miércoles, 19 de diciembre de 2012

Como una lechera haciendo cuentas


El primer paso para solucionar un problema es reconocer que se tiene un problema


Creo que no soy sospechoso de ser uno de esos que se dedican a cargar sin piedad contra todo lo que huela a Sevilla FC. Ni tampoco ninguno de esos aficionados críticos a los que tanto trabajo cuesta ver algo positivo en lo que es el club actualmente. De hecho, suelo ser bastante benévolo con la gestión de la directiva, suelo buscar explicaciones a las cosas que pasan hasta que a veces me quedo con el culo al aire (con perdón) porque lo inexplicable es inexplicable, por mucho que le busques una explicación. 

Pero os aseguro que no soy gilipollas. Puede que un poco ingenuo, pero no gilipollas. Aún conservo un test de inteligencia que me hicieron de niño que lo certifica. 

Anoche me puse delante de la televisión para ver el programa de Roberto Arrocha en SFCTV. Sabía que entrevistaban a miembros de la secretaría técnica del Sevilla FC y tenía la esperanza de que, entre todas las perogrulladas y palabras políticamente correctas que dijeran, encontrase un atisbo de esperanza, algo que me pudiera servir para cerciorarme de que en el club tienen una ligera idea de lo que está pasando y están haciendo algo, lo que sea, para empezar a ponerle solución. 

Pero todas mis ilusiones se hundieron en un pozo cuando vi como Víctor Orta hacía las cuentas de la lechera y decidía que sumando los puntos que tenemos y los que podríamos haber conseguido contra Rayo, Barcelona, Levante etc., llegábamos a los 25 y estaríamos a tiro de piedra del objetivo. Es cierto que esas mismas cuentas las he hecho yo, y también publicado aquí. Pero yo las hago porque desconozco lo que se cuece en el interior del club, supongo que se está haciendo algo para solucionar los problemas y, mientras esa solución surte efecto, me lamento de perder puntos que luego nos harán falta. Y también intuyo que si el equipo está arriba, es más fácil que esas soluciones funcionen pronto que si el ambiente se crispa por culpa de los malos resultados. Sobre todo cuando algunos de estos (algunos) se deben a decisiones arbitrales y a la mala suerte. 

Por tanto, doy por hecho que hay un problema, que la directiva lo sabe, lo conoce y que está haciendo lo que sea para solucionarlo. Pero si una persona con responsabilidad en el club utiliza esa cuenta de la lechera propia de un simple aficionata como yo como justificación para la mala clasificación en la que nos encontramos, el resultado es una profunda decepción. 

O sea, que llevamos tres años viendo decrecer al equipo de un modo lamentable, perdiendo dinero a espuertas por culpa de fichajes costosos y fracasados, viendo pasar a un entrenador tras otro, incapaces todos de poner en marcha al equipo y adoleciendo de los mismos problemas con distintos técnicos y jugadores..., y el secretario técnico de la entidad se limita a contar con los dedos los puntos que hemos perdido por mala suerte o errores arbitrales. Ojo, que la mala suerte y los errores arbitrales existieron, pero joder, para llegar a esa conclusión, que pongan a mi ahí y me paguen su sueldo, que fijo que peor no lo voy a hacer. Yo también sé hacer esas cuentas. Yo también las he hecho. Pero yo no tengo responsabilidad en el club. 

Lo que digo, una profunda decepción. 

A partir de ahí, seguí viendo el programa durante un rato, hasta que me harté. Francamente, después de lo visto hasta entonces, me daba igual lo que dijeran. Si no reconocen que hay un problema, ¿cómo voy a tener la esperanza de escuchar algún atisbo de solución? Si para solucionar un problema, lo primero es reconocer que existe ese problema. Y si para el secretario técnico del Sevilla, el problema es que contra Barcelona, Rayo y Levante perdimos una serie de puntos por mala suerte y actuaciones arbitrales, el problema real no se va a solucionar. El problema real, el que todos sabemos que existe, el que está ahí desde hacer al menos tres años. Y si quien tiene que solucionar los problemas ni siquiera reconoce tenerlos, entonces se convierte en parte del mismo. 

El programa me pareció decepcionante. Bueno, no el programa en si, sino las palabras de los entrevistados. Me dio muchísima pena ver en esa tesitura a Ramón Vázquez, quien fuera para mi todo un ídolo en mi niñez. Sevillista hasta la médula, canterano, luchador..., creo que no se merece el ridículo de anoche. Es que de verdad que me parecieron ridículas algunas de las cosas que se escucharon. Excusas baratas, casi infantiles, para no reconocer la realidad. La que hasta alguien benévolo con ellos como yo ve con claridad. Excusas que sonaban a algo así como que el profesor me tiene manía y por eso me castiga y me suspende. Lamentable. 

No terminé de ver el programa, pero dicen los que si lo hicieron que no se leyeron ninguno de los mensajes que los aficionados enviaron por Twitter, a pesar de que se dijo que sí que se haría. Evidentemente, los mensajes en cuestión no eran agradables precisamente. Eso me parece normal sin embargo. Los medios oficiales están al servicio del club, no para poner a los pies de los caballos a sus integrantes. No me sorprende, aunque es evidente que no refleja la realidad de que una parte de la afición no se creyó lo que dijeron. 

Dicho todo esto, sólo me queda la esperanza de que lo que esos señores afirmaron en el programa fuera lo que tenían que decir, y no la verdad. O no toda la verdad. Espero de corazón que el club no esté tan perdido como dio la sensación anoche, que sepan lo que pasa, que tengan identificado el problema y que le estén poniendo solución. Entiendo perfectamente que no se puede informar con altavoz de todo lo que se cuece entre bambalinas y a eso me agarro, no me queda otra. No me queda otra porque no sé lo que se está haciendo y quiero creer que se está haciendo algo. 

Porque si de verdad en el club piensan que todo el problema se reduce a unos cuantos puntos que hemos perdido por decisiones arbitrales o mala suerte (que también, que eso ocurrió así), pues mal camino llevamos. Muy malo. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

lamentablemente tienes razón en lo que dices.
saludos.
canosito.

Jose Ángel González Algaba dijo...

Se vio a un Victor Orta muy nervioso y tirandole todo el tiempo a Roberto Arrocha. Es cierto lo que dijo que deberíamos tener 5 o 6 puntos mas pero los puntos no se merecen se consiguen.
Hubiera estado bien que se hubiera hecho autocrítica:
1 ¿ Por que el Sevilla y sus centrales regalan sistemáticamente goles y expulsiones a los contrarios y no se ha puesto remedio.

2. Por que ante rivales teoricamente asequibles el Sevilla no sale con la mentalidad de partidos como Madrid o Barcelona.

3. ¿Por que tenemos un equipo con tan poco gol en su segunda linea si solo jugamos con un punta?.

En fin que como bien dices que para arreglar un problema hay que reconocerlo.

Un saludo

Ravesen dijo...

@Canosito

Lamentablemente, cierto.

@Jose Angel González Algaba

A mí no me sorprende que en los MMOO no se tiren piedras contra su propio tejado. Es normal que defiendan lo que han hecho. Pero lo del otro día fue una pasada, fue ridículo. Una cosa es defenderse o justificarse y otra lo que dijo ese señor.

Joder, que llegó a decir que el Barça juega con un solo delantero porque Messi no lo es. Claro, con un tío que te mete 40 goles por año ¿para qué quieres delanteros?

El problema no es que se justifiquen, que es normal, sino que lo hagan de un modo ridículo.

Muchas gracias a los dos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política