viernes, 5 de agosto de 2011

Sesenta millones de euros

Sesenta millones de euros es la cantidad que pagó el Real Madrid para fichar a Kaká. Y también, hace años, para robarle a Figo al Barcelona.

Sesenta millones de euros es un tercio (sólo un tercio) de lo que costaron Cristiano Ronaldo e Ibrahimovic juntos al Madrid y al Barcelona (incluyendo el pase de Eto'o al Inter). Cada uno costó noventa millones de euros. Por dos, ciento ochenta. Entre tres..., sesenta.

Sesenta millones de euros es menos de lo que pagó Florentino Pérez por Zidane (costó 72), pero muchos dicen que salió rentable. 

Sesenta millones de euros es lo que tuvo que desembolsar el Chelsea por el jugador más sobrevalorado del momento (y puede que de la historia), Fernando Torres, el cual, hasta hoy, no ha demostrado la "rentabilidad" de Zidane. 

No son sesenta, sino cuarenta, lo que el Barcelona pagó por Dani Alves, Villa y Alexis. En total hacen ciento veinte millones, el doble de sesenta.

Dos veces sesenta millones. 

Sesenta millones de euros es la suma de los dineros que ingresaron Messi y Cristiano Ronaldo en 2010. Treinta y poco el primero, veinte y mucho el segundo. Sumando, eso sí, sueldo, ficha, primas, sponsors y publicidad. 

Y os preguntaréis a qué viene todo esto, precisamente hoy que tanta actualidad sevillista hay. Cuando ayer ganó el equipo brillantemente en su primer partido de entidad de la pretemporada. Cuando hoy se ha conocido que el Hannover es nuestro rival en la ronda preliminar de la Europa League (casi mejor un equipo duro, así no nos confiamos como el año pasado contra el Braga). 

Y es cierto, era de eso de lo que pensaba escribir. Pero es que este mediodía, mientras almorzaba y a la vez veía el telediario, entre las protestas de los indignados, la convulsión de los mercados de deuda soberana y las últimas novedades de Neymar y Cesc, dieron la siguiente noticia.


Petición que hace Cruz Roja para detener la hambruna en Somalia.

Sesenta millones de euros.

Y he sentido vergüenza

3 comentarios:

Silbato Sevillista dijo...

La verdad que con cosas así, más que verguenza siento responsabilidad, de ser yo quien ha tenido suerte en la vida de haber nacido aquí y que somos nosotros, los del primer mundo, quienes debemos sacar adelante las penurias del tercer mundo, penurias que tienen, en su mayor parte, por nuestra culpa, por colonizarlos en tiempos pasados y por intentar convertirlos a una sociedad occidental con sus ideales cuando no tienen recursos tecnológicos para ello.

Anónimo dijo...

Dejarias de sacar tu carnet para no fomentar esto del futbol, dejarias de comprar la camiseta de tu equipo por no fomentar esto...la verdad, no es problema mio, quiero decir,,mejor, no esta en mi mano solucionarlo, con lo cual...arreglo lo que tengo a mi alrededor, ayudo a pagar la luz a familiares que estan parados, echo una mano en el hiper a otros ....pero no me pidais que tambien arregle Africa, si en mi mano estuviera,,,primero arreglaria los desajustes de españa. Lo siento si molesto, pero es lo que siento. Por cierto, dejarias de sacar el carnet para no fomentar el futbol?

Ravesen dijo...

@Silbato Sevillista

No está en nuestra mano solucionar eso. Es más, noticias del estilo salen todos los días en la TV y seguimos adelante como si tal cosa. Lo que pasa es que a veces, como ayer, se cuantifican en un número determinado de millones de euros, y en esos casos piensas un poco más en lo ridículo que es que con lo que cuesta un fichaje estrella se pueda solucionar la hambruna de un país. Al menos durante un periodo determinado (y corto) de tiempo.

@Anónimo

Estoy de acuerdo en que no está en nuestra mano. Y me molesta mucho que nos pongan a la hora de comer ese tipo de imágenes con las que se te indigesta todo por eso, porque no está en nuestra mano. Y porque quien lo tiene en su mano no hace nada.

Lo que está en nuestra mano es lo que dices que haces, es decir, hacer el bien en nuestro campo de acción más inmediato. Yo no voy a dejar de sacarme un carnet porque los rebeldes musulmanes de un país lejano no dejen llegar la ayuda humanitaria a la población que se muere de hambre. Pero, como le decía a mi compañero de Silbato Sevillista, hay veces que las noticias se plantean de tal manera que te hacen recapacitar. Y también sentir vergüenza, seguramente ajena, y un poco de propia.

Mientras algunos se mueren de hambre, otros seguimos con nuestras vidas como si tal cosa. ¿Y qué vamos a hacer? Es cierto. Es normal, pero también es injusto.

El post es una reflexión, no una crítica a nadie. Y mucho menos una declaración de intenciones.

Muchas gracias a los dos, un saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política