miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hay cosas que nunca cambian

Hace unos años, lustros más bien, después del Sevilla, a años luz eso sí, el Real Madrid era el segundo equipo en mis simpatías. No sé bien por qué, supongo que en mi inocencia adolescente de la época me dejaba llevar por lo que vendían los medios de comunicación, que eso de ensalzar a los de la capital se ha hecho siempre. Antes con dos cadenas en televisión, unas pocas emisoras de radio y sin internet; y ahora con todo el despliegue comunicativo que disfrutamos/sufrimos hoy día.

Pero con el paso del tiempo mi nivel de madurez comenzó a desarrollarse y con ello mi capacidad para pensar más allá de lo que se me intentaba vender. Ya comenté en cierta ocasión lo mal que me cae Michel (por ejemplo) después de que, después de aquel gol en el Mundial de 1990, lo celebrara gritando ese famoso "me lo merezco" que a mí me pareció de un mal gusto abominable. Luego vino mi descubrimiento de la discreta chulería de Butragueño, el que trataran de interponerse a última hora en nuestro fichaje de Maradona (qué mala es la envidia), el modo en que Zamorano se olvidó del equipo que le sacó del anonimato, el hecho de que cualquier mindundi fuera a la selección sólo porque jugara con los merengues, la forma en que se aprovecharon de nuestra debilidad para fichar a Davor Suker por cuatro duros... fueron tantas cosas. Todo esto ocurrió durante los años noventa, la década en la que dejé de ser un niño para convertirme en un adulto. Y todo continuó de un mdo parecido hasta llegar al día de hoy, en el que el Madrid es el club que más repudio de entre todos los que hay en el planeta.

Pero hoy me quiero acordar de un hecho que no he mencionado, pero que engrandece esa animadversión. Ocurrió también en los años noventa. Fue durante un partido de la selección, no recuerdo cual ni tampoco quién era el rival, pero eso no importa. En un momento dado de ese encuentro, dicho rival atacaba por la banda y el centro del extremo voló hacia el área española. Entonces, uno de nuestros centrales, Fernando Hierro, saltó entre dos contrarios para despejar el balón, pero lo hizo desplegando sus brazos en forma de cruz, eso que tantas veces hacía, con la consecuencia lógica de que la cara de uno de los delanteros impactó contra su codo (nunca al revés, que para eso era jugador del Madrid). Por supuesto, el árbitro pitó falta y le enseñó tarjeta amarilla, ante la indignante estupefacción del malagueño. Pero lo peor no fue eso. Lo peor fue lo que dijo el comentarista. Algo así como que Hierro no estaba acostumbrado a que le sancionasen ese tipo de acciones porque en la Liga Española nunca lo hacían. Y lo dijo así, tal cual, como disculpando la agresión del defensa y tildando al árbitro de riguroso. Claro, Hierro era un central temperamental pero noble porque jugaba en el Madrid. Si lo hubiera hecho en el Sevilla, aparte de que nunca habría ido a la selección, se le habría llamado directamente asesino. Eso sí, jamás sancionarían a un club rival porque su afición le llamase tal cosa en el transcurso de un partido. Eso sólo se hace con nosotros.

En fin, que me despisto. Me viene esto a la memoria porque, desde siempre, el trato de favor hacia el Madrid en España ha sido escandaloso. Tanto, que los jugadores de ese equipo se acostumbran a sus supercherías tan conmunes en nuestra competición nacional y las hacen también cuando juegan fuera (en competiciones europeas o en la selección). Claro que en España no se sancionan y en otros lugares sí, y eso les desconcierta. Y viene a colación todo este rollo por lo ocurrido en estos últimos días. Mientras que a Sergio Ramos le cae un mísero partido por emplearse con violencia contra Messi, agredir a Puyol y hacer lo propio con Xavi, lo ocurrido en el partido contra el Ajax, cuando se forzaron dos expulsiones de un modo artificial, es castigado por la UEFA con dos partidos a Mourinho y una multa a todos los implicados. Y el nacional madrileñismo se ha quedado indignantemente estupefacto del mismo modo que le pasó a Hierro en aquel partido internacional de los años noventa.

También recuerdo que hace no mucho el Madrid se gastó un pastizal en fichar en el mercado de invierno a Lass y a Huntelaar sin darse cuenta del ridículo error que cometieron, ya que, según la normativa UEFA, uno de los dos no podría ser inscrito para participar en la Liga de Campeones. Y los madridistas llegaron a decir que iban a presionar al estamento continental para cambiar diche normativa, algo que, evidentemente, no consiguieron. Igual creyeron que el poder que tienen para modificar las cosas en España a su antojo y en favor de sus intereses se podía extrapolar a Europa. Y se llevaron el golpe de una puerta estampada contra sus narices al ser cerrada delante de ellos. Pero es que no aprenden, o parece no que no lo hacen, y ahora con lo de las expulsiones les han vuelto a dar las calabazas.

A ver, eso que hicieron los jugadores del Madrid es de lo más común, todos los equipos lo han hecho alguna vez. Es más, yo no creo que la UEFA les haya sancionado simplemente por eso. Lo que es indignante es el extraordinario descaro con el que lo hicieron. La chulería, esa forma tan irrespetuosa de actuar. Utilizando mensajeros, forzando las tarjetas de ese modo tan evidente. Eso no se hace así. Eso se hace de un modo disimulado. Pero claro, como están acostumbrados al todo vale de la Liga Española, se comportan de igual modo cuando salen de nuestras fronteras. Y por ahí las cosas son de otro modo y eso les desconcierta, les coge con el pie cambiado.

¿A alguien le cabe la menor duda de que ese esperpento ocurrido en el Amsterdam Arena hubiera sido pasado por alto de haber acaecido en cualquier estadio español en la competición liguera? ¿Qué hubiera hecho el comité de competición llegado el caso? Pues lo mismo que hacía cuando Hierro desplegaba sus brazos al aire en los noventa, o lo que han hecho con Ramos al no entrar de oficio para sancionar sus agresiones sólo porque al árbitro "se le olvidó" reflejarlas en el acta.

En el fondo, hay cosas que nunca cambian. ¿Y aún hay quien se sorprende de que la gente las aborrezca tanto?

5 comentarios:

Juan Angel de Tena dijo...

Que razon llevas amigo.
Esas cosas nuncan cambian.
Yo al igual que tu, imagino que por la propia tendencia de la epoca, te hablo de los 70, inclinaba mi simpatia por el R.Madrid.

Con el paso de los años, esa simpatia se ha vuelto al mayor de los ascos.
Lo de Sergio Ramos es de juzgado de guardia.
Solo la agresion a Messi, que no patada por detras, como puso el del pito en el acta y que esta castigada con un partido, como te digo, solo lo de Messi estariamos hablando de 2 a 4 partidos.
Si a eso le sumamos lo que ocurrio despues con Puyol, el de Camas podria estar perfectamente sin jugar hasta el año que viene.

Pero claro, a pesar de ser de Camas, juega en el R. Madrid.
En fin amigo, como bien dices, "hay cosas que nuncan cambian.."
Un abrazo

EL PAPI MAGASE dijo...

Lo que mas alegria me da de todo esto es que al final se les quedará la misma cara que se les quedan todos los años,la prepotencia no vence siempre y como se suele decir,mas dura será la caida,dan por hecho en copa una hipotetica final por adelantado del barsa-madrid,no creo que a los capitalinos les quede muchas ganas de volver a enfrentarse a un equipo que esconde el balón como nadie y que cuando lo enseña es para ponerlo dentro de tus redes,un abrazo hermano,yo también con estas cosas les tengo ese asco a esta gente que se cree que son los dueñois delñ mundo,menos mal que aun viven muchos ROBIND HOOES.

Jose Luis de la Rosa dijo...

Me ha gustado tu post. Estará unos días en lugar preferente en mi blog.
José Luis de la Rosa. (Crónicas del Sevilla F.C)

rafita dijo...

Hola vengo desde Mallorcagol -> http://mallorcagol.blogspot.com/ y te hemos agregado a nuestros enlaces nos gustaría que hicieras los mismo con nosotros, gracias

Ravesen dijo...

@ Juan Angel Tena

Muchas gracias. Lo que llama la atención es que estos madridistas no se den cuenta de que, más que captar nuevos aficionados (ingresos) con sus campañas mediáticas, los están perdiendo. Como tú, como yo y como otros tantos.

@ Papi Magase

Y de paso, el club más querido y admirado de España de entre los grandes es el Barcelona, catalanes y con un ex-presidente independentista. Si es que algo tiene que fallar con estrépito.

@ Jose Luis de la Rosa

Pues muchísimas gracias por colocarme ahí. De verdad que este tipo de reconocimientos es lo que anima a uno a seguir escribiendo. De verdad, otra vez, muchísimas gracias.

@ Rafita

En los próximos días voy a agregar a la barra lateral de este blog una lista de blogs y webs no sevillistas. Estarás en ella, te lo aseguro.

Muchas gracias a todos y un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política