viernes, 27 de enero de 2012

Un movimiento inquietante

Hoy pensaba hablar de otra cosa, pero me he desayunado con esta noticia, y me ha parecido más interesante referirme a ella. Resulta que Jose María del Nido ha comprado el paquete accionarial de Jose María González de Caldas, convirtiéndose de ese modo en el máximo accionista a nivel individual de la entidad. Y lo primero que he pensado es que no me gusta nada este movimiento, a pesar de que, por ahora, no supone ningún vuelco en la situación accionarial del club.

Voy a empezar por el principio. Según una fuente que me parece de lo más fiable (este post publicado en 2008 en el blog del gran Agustín Rodríguez), en aquellos momentos el reparto accionarial del Sevilla estaba del siguiente modo:

Accionistas minoritarios .................. 44,21 %
Sevillistas de Nervión* ................... 31,95 %
José María González de Caldas ...... 10,84 %
Eduardo Romero .............................. 7,00 %
Rafael Carrión .................................. 6,00 %

*Jose María del Nido, Roberto Alés, José Castro, Francisco Guijarro, José Martín Baena y José Gómez Miñán.

A principios de 2009, Rafael Carrión compraba las acciones de Eduardo Romero, convirtiéndose de ese modo en el máximo accionista del Sevilla a nivel individual con un 13% del montante total. Fue un movimiento un tanto preocupante también, al menos para mí, ya que a mi me preocupa siempre que Carrión o De Caldas tomen protagonismo, el que sea. Fueron unos presidentes nefastos que nos llevaron a Segunda División y nos pusieron al mismo borde de la desaparición, por no hablar de los mamoneos que se trajeron con el estadio. Recordemos aquello que se decía que la única manera que había de que el Sevilla se salvase de la ruina era vender el Sánchez Pizjuán e irse a La Cartuja. Las conversaciones que hubo con Ayuntamiento y Betis para que ambos clubes compartieran el mal llamado Estadio Olímpico. El modo en el que se nos intentó vender la moto diciéndonos que en Italia, eso de compartir coliseo era de lo más común, poniendo como ejemplo lo que ocurre en Turín, Milán o Roma. En fin, algo semejante a una pesadilla. 

Eduardo Romero fue preguntado entonces por las razones que le llevaron a vender sus títulos, a lo que contestó que "llevo diez años apartado del gobierno del club y me ha parecido un buen momento para hacer esto porque hay tranquilidad en la entidad. Además, he vendido mis acciones a un gran sevillista y creo que se equilibra así la división del capital, que sigue estando atomizado para bien del Sevilla"

Una respuesta que puede valer, que tiene sentido (sobre todo por eso de que era un buen momento para vender por la tranquilidad que había en la entidad), pero que no aclara para nada las pretensiones de Rafael Carrión. De todos modos, a nivel general (más allá de las intenciones de cada uno), la cosa apenas cambió en la práctica. El reparto de las acciones del Sevilla quedó del siguiente modo, y así se ha mantenido hasta ahora, salvo que los grandes accionistas hayan comprado mucho a los pequeños y los porcentajes hayan variado.


Accionistas minoritarios .................. 44,21 %
Sevillistas de Nervión   ................... 31,95 %
Rafael Carrión .................................13,00 %
José María González de Caldas ...... 10,84 %

En función de este reparto, el club estaba controlado por el grupo Sevillistas de Nervión con un porcentaje cómodo y alejado de los personajes "peligrosos". La hipotética  unión entre Carrión y De Caldas sumaría un 24%, insuficiente a todas luces para dar un vuelco en el poder. La situación era muy cómoda para los gobernantes, y muy tranquilizadora para el sevillismo. El presidente está respaldado por otros accionistas, no tiene poder de por sí, por lo que se le puede cesar en caso de que las circunstancias lo requiriesen. Pero es que el grupo que respalda al presidente tampoco tiene la mayoría accionarial, la cual recae sobre el sevillismo de base. Es un concepto utópico, y para nada práctico, pero es cierto que el Sevilla es de los sevillistas.

Pues bien, con este movimiento de Del Nido, la cosa queda así:


Accionistas minoritarios .................. 44,21 %
Sevillistas de Nervión   ................... 42,79 %
Rafael Carrión .................................13,00 %


Y además, si Jose María del Nido no era ni siquiera uno de los máximos accionistas dentro del grupo Sevillistas de Nervión, ahora se convierte, por abrumadora diferencia, en el más poderoso de todos en el seno del mismo. De hecho, es el máximo accionista del club a nivel individual, por encima incluso de Rafael Carrión. Carrión que, por cierto, también anduvo detrás de esas acciones de De Caldas, las cuales no compró antes por el precio tan desorbitado que pedía esta. Y ello me hace pensar que Del Nido ha tirado la casa por la ventana para hacerse con el paquete. 

A ver, a mí, que De Caldas desaparezca del accionariado del Sevilla me parece una noticia extraordinaria. Pero la verdad es que no entiendo demasiado bien el afán de Del Nido por hacerse él, personalmente, con ese paquete. Llevando a cabo un ejercicio de buenismo exacerbado, podemos pensar que lo ha hecho por el bien del Sevilla, por quitar de en medio a un personaje tan controvertido y por intensificar la paz accionarial y el equilibrio de poderes. A la vez, por otro lado, que se mantiene la mayoría de las acciones en manos de los sevillistas de base. 

Sin embargo, es difícil entender por qué se está ofreciendo tanto dinero a estos sevillistas de base, uno a uno, individualmente, para que vendan sus acciones. No lo entiendo bien, no me gustan estas cosas, no sé. 

Y mi pregunta a continuación es la siguiente: ¿Qué va a hacer Rafael Carrión ahora? Se va a quedar quietecito en su casa, con un importantísimo paquete de acciones que, por muy importante que sea, no vale más que para tener a un hijo en el Consejo de Administración? ¿Va a llevar a cabo una especie de OPA para hacerse con buena parte de ese 44% de acciones que aún están en manos del sevillismo de base? ¿O quizás acabará vendiendo su paquete? Y si acaba vendiéndolo, ¿lo comprará Del Nido o cualquiera de los "sevillistas de Nervión" para que el grupo controle más del 50% del accionariado?

Sea como sea, las acciones del Sevilla siguen estando muy bien repartidas. Aparte de que cerca de la mitad siguen perteneciendo a sevillistas anónimos, el grupo "Sevillistas de Nervión está compuesto por seis personas con paquetes significativos, aunque ahora Del Nido tenga ahora, con diferencia, el más grande. Cuando digo que no me gusta la noticia, no me refiero a que me preocupe cómo queda el reparto de acciones. Me refiero a que no me gustan este tipo de movimientos, por mucho que los protagonice alguien en quien confío como es Jose María del Nido. Confianza que se puede quebrar en un momento dado, por supuesto, pero que hasta ahora no se ha producido el caso. 

Además, y esto es una opinión muy personal y para nada basada en ningún dato demostrable, a mí me da la impresión de que este es el paso que Del Nido quería dar antes de dejar la presidencia. Sé que puede parecer contradictorio, pero teniendo en cuenta que el peligro que tiene que el actual presidente se vaya radica en la posibilidad de que personajes nefastos de otra época vuelvan a irrumpir, con este movimiento se elimina a uno de esos personajes y se deja sin margen de maniobra al otro (que, por cierto, también andaba buscando ampliar dicho margen, lo cual también se ha evitado para bien del Sevilla), aparte de fortalecer el poder de los que ahora mismo mantienen el equilibrio de poder en el club. 

Deseo de corazón que la cosa sea así y que en el futuro no veamos nuevos movimientos de concentración de poder. Porque una de las cosas de las que más orgullosos nos podemos sentir los sevillistas es de que nuestro club es del sevillismo, no de unos señores con dinero que acaparan la mayoría de las acciones y que mañana pueden venderlas a Dios sabe quien.



4 comentarios:

Alberto H. dijo...

A mí no me parece un movimiento inquietante. Es más, hoy he escrito un post sobre el tema, y me parece tranquilizador.

Sinceramente, prefiero que esas acciones caigan en manos de Del Nido o de Sevillistas de Nervión a que siga en manos de Caldas o las compre Rafael Carrión.

Eso sí, hubiera preferido que las comprara otro accionista de probado sevillismo, con el fin de que estuvieran aún más repartidas las acciones. Pero esta opción me parecía complicada, porque los sevillistas que tienen dinero ya tienen un buen número de acciones, con lo cual lo más probable era que las acciones de Caldas fuera a parar a otro accionista poderoso, que es lo que ha ocurrido finalmente.

Yo creo que la compra por parte de Del Nido era lo mejor que podía ocurrir.

Un saludo.

EL PAPI MAGASE dijo...

Este es un tema en el que yo puedo poco que opinar,mas que nada porque no es mi fuerte,solo espero eso si que sea un mov imiento para el bien y el futuro del Sevilla, porque la entidad es la que siempre debe de prevalecer por encima de cualquiera,tenga las acciones que tenga y el dinero que tenga,un abrazo Rafa,una vez mas un post lleno de datos y de trabajo por tu parte,eres un fiera hermano y por eso te admiro tanto.

Marcu dijo...

La cuestión es bien sencilla:

Hace mucho tiempo que se está diciendo que Rafael Carrión anda comprando acciones tanto individuales como por paquetes e iba como loco tras las de González de Caldas.

Y ahora la pregunta del millón ¿Qué le conviene más al Sevilla, que dichas acciones estén en manos de Carrión o de Del Nido?

¿Quienes son los que las quieren en manos del uno o del otro?

He ahí la cuestión

Un abrazo

Ravesen dijo...

@Alberto H.

A mí no me inquieta que las acciones las compre Del Nido, sino lo que pueda venir después. Un movimiento de esa envergadura suele llevar parejo algún otro a modo de reacción. Y no sé cual puede ser. Yo creo que el motivo por el que Del Nido ha comprado es evitar que lo haga Carrión. Del Nido esta allanando el terreno para dejar la presidencia (y centrarse en sus cosas), y con este movimiento se sentirá más seguro para hacerlo, cuando lo haga.

Lo que me inquieta es si Carrión (o quien sea) se quedará quieto o se irá a por los sevillistas de base. La crisis económica tiene a mucha gente a dos velas. ¿No es una ocasión ideal para ofrecer grandes cantidades por las pocas acciones que pueda tener un sevillista en paro?

Esto es hablar por hablar, pero es lo que me inquieta. Por eso digo en el post que ojalá esto no sea así y que el movimiento sirva para fortalecer el equilibrio que ahora disfrutamos.

@Papi Magase.

Muchas gracias por tus palabras. En el fondo, no es más que hablar por hablar. Sea como sea, seguiré siendo sevillista. Mande quien mande y pase lo que pase. Pero esperemos que lo que sea que pase sea para bien.

@Marcu.

Por supuesto, es muchísimo mejor que las tenga Del Nido que Carrión. Y como le digo a Alberto H., no es el mivimiento de Del Nido el que me inquieta, sino el que pueda venir a continuación.

Recordemos que el Sevilla no reparte dividendos. ¿Qué interés puede tener nadie en comprar acciones? EL interés de Del Nido puede ser dejar la presidencia con las cosas controladas. ¿Y el de Carrión? ¿Se quedará quieto Carrión cuando sabemos que él también quiso ese paquete? ¿Para qué lo quería?

Eso es lo que me inquieta.

Muchas gracias a todos. Un abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.

SITIOS DE INTERES

Economía y Política