sábado, 21 de abril de 2012

Hastío

Vaya semanita no estamos teniendo que tragar. Si no teníamos bastante con el bochorno del 5-1 de Getafe, además nos han triturado la cabeza con los partidos de Liga de Campeones de los dos mangantes magnates y para rematar, el hastío absoluto que supone el enfrentamiento entre ellos y el coñazo total de toda la parafernalia que esta abominable prensa deportiva despliega alrededor del mismo.

Y encima, nuestro partido es retrasado media hora para gozo y disfrute de todos esas mentes obnubiladas. Para que nada intefiera el momento cumbre en el que los entrenadores se sientan en una silla y dicen lo de siempre. Las mismas chorradas de siempre. Y que eso se considere más interesante que nuestro partido. Sinceramente, pienso que ya hay que ser cortito de mente para considerar interesante tal cosa. Pero, claro, es solo mi opinión, no un hecho científico. ¡Manda huevos!

Y, para colmo, nosotros nos la tragamos porque, según nuestro presidente, nos han compensado por ello. 

Y por si no fuera suficiente, uno no sabe qué Sevilla se va a encontrar esta noche - madrugada. Si el que fue capaz de ganar doce puntos de quince posibles hace nada o el que hizo uno de los mayores ridículos que se recuerdan cayendo por 5-1 en un campo como el del Getafe. 

Ante esto, ante mi desconfianza en el equipo, ante el atentado a mi ilusión perpetrado el pasado lunes, ante la decepción por la actitud del club respecto al asunto del retraso horario, después de tragarme a la fuerza tanta tontería alrededor de Madrid y Barça..., después de todo eso y más, la verdad es que no tengo ninguna gana de fútbol hoy. 

Sé que el partido es importante, importantísimo mejor, fundamental, vital, determinante... toda una final, igual que cualquier partido que hayamos disputado en los últimos meses, pero a medida que se acerca el final de la liga, más finales son. Lo sé de sobra, soy perfectamente consciente de ello, pero, ¿qué queréis que os diga? Yo hoy no tengo la mente para muchas historias. Esto de venirse arriba para darse un batacazo tras otro es lo que tiene. Que los batacazos duelen y a veces te dejan ahí tirado porque no tienes fuerzas para levantarte. 

Alguno me podría decir que hay que ser fuertes porque el equipo nos necesita. Y tendría razón, pero ¡qué coño! Yo no cobro por esto. Al revés, lo que hago es pagar. Otros sí que cobran y son ellos los responsables de lo que ocurre y los que tienen que sacar esto adelante. Ellos son los que se tienen que levantar por mucho que duelan los batacazos. Más que nada porque yo no soy culpable de habernos caído. Ellos, sin embargo, sí. 

Al final haré lo de siempre y me sentaré a ver qué me ofrecen estos niñatos señores. Y a nada que las cosas se pongan un poco de cara, me volveré a ilusionar. ¿Qué le vamos a hacer? Es lo que tienen los sentimientos. Que pasan de la razón y son insensatos, volubles, maleables, imprevisibles y, sobre todo, caprichosos. Si los sentimientos dicen que ahora nos volvemos a ilusionar, pues nos volvemos a ilusionar. Y no hay mente racional que valga, por mucho que en el fondo sepamos que todo esto es una estupidez. 

En fin, que voy a preparar la venda de los ojos y los tapones de los oídos para aguantar estoicamente las dos horas y media que van de las 20.00 a las 22.30. Y luego, que sea lo que Dios quiera. 

Total, ¿puedo hacer yo más de lo que ya de por si hago?

2 comentarios:

Dori dijo...

Hacer..hacer no se puede hacer nada
solo lo que bien dices aguatar como toreros y que dios reparta suerte,y si es de nuestro lado mejor que mejor.
Hoy volveremos a estar al lado de nuestro equipo, nos lo pide el sentimiento,y contras los sentimientos aver quien lucha.
Saludos sevillista.

Ravesen dijo...

@Dori

Y así sguiremos hasta final de temporada.

UN saludo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política