sábado, 14 de abril de 2012

Los verdaderos culpables

Creo que todo el sevillismo sabe ya que nos han cambiado la hora de comienzo del partido contra el Levante para que los lobotomizados oficiales del reino puedan escuchar en directos las palabras de los gurús que les tienen secuestrada la capacidad intelectual. Que no dudo que la tengan, que digo que la tienen secuestrada. 

Pasado el momento de echar espuma por la boca por la indignación, me ha dado por pararme a pensar detenidamente en lo que ha ocurrido. Por supuesto, es todo cuestión de pasta, la que dejan los anuncios publicitarios que se emiten entre el final del partido y el inicio de las ruedas de prensa y los que emite la Sexta a lo largo de los encuentros que retransmite. Nada tiene que ver con el interés de los aficionados. Resulta que Digital + vende el canal Canal + Liga 1 (también esté el 2 para los partidos "menos interesantes") bajo la promesa de que todas las jornadas se retransmitirá un partido del Real Madrid o del Barcelona por dicho canal. Luego, también otros, pero uno del Madrid o del Barça, seguro. Ese es el acuerdo al que llegaron, eso es lo que tienen firmado, por eso pagan y eso venden. Por tanto, si Madrid y Barça se enfrentan entre sí, el partido lo echan ellos, ya que si no, no podrían retransmitir el partido de Madrid o Barça de esa jornada y se incumpliría lo que tienen acordado, lo que tienen firmado, eso por lo que pagan y eso que venden. 

Ese es el motivo por el que el partido no se retransmite en abierto. Bien. Primera cosa clara. 

Seguimos. Ahora entra en acción la Sexta, el canal que retransmite el partido en abierto. La Sexta eligió el Sevilla - Levante, que se jugaría a las 22.00 para que ese canal lo pueda echar. Por supuesto, La Sexta vive de audiencias y publicidad. Y hete aquí que algún avezado empleado de la cadena se da cuenta de que, como el Madrid - Barça es a las 20.00, termina casi a las 22.00, la liga se puede decidir en ese encuentro y después del mismo hablarán Mourinho (o su teleñeco Karanka) y Guardiola, la gente, por inercia, se quedará viendo dicho canal a la espera de lo que digan estas criaturas de Dios y no cambiarán de cadena para sintonizar con el partido entre Sevilla y Levante. Eso baja la audiencia, al menos durante media hora. ¿Cuanto cuesta la publicidad de media hora de un partido de fútbol? ¿Cuánto dejarán de pagar las empresas que se anuncian al comprobar que la retransmisión del partido coincide con dicha rueda de prensa?

Se estima el importe de esa cantidad y se decide que no merece la pena renunciar a tanto dinero por media hora. ¿Solución? Hacer como si esa media hora no existiese, borrarla del reloj. El Sevilla - Levante comenzará cuando no haya ninguna interferencia externa que mengüe los resultados económicos de quien se gasta un pastizal por los derechos televisivos de la Liga de Fútbol, o parte de ellos. 

A ver, esto es comprensible. El problema no está aquí. Pensemos que Digital + cobra de los aficionados que se abonan a sus canales, pero La Sexta sólo cobra de la publicidad, con lo que la obligación de sus gestores es la de estirar al máximo los ingresos generados por dicha publicidad. Eso es así, no tiene vuelta de hoja y se sabe desde que comienza la liga. Para colmo, las cadenas de televisión tienen el poder de coger por los huevos a los clubes, ya que lo que les paga supone una parte sustancial de los presupuestos de los mismos, los cuales se ven obligados a hocicar si no quieren perder esos ingresos y, seguramente, desaparecer. Ni más ni menos. 

El problema no está ahí. El problema está en que en este país se permite que las cosas funcionen de ese modo. El escándalo no es que una empresa privada como  La Sexta emplee todos los medios legales a su disposición para ampliar sus beneficios lo máximo posible. El problema es que esos medios legales lleguen a tal punto que perjudiquen el interés de un colectivo tan amplio como la completa afición a uno o dos equipos de fútbol. El problema es que no haya nadie que levante la voz, nadie con poder o responsabilidad en la materia. 

¿ Donde están los organismos dedicados a defender la libre competencia entre empresas?

¿Dónde están las asociaciones de consumidores que tanto por saco dan con otras materias?

Tenemos asumido que el fútbol es charanga y pandereta, es un asunto baladí, es algo que no es vital para la gente y que no merece más atención que el morbo que despierta la competencia entre los dos grandes y las dos estrellas de los dos grandes. Sin embargo, los clubes de fútbol son empresas privadas que deberían ser protegidas por el Gobierno como se protegen todas las empresas privadas. Operan en un sector de producción que se llama "Liga de Fútbol" igual que Vodafone o Yoigo operan en otro que se llama "Telefonía Móvil". Y la "Liga de Fútbol" es consumida por una serie de personas llamadas "consumidores", que en muchos casos también lo son de la "Telefonía Móvil". ¿Por qué se defiende con tanta vehemencia a los consumidores de un sector de producción y se deja abandonados a los de otros? ¿No somos todos consumidores? ¿No somos en muchos casos los mismos en un sector que en otro?

Esto es el problema. Esta es la vergüenza. No debemos criticar tanto a esas empresas que buscan su propio beneficio. Cumplen con su obligación. Tampoco deberíamos cargar contra los clubes que hocican. Les va la vida en ello, y no es ninguna exageración. Si no hocican, pueden desaparecer. 

Sí es criticable que nos quieran engañar, sobre todo desde la prensa, cuando dicen que esta es la mejor liga del mundo, que la gente consume lo que quiere y todas esas chorradas. Pero quien quiera dejarse engañar es libre de hacerlo. Si hay gente que es tonta, pues es tonta y punto. No se puede criticar a un tonto por no ser listo. En todo caso, habría que cogerle de la manita y explicarle como si fuera un niño chico lo tonto que es. Poco más.

Pero en los países hay una cosa que se llama Gobierno, que crea organismos y entidades destinadas a velar por el buen funcionamiento de las cosas que hay que gobernar. Los gobiernos se eligen porque se supone que son conformados por personas que saben lo que no saben otros, que tienen capacidades para llevar a cabo acciones que otros no, y delegamos en ellos el poder de decidir en base a esa sabiduría que tienen, a esa capacidad. Hablando en llano, los listos toman las decisiones que los tontos no podemos. Les cedemos ese poder bajo la promesa de que no se van a aprovechar del mismo, ni tampoco del hecho de que los demás somos tontos. 

Y con el fútbol, lo están haciendo. O están permitiendo que otros listos lo hagan. Claro que entre los tontos los hay más y menos tontos. Y los menos tontos nos rebelamos contra estas cosas. ¿Sirve de algo? A corto plazo no, pero sí queremos que nuestros esfuerzos a la hora de quejarnos tengan mayores probabilidades de éxito, no nos equivoquemos de diana. La culpa no es de quien busca el mayor beneficio para su empresa. La culpa es de quien permite que se aprovechen de los consumidores (o parte de ellos) en ese empeño.

3 comentarios:

juan antonio de la rosa dijo...

A mi lo que me esta poniendo de mala leche , es que el Club no se pronuncie,me tienen de los nervios.

¿LES DA IGUAL QUE PUTEEN A SU AFICION?

Saludos Sevillistas

Juan Angel de Tena dijo...

Magnifico post Rafael, como siempre.

Dejame decirte, que yo creo que amen de que este puñetero pais las cosas funcionan como funcionan, nosotros, en este caso los aficionados, igual podriamos sumar a la hora de interceder para que estas barrabasadas sucedan sin que no pase nada. Estando quienes estan de por medio, cosa logica por otra parte.

Si los estadios estuvieran vacios dos partidos seguidos, a costa eso si de perjudicar a nuestros clubes, lamentablemente, de seguro que se moverian los cimientos de los dirigentes del futbol español, los nuestros tambien y por ende, seguro que esos organismos que mencionas tambien tendrian las orejas tiesas ante ese revuelo.

Mientras tanto, esto seguira siendo para los de siempre, una viña sin vallar.

Muy lamentable todo.

Un fuerte abrazo amigo.

Ravesen dijo...

@Juan Antonio de la Rosa

A mí me ocurre lo mismo, pero quien pone un 25% del presupuesto del Sevilla en la empresa de Roures. Y les obliga a estar calladitos.

@Juan Angel de Tena

Yo estoy de acuerdo en que algo hay que hacer, pero he escrito el post pensando en hacia quien dirigir esas acciones. Si dejamos el estadio vacío dos partidos, los dirigentes del Sevilla se echarían a temblar y tratarían de presionar a las televisiones. Pero ¿estas harían algo? ¿Les importaría mucho mientras siguieran cobrando de la publicidad?

Quiero creer que el silencio de Del Nido no es cobarde, sino que está haciendo lo que tiene que hacer entre bambalinas. Que aquello de luchar por un reparto más justo de los derechos de TV sigue ahí, aun en la sombra. La verdad es que no sé si es así, pero lo espero.

Pero como Marcu escribió tan bien en Almas Sevillistas, esto es una mafia. Y contra las mafias poco se puede hacer.

Mal asunto, amigo, mal asunto. Poca solución se ve a esto, pero desde aquí siempre se apoyará lo que sea que se invente para protestar, presionar, o lo que haga falta.


Muchas gracias a los dos y un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política