lunes, 5 de septiembre de 2011

¿Qué edad teniais en 1996?

Como la inmensa mayoría de los sevillistas, por no decir la totalidad, me he decepcionado bastante al ver cómo ha terminado la pretemporada del Sevilla, sobre todo después de comprobar cómo el equipo era eliminado en la Europa League y de cómo el club ha sido incapaz de traer a un último delantero que redondee la plantilla, sin el cual queda un tanto descompensada en la parte de arriba. Eso es así, y sería de necios negarlo. 

Pero, una vez pasados unos días, y ya cotemplando la situación con la cabeza un poco más fría, tampoco deberíamos llevarnos las manos a la cabeza con tanta vehemencia. Es evidente que ha habido una cosa que no se ha hecho bien, pero eso es un borrón que ensombrece una planificación que ha sido bastante buena. En mi opinión, la mejor de al menos los últimos cinco años. Hay bastantes blogueros sevillistas que están dejando patente una opinión semejante, lo cual me parece natural. El equipo está un poco cojo en la parte de arriba, se antoja muy aventurado afrontar la temporada con sólo dos delanteros, siendo uno de ellos Kanouté, un jugador veterano y delicado que suele lesionarse (de levedad, eso sí) a nada que hace un esfuerzo un poco superior a lo normal. Es decir, que en muchos partidos nos vamos a ver con sólo Negredo como nueve nato, y eso es arriesgado. Menos, evidentemente, que si disputáramos las tres competiciones, pero las cosas son así. No hay más vuelta de hoja.

Sin embargo, hay un buen sector del sevillismo que sigue rasgándose las vestiduras y calificando la gestión de calamitosa, lo cual me parece una exageración. Y no dejo de buscar una explicación a este hecho, más allá de que siempre los hay pesimistas empedernidos que todo lo ven mal. También sabemos que existe en nuestra ciudad un sector de población que le desea el mal a nuestro club (y no hablo del beticismo), y que no deja pasar la más mínima oportunidad para arremeter contra el mismo con virulencia. Pero no es esto lo que me preocupa. Esto existe desde hace tiempo y creo que tendremos que vivir con ello durante bastante más. Lo que me preocupa es que hablamos también de gente tan sevillista como cualquiera, pero que no parecen conformarse con nada, hasta el punto de calificar como desastroso algo que no lo es tanto. Insisto, han habido cosas mal hechas, pero de hay a la calamidad va un trecho.

En 1996, yo tenía 21 años, estudiaba en la universidad y ya era, como hoy sigo siendo, un crítico moderado con lo que ocurría alrededor del Sevilla FC. En aquellos días, el Sevilla era un equipo mediocre cuya máxima aspiración consistía en clasificarse para la Copa de la UEFA, aunque fuera de rebote, cosa que rara vez ocurría y que celebrábamos en la Puerta de Jerez como si fuera un título. Y cuando la disputábamos, apenas éramos capaces de pasar dos o tres rondas, no más. Aquel año, el equipo venía de salvarse del descenso a Segunda en las últimas jornadas. Quedó 12º con 48 puntos, sólo 4 más que el Rayo Vallecano, que fue el último equipo bajó. De la UEFA nos quedamos a 22 puntos, es decir, que en ningún momento aspiramos a clasificarnos. Aquella liga la ganó el Atlético de Madrid, y el Real Madrid fue 6º, fuera de puestos europeos, algo absolutamente impensable hoy día. Eran otros tiempos, nada que ver con la actualidad. 

El año anterior, el Sevilla fue descendido administrativamente a Segunda B. Creo que huelga contar lo que ocurrió después, todo el mundo lo sabe, pero finalmente seguimos jugando en Primera. Por poco tiempo, sin embargo. En la temporada que empezó en 1996, cuando yo tenía 21 años, el Sevilla acabó descendiendo a Segunda División, después de una desastrosa temporada en la que acabamos a 5 puntos de la salvación. 

En aquella época, el club estaba presidido por Rafael Carrión, y como entrenador comenzó Camacho, luego vino Bilardo (que dimitió al ver como estaba la cosa) y acabó la temporada Julián Rubio. Y aquella sí que fue una mala planificación, que empezó con la venta al Real Madrid de Davor Suker por cuatro perras. Fijaos si fue mala, que se vendió al jugador antes de la Eurocopa que se iba a disputar ese verano, en la que el croata se salió, como era previsible por cualquiera con un poco de entendederas, y al que se le podría haber sacado muchísimo más de los 600 millones de pesetas más los pases de jugadores como Petkovic, Gomez, Agostinho o Ramis. Eso sí que fue una calamidad. Sobre todo cuando luego se gastaron 1000 millones de pesetas en la contratación de Matías Almeida. Aquella fue la planificación de los Marinakis, Oulida, Aranalde, Mornar, Onésimo o Colusso (los que se meten con Acosta no sé si se acuerdan de Colusso, que llegó a reconocer que le temblaban las piernas cuando saltaba al Sánchez Pizjuán). 

Si la gestión actual es un desastre, ¿cómo se puede calificar aquello? Mi respuesta es que desastre fue aquello, y lo actual, aun lejos del sobresaliente, no tiene comparación con lo que ocurrió en 1996 (por poner un ejemplo, que habría bastantes más).

Y respecto a lo de las edades, ya digo que yo tenía entonces 21 y estaba en pleno uso de razón. Era joven, pero lo bastante maduro como para analizar y calificar las cosas. Lo mismo que cualquier persona de 21 años de la actualidad. Claro que esta persona que hoy tiene 21 años, sólo contaba con 6 entonces. Esta persona puede estar calificando de desastre la actuación de la directiva, pero no lo hace con mala idea. Simplemente no ha conocido los desastres verdaderos. El tiempo pasa, lo que nos parece que fue ayer o antes de ayer ocurrió hacer 15 años. ¡15 años! En estos 15 años se ha incorporado savia nueva al sevillismo, mientras que muchos se han marchado al tercer anillo. Y también los hay que, siendo adultos en el 96, han evolucionado con el club y ahora piensan de un modo diferente a entonces. 

El Sevilla de hoy es otra cosa. El Sevilla de hoy lo hemos soñado durante décadas, y ahora lo tenemos. Pero los que nunca lo soñaron, simplemente porque no estaban aún en el mundo, hoy tienen uso de razón y perfecto derecho a opinar. Yo me siento joven, pero ya tengo 36 años. Eso es un hecho, y no puedo pedir que los que hoy tengan 21 piensen como yo, porque ellos no han pasado lo que yo. Y no por eso son menos. Son igual que yo, lo mismo, sevillistas como cualquiera. Y lo mismo digo de los que ya estaban en el 96, y ahora piensan de otro modo. No quieren volver a soñar, quieren seguir viviendo la realidad, se aferrar a ella y exigen en consecuencia. Yo soy más permisivo, pero los entiendo perfectamente. 

Esta es una reflexión que me ha llevado tiempo. El Sevilla ha crecido, y con él una parte de la afición. Y los que recordamos lo del 96 (por poner un ejemplo, ya digo) y nos comparamos con aquello para ser felices con lo de ahora deberíamos asumir más pronto que tarde que el Sevilla es más que entonces (gracias a Dios) y que la exigencia no se puede basar en lo ocurrido en el pasado. No olvidarlo, pero asumirlo. 

Del mismo modo, a los jóvenes de hoy que no conocen lo que es una calamidad verdadera, yo les diría que repasasen un poco la historia para matizar las opiniones, que reconociendo las cosas malas, lo que se ha hecho este verano tiene mucho de bueno. Muchísimo.

Estoy convencido de que si tanto unos como otros hacemos ese pequeño esfuerzo, seguro que es sencillo llegar a un entendimiento que a todos satisfaga. 

Al fin y al cabo, todos deseamos lo mismo: lo mejor para el Sevilla FC

7 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Ravesen vamos a hacer una comparsa este año para cantar en el Sanchez Pizjuán,asi esto que dices aqui,podiamos cantarlo con música de Martinez Ares por poner un ejemplo,o de Labandón,quillo yo tenia 30 tacos por esos entonces y te entiendo perfectamente,haber si los que como nosotros hemos conocido de todo en el Sevilla,somos capaces de explicar a las nuevas generaciones lo que es estar en los infiernos,ahi es donde de verdad hay que ser sevillista,en los años de bienes subirse al carro de los triunfos lo hace el tonto la china.

Triana1952 dijo...

Todo lo que pones en tu Post es lo que yo deseo explicar con las imagenes,pero a veces no se si lo consigo , pero al menos lo intento,me ha gustado mucho tu post.

Saludos Sevillistas

Silbato Sevillista dijo...

Yo soy de esos que dices que por aquel entonces tenía 6 años, pero aunque me pilló todo aquello en mi más tierna infancia, acierto a recordar a mi padre todo el día pegado a la radio y a la tele, sufriendo como todos.

No obstante, he procurado informarme de todo aquello, y de muchas más cosas (y la blogosfera ha ayudado muchisimo en todo eso) y secundo lo que dices.

Por eso aunque está claro que este Sevilla está a años luz de aquel, no me parece de recibo exigir lo que muchos exigen sin dar a cambio ni siquiera lo único que nosotros podemos dar a cambio, que es animar hasta el final.

Un saludo!

Marcu dijo...

Admirado Ravesen:
Sin que sirva de precedente, hoy no estoy totalmente de acuerdo con tu post, aún razonando tus argumentos tan bien como siempre lo haces.
La Historia del Sevilla FC es una sucesión de ciclos donde la economía, la sociedad, la situación política o las Juntas Directivas del momento han influido directa o indirectamente en el devenir de nuestro Club.
Desde 1905 hemos alternado ciclos bastante buenos, con otros nefastos con descensos incluidos, grandes presidentes con otros que llegaron a servirse del Club y grandes plantillas con otras que nos llevaron a Segunda.
Y desde 2004 hasta hoy la mentalidad del sevillista ha cambiado. No sé si para bien o para mal, pero ha cambiado y desde luego no depende de la edad.
Muchos nos resistimos, a veces inconscientemente, a abandonar este ciclo maravillosos de los títulos por ser único en la historia de nuestro Club y de ahí el sentido crítico de parte muy importante de la afición.
Y no es cuestión de edades porque TODOS conocemos sevillistas con mas de 60 años que son muy críticos porque en el fondo se resisten a abandonar este ciclo maravilloso de títulos.
Nuestra mentalidad con respecto al Sevilla ha cambiado y solo esperemos que sea para bien.

Te pido perdón por extenderme demasiado.
Un abrazo

Ravesen dijo...

@Papi Magase

Si me hubiese escuchado cantar alguna vez, seguramente no se te hubiese ocurrido hacer tal proposición :-)

Yo me siento muy joven, recuerdo como si fuera ayer aquella época, pero lo cierto es que ha pasado demasiado tiempo (eso no tiene nada que ver con cómo me siento) e igual deberíamos asumirlo para comprender el punto de vista de algunos.

@Triana 1952

Te explicas perfectamente, y yo creo que todo el mundo lo entiende. Otra cosa es que los haya que se enroquen en sus posiciones y no haya forma humana de hacerlos salir de ahí.

@Silbato Sevillista

Yo escuchaba a mi abuelo hablar de un Sevilla que ganaba títulos, y por eso nunca dudé de que éramos grandes a pesar de no haber visto nada mejor que algún que otro quinto puesto. Es el mismo caso, pero al revés.

@Marcu

Creo que últimamente no ando yo muy fino a la hora de explicarme, porque ya van varias veces en las que tengo que matizar lo dicho a la vista que no he sabido hacerme entender.

Comparto plenamente lo que dices en el comentario, con lo que es imposible que estemos en desacuerdo. He utilizado el tema de la edad y el tiempo que ha pasado para reflexionar acerca del modo en que han cambiado las cosas, como medio para entender que no puedo analizar al Sevilla de hoy con los mismos criterios que al Sevilla de 1996. Si lo hago, nunca ayudaré al club a crecer, pues me conformaré con cualquier cosa (mejorar lo del 96 es facilísimo)

Por supuesto, hay sevillistas de edad que no se comportan como yo, y en este post se les admira entre líneas. Hay sevillistas de edad que han conocido de todo y que critican y exigen como los jóvenes que no han visto los malos tiempos. Y mi reflexión consiste en que la gente como yo debería comportarse como esos sevillistas de edad que estoy diciendo (y que tú mencionas).

El Sevilla ha evolucionado, los jóvenes sólo han visto tiempos buenos, y entre los no tan jóvenes hay un sector que ha sabido evolucionar con el club.

En definitiva, lo que quiero decir es que la gente como yo, que se escuda en los malos tiempos vividos para excusar lo que se hace mal hoy, debería evolucionar también para hacer su crítica más acorde con el Sevilla actual.

Y de igual forma, los jóvenes que menciono y los no tan jóvenes que han sabido evolucionar podrían atemperar sus críticas rememorando lo ocurrido en el pasado para que así todos podamos ir a una.

Mis disculpas, trataré de se más explícito en el futuro.

Muchas gracias a todos, un abrazo

Juan Angel Tena dijo...

Estimado amigo, despues de leer tu magnifico post y el comentario del amigo Marcu, permitidme ambos que me posicione en un plano intermedio.

Cierto es que hemos pasado muchas penurias tiempos atras, yo en el 1996 tenía 10 más que tu, 31, y salvo alguna satisfaccion europea y algun que otro ascenso, solo habia vivido mediocridad en nuestro club.

Comparando esa situación con la actual, la verdad es que es para valorar muy mucho todo lo que hemos vivido en este grandioso siglo XXI.

Con todo, precisamente el hecho de haber conseguido lo que se ha conseguido en forma de titulos, ha hecho que el sevillista en general, con todas las sensibilidades posibles, haya cambiado su mentalidad y ya no ve a su equipo luchando en mitad de la tabla, casi si me apuras, ni por la Europa League...

Quiero pensar que mucho de esa actual mentalidad del sevillista tiene que ver con la malisima digestion de esos titulos que tanta gloria nos han dado.

En cualquier caso, enhorabuena, como siempre por hacernos pensar...

Un fuerte abrazo amigo.

Ravesen dijo...

@Juan Angel de Tena

En verdad, el post es una autocrítica. Llevo tiempo quejándome del modo en que algunos exigen y exigen de tal manera que parece que se han olvidado de lo ocurrido en un pasado reciente.

Pero es que lo he pensado bien y me he dado cuenta de que ya no es tan reciente ese pasado.. Como digo, hay jóvenes que no conocieron las penurias. Y no tan jóvenes que no quieren volver a ellas y por eso exigen.

Yo me he quedado atrás. No es que ellos exijan más de lo debido, es que yo no me he dado cuenta de que no puedo comparar ambas situaciones. Que el Sevilla de hoy no tiene nada que ver con el de entonces. Por eso menciono que el Madrid quedó 6º aquel año, para incidir en el hecho que son otros tiempos.

Muchas gracias por tu opinión, me alegro de volver a verte por aquí.

Un abrazo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política