martes, 30 de agosto de 2011

Todos los caminos llevan a Roma

No hemos necesitado más que una jornada liguera para saber lo que nos espera a lo largo de todo el campeonato. En verdad, todos lo sabíamos ya sin necesidad de que el balón echase a rodar, pero ahora está certificado con resultados. El Madrid gana por 0-6 a domicilio, y el Barcelona vence por 5-0 en casa a un equipo Champions, uno de los mejores del país quitando a los dos grandes. 

Es perfectamente previsible que el Real Madrid gane en su visita a La Romareda, y que el Barça haga lo propio en un partido de casa, sea cual sea el rival. Pero lo que asusta no es eso, sino el hecho de que no haya Dios que le ponga la más mínima resistencia a ninguno de lo dos. Y lo peor es que los equipos ya salen derrotados de antemano, y lo único que esperan es tratar de competir con un mínimo de dignidad, algo que rara vez consiguen. Ya ni eso. Ya ni la dignidad. Dicen que en un deporte lo importante no es jugar, sino participar. Pero es que ya hasta eso nos están quitando. Hasta la posibilidad de participar, porque ya me contarán ustedes que clase de participación es esa. La lucha típica de una competición se está terminando. Ya más vale bajarse los pantalones desde un primer momento y que la cosa termine lo más pronto posible, sin oponer una resistencia que sólo llevaría prolongar más la humillación, y perdonen ustedes la grosería. 

Claro que hay otra opción, que es la de no presentarse. Si no vas, no te humillan. El problema que tiene esto es que no sólo pierdes el partido por 3-0, sino que además te restan 3 puntos en la clasificación, te imponen una multa, y también has de indemnizar económicamente al otro equipo. Para colmo, una segunda incomparecencia puede llevar a la expulsión de la competición, claro que esto último es menos importante, ya que acabarían expulsando a todos los equipos. O a todos los que entrasen en este juego, que fijo que los habría traidores que dejaran en la estacada a los demás. Sobre todo al final de la liga, cuando dejar de perder esos tres puntos extra que te quitan aparte de dar por perdido el partido pudieran suponer una permanencia o una clasificación europea. Por tanto, esta solución no me gusta. 

Sí se podría jugar con los juveniles, o que los jugadores se limitaran a deambular por el campo, o que se sentaran en el césped, etc., aunque fijo que habrá alguna norma que también castigue eso, y si no, se la inventarían. Todo esto no es más que una utopía que sólo vale para atemperar la indignación, sobre todo cuando fantaseamos sobre el tema con una cerveza entre manos y rodeados de nuestros amigos. 

Sin embargo, la cosa puede encaminarse al mismo destino sin necesidad de hacer nada de esto. Hemos llegado a la situación actual por culpa de la economía, es decir, por el afán de los poderosos de serlo aún más y de acaparar en lo posible la mayor cantidad de dinero, para así hacer grandes fichajes, vender mucho merchandising, obtener mayores ingresos, competir mejor en Europa, etc. Lo que pasa es que la economía, por mucho que se base en las matemáticas, no es una ciencia exacta. La economía se basa en la ley de la oferta y la demanda, y vista la primera jornada de liga, la oferta futbolística parece ser verdaderamente pobre.  Si en la jornada diez, los aficionados han visto diez sonoras goleadas de Madrid y Barça, seguramente se aburrirán de ver partidos y las audiencias bajarán. Eso lo saben en los medios de comunicación, y ya están inventando nuevos focos de atención, como la lucha por el Pichichi entre Cristiano y Messi (nadie más puede obtenerlo, según parece), las cosas de Mourinho (qué bien les ha venido el fichaje por el Madrid de este espantajo de bufón), los rumores sobre Neymar, del que todos los días sacan algo (una partida de ping pong con su padre, un cañito en la liga brasileña, una canción a dúo con algún amiguete, una innovación en su peinado, etc.), las relaciones entre los jugadores de Madrid y Barça y su repercusión en el ambiente de la selección...

Pero nada de esto sostendrá las audiencias. Siempre habrá quien quiera seguir viendo los partidos, incluso quienes obtengan algún tipo de placer sádico al ver cómo humillan a su equipo, que en el mundo hay gente pa tó, pero el verdadero aficionado al fútbol, al que le venden la mejor liga del mundo, no tardará en sentirse decepcionado, y hasta engañado, y dejará de consumir el producto. ¿Qué pasará cuando las audiencias bajen? Igual algún que otro cenutrio se da cuenta de que para que un partido se juegue, tiene que haber dos equipos. Y para que un partido que se juega sea interesante, los dos equipos anteriores deben competir por el resultado, no que uno machaque y que el otro espere a ver cuantos goles le caen. 

La diferencia que se vio ayer entre Barcelona y Villarreal fue escandalosa. Y eso que los catalanes jugaron con un sólo defensa. ¡Con un solo defensa!, Abidal para más señas. ¿Puede haber mayor humillación? El caso es que el Villarreal es actualmente el cuarto equipo de España, el que quedó en esa posición la pasada temporada. Si el cuarto mejor equipo no es capaz de poner resistencia, y no encuentra la forma de hacer un sólo gol a un rival que sólo tiene un defensa, a mí que vengan y me expliquen a donde vamos con esto. Y eso al principio de temporada, cuando se supone que el grande está menos rodado y tal hecho disminuye su ventaja respecto al resto. ¿Qué pasará cuando la máquina esté engrasada?

Los grandes son cada vez más grandes, y los demás cada vez más pequeños. La igualdad entre los 18 mortales es cada vez mayor. Cualquier equipo está capacitado para hacerte un siete. Clubes como Villarreal, Valencia o At. Madrid se han visto obligados a vender a sus estrellas. El Sevilla este año no, pero otros sí, con lo que son más débiles porque no hay dinero para sustituirlos con garantías (Que el Sevilla es más débil que hace cuatro años es un hecho que no admite discusión). Sólo el Atlético ha hecho un fichaje de categoría, pero se les han ido De Gea, Ujfalusi, Agüero, Forlán... son menos equipo que el año pasado. Por su parte, los que están por debajo andan aún peor. Los que no se encuentran metidos en concurso, están a punto de hacerlo. Y ya ni a eso podrán agarrarse los que todavía no, porque la ley va a ser modificada. Ello supondrá descensos de categoría y que asciendan otros equipos aún más débiles (un segunda es más débil que un primera), con lo que las diferencias aumentarán aún más. El número de jugadores que no cobran aumentará, y habrá que engrandecer el fondo de garantía para hacer frente a esos impagos. ¿Y quien pondrá dinero para ese fondo si los clubes están cada vez más arruinados?

Si seguimos por este camino, más pronto o más tarde todos los equipos acabarán arruinándose y dejando de pagar a sus jugadores. Y si el fondo de garantía es lo único que a estos tipos se les ocurre para solucionar el embrollo, llegará un momento en el que sólo Real Madrid y Barcelona estarán en disposición de poner dinero para ese fondo. 

Y digo yo, si el camino emprendido tiene ese final, ¿no sería más normal anticiparse al mismo? Es decir, si todo parece llevar a que Real Madrid y Barcelona se van a hacer con todo el dinero y que tendrán que ser ellos los que lo pongan si quieren mantener la Liga, ¿no sería más ventajoso empezar por repartirlo mejor para que todos tengan con qué pagar y conservar la competición? ¿Es que no se dan cuenta de esto? ¿Es que de verdad son así de imbéciles?

Dice el dicho que todos los caminos llevan a Roma. En este caso, todos los caminos llevan a lo mismo. Si queremos mantener la competición, hay que darles a los contendientes los recursos necesarios para competir. Y si no se hace, morirá la competición.

Este va a ser un año importante. Importantísimo recalcaría yo. Y ha empezado como todos pensábamos que lo haría.

A ver por donde sale todo. 


3 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Sin duda esta temporada el tema va a dar mucho de que hablar y como me comentas en mi blog,debemos de estar orgullosos de nuestra posición,creo de verdad y a piés juntillas que lo mejor sigue aún estando por llegar y lo mejor no solo son títulos,un abrazo hermano.

Silbato Sevillista dijo...

Secundo eso que dices de que este año va a pasar algo, y espero que sea eso mismo, que los equipos digan, ¡basta ya! y empiecen a poner juveniles, empiecen a sentarse en el terreno de juego (como dice santi mora) aunque les metan 30-0 o cualquier otra barbaridad. Pero esto ya pasa de castaño oscuro.

Ahora que del nido ha sabido torear de lujo a todas las radios y ponerlas de su lado, es cuando hay q dar el siguiente paso.

Ravesen dijo...

Yo estoy absolutamente convencido de que algo va a pasar, y pronto. Hay ya mucha gente preocupada. El Gobierno anda con la mosca detrás de la oreja, ya han desarrollado un proyecto para modificar la Ley Concursal, de modo que no se puedan aprovechar de ella. Y lo de la huelga de futbolistas ha dado mucho que hablar.

Pero es que en Europa también andan mosqueados. Mirad. por ejemplo, cómo han desmantelado el equipazo que tenía el Arsenal. Tened en cuenta que en Inglaterra, los clubes más grandes apenas cobran algo más que el Sevilla en concepto de televisión, y eso es algo que no van a tolerar durante demasiado tiempo.

Para colmo, ya hay un sector más que está molesto: las radios. Casi nada. Con el poder que tienen las radios. La mayoría de las emisoras pertenece a un grupo de comunicación, pero Mediapro, quien tiene los derechos de la TV, no posee ninguno, con lo que sólo la SER, que pertenece a PRISA (Canal +) podría ser sumisa, y no lo está siendo.

Esto está empezando a saltar por los aires, huele a tormenta de las buenas, y creo, como dice el Papi Magase en su post de hoy, que nos vamos a reír bastante, porque de todo lo que salga, el Sevilla va a ser beneficiado.

Ojalá lo veamos pronto,

Muchas gracias a los dos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política