miércoles, 14 de septiembre de 2011

¿Quiénes son los ricos?

Hace ya algún tiempo que se ha puesto de moda hablar o debatir de eso de que los ricos han de pagar más impuestos para ayudar a los pobres a salir de la crisis. En el post de ayer hice una crítica de lo injusto que podía llegar a ser tal planteamiento si se hace de un modo simplista. Por supuesto, el mundo del fútbol no escapa a ese análisis. 

Uno se pregunta ante esto quién debe ser considerado rico. En los tiempos de mayor apogeo del "loperismo" más casposo, la inmensa mayoría de nosotros tuvimos que sufrir durante años cómo manadas de béticos (y también el club institucionalmente) se reían del Sevilla y del sevillismo, yendo por la vida de ricos y tachándonos a nosotros de pobres. Aquello de la boutique y la tienda de los veinte duros se ha convertido en parte de nuestras historias. Ellos eran supuestamente ricos porque un tío forrado de pasta la puso al servicio del club, mientras que nosotros éramos supuestamente pobres porque nos teníamos que apañar con lo que producíamos por nuestros propios medios. Pero lo curioso es que éramos nosotros los que teníamos patrimonio (Estadio, Ciudad Deportiva), pero ellos no. Y al final, como consecuencia de lo hecho en aquellas épocas, la cosa evolucionó hasta lo que vemos en estos días. El Sevilla es un club solvente y saneado, mientras que el Betis está acogido a la ley concursal.

Vuelvo a repetir la pregunta: ¿quién es el rico?

Y hablando de patrimonio, ahora resulta que se pretende recuperar el impuesto que grava el ídem, algo injusto de todas todas, por mucho que los haya lo bastante demagogos como para decir que eso es quitarle a los ricos para darle a los pobres. ¡Qué de moda esta esto! Entonces, según esto, el Sevilla tendría que pagar impuestos por tener patrimonio (por ser supuestamente rico), mientras que el Betis no. ¿Y si hoy día se diese el caso que se dio en los 90 con Lopera en plenitud? ¿También sería rico el Sevilla para pagar el impuesto de patrimonio, pero pobre para tener que hacer fichajes en la tienda de veinte duros?

Imaginemos a un señor que se acaba de jubilar después de más de cuarenta años trabajando como un verdadero negro. Un señor cuyos padres fueron muy pobres y que llegó a conocer el hambre en la posguerra. Un señor que, emulando a Escarlata O'Hara en Lo que el viento se llevó, juró a los cuatro vientos que ni él ni su familia volvería jamás a pasar por eso. Y con ese objetivo se dedicó a deslomarse trabajando desde la adolescencia y a ahorrar con todo su empeño. Así fue durante décadas, y ahorrando y ahorrando llegó a amasar un capital, con la firme convicción de donárselo a sus hijos para que ellos no tuviesen que pasar por lo que él. Este señor se acaba de jubilar, ya digo, y la pensión que le ha quedado es la que es, bastante justita (nunca cotizó mucho, prefirió guardar para sus hijos). Eso sí, su patrimonio es importante, que para eso ha trabajado tantísimo durante toda su vida. ¿Este señor es rico? ¿Este señor merece que le quiten parte de lo que ha conseguido con su trabajo para dárselo a los que no han trabajado como él? Si seguramente su pensión no dará para pagar esa tasa. ¿Es eso justo?

¿Quiénes son los ricos entonces?

El Betis se tiró a la buena vida que le proporcionaban los millones de Lopera y se reía del vecino, el Sevilla, que tenía que hartarse de trabajar para salir adelante por sus medios. Ahora el Betis, fruto de aquellos desmanes, está arruinado, mientras que el Sevilla disfruta de patrimonio y fondos propios. ¿Y ahora que el Betis no puede pagar a sus futbolistas tiene que venir el Sevilla a aportar dinero al fondo de garantía de la liga para que esas criaturitas puedan cobrar? ¿Y además va a tener que pagar un impuesto por haber sido capaz de preservar su patrimonio, y no venderlo como sí que han hecho otros clubes? ¿Eso es justicia social? ¿Dónde coño está la justicia?

¿Quienes son los ricos? ¿Alguien me lo puede decir?

Ricos seguramente serán esos que tienen mucho dinero, aunque es bueno informarse acerca de donde lo han sacado y lo que pretenden hacer con él. Porque si un señor tiene mucho dinero y quiere invertirlo en montar una gran empresa que proporcione cientos de puestos de trabajo en una zona devastada por la crisis, no creo que sea lo más conveniente decirle que lo primero que se va a hacer es cobrarle un impuesto por tener dicho dinero. Más que nada porque ese señor seguramente cogerá su pasta y se la llevará allí donde no le cobren dicho impuesto. Y a ese lugar se irá también la gran empresa y los cientos de puestos de trabajo.

La justicia se debe aplicar. Los que más tienen deben ayudar a los más desfavorecidos. Pero antes de eso hay que dejar bien clarito quienes son los que más tienen y quienes los desfavorecidos. Separar la paja del grano, que dice el dicho. Hay gente que necesita la ayuda de los demás, y es imprescindible prestársela. Pero hay otros que pretenden vivir del cuento. Y lo peor es que estos últimos les están quitando parte del dinero (prestaciones) que les corresponde a los que de verdad lo necesitan. Y a esos hay que desenmascararlos. Por eso me parece una sensacional idea eso de que la liga se haga con el control del movimiento de los dineros de los clubes (pagos a jugadores, traspasos, etc), porque de ese modo, además de asegurarse de que los que tienen que cobrar cobren, se deja con el culo al aire a quien pretende defraudar, o a quien lo que intenta es vivir por encima de sus posibilidades.

Justicia, por supuesto. Pero también control, que ya vale de mantener caraduras con el sudor de la frente de otros.

3 comentarios:

Antonio Delgado dijo...

No estoy de acuerdo contigo. Yo soy de los que pienso que nadie se hace rico trabajando. De hecho ya lleva años quitado ese impuesto y yo no veo a ese rico poniendo una empresa en zonas devastadas o bueno, sí, multinacionales que utilizan a niños del tercer mundo, como mano de obra barata por una comida caliente. También se puede dejar exento de ese impuesto al que cree puestos de trabajo. Se puede poner una cantidad como tope razonable a partir de la cual se le aplica, que no sean como la tertulia de “el mundo” que decían que el que cobra 60.000 euros al año era un pobrecito de clase media baja. La gente de dinero se enriquece a costa de los trabajadores, cuando tienen muchos millones de beneficio, no lo reparten con sus asalariados y cuando hay crisis los despiden para seguir ganando lo mismo, no pueden aguantar un tiempo sin beneficio hasta que pase la crisis. En el mundo hay dinero para acabar con el paro y el hambre. Si se aplicara los derechos de nuestra carta Magna no tendríamos que dejar nada a nuestros hijos, derecho a un trabajo, derecho a una vivienda… Saludos.

Marcu dijo...

Así es la vida, amigo Ravesen, así es la vida.
De todo hay en la viña del Señor y si no, para eso están los antisistemas londinenses.
Un abrazo

Silbato Sevillista dijo...

Al final parece que la Ley de patrimonio no va a afectarnos a casi nunguno, vamos, no creo que aunque se ahorre toda la vida se llegue a un patrimonio de 700.000 €...

Por cierto, increíble cómo todos los equipos de la reunión de otro día, menos Sevilla FC, Real Betis y RCD Espanyol se han echado para atrás y les han pedido ¡hasta perdón! a Madrid y Barcelona.

No sé si has leido la noticia, pero esto es de traca.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política