lunes, 25 de julio de 2011

El affaire Giovanni y el desquiciamiento de algunos

El verano es siempre una época complicada en lo que a información futbolística se refiere. Es obvio y evidente, no hay competición oficial, con lo que una de las pocas fuentes de noticias se refiere a los rumores y fichajes. El Sevilla, para más inri, tiene prácticamente cerrada la plantilla, y a falta de salidas (que me da a mí que habrá que esperar hasta muy cerca del fin del plazo de fichajes para que se efectúen), lo único a lo que se pueden agarrar los que viven de esto es a la negociación por el mexicano Giovanni Dos Santos. 

Por cierto, un inciso, hay por ahí, entre esos foros de internet en los cuales uno se encuentra a cada cavernícola que "pa qué", una especie de debate absurdo acerca de la conveniencia o no de llamar a este chico norteamericano. A mí me sorprende la terrible incultura que hay en nuestro país. Que no es que yo me considere muy culto o que quiera llamar tontos a los demás, pero no creo que sea para tanto saber que lo que está encima de Centroamérica se llama Norteamérica, y lo que está debajo, Sudamérica. Norteamérica, por tanto, la componen Mexico, EEUU y Canadá. EEUU, como su nombre indica, son los Estados Unidos de Norteamérica, pero no son los únicos estados de Norteamérica, son, insisto, como su propio nombre indica, los estados de Norteamérica que se han unido para crear un país. Sólo esos, pero no los únicos. O sea, que Giovanni Dos Santos, como mexicano, es norteamericano igual que los suizos europeos, por mucho que Suiza no pertenezca a la Unión Europea. 

Bueno, pues todavía los hay que llaman ignorantes a los que le dan a este chico el calificativo de Norteamericano. "Es latinoamericano" - dicen. Como si no se pudiera ser latino en América del Norte. En fin, que dejo ya de divagar. 

Como decía, es a este "culebrón" (como a los periodista les gusta decir)  a lo único que se pueden agarrar los medios, y con ello están creando una aureola de figura alrededor de este futbolista que me sorprende. Yo no niego que no sea buen jugador, pero lo cierto es que no ha demostrado prácticamente nada. Y parece como si el Sevilla fuera a ser un equipo del montón sin su presencia. Como si nos jugásemos el futuro en esta negociación. No lo acabo de entender. Los hay que dicen que Del Nido debería soltar los millones que fueran para traérselo, no sea que se nos adelanten otros. 

Vamos a ver, el chico este no vale los seis o siete millones que se dice que pide el Tottenham. No los vale, por mucho que también se diga que el Udinese está dispuesto a ponerlos. Tampoco vale 43 Alexis Sánchez, que acaba de fichar por el Barcelona, pero esto es otro tema. Lo que pasa es que esos 43 millones han ido a parar precisamente al Udinese, con lo que los italianos no deben tener reparos a la hora de subir o bajar un par de kilitos a la hora de negociar. Nosotros no podemos. Nosotros tenemos otras bazas, pero esa no. 

Nosotros tenemos el prestigio necesario para ser un equipo más apetecible que muchos otros, entre ellos el Udinese. Para colmo, nuestro entrenador es el único entrenador del mundo que ha sido capaz de sacar partido de forma continuada de Giovanni Dos Santos en el fútbol de alto nivel. Insisto, de forma continuada, que maneras siempre se le han visto a este chico. Y esas son las armas que está empleando el Sevilla. Si finalmente se va a otro sitio, pues vaya, mala suerte, pero no vamos a tirar la casa por la ventana por un tipo que no ha hecho nada aún en este deporte. 

De modo que muchas voces señalan a Monchi quejándose de no se qué fichajes de los últimos años que costaron una millonada cuando no eran nadie, y ahora se rasgan las vestiduras porque el Sevilla se muestra cauteloso en este asunto. 

A mí me parece perfecto lo que se está haciendo. No se puede consentir que los clubes se crean con el derecho a cualquier cosa a nada que un par de equipos entren en la subasta por un jugador. Si ni siquiera cuentan con él. ¿Por qué tiene que ser tan importante para nosotros un jugador que no cuenta para el Tottenham? Si fuera el Chelsea o el Barça (Cáceres, por ejemplo), pues se puede entender, pero el Tottenham... 

Vamos, por Dios, seamos sensatos. 

El jugador ya ha dicho que se quiere venir al Sevilla y el Sevilla va a jugar con eso. Va a hacer una buena oferta por él, no una extraordinaria, no una locura, no algo fuera del mercado como decía Del Nido en otras circunstancias, sino una buena oferta por un jugador joven, irregular y dicen que algo díscolo, que aún no ha hecho prácticamente nada en este mundo. Y lo más seguro es que acabe viniendo, pero no saquemos las cosas de quicio. 

El Sevilla tiene su plantilla conformada y sea como sea es bastante potente. Si al final viene una guinda, pues genial. Y si no, pues a disfrutar de lo que tenemos que es mucho. 

A ver si nos centramos un poquito, que el calor parece trastornar a algunos. 

2 comentarios:

Miguel dijo...

Al final jugar en el Sevilla y por una vez los millones de euros no serviran para nada

Ravesen dijo...

Así lo espero. Y que impere la cordura.

UN saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política