miércoles, 13 de julio de 2011

De la bondad a la excelencia

Esta mañana he desayunado con las palabras de Escudé en una entrevista que ha concedido al Diario ABC, y aunque se trata de algo que se viene palpando desde que se inició la pretemporada, la verdad es que me ha gustado bastante comprobar de boca de uno de los pesos pesados del vestuario que las cosas van como todos suponemos que van. 

Destaca el francés la ilusión y la motivación que genera el nuevo proyecto con Marcelino a la cabeza de la parcela técnica, y eso es algo sumamente importante de lo que quizás hemos adolecido en los últimos años. Seguramente desde que Juande Ramos se marchó. 

A mí no me gustan las comparaciones con Juande Ramos, más que nada porque lo que se hizo con él en el banquillo es casi imposible de repetir. Y digo casi porque estadísticamente no hay nada imposible, pero la probabilidad de que algo así ocurra de nuevo es mínima. Irrisoria. Por tanto, ponerse eso como punto de referencia es cargarse con una presión innecesaria e injusta. Pero, en fin. es inevitable acordarse de aquello porque tampoco hace tanto tiempo que sucedió. Además, el propio Marcelino ha hablado sobre el tema, el sabrá lo que hace, con lo que, ya digo, se hace inevitable rememorarlo de nuevo.

Volviendo al tema del que quiero hablar, para que un equipo rinda bien es imprescindible que los jugadores crean en lo que hacen. En general, esa máxima es aplicable en todos los órdenes de la vida, con lo que el fútbol no se escapa de la misma. Y como decía antes, creo que eso no se daba en el Sevilla desde que el manchego era nuestro técnico. A pesar de los resultados, las dudas con Jiménez eran enormes, no ya sólo por parte de los aficionados, sino también entre los jugadores. Puede que influenciados por el ambiente general, pero las cosas eran como eran. Aquellas palabras tan desafortunadas de Negredo diciendo que estaba harto de saltar a por los balones no hicieron más que certificar esto.

 Con Álvarez nada cambió, sólo fue un recambio de urgencia, y estoy convencido de que el fallo más grande cometido por nuestra junta directiva en todos los años que llevan en el poder fue mantenerlo en el cargo una vez finalizada la temporada. Ellos mismos lo reconocieron tácitamente al destituirle. 

Gregorio Manzano, por su parte, jamás se ganó el favor de la plantilla, hasta el punto que no pocos aficionados veían algo así como que el equipo jugaba como le daba la gana, sin hacer demasiado caso a lo que decía el técnico. Cosa en la que incidían algunas personas con información de lo que se cuece dentro del club, y cosa que yo me creo porque, a pesar de aún soy joven, ya llevo varios años viendo fútbol de todos los colores como para ser capaz de deducir algunas cosas sin demasiado riesgo a equivocarme.

Sin embargo, con Marcelino la cosa parece que es diferente. Digo parece, y recuerdo que por ahora, ya que una serie de malos resultados puede dar al traste con todo esto. O no, que esto último sería lo ideal. Es decir, que el entrenador sea capaz de convencer a los jugadores de que lo que hacen es lo mejor hasta el punto de que sigan con ese convencimiento aun cuando los resultados sean temporalmente negativos. 

El Sevilla actual tiene una mezcla de veteranía y juventud verdaderamente interesante. Los más jóvenes, los canteranos que acaban de llegar, aceptarán y acatarán cualquier cosa que se les diga (prácticamente) porque están ante la oportunidad de su vida, la de hacerse jugadores de fútbol de alto nivel. Su ilusión, sus ganas, sus ansias de triunfar en el deporte deben tirar hacia arriba del ánimo del resto de la plantilla. Otra cosa sería verdaderamente preocupante.

Luego hay futbolistas como Del Moral, Rakitic, Medel, Trochowski, Perotti, Fazio, Coke etc, que bien por su juventud, o bien por no haber estado antes en un equipo con aspiraciones, deben estar motivadísimos ante la oportunidad que se les presenta.Y si el entrenador es capaz de sacar partido de eso, pueden dar un rendimiento sin duda notable. Otros como Negredo, Navas, Navarro o el propio Spahic son ya futbolistas con más experiencia, se entiende que buenos profesionales, pero que dicha experiencia les puede hacer críticos a la hora de escuchar y aplicar los planteamientos de un técnico, con lo que puede ser hasta más difícil para este el convencerlos si lo que plantea no es convincente, valga la redundancia. 

¿Y qué decir de los veteranos? Palop, Kanouté o el mismo Escudé, el entrevistado ayer. Estas son personas con tanto vivido a sus espaldas en lo que a fútbol se refiere, que hasta ellos mismos podrían llegar a estar capacitados para dirigir a una plantilla en un momento dado. Su profesionalidad no se discute, a estos tres en absoluto, pero la diferencia entre un futbolista que está de vueltas y otro que pasa por una segunda juventud puede radicar en la pericia del entrenador a la hora de motivarles. Porque motivar a jugadores de treinta y pico años que lo han ganado todo y que ven el final de sus carreras tan cerca es algo bastante complicado. 

Por eso me han gustado las palabras de Escudé.

Si unimos la ilusión y las fuerzas de los más jóvenes, las ganas de triunfar de los que acaban de llegar o llevan poco tiempo, el buen hacer de los futbolistas que están en la plenitud de su carrera y el ejemplo y experiencia de los más veteranos, podemos estar ante un equipo fortísimo. 

¡Qué fácil es hablar! (en este caso escribir) ¿Verdad?

Esto es algo complicadísimo, porque cada jugador es de su padre y de su madre, cada uno tiene una circunstancia diferente. Y motivarlos a todos por separado para aprovechar las fuerzas en beneficio de un conjunto es lo que diferencia a un buen entrenador (Manzano) de uno excelente (pongan el nombre que quieran).

Lo bueno es que Marcelino viene con más ilusión que ninguno. Parece empeñado en dar el salto definitivo en su carrera, se le ve motivadísimo. Sólo falta que sea capaz de transmitir esa motivación, que encuentre la forma de convencer a los jugadores de que su método es el idóneo. 

Ojalá sea así. La cosa parece que pinta bien, pero ojalá se certifique. Sería el camino más rápido para que Marcelino pase de ser el buen entrenador que ya es al excelente que aspira a ser. Y que lo haga con nosotros. 

6 comentarios:

Miguel dijo...

Con ilusion solo no se ganan partidos hay que prepararse bien fisicamente y saltar a todos los campos con intensidad

Juan Angel de Tena dijo...

Esa ilusion fue nuestra mas fiel compañera de viaje en la etapa de los titulos.

Ilusion y trabajo, no es mala receta.

Si a eso le unimos la poquita de suerte que hace falta para que entre la pelotita, vamonos que nos vamos....

Un fuerte abrazo amigo y felicitarte por tu esmero y tu dedicacion a la hora de escribir de esta pasion que nos deberia unir a todos.

Ravesen dijo...

La preparación física y la intensidad se le suponen a todos los futbolistsa, como el valor a los soldados. (Aunque a veces los haya que ni eso)

Pero ese esfuerzo debe dirigirse a buen puerto y para eso debe haber un método (a veces no lo hay y pasa lo que pasa). Marcelino viene con un método y si los jugadores creen en él, pues lo aplicarán con mayor acierto, de modo que la capacidad física y la intensidad que se les supone se dirigirá en la buena dirección.

Vamos, que no se malgastarán las fuerzas como ocurría el año pasado.

@Juan Angel de Tena

Muchas gracias, lo mismo te digo.

La ilusión es imprescindible si se aspira a la excelencia. Es más, a veces es lo que hace desnivelar la balanza de un lado o de otro. Ojalá se confirme lo que se intuye y podamos disfrutar de una temporada exitosa.

Muchas gracias a los dos. Un abrazo

Marcu dijo...

Como muy bien dices, uniendo la ilusión, la fuerza, la juventud y la experiencia de este equipo, al servicio de una afición ilusionada, y... el cóctel que tiene Marcelino en sus manos puede ser de !aúpa!
Enhorabuena, otra vez, por el post.
Saludos

EL PAPI MAGASE dijo...

Me he llevado un pequeño susto al entrar hoy a leerte,has cambiado un poco el formato del blog y creia que entraba en otro blog,una vez empecé a leerte ya supe que estaba en el sitio correcto,voy a contarte un pequeño detalle que este año me ha pasado a mi y a unos cuantos de locos por la fiesta del carnaval.

Aprincipios de septiembre del año pasado me llamaron para un proyecto de comparsa,yo como estoy con veintemil cosas en principio dije que me era imposible comprometerme,me dijeron que solo ensayariamos un dia a la semana y solo cantariamos en Coria,como me gusta tanto y el proyecto me ilusionaba a priori,terminé enrolandome en el equipo de locos que alli nos juntamos,18 para ser exactos,jovenes que empezaban en esto del carnaval,otros menos jovenes con muchas tablas ya en sus haberes y otros como yo pasados ya de rosca en esto pero no menos ilusionados por estar presentes en la fiesta,resultado final,CAMPEONES EN CORIA,si Ravesen primer premio en comparsa,te dejaré un enlace para que puedas ver el ambientye en los ensayos,eso a lo que llamamos ambiente en el vestuario,si el Sevilla conjuga todo lo que este año tiene y Marcelino tiene la suficiente mano izquierda para poder fusionar todo lo que le han puesto en las manos,creo que estamos ante una nueva era de éxitos,bueno hermano espero que te guste el video,si sigues pinchando uno tras otros los que vienen,acabarás por vernos en el teatro,un abrazo crack,ah una última cosa,la cabecera del blog que tenias antes me gustaba más,pero eso es como el tema de las camisetas.al final lo que importa es el contenido y en contenido este blog va ganando todos los dias como el buén vino de solera.

http://www.youtube.com/watch?v=6CLLd00d8sU

Ravesen dijo...

@Marcu

Justo así pienso yo, sólo falta que eso se vea reflejado en el terreno de juego. Pero mejor así que de cualquier otra forma.

@Papi Magase

Lo que estoy haciendo con el diseño del blog es reducirlo lo más posible para que sea funcional, para que tarde poco en cargarse, etc. Te aseguro que no es más que un ejemplo de mi propia forma de ser, sencillo, humilde, discreto, sin ambiciones, sin ningún tipo de pretensión ni afán de protagonismo. Para mí lo importante es el contenido, lo demás es secundario.

También he puesto abajo del todo un link con mi perfil personal de facebook. El personal, donde aparece mi nombre, mi foto, mis gustos..., un poco de información acerca de la persona que está detrás del pseudónimo.

Con esto no quiero dar lecciones a nadie, no soy mejor o peor que ningún otro. Simplemente soy así, introvertido y modesto, igual que cualquier otra persona es de cualquier otra manera.

Por supuesto, veré con todo el interés del mundo los vídeos. El que pones es un claro ejemplo de lo que digo. La ilusión no gana los partidos (ni los premios carnavalescos), pero sí que puede ser lo que incline la balanza de un lado o de otro entre competidores parejos.

Un abrazo amigo, y una vez más, muchas gracias por tu constante participación. Si gente como tú (y muchos otros, claro) nada de esto sería posible.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política