martes, 9 de agosto de 2011

¿Un nuevo caso "Borja Valero"?

Van pasando los días de este mes de agosto y seguimos sin saber nada (nada más o menos creíble) acerca de la incorporación de ese delantero que se supone que le falta a la plantilla del Sevilla y que todos estábamos convencidos que sería el mexicano Giovani Dos Santos. Se dice que el frustrado traspaso de Romaric al Bursaspor turco es el motivo de la paralización de esa otra operación, ya que es de suponer que el dinero por la venta del marfileño se emplearía en la compra del jugador del Tottenham. Y hay sevillistas que ya se están preguntando si no estaremos ante un nuevo caso igual al de Borja Valero del verano pasado. 

Vaya por delante que yo respeto profundamente estas opiniones, y que entiendo a la perfección que haya gente que piense de ese modo. Pero yo no estoy de acuerdo con esa manera de ver las cosas. Y es a eso a lo que me quiero referir hoy.

El "caso Giovani" no puede ser igual al "caso Borja Valero". El año pasado, todos estábamos de acuerdo en que uno de los grandes problemas del Sevilla era la nula capacidad para crear juego en el centro del campo, y eso se vio claramente durante la primera vuelta del campeonato pasado, agravado todo ello por la deficientísima labor defensiva que el equipo realizaba. Es más, yo creo que era este el gran problema que acusábamos, porque de haber estado más serios en esa faceta y no haber encajado tantos goles, con los tantos a favor realizados gracias a la labor creativa del equipo hubiésemos logrado muchos más puntos. Eso no quita para que necesitáramos mejorar también en ese aspecto, pero el problema del centro del campo se vio agravado por el mayor problema defensivo. Por tanto, el hecho de haber dejado ir a ese extraordinario jugador (a un rival directo, para más inri) fue un golpe duro y un error de consideración. Era evidente que se trataba de un futbolista que nos hacía muchísima falta y que al final no vino. Para colmo, los que se trajeron en su lugar, uno de ellos, Guarente, se lesionó a las primeras de cambio, y ahí sigue, que ni está ni se le espera. Y el otro, Cigarini, es uno de los mayores fracasos que se le recuerdan a Monchi. 

Por su parte, este año nos encontramos con un caso que puede parecer parecido, un jugador que quiere venir, cuya contratación está medio hecha, pero que a base de dilatar la situación se corre el riesgo de que todo se vaya al traste y nos quedemos sin fichaje. Lo que pasa es que, igual que el año pasado el Sevilla necesitaba como el comer a un futbolista como Valero, este año no se da el caso. No quiero decir que no nos venga bien Giovani, sino que no se le necesita de la misma manera. Es evidente que si hay una línea en la que el Sevilla anda bien, esa es la delantera. La pegada del equipo es descomunal. De hecho, fue gracias a esa pegada que la temporada pasada fue sólo mediocre, no un fracaso estrepitoso. Por tanto, su no fichaje no sería tan perjudicial como lo fue el de Borja Valero el año pasado. 

Además, el Sevilla tiene este año una excusa de peso en la escudarse para explicar el modo en que se están dilatando las cosas. Y esa es la economía. El año pasado, a estas alturas, el equipo estaba clasificado para la Champions (aun no se había jugado la previa contra el Braga) y se había traspasado a Adriano al Barcelona. Por tanto, se preveían importantes ingresos por participar en competición europea (la eliminatoria contra los portugueses se podía considerar como perfectamente asequible), y además se disponía del dinero obtenido por la venta del brasileño al equipo de Guardiola. Es decir, que no se entendían tanto esos reparos a la hora de intentar abaratarla operación como este año. Y es que este año el club ha tenido que reducir considerablemente el presupuesto por el déficit de no haber participado el año pasado en la máxima competición continental, y por el hecho de no esperar esos grandes ingresos al no habernos clasificado tampoco este año. Por eso se está a expensas de vender para poder comprar. 

O sea, que ni nos hace tantísima falta el jugador como sí que ocurría el año pasado con Borja Valero, ni tenemos el dinero (ni las expectativas de tenerlo sin que medie alguna venta) del que se podía disponer entonces. 

Es por eso que digo que no estoy de acuerdo a la hora de igualar un caso con el otro. Además, mientras el equipo el año pasado despertaba muchísimas dudas y se consideraba aquel fichaje como un medio para disiparlas de alguna manera, este verano ocurre todo lo contrario. La plantilla está rindiendo a un altísimo nivel, no ya sólo sin Giovani, sino sin ni siquiera muchos de los jugadores llamados a ser importantes (Cáceres aún no ha debutado, Medel lleva 45 minutos, Rakitic continua lesionado...)

Por tanto, a pesar de que comprendo que se comparen ambas situaciones, creo que la cosa es bastante diferente. Y entiendo la actitud de la directiva este año, de igual manera que me parecía escandalosa la dejadez del pasado.

6 comentarios:

Miguel dijo...

Tiene toda la pinta de que asi sea y ojala no ocurra ademas si se tiene que fichar se debeua haberlo realizado ya y estar el jugador ya a las ordenes de Marcelino

Silbato Sevillista dijo...

El otro día escuché en SFC Radio, cuando llamaron a un periodista de Villareal para preguntarle por esto mismo que señalas en el blog, y se da la circunstancia de que el Villareal esta vez sí tiene una opción preferente que no es Dos Santos, ys e trata del jugador del Mallorca Jonathan de Guzmán.

Dijo este señor que en caso de que se fuera a pique el fichaje del jugador del Mallorca, sí irían a por dos santos, pero sólo en ese caso.

Aun así, esperemos que el Sevilla no se duerma en la parra y se lo traiga ya de una vez!

Antonio Delgado dijo...

Estoy de acuerdo en lo que comentas.
De toda forma lo de Borja Valero fue una elección del jugador que prefirió irse al Villarreal antes que al Sevilla, a lo mejor en nuestra cabeza no entra, supongo que por nuestra sangre sevillista, que un jugador prefiera irse a otro club antes que al nuestro.
Giovani es una apuesta de del entrenador, no de la dirección deportiva, por eso el Sevilla quiere cesión con derecho a compra, aparte de pasarse del presupuesto. Si el entrenador, que os recuerdo que no era la primera opción, y ahora la afición pierde el culo por él, fracasa y se va, te deja el capricho pa´ que te lo comas con papa (meterse en el foro del Zaragoza a ver que les parecen los fichajes que dejó Marcelino). Giovani no ha demostrado nada en los equipos que ha estado, jugadores veloces tenemos y pa´ magia la de José Carlos. ¿A quién quitamos de la delantera para poner al mejicano? Si al final viene y no resulta ¿También sería un fracaso de Monchi como lo fue Koné, que lo pidió a gritos el traidor? Creo que se debe dejar trabajar a la dirección deportiva que nos ha dado más gloria que penas desde que está. De hecho, muchos club del extranjero y de España lo único que hacen es apostar por jugadores que quiere el club. Saludos.

Ravesen dijo...

@Miguel

Ya se nos dijo que la cosa iba para largo, pero yo pensé que se trataba de esperar a que llegara a agosto y caducara la cláusula por la que el Barça cobraría una parte. Se ve que no. DE todos modos, como digo en el post, no creo que sea algo tan determinante como lo del año pasado con Borja Valero.

@Silbato Sevillista

El Villarreal anda tan tieso como para permitirse el vender a una de sus estrellas, Cazorla, al Málaga. Nuestras estrellas se van al Barcelona, al Madrid, a la Juventus...

No creo que el Villarreal esté para dispendios. El dinero de Cazorla lo necesitaban para tapar agujeros. DE todos modos, me da a mí que esto está bastante más atado de lo que parece. Espero no equivocarme, pero, insisto en lo que digo en el blog, tampoco creo que sea tan importante como lo del año pasado.

@Antonio Delgado

Estoy completamente de acuerdo contigo. Si un jugador prefiere irse a otro sitio, pues poco se puede hacer. Y también en lo que dices de Koné y de fichar a quien el club quiere, no tanto el entrenador. Ya dije en su momento que me gustaba mucho la idea de una cesión con opción a compra. Así vino Cáceres, que convenció y se le compró, y también Cigarini, que fracasó y se fue por donde vino sin dejar rémora económica.

A mí me parece genial la actitud que se está teniendo. Si el jugador puede venir, pues estupendo. Y si no, pues no pasa nada. Ya lo digo en el post, si en algo funciona bien el Sevilla es de medio campo para adelante.

Muchas gracias a todos, un saludo.

Marcu dijo...

Me incorporo de nuevo para comentar en tu blog.
Antes de nada, felicitarte efusivamente por los post que te has sacado de la chistera a lo largo del verano. Estás dando lustre a la blogosfera en general.
Sobre el post de hoy, solo decirte que estoy de acuerdo contigo. Son dos casos distintos y dos necesidades distintas. La temporada pasada se nos vino la moral abajo y este año no ocurriría lo mismo.
Te repito, bienreencontrado, si el vocablo sirve, y que sigas así.
Cordialidad para tí.

Ravesen dijo...

@Marcu

Me sirve cualquier vocablo si es así de amable. Muchas gracias por tus palabras, y bienvenido de nuevo.

Un saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política