viernes, 16 de septiembre de 2011

Esto es imparable

A lo largo de toda la historia de la humanidad, los gobernantes han procurado siempre que sus súbditos fueran lo menos cultos posible, que dispusieran de cuanto menos información mejor, porque de ese modo eran mucho más manejables. Tal cosa cambió por completo a lo largo de los últimos cien o ciento cincuenta años, cada vez se le dio más importancia a la educación, más que nada porque los continuos avances tecnológicos requerían de un personal cada vez mejor formado para desempeñar los trabajos. Vamos, porque les interesaba a los que manejaban el dinero. Además, con el desarrollo de los medios de comunicación, la información cada vez es más accesible para cualquier persona. Ya no se trata de medir el nivel cultural, ni siquiera la capacidad para acceder a dicha información. Ahora se trata de controlar cual es la información que le llega a las personas. Información es poder. Quien controla los medios, controla el mundo. 

Según testigos presenciales, ayer, en la reunión mantenida en la LFP, Jose María del Nido se enfrentó sin ambages a Florentino Pérez, ganándole la discusión, aunque perdiendo el apoyo de los once equipos (menos tres) que se reunieron la semana pasada en Sevilla. Cualquier persona con un mínimo de raciocinio comprende que estamos en un momento histórico para el fútbol español. Que de lo que salga de esta disputa que se está manteniendo en la actualidad dependerá el futuro de este deporte en nuestro país. Es el tema estrella en cualquier tertulia futbolística. Es lo que centra la atención de cualquier aficionado. Sin embargo, en la prensa capitalina, los titulares del día apenas se acuerdan de este hecho. 

Salvo este "Florentino Pérez pone freno a la revolución de Del Nido", firmado por un periodista de la credibilidad de Manuel Esteban (Manolete para los amigos), y en el cual se pone al presidente del Madrid casi somo si fuera Maximo el Hispano que derrota al Emperador Comodo en la película Gladiator. Y eso que el tal Manolete siempre presume de ser del Atlético de Madrid, pero no duda en admitir que el presidente de los colchoneros fue el primero en pedir perdón por ir a Sevilla la semana pasada. Luego lo suaviza asegurando que Gil Marín sólo quería cambiar cosas en la Liga, pero no el reparto del dinero las televisiones. Bajada de pantalones total, y un aficionado atlético que lo justifica. Hasta ese punto llega la bajeza moral de algunos. 

Por lo demás, lo que le interesa a estos tipos se resume en los siguientes titulares:

El croata no se disculpa: Leko: "Cristiano Ronaldo es un presumido y se lo tiene creído; sólo le rocé" 

El croata es el que le hizo la entrada de la que tanto se queja el idiota este portugués. Que, por cierto, me recuerda a mi hermano pequeño cuando éramos niños e iba llorando a nuestra madre después de que se llevara algún cate por eso, por ser el más pequeño. 

"Cristiano Ronaldo no se entrena y no es seguro que pueda jugar contra el Levante"

¿ Afectará eso a los ingresos por televisión?

"Cristiano Ronaldo vale más que todo el Levante - El presupuesto del Madrid es veinte veces superior"

Lo dicen así, con toda la poca vergüenza. Y todavía los habrá que consideren que la competición es justa.

"Juan Ignacio: "Los valores del Real Madrid no son los que transmite Cristiano Ronaldo"

Juan Ignacio es el entrenador del Levante. Y a mí me encantaría preguntarle que cuáles son entonces los valores del Real Madrid. ¿Los de Mourinho? ¿Los de Florentino Perez? En fin. 

"El Real Madrid anuncia un beneficio de 32,6 millones en el pasado ejercicio - Es la cifra más alta de cualquier club del mundo"

Lo que no dicen es que parte de ese beneficio sale de lo que roban a los demás.  Y como en el resto del mundo eso no pasa, pues es el beneficio más alto del mundo. 

"La UEFA no castigará a Cristiano Ronaldo por sus declaraciones sobre el árbitro"
"Cristiano jugará aunque rabie de dolor" (por Tomás Roncero)
"El Madrid de Mou no cae como visitante en Europa"
"Habría que proteger a un jugador como Cristiano Ronaldo"

Y esto es lo que se puede leer hoy en la prensa de Madrid. La información es poder. Florentino se ha cargado al Del Nido, y a partir de ahí, Cristiano Ronaldo. 

Miren ustedes, yo no sé si esto de verdad surte efecto. O sea, si son capaces de manipular la opinión de la mayoría de la gente con estas cosas. O si eso funcionaba antes, pero ya cada vez menos, de verdad que no lo sé. Lo que sí que sé es que en los últimos tiempos la información fluye de un modo bastante diferente a como lo hacía hace no más de un par de años. Muy poco tiempo, vamos. El auge de las redes sociales está desenmascarando a mucha gente. La opinión de cualquiera de nosotros se puede expandir por el mundo con un sólo click. Hasta hace no mucho, no se podía rebatir lo que se decía en la prensa porque no había modo de llegar a tanta gente como hacen los medios, pero eso ya no es de ese modo. Y, teniendo en cuenta esto, yo no sé si no será hasta peor para ellos el tratar de manipular.

Gracias a las redes sociales han caído regímenes autoritarios en el norte de África. Gracias a las redes sociales se organizado un movimiento como el 15-M que en cuestión de pocos meses ha conseguido estar en primera línea de la escena política y social de nuestro país. Y, sinceramente, estoy convencido de que por mucho que estos tipos se empeñen en manipular, en engañar y en ocultar la realidad, esto que estamos viviendo no va a tener freno. Esto no se puede parar. Es posible que haya gente que aún no se haya dado cuenta, que se crean que pueden seguir con sus amenazas, o que piense que es mejor bajarse los pantalones para no enfadar al poderoso. Pero la revolución en las tecnologías de la información que estamos viviendo en los últimos años facilita enormemente la llevanza a cabo de otras revoluciones como esta que se está produciendo en el fútbol. 

Tardará más o tardará menos. Rodarán algunas cabezas por el camino, como asegura más de uno, como siempre en toda revolución. Pero este proceso es imparable. Cada vez se está haciendo más grande, cada vez se mejoran las informaciones (aunque sea por parte de personas que no se dedican a la información como actividad remunerada), cada vez es más fácil contrastar si lo que se lee, ve o oye es verdad o no. Y cada vez hay más gente empeñada en llevar a cabo ese contraste.

Por mucho que se empeñen, esto es imparable. Igual los que tratan de frenarlo lo saben, y lo que están haciendo es comportarse de forma desesperada utilizando los medios que conocen, y que hasta hace muy poco les funcionaban. Y es cierto que un león herido (o desesperado) es de lo más peligroso, pero al final saldremos ganando.

Estoy tan convencido de ello, que ahora mismo me siento como aquel que espera a la vera del río a que la corriente haga pasar el cadáver de su enemigo. Sólo deseo que el proceso tarde el menor tiempo posible.

Si desde Europa tomaran medidas de una vez...

4 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Rafa si te parece te puedes venir a Coria al bar de los albures que desde allí se ve pasar el guadalquivir desde Sevilla a Sanlucar a diario,asi tras unas cervecitas y unas tapitas de albures en adobo,vemos pasar ese cadaver de marras flotando en las aguas de este bello rio.

Marcu dijo...

Estando totalmente de acuerdo con el fondo de tu post, habría que matizar algunos detalles.

Gracias a las redes sociales la sociedad puede estar perfectamente informada al minuto...pero tambien desinformada.

Si el sujeto que recibe la información no está educado para distinguir la veracidad de dicha información, puede y de hecho es manipulado.
Y con los manipulados ya sabes lo que ocurre.
Un grupo perfectamente organizado puede, a través de las redes sociales manipular cualquier hecho o acontecimiento.
Ya tú mismo has dedicado un post a las opiniones de algunos sujetos en redes sociales y has alucinado.

Don Floren domina la opinión pública.
Mi esperanza es que la VERDAD al final triunfa y en caso contrario, como decias ayer "ahí está Europa"

Un cordial saludo y suerte para
esta noche.

Marcu dijo...

Estando totalmente de acuerdo con el fondo de tu post, habría que matizar algunos detalles.

Gracias a las redes sociales la sociedad puede estar perfectamente informada al minuto...pero tambien desinformada.

Si el sujeto que recibe la información no está educado para distinguir la veracidad de dicha información, puede y de hecho es manipulado.
Y con los manipulados ya sabes lo que ocurre.
Un grupo perfectamente organizado puede, a través de las redes sociales manipular cualquier hecho o acontecimiento.
Ya tú mismo has dedicado un post a las opiniones de algunos sujetos en redes sociales y has alucinado.

Don Floren domina la opinión pública.
Mi esperanza es que la VERDAD al final triunfa y en caso contrario, como decias ayer "ahí está Europa"

Un cordial saludo y suerte para
esta noche.

Ravesen dijo...

@Papi Magase

¡Qué poco falta para eso! ¡Qué bien tiene que sentar esa cerveza!

@Marcu

Lo que dices es completamente cierto. EL mal uso de una herramienta puede ser dañino, ya sea Internet o cualquier otra cosa.

Pero a lo que me refiero es a que antes, lo que se publicaba en un periódico o se decía en una radio no tenía contestación (salvo aquel legendario "La Afición Opina"). Sin embargo, hoy día eso no es así, lo que facilita la tarea de contrastar la información y acercarse un poco a la verdad.

Eso quien lo quiera hacer, por supuesto, que siempre los habrá que prefieran dejarse manipular, que es más cómodo.

Y es evidente que también tratan de acaparar las redes sociales para sus propios beneficios, pero eso es ya una tarea de titanes. La blogosfera sevillista es el mejor ejemplo. Sevilla está vetada para ellos. Aquí les será imposible entrar. Sólo falta que el resto de aficiones lo comprenda como lo comprendemos nosotros.

No se trata, pues, de que las redes sociales impidan la manipulación, sino de que, bien usadas, hacen posible contrastar informaciones y descubrir la verdad. Antes, eso era muchísimo más difícil. No es más que una nueva arma, que antes no existía, con la que seguir luchando.

Muchas gracias a los dos, un abrazo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política