadores con otras plantillas fuertes no ganan nada y "el Filósofo", sí. 

Para esto, el sueco también tiene su respuesta. Según él, eso es porque los jugadores del Barça son de perfil bajo, no grandes estrellas con fuertes personalidades, y que por eso son fáciles de entrenar. Y digo yo, ¿a quién coño le importa eso, si resulta que ganan todo lo ganable? ¿No tendrá mayor mérito eso que gastarse un pastizal tremendo, como otros, para quedarse en la mediocridad? Y si jugadores de perfil bajo triunfan en ese equipo, ¿por qué no lo hace él, que se supone por sus palabras que es de perfil alto? Vaya manera de patinar, Dios mío. El propio Mascherano, que acaba de llegar al equipo culé, ha dicho que con lo que han ganado esos muchachos, más vale tenerles un poco de respeto. Y todo sin mencionar lo que han hecho con la selección española, que también debe ser de perfil bajo para el tipo este.

Y, como colofón, suelta el tío que Guardiola no está capacitado para gestionar una plantilla de 22 estrellas, que aún es demasiado joven. Claro. Seguramente sólo está capacitado para dirigir a 21, y el pobre sueco tuvo la mala suerte de ser el número 22 y quedarse fuera de los bien gestionados.

Tiene huevos lo que hay que escuchar a veces. Todo el planeta futbolístico rendido a los pies de esos jugadores de "perfil bajo" y va el jugador más caro de la historia de ese club, que acabó fracasando en él, y se dedica a desprestigiarlos y a minimizar sus méritos.  O igual es que se han malinterpretado sus palabras y se estaba refiriendo a la altura física de los futbolistas. Claro, él es muy alto y los Xavi, Puyol, Iniesta o Messi son muy bajitos. Y, para colmo, para sustituirle fichan a otro enano como David Villa. ¿Este también es de perfil bajo? Valiente mamarracho.

No es normal que desde aquí se hable de otra cosa que no sea el Sevilla, pero es que, ante todo, hablamos de fútbol. Y, hoy por hoy, decir fútbol es decir Barcelona, eso no le cabe duda a nadie. O a casi nadie, porque este sueco de "perfil alto" se permite el lujo de poner en duda el mérito de esos futbolistas. Y eso llama poderosamente la atención, hasta de un sevillista cualquiera como yo que, al fin y al cabo, no deja de ser un aficionado al fútbol.

Además, así, de paso, reconozco en público un error, que eso es un ejercicio de lo más saludable si aspiro a disipar algún día la nebulosa de la ignorancia que asola mi cabeza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estaba buscando informacion de este tema, gracias.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política