lunes, 19 de marzo de 2012

El proyecto indestructible

Comentaba en la víspera del partido contra el Sporting que, dando por hecha una derrota contra el Barcelona, si no lográbamos algo positivo en Gijón, el equipo se podía quedar sin objetivo, con lo peligrosa que es una situación así. 

Dicho y hecho. A seis puntos de la Europa League, a ocho de la Liga de Campeones y nueve por encima del descenso, ¿qué nos queda? ¿A qué aspiramos? ¿A hacer un final de liga prodigioso y que cinco o seis de los equipos que tenemos por delante fallen, todos y cada uno de ellos?

A principios de temporada, cuando a pesar de unos resultados más que dignos, todos veíamos que la cosa no carburaba como debía, se nos decía que había que tener paciencia, que un equipo nuevo con un entrenador nuevo requería de tiempo para acoplarse, que cuando eso ocurriese veríamos al verdadero Sevilla, el que estaba ideado y proyectado. Y yo hice caso. Yo tuve paciencia. Convencido como estaba, y como sigo estando, de que plantilla teníamos (a pesar de que ciertas posiciones andan algo huérfanas, no creo que sea para estar como estamos), me parecía un argumento lo bastante válido. Pero el equipo se vino abajo, por muchos motivos, por diferentes circunstancias, y llegó un nuevo entrenador. Volví a ilusionarme, a creer en el equipo, a recuperar las esperanzas. 

Pero ya no espero nada. Ya se me ha acabado la paciencia. Sé que habrá muchos que me digan que soy un ingenuo, que ya se han recorrido más de dos tercios de la temporada y que esto que estoy diciendo ahora lo llevan ellos diciendo desde hace meses. Pero la diferencia entre ellos y yo es que ellos piensan que la plantilla no es buena, algo con lo que yo no estoy de acuerdo. Yo he perdido la esperanza y la paciencia, no porque ahora piense que no hay jugadores, sino porque la actitud de esos jugadores no es la necesaria para pensar en que vamos a remontar el vuelo. 

Muchos aficionados decían que con Marcelino no íbamos a ningún sitio. Y ahora resulta que con Michel estamos hasta más lejos de los objetivos que con el asturiano. La semana pasada, Manzano hizo unas declaraciones reivindicando los resultados de su trabajo en el Sevilla, mucho mejores que los actuales cuando por entonces se hablaba de fracaso. Y ninguno de los mencionados le ha llegado ni a la suela de los zapatos al "apaleado" Jiménez en lo que a dichos resultados se refiere. No puede ser problema de entrenadores, visto lo visto, es imposible que sea un problema de entrenadores. 

Otros aseguran que dicho problema está en Monchi y sus "desastrosos" fichajes, pero uno ve luego a Koné, máximo goleador del Levante, que va cuarto, o a Armenteros, que aquí no valía pa ná y es insustituible en el Rayo, que va muy por encima de nosotros. O a Romaric (al denostadísimo de Romaric) fijo en el centro del campo de un Español que también nos supera con creces. ¿De qué va esto? Si hasta el Getafe sólo ha perdido un partido desde que Alexis juega con ellos y ya están por encima de nosotros. 

Hay quien habla de que hay que confiar más en la cantera, pero con esto también pasan cosas que claman al cielo. Mientras en nuestra plantilla no hay nadie que pueda ocupar el lugar de Medel con un mínimo de decencia, en Osasuna juega siempre un tal Lolo en esa misma posición. Osasuna va sexto y tiene seis puntos más que nosotros. O el lateral derecho, en el que Coke está fracasando con estrépito, mientras Jose Angel Crespo se hace un nombre en el Bolonia italiano, novenos en el Calcio. ¿Cuánto se criticó a Diego Capel, ahora triunfando en el Sporting de Portugal mientras nuestro costado izquierdo da pena verlo? Decimos que a nuestra defensa le falta gente, pero la mayoría afirmaba que Benardo estaba muy verde y que necesitaba una cesión. Bien, pues ahí está Bernardo triunfando en el Rácing, debutando con su selección y nosotros estando como estamos en la zaga. Eso sí, repescamos a Cala, que se salía en Grecia, y ahora resulta que aquí no vale ni para reservar al lesionado Spahic. Ni que el bosnio estuviese haciendo un temporadón. Hasta Rodri es titular en la Barça B y es el máximo goleador de su equipo.

Vuelvo a preguntar. ¿De qué va esto? ¿Qué está pasando aquí? Jugadores que no valían para nosotros triunfan en otros sitios. Chavales de la cantera que no daban aquí el nivel van a otros equipos y mejoran lo que nosotros tenemos. Al menos en rendimiento real. En otra época traíamos a jugadores que no rendían en sus equipos y que aquí acabaron por salirse (Palop, Navarro, Alfaro, David... el propio Kanoute). Ahora ocurre justo al revés, según parece. Futbolistas que aquí fracasaron y que son tirados a la cara de Monchi como argumento para demostrar que lo está haciendo mal, demuestran en otros equipos que son buenos jugadores. ¿Es que Monchi lo está haciendo mal, o pasa algo distinto? O ambas cosas. 

Porque algo tiene que estar pasando ahí dentro, es que ya digo que esto clama al cielo.

Somos una trituradora de entrenadores. Futbolistas buenos en otros lugares se convierten en calamidades aquí. Futbolistas que aquí no hacen nada se convierten en imprescindibles en otros lugares. Y mientras, nosotros decaemos y decaemos y vemos como otros equipos mucho más mediocres (en teoria) nos pasan por la derecha (muchos de ellos con jugadores rechazados por nosotros en sus filas) sin que seamos capaces de reaccionar. No se trata de parecernos a lo que fuimos hace un lustro, sino de pasear con algo de dignidad el nombre de nuestro equipo. 

¿Esto cambiaría si De Nido no estuviese? Porque fue Del Nido quien hizo el Sevilla campeón. Más, incluso, aun quitando los títulos, nadie en la historia moderna del Sevilla ha conseguido lo que esta directiva. ¿De repente se han vuelto malos? Y si se fuesen ¿quienes vendrían? ¿Quién da un paso al frente? ¿Quién está capacitado para ofrecer oposición? ¿Quién le echa huevos? ¿Cualquiera vale con tal que se vayan los que ahora están? ¿Cualquiera, o habría qué ver de quien se trata para decidir si igual es mejor lo "malo" conocido que lo "bueno" por conocer?

El sentido común dice que el Sevilla debe conseguir cuanto antes los 41 puntos que parece que este año garantizan la permanencia. Y a partir de ahí, decirle a Michel si va a ser o no el entrenador para el año que viene. Si es que sí, pues que vaya haciendo el equipo, poniendo a los canteranos con los que se cuente, lo que sea. Y si es que no, que se le destituya, que se ponga a un interino y que se cierre al nuevo técnico para la próxima campaña para que, aun desde la distancia, vaya dictando lo que crea conveniente. 

Si no se va a confiar en Michel, yo creo que todos estamos de acuerdo en quien debería ser ese nuevo técnico. Ese que tanto prestigio tiene en nuestra parroquia. Ese al que todo el mundo admira. Ese que consigue que todos nos unamos, con lo importante que es la unión en los momentos malos. Ese a quien apenas se discute. Ese con el que todos tendremos la paciencia que no nos sale con otros. 

Si se busca la unión del sevillismo, si se quiere ilusionar a la gente, si de verdad se pretende consolidar un proyecto indestructible, llamemos al forjador del mismo, al que lo empezó todo. 

Yo creo que pocas cosas hay hoy por hoy en el mundo del fútbol que puedan ilusionar más a la afición. 

7 comentarios:

Santiago Mora dijo...

Muy curiosa las cosas que pasan y han pasado con algunos de nuestros entrenadores...es para mirarlo con tranquilidad...

En el ultimo párrafo no entiendo bien si hablas de Caparrós o de Clemente... veremos a ver...

Un saludo.

tomas cotelo dijo...

Chapeau por el post,lo suscribo en su integridad.

EL PAPI MAGASE dijo...

Rafael en esta semana se sabrá con claridad todo,o parriba o pal cajón,no hay mas,un abrazo y que pase esta pesadilla lo mas pronto posible y comencemos un proyecto nuevo e ilusionante pero desde el principio,es lo que esta entidad necesita otra vez.

dori dijo...

Ojala este blog lo leieran algunos personajes que van por ahí´criticando sin ton ni son y solo piden las cabezas de esta directiva y asin se dieran cuentan que no todo es tan sencillo en esto del futbol.
Gracias.

Alberto H. dijo...

Pues tienes toda la razón del mundo. Yo también creo que Caparrós es el entrenador ideal para el Sevilla, tal y como están ahora las cosas. Sobre todo, si no se consigue clasificación para Europa y, por tanto, hay que vender y contar con la cantera.

Muy buen post.

Un saludo.

Ravesen dijo...

@Santiago Mora

Clemente también nos uniría, pero para correrlo a gorrazos. Me refiero, claro está a quien nos uniría para bien del equipo.

@Tomás Cotelo

Muy agredecido.

@Papi Magase

El lunes a medianoche puede que tengamos seis puntos más y que miremos las cosas con más calma. O no, y se nos habrán echado encima los de abajo. Como tú dices, que pase esta pesadilla ya!!!

@Dori

Este blog lo lee una media de cien personas al día. Los hay con más audiencia, pero cien personas son muchas. Lo que pasa es que yo me empeño en dar muchos argumentos, y los que piden cabezas sin ton ni son tienen pocos de esos. Igual hay muchos que lo leen, pero tienen poco que decir aquí.

Para eso tienen otros sitios donde les ponen lo que quieren leer.

Muchas gracias a todos, un abrazo.

Ravesen dijo...

@Alberto H.

Yo creo que no nos deberíamos cegar por la euforia si al Sevilla le suena la flauta y se clasifica para Europa al final de temporada.

La directiva sabrá si puede confiar en Michel dentro de un mes, sean cuales sean los resultados. O sea, cuando se vea si se ha hecho con las riendas de la plantilla y los jugadores le hacen caso.

El proyecto de la temporada que viene tiene que empezar ya, no podemos permitirnos más parches.

Muchas gracias, un abrazo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política