viernes, 2 de septiembre de 2011

A veces hay que hablar de otras cosas

Para empezar el post, hoy voy a pedir a mis lectores que hagan un sencillo ejercicio mental. Nada del otro mundo, que no es mi intención abrumar a nadie. Imaginemos a un padre de familia que ya ve la soñada jubilación en lontananza, pero que aún le quedan unos cuantos años para el deseado retiro. Su situación económica y laboral es desahogada y tranquila, pongamos que es un funcionario de rango medio que se mete en el bolsillo unos 3.000 € al mes limpios, que no teme por su futuro laboral y que ya no tiene deudas pendientes porque hace unos pocos años que terminó de pagar la hipoteca de la casa en la que vive casi desde que se casó y fundó una familia.

Sé que lo normal en la actualidad es hablar de gente con problemas económicos, laborales y demás, pero este otro tipo de especímenes como el que comento también existe. Y necesito uno de ellos para el experimento de hoy.

Este caballero, con su señora esposa, tiene tres hijos. El pequeño ya no lo es tanto, aunque aún vive con ellos en la casa familiar. Tiene un trabajo precario, pero lo suficiente como para haberse aventurado a comprar un coche a plazos. Para pagar la letra emplea un alto porcentaje de su escaso sueldo, pero como vive con sus padres, pues no tiene apenas otras necesidades que cubrir. 

El mediano se independizó hace poco, vive de alquiler con su pareja y con el trabajo de ambos (también precario) se mantienen sin desahogos, pero sin apreturas.

Y el mayor vive casado y tiene ya un par de hijos, aparte de una soberana hipoteca, una letra de coche y un montón de gastos mensuales, vamos, lo propio de un padre de familia normal y corriente. 

Las cosas fueron bien para todos, dentro de sus limitaciones, hasta que la crisis económica hizo acto de presencia. Al igual que ocurrió con la peste en la Edad Media, poco a poco todos empezaron a caer en las garras de este monstruo que parece quererlo todo para él. Primero fue el hijo pequeño, que se quedó en paro con la mitad de la deuda del coche aún por pagar. Las consecuencias no fueron dramáticas en exceso. Su económicamente desahogado padre se hizo cargo de la letra bajo la condición de que el desafortunado hijo no se volviera perezoso y buscase un nuevo trabajo con entusiasmo e interés.

La cosa se volvió más grave cuando el mediano sucumbió a la peste económica del S. XXI. Y peor aún cuando le ocurrió lo propio a su novia, de modo que  tuvieron que dejar el piso de alquiler que tenían para volver cada uno a la casa de sus respectivos padres. Nuestro funcionario de grado medio y 3.000 € al mes limpios de sueldo se encuentra ahora con una situación complicada. Pasa de vivir desahogado a sufrir apreturas por tener que mantener a dos bocas más, aparte de la deuda del coche del hijo pequeño. La condición que le pone al mediano para permitirle regresar al hogar familiar es que aporte la mitad del subsidio de desempleo que le corresponde como apoyo económico al mismo. 

En esas estaban cuando, un domingo cualquiera, el hijo mayor vino a comer a casa con su mujer y sus hijos, como solía hacer casi todas las semanas. Era un momento muy agradable porque se reunían abuelos y nietos, y nuestro funcionario lo esperaba con ilusión cada vez que las semanas iban llegando a su fin. Sin embargo, lo de aquel día no fue tan agradable. Su hijo mayor le había reconocido poco tiempo antes que en la empresa en la que trabajaba estaban despidiendo gente (como en la inmensa mayoría de las empresas del país), pero que no creía que a él le fuera a tocar porque ya llevaba varios años allí. Y aquel domingo en cuestión, el vástago que le había dado nietos le dijo que se iba a gastar la paga extraordinaria de verano, y parte del sueldo correspondiente también, en irse quince días de vacaciones con toda su familia a un complejo hotelero de las Islas Canarias. Y el funcionario otrora desahogado se negó en redondo. Se lo prohibió, no se lo permitió, montó en cólera y le aseguró por lo más sagrado que si lo hacía y posteriormente tenía problemas económicos, que no viniera pidiéndole nada como habían hecho sus hermanos porque a ellos dos los podía acoger, pero a él, con esposa y dos niños, pues no. Que no daba para tanto y que por ello más le valdría ahorrar por si por desgracia venían mal dadas. 

Y el hijo mayor, consciente para sus adentros de que lo de que a él no le iban a afectar los despidos era una fanfarronada en absoluto basada en datos realistas, decidió hacer caso a su progenitor y se quedó en casa aquel verano, guardando el dinero para mejor ocasión. 

No os veo las caras, pero imagino que estáis poniendo ese gesto tan típico de preguntaros ¿pero qué coño nos estas contando el nota este hoy?

Pues bien, el post de hoy no va fútbol, sino de política. Y de economía un poco también. Hoy se ha aprobado en el Congreso la reforma de la Constitución en la que se añade un artículo (o se modifica uno existente, no estoy seguro) para incluir en la Carta Magna la cuestión del déficit cero en la Administración del Estado. Déficit cero es no gastar más de lo que se ingresa, ni más ni menos, aunque eso no significa necesariamente gastar menos; también puede suponer ingresar más, es decir, subir impuestos. A esto se le llama perversión del lenguaje, pero ese es otro tema. 

Hay mucha gente escandalizada por la velocidad con la que se ha llevado a cabo esta reforma, sobre todo cuando en tiempos anteriores se había planteado otras por diversos motivos (lo de la herencia de la Corona por parte de la mujeres fue lo más sonado), se había dicho siempre que eso era un proceso muy complicado y que ya más adelante se plantearía. Y ahora van y lo hacen en una semana. Es cierto que lo de la Corona requeriría un referéndum, mientras que para la actual no es necesario. Pero ni eso es excusa con unas elecciones generales a la vuelta de la esquina junto con las que se podría hacer dicho referéndum sin apenas coste adicional. 

También hay quienes se sorprenden de que un partido de izquierdas (PSOE) haga una política tan derechas. Tanto es así, que el partido de derechas ha acogido la reforma con entusiasmo. De hecho, ellos la propusieron hace tiempo, con lo que el acuerdo fue inmediato. Y con esto pasa igual que con otras medidas tomadas por nuestro Gobierno, tan de izquierdas en la teoría, pero que parece como si le hubieran lavado el cerebro por las medidas tan de derechas que está llevando a cabo.

Pero aquí no hay lavados de cerebro ni nada por el estilo. Aquí está pasando algo semejante a lo de la familia del funcionario del principio.

A ver, el funcionario es la Unión  Europea, con Angela Merkel a la cabeza. El hijo pequeño es Grecia. El mediano, Portugal o Irlanda, ustedes eligen. Y el grande, España. Cuando Grecia quebró, vino papá Banco Central Europeo y la rescató, dándole dinero. Lo mismo hizo con Portugal y con Irlanda. Pero a España eso no le va a ocurrir porque Europa no se puede permitir rescatar a España del mismo modo que el funcionario no puede acoger a su hijo mayor y familia.

El rescate de Grecia costó 110.000 millones de euros. El de Irlanda, 80.000 y el de Portugal, más o menos lo mismo. ¿Sabéis lo que se estima que costaría el rescate español? 

¡300.000 millones de euros!

Más que los otros tres juntos. Es lógico, España es el segundo país más grande de la Unión por detrás de Francia, mucho mayor que los otros tres, con lo que costaría más hacer lo que se ha hecho con los mismos.

Evidentemente, España no va a ser rescatada, Europa no se lo puede permitir, y menos después de haber rescatados a los demás. Pero sí que está intervenida. Igual que el padre funcionario amenaza a su hijo mayor y lo obliga a no gastarse el dinero en las vacaciones utilizando para ello dicha amenaza, es Europa (Angela Merkel, Alemania, quien de verdad pone el dinero) quien le dice a nuestro presidente lo que tiene que hacer. Y al de Italia últimamente también. Cuando se rescata a un país, se dice que se le interviene porque se le ponen unas condiciones previas a la entrega del dinero (lo mismo que el funcionario hizo con sus dos hijos menores). A España, sin embargo, no le han dado dinero, pero sí que la han intervenido, sí que le están diciendo lo que tiene que hacer.

¿Y cual es la amenaza, para hacer la historia análoga a la que narré en un principio?

Muy sencillo. Si España no cumple con lo que tiene que cumplir, se hundirá por completo, no habrá forma de ayudarla. La Unión Europea no podrá hacerlo, del mismo modo que aquel padre no podía acoger a su hijo mayor. 

Y lo último que Europa le ha exigido a España es esto de la reforma de la Constitución. No importa lo que piense un político u otro. No importa lo que se manifiesten los del 15 M, lo que se enfaden los nacionalistas o los planes de boicot que tengan en mente los sindicatos. Esto es lo que hay, aunque nunca lo reconocerán desde el Gobierno. Ellos tratarán de vender la moto de la mejor manera posible, pero lo cierto es que esto es lo que hay.

P.D. Por cierto, a los sindicatos les diría yo que si en vez de haberle chupado el culo al gobierno durante los primeros años de la crisis, se hubiesen manifestado como hicieron en el resto de Europa, igual el gobierno habría reaccionado antes (recordemos que estuvieron todo un año negando la crisis, sin ni siquiera pronunciar esa palabra, mientras los demás países tomaban medidas y los sindicatos no decían ni mú). E igual también ahora no estaríamos tan mal, tan tan mal, y no harían falta estas órdenes supranacionales procedentes de los que están evitando que entremos en bancarrota.

Perdonen los futboleros, pero es que a veces necesito hablar de otras cosas, y para eso tengo un blog. 

5 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Me dejas con las patas colgando hermano,pero la verdad si es la realidad y es lo que hay,mejor ir asumiendolo desde ya,porque la verdad es que el españolito de a pié está muy ciego ante tanta y tanta mentira que nos lanzan a diario,yo la verdad hace mucho tiempo que estoy contra el sistema establecido,lo que sucede es que estamos queramos o no cogidos por los cohones y somos simplementes unos números en este juego,porque para ellos es lo que es,un juego donde los pòbrecitos currantes solo podemos tragar cada dia lo que nos echan,a pesar de las protestas y de las caceroladas siguen haciendose el sueco,gran post e ilustrativo,le das a to los palos hermano,un abrazo.

Antonio Delgado dijo...

Es bueno tener inquietudes sociales, no creo que España sea el hijo de vacaciones, lo que está en juego es el estado del bienestar social. La señora de Cospedal lo primero que ha hecho es suprimir el defensor del pueblo y a los que cuidaban de que no hubiera ascetismo escolar. Aumento de las horas lectivas de los profesores, dejando a muchos parados en este momento que más se necesita y esto solo lo que ha trascendido, ya que están un poco retenidos hasta que no pasen las elecciones. Malos tiempos para lo público. Pronto vendrá el copago en la sanidad, el pobre no podrá permitirse ir a urgencias, con lo que los ricos tendrán una asistencia del carajo. La enseñanza pública será una mierda, potenciando la privada. La ley de dependencia se vaciará de contenido...
Con lo fácil que es poner un techo salarial en la administración, que nadie cobre más de 3.000 euros al mes, que la mayoría cobre entre 1.500 2.000. Suprimir todo gastos innecesarios de protocolo, suprimir los altos cargos innecesarios... Por supuesto en este tope salarial también entrarían los políticos. Vosotros creéis que con lo que gana Cospedal y Arenas (aquí entran todos los políticos, he puesto los casos más indignantes que han trascendido de lo que ganan) se van a poner en el lugar de parado y de los mileuristas. Con estas medidas habría trabajo para todo el mundo y para donar infraestructuras en los países que lo necesiten para que los niños no se mueran de hambre.

Marcu dijo...

Existe un axioma a nivel familiar que es totalmente incuestionable: "Nunca se puede gastar más de lo que entra"

Si eso lo hubiesen llevado a la práctica Ayuntamientos, Diputaciones, Comunidades Autónomas y Gobiernos, ya sean de derechas o de izquierdas...otro gallo cantaría ahora al mundo entero en general.
No culpemos a la derecha de las infamias que también hace la izquierda, ni a la izquierda de las infamias que hace la derecha.

La que ha perdido ·los papeles" es la CLASE POLITICA TODA ENTERA llevadas por la corrupción y el despilfarro generalizado...y la Banca y la Cajas...

Saludos

Ravesen dijo...

@Papi Magase

Eso ha pasado en todas las épocas de la historia. Es cierto que hoy día no te condenan a muerte por una cacerolada, pero el caso que hacen de las protestas es el mismo.

@Antonio Delgado

No sé si yo no he interpretado bien el comentario, o no he sabido explicarme bien en el post.

Cuando dices "Vosotros creéis que con lo que gana Cospedal y Arenas (...) se van a poner en el lugar de parado y de los mileuristas", no sé si piensas que me parece bien lo que estos señores están haciendo (o pretenden hacer). Si es así, siento no haberme explicado con la claridad debida, porque no pienso de ese modo en absoluto. Y si no, pues lamento no haber interpretado bien el sentido del comentario.

Yo estoy en confrontación total con lo que propugnan o hacen los dos principales partidos. Si tuviera tiempo de manifestarme, sería uno de los del 15.M. Es cierto que el PP va a dejar sin trabajo a miles de interinos, pero el Gobierno actual ya hizo lo mismo antes en la Administración del Estado, y aquí tienes a uno de ellos.

A mí me escandaliza lo que está ocurriendo y lo que quiero decir en el post es que no es cierto nada de lo que nos están vendiendo. España está gobernada a caballo entre Bruselas y Berlín y me molesta muchísimo que traten de hacernos parecer tontos.

Hay muchísimas medidas de muy diversa índole para aprovechar mejor los recursos del estado. España es un país grande, con recursos y mano de obra de sobra para salir adelante. Pero mientras la dirigencia (presente y futurible) se siga comportando como lo hacen,pues tendremos que aguantarnos con lo que digan desde Europa.

Y conste que lo que más me molesta no es que nos dirijan (es una forma de control sobre los desmanes de nuestros gobiernos), sino que nos mientan. Porque nosotros no hemos elegido en elecciones al gobierno de facto que en verdad tenemos.

@Marcu

Como le dije a Antonio Delgado, no querría que nadie pensara que me postulo por alguno de los grandes partidos, porque en absoluto es así. Y lamento profundamente que pueda sospecharse tal cosa, pues eso significa que no he sabido explicarme con claridad.

Lo que pienso es exactamente lo que dices. El problema está en la clase política, no en la ideología de uno o de otro (que al final tampoco se diferencian en tanto).

Lo más grande de todo es que la Ley de Estabilidad Presupuestaria existe, y se la han saltado a la torera TODOS. Izquierdas, derechas, centros y nacionalistas, sin importar si hablamos de Estado, Autonomías, Diputaciones o Ayuntamientos. Por tanto ¿alguien espera que por estar en la Constitución la cosa va a cambiar?

Ilusos. Por eso me quejo de que nos hagan creer que somos tontos.

Muchas gracias a todos, un saludo

Antonio Delgado dijo...

Ravesen, te has explicado perfectamente y lo he entendido, quizás el que no me explico bien he sido yo, pero mi nivel cultural es escaso ya que solo tengo el graduado escolar sacado en formación, permanente de adulto. Solo quería dejar una opinión, sobre el tema y no porque me haya parecido mal tus reflexiones. Sigo pensando que los dirigentes (he puesto los nombres del los del PP) por la burrada de sueldo que ha trascendido y no querer enseñar la declaraciones de las rentas. Tampoco creo que la izquierda y la derecha sea lo mismo, otra cosa es el disfraz, no se es de izquierda por solo decirlo. Había un político en España, que era Secretario General de un partido, Coordinador General de una coalición, diputado y presidente de su grupo parlamentario, por todo esto el dinero que se llevaba a su casa era el mismo que cobraba como maestro de escuela, antes de ser político. Esto no ha trascendido, porque no interesaba, es más, cuando estaba llegando a 20% de los votos en las elecciones, lo quitaron del medio. Personas así, si se pueden poner en la piel de un parado o un trabajador mileurista que tiene este sustento en su unidad familiar. Se puede repartir el trabajo, para que todas las unidades familiares tengan al menos un miembro trabajado, se pueden bajar los sueldos altos, impuestos directos, en fin infinidad de cosas para repartir las riquezas en base a la solidaridad. Saludos

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política