martes, 20 de septiembre de 2011

Lo sagrado no se toca

Desde que, con motivo de la muerte de Antonio Puerta, béticos y sevillistas aparcaran sus diferencias tras esa trágica noticia, la verdad es que la relación entre ambas aficiones ha evolucionado para bastante bien, al menos para como a mí me gusta que sean las cosas. Evidentemente, han habido otros hechos que han ayudado a que tal cosa se produzca: el Betis ha estado en Segunda División, con lo que no ha habido enfrentamientos directos en los últimos dos años. La diferencia de nivel entre ambos clubes es demasiado grande como para que la rivalidad se siga fomentando. Y, sobre todo, en mi opinión, Lopera ya no tiene nada que ver con el equipo verdiblanco. Para mí, Lopera ha sido un auténtico cáncer para ese club, y le ha hecho un daño (tanto económico como institucional, que ha derivado en lo deportivo) que tardarán años en reparar. 

La actitud del Sevilla, por su parte, también ha contribuido a este hecho. A pesar de la aplastante superioridad de la que hemos hecho gala en los últimos años, y salvando las excepciones que siempre se dan, desde nuestra parte no nos hemos cebado (como si hicieron ellos en las ocasiones en las que el caso se dio a la inversa). Quizás nos hemos limitado a ignorarlos, lo cual es a veces hasta peor, pero no se les ha humillado. Del Nido, por su parte, ha mantenido a rajatabla la regla de no hablar del eterno rival, lo cual, sin duda, ayuda. Y eso a pesar del ansia que tiene la prensa por crear absurdas polémicas. 

Como resultado de todo esto, nos encontramos con que Sevilla y Betis están yendo de la mano en el asunto del reparto de los dineros de la televisión. A los dos les interesa, es evidente, no se puede explicar el asunto sólo por lo que he dicho anteriormente, pero qué duda cabe que unas relaciones cordiales contribuyen a esa colaboración. Y, sinceramente, a mí me satisface mucho este hecho. 

En estas últimas semanas han habido voces que aseguran que, a pesar de que la afición sevillista se suele dividir en eternos debates sobre un sinfín de temas (entrenadores, sistemas de juego, fichajes, etc), hay una serie de asuntos considerados sagrados que, cuando se tocan, provocan que toda esa división desaparezca. En lo que al tema de la televisión se refiere, el sevillismo es una auténtica piña, vamos todos a una. Y la idea de que igual no es sólo es el sevillismo, sino toda la sevillanía en sí, nos puede dar una fuerza de cuya magnitud creo que no son conscientes en Madrid (y Barcelona). 

Por cuestiones familiares, yo tengo mucha relación con gente de fuera de Sevilla, y la verdad es que es deprimente la imagen que tienen de nosotros. Aparte de considerarnos algo así como los bufones oficiales del reino, la inmensa mayoría de la gente se piensa que andamos todo el día a hostias entre sevillistas y béticos. Y cuando les digo que, aparte de que imbéciles hay en todas partes, nuestra rivalidad es ante todo a nivel de guasa y cachondeo, me miran así como de reojo, desconfiando, como si les estuviera tratando de engañar. Pero lo malo es que es justo la imagen que damos, o la que dejamos que den de nosotros. O la que algunos les interesa que se de, por la razón que sea. Fijaos si no la poca repercusión que ha tenido el hecho de que Sevilla y Betis vayan de la mano en este tema de las televisiones, cuando, teniendo en cuenta esa imagen que se supone que tienen de nosotros, a cualquiera les debería parecer hasta insólito. Pero no, de eso no se ha dicho apenas nada, esa unión parece que no interesa resaltarla, y mucho menos fomentarla. 

Pero es que ya hubo indicios en el pasado más reciente. Los béticos fueron ovacionados en nuestra casa cuando se acercaron a rendir homenaje a Antonio Puerta. El presidente del club verdiblanco fue aplaudido cuando vino a la reunión que organizó José María del Nido en el Sánchez Pizjuán. El Betis es uno de los pocos clubes que dio la cara por nuestro presidente en la bochornosa asamblea de la LFP de la semana pasada. Y a pesar de los piques lógicos, naturales y tradicionales, la relación entre aficiones, ahora que el Betis ha vuelto a Primera y se encuentra encaramado en el co-liderato, es muchísimo más cordial de lo que se recuerda en una pila de años. 

El caso es que esto debería de ser lo normal, al menos en mi opinión. Todos somos familia y amigos. Mi madre, uno de mis hermanos y algunos de mis mejores amigos son béticos. ¿Cómo voy a andar a la gresca con ellos por el fútbol? Bueno, pues fuera de Sevilla se piensan que es así. Pero es que no sólo es que seamos familia. Es que tenemos en común algo que es mucho más importante. Algo que lo supera todo y que todos consideramos sagrado. Todos somos sevillanos, tenemos en común nuestra ciudad: SEVILLA. 

El día que seamos consciente de esto, la fuerza que podemos demostrar será, como decía antes, de una magnitud extraordinaria. Con esto de las televisiones, si superamos el concepto de clubes de fútbol para pasar al nivel de ciudad, esto puede dar un vuelco más tarde o más temprano. Y la cosa es que es así. Desde Madrid y Barcelona siempre nos han mirado por encima del hombro. Siempre nos han menospreciado, nos han minusvalorado. Y nosotros, los imbéciles de nosotros, nunca hemos sido capaces de defendernos en serio de eso. Nunca hemos sabido deshacernos de esa imagen tan ridícula que damos, y jamás hemos encontrado la forma de dejar de lado nuestras diferencias para hacer frente común.

Yo estoy convencido de que debemos mantener nuestra rivalidad con los béticos por varios motivos: por tradición, porque le da salsa a este deporte y porque es muy divertido, para qué lo vamos a negar. Pero si fuésemos capaces de una vez de unirnos para defender lo que todos consideramos sagrado, saldríamos muy pero que muy beneficiados. 

Hoy el Sevilla juega contra Osasuna, club presidido por uno de los que tienen colocado el culo en la posición idónea para que los grandes hagan con él lo que les plazca. Vienen de  perder por 8-0 contra el Barça, y en vez de morirse de la vergüenza, apelan a la rabia para descargarse contra nosotros. Contra los que nos estamos llevando todos los palos del mundo en defensa de nuestro club y también del suyo. Cuando ganemos la guerra y ellos se beneficien de nuestro éxito, ¿se acordarán de lo que hemos hecho por su club? ¿Comprenderán alguna vez que somos nosotros los que estamos matándonos para conseguir que el Barça no les vuelva a hacer tal estropicio nunca más? ¿Son imbéciles o es que no se quieren enterar?

¿Y ahora somos nosotros los que tenemos que pagar los platos rotos, según ellos? ¿Somos el rival ideal para resarcirse, apelando a una absurda y ridícula rivalidad de la que sólo ellos se acuerdan? ¿Nosotros? ¿Los que estamos dando la cara por ellos a pesar de su traición del otro día?

El mundo se ha vuelto loco. Están pasando cosas incomprensibles. Pero si una de esas cosas incomprensibles es que Real Betis Balompié y Sevilla Fútbol Club se conviertan en la Ciudad de Sevilla en esta lucha, yo me sentiré de lo más orgulloso. 

Que se vayan preparando, porque lo sagrado no se toca. 

6 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Precioso post Rafa,la verdad es que no sé a quien le interesa enemistarse con amigos y familioares por un deporte,el verdadero enemigo está fuera de las fronteras de la ciudad de Maria santisima,yo tambiuen estoy orgulloso de que Béticos y Sevillistas vayan de la mano en esta batalla,por otra parte como bien dices tenemos en común una ciudad,ciudad que solo nombrarla debe ser orgullo para quien aqui resida o viva y sienta el arte y la idiosincrasia de ser sevillano "casi na" en fin hermano,mi sueño es que algun dia podamos entremezclarnos las dos aficiones en ambos campos para doisfrutar de los derbis,cada uno con su equipo y a muerte,pero juntos y entremezclados,al igual que los derbis vascos,no por eso vamos a dejar de ser cada uno del equipo que mas siente,to se andará,al fin y al cabo somos una gran familia,la familia sevillana,eso si dividida en tres colores,el rojo,el verde y por último el que las dos compartimos,el blanco inmaculado,lo demas quede todo en GUASA SEVILLANA,un abrazo hermano.

Silbato Sevillista dijo...

La verdad que veo difícil que las criaturitas hagan todo esto que comentas, porque la intransigencia va de la mano con su escudo, pero bueno, supongo que aunque todos los tontos son béticos, no todos los béticos son tontos y habrá mas de uno, y de dos y de cien que sepa qué es lo que le conviene.

Ojalá! De todas maneras es muy fuerte lo de la prensa, el mismo día que Betis defendió al Sevilla en la asamblea de la LFP sacaron la noticia de que un béticos estaba en la cárcel por atropellar a un chaval en una reyerta entre biris y supporters... de hacía ¡tres meses!

Miguel dijo...

Yo personalmente soy antibetico de todas todas he tenido lo que hay que tener y he visto un partido de Champions vestido del Liverpool en preferencia cundo ellos jugaron y no paso nada

Marcu dijo...

Ante todo magnifico post como "casi siempre" y digo "casi" porque luego te lo crees y no nos haces más regalos como éste.
Muchísima culpa de que fuera nos vean como nos ven la tienen los medios locales. Buscan el morbo y con frecuencia incitan a dirigentes, entrenadores o jugadores a que suelten alguna perla para buscar batallitas o batallas.¿Recordáis en NO de Marcelino al llegar?
Luego están los que van por la vida de "grasioso" y en los medios a nivel nacional cuentan sus gracias y sus chistes para que los demás digan !!qué gracia hay en Sevilla!! Y ellos se rían a costa de nosotros.
Y luego estuvo Lopera. Jamás nadie hizo tanto daño a Sevilla como este señor. Con la anuencia de los medios de comunicación de aquí y de allá.
Y como estas miles...
Un abrazo

Ravesen dijo...

@Papi Magase

Creo que tu sueño es aventurado. Ojalá fuese así alguna vez, pero todos sabemos que hay mucha imbecilidad rondando por ahí. Sin embargo, con que nos limitáramos a dejar esa rivalidad de lado para unirnos en pos de un bien común, saldríamos ganando mucho.

@Silbato Sevillista

Lo de la prensa es para llevarse las manos a la cabeza. En mi opinión, la mayoría son unos sinvergüenzas manipuladores, y nohacen más que demostrarlo una y otra vez.

@Miguel

Te digo lo que al Papi Magase. No se trata de ser antibético, que me parece muy bien que lo seas, como le pasa a muchísima gente. A lo que me refiero es a dejar de lado ese sentimiento cuando tengamos un objetivo común porque la unión hace la fuerza, y siempre será por el bien del Sevilla, que es lo que a todos nosotros nos importa.

@Marcu

Los medios siempre se quejan de que tratemos de matar al mensajero, pero es que el mensaje se puede enviar de muchas maneras. Y ya no se trata de los locales solamente, sino del resto también, que son tan simples que se dejan llevar por los tópicos, y de ahí no los saques.

DE todos modos, hacen lo mismo con el resto de regiones. Ya digo, son así de simples.

Muchas gracias a todos, un abrazo.

Blogosfera Sevilla FC dijo...

Post elegido como uno de los tres mejores posts publicados en la blogosfera sevillista durante la pasada semana.
Felicidades.

Un cordial saludo.
Blogosfera Sevilla FC.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política