lunes, 27 de febrero de 2012

Dos partidos

Después de la valiosísima victoria de anoche en Mestalla, a uno le da por preguntarse si de verdad esos jugadores son los mismos que hasta hace dos días eran incapaces de ganar un partido. Casi ni siquiera de marcar un gol. ¿Cómo es posible un cambio tan contundente en tan poco tiempo?

Miren ustedes, yo siempre he estado convencido de que el mayor problema del Sevilla estaba en el vestuario. En la gestión del vestuario. Esto no quiere decir que los jugadores sean unos sinvergüenzas ni que el entrenador de turno no trabajase o no tuviese conocimientos de fútbol. Un mismo jugador puede ser un figura en un equipo y fracasar estrepitosamente en otro. Incluso, en el mismo club, jugar de maravilla un año y ser un desastre el siguiente. Y un entrenador puede poner en órbita a una plantilla y luego ser incapaz de sacarle partido a otra. 

Si cada persona es un mundo de circunstancias, qué decir de un grupo de ellas, de un grupo humano. En el fútbol moderno, lo que representa una ventaja competitiva, lo que da valor a un equipo, no es tanto una idea de fútbol (jogo bonito o catenaccio) o un sistema pre-establecido. Lo que da valor a un equipo es el convencimiento de los integrantes de ese equipo de que lo que están haciendo sirve, da resultados, más allá de que unas veces las cosas salgan mejor y otras peor. De nada sirve que un entrenador tenga una idea preconcebida de juego en la cabeza, un método (como muchos dicen), si esa forma de hacer las cosas no encaja con el grupo humano que se va a entrenar. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Pregunta existencial con aires muy rurales. ¿Se impone un método o se crea uno en función de los jugadores de los que se dispone?

En cualquier caso, todo depende de que el entrenador sea capaz de convencer a los futbolistas de que lo que se hace sirve para algo. Porque, al fin y al cabo, son estos, los futbolistas, los que tienen que jugar, los que han de ejecutar en el campo lo que se les dicta. Para ello, el carisma del técnico es fundamental. Y el efecto de ese carisma no es el mismo en un equipo o en otro, en una plantilla o en otra. Por ejemplo, Ramón Tejada puede tener muchísimo carisma entre los chavales del Sevilla Atlético, pero seguramente no tanto en el primer equipo. De igual manera, Marcelino arrasaba con su elocuencia entre los jugadores del Recreativo o del Rácing, pero se mostró inútil en el vestuario sevillista. 

Y, de repente, llega Michel. Un entrenador sin mucha experiencia, pero con el carácter y la seguridad que le dan el haber sido una estrella mundial de este deporte. Con carisma, con la personalidad necesaria para sentirse superior a sus futbolistas, para hacerse su líder, para que estos crean en él. Y si cabía alguna duda, a las primeras de cambio, no le tiembla el pulso a la hora de cargarse a dos de los titulares, a dos vacas sagradas, por no comportarse como él considera que hay que hacerlo. Yo sé que hay muchos aficionados que piensan que Michel se equivocó dejando a Medel y Spahic en casa para el partido en Anoeta. Que no es que se perdiera por eso, pero sí que hubo menos opciones de ganar. Y seguramente tienen razón. Bueno, la tienen sin duda. El equipo sin Medel es menos, eso es evidente. Pero yo creo que acertó, que mereció la pena "sacrificar" tres puntos. Porque, como digo, estoy convencido de que el problema estaba en el vestuario, en la actitud del vestuario, y ese golpe de mano (junto a todo lo demás que viene haciendo el nuevo técnico) ha conseguido lo más difícil: revertir la situación de un equipo que se hundía sin remedio. Que caía en picado. 

¿Qué diferencia hay entre Michel y Marcelino? Objetivamente, ninguna. Son dos técnicos sin experiencia en equipos de alto nivel que vienen al Sevilla a tratar de dar ese salto. Pero Michel conoce lo que es un vestuario de jugadores de élite. Como él mismo reconoce en una entrevista, lleva toda la vida dentro de un vestuario, y la mayor parte de ella en uno de los más grandes e importantes del mundo. Marcelino, no. Marcelino no conocía lo que es un vestuario de élite. Eso no quiere decir que Marcelino nunca vaya a triunfar en uno de ellos, pero sí que Michel ha sabido dar a la plantilla del Sevilla lo que necesitaba. Y eso no tiene nada que ver con su experiencia como técnico, sino con su sabiduría sobre lo que son las entrañas de un vestuario. 

Michel se planta en el vestuario sevillista, ve lo que hay, dice lo que tiene que decir, impone su criterio por las buenas, y también por las malas, entrena con los jugadores, los termina de conocer, comienza jugando con su idea pre-establecida (porque por algo hay que empezar) y cuando termina de hacer sus comprobaciones, cambia de sistema y el equipo empieza a ganar. ¿Por qué? Pues por un cúmulo de circunstancias, todas ellas relacionadas con la cabeza de los jugadores, con su confianza, su seguridad. Y también con la suerte. La suerte de que contra Osasuna, aun jugando mal durante buena parte de la segunda mitad, el rival no marcara y acabáramos logrando la victoria. La suerte de que el Valencia no esté en buen momento, que venga de ser goleado por el Barcelona y de jugar una eliminatoria europea. La suerte de haber podido ganar dos partidos que de igual manera se podrían haber perdido. Pero que se ganaron, y ahora los futbolistas empiezan a creer que lo que hacen sirve. De otra manera no se explica que hayamos remontado el primer partido en un año. Y a domicilio. Y en casa del tercer clasificado. 

Jugadores como Palop, Spahic, Escudé, Navarro, Medel, Navas, Rakitic, Trochowki, Reyes, Del Moral, Kanouté, Negredo... todos ellos internacionales, son buenos, fueron buenos y lo siguen siendo. No se les ha podido olvidar jugar al fútbol. Pero antes no creían en lo que hacían, y ahora sí. O ahora parece que sí.

¿Y esto es culpa de la planificación? ¿De que Del Nido sea presidente, Monchi consejero y Vizcaíno director de Marketing? ¿De verdad si ellos se van el Sevilla va a jugar mejor? ¿Tan malo es el equipo que han creado los dirigentes actuales?

Los dirigentes actuales tienen al club perfectamente saneado, el que mejor es España. El tema deportivo es otra cosa. El tema deportivo depende de factores absolutamente distintos. El tema deportivo es un éxito o un fracaso dependiendo de que la una pelota entre en una portería. En dos partidos pasas de candidato al descenso a mirar a la Champions. En dos partidos la afición pasa de pitar al equipo y a temblar con cualquier rival a desear fervientemente que llegue el siguiente partido porque intuimos que al Atlético de Simeone lo reventamos. Y queremos disfrutar de ese partidazo.

En dos partidos...

¿Planificación? ¿Fichajes?

Es evidente que esta temporada no se han hecho las cosas bien en muchos aspectos. En algunos han sido un desastre. Pero, dando una vuelta por la blogosfera y demás foros, me hace gracia comprobar cómo alguno de esos críticos implacables, algunos de esos de no a todo y de todo está mal, están intentando recomponer sus posturas porque se están dando cuenta de que como el equipo gane un par de partidos más y le de por meterse en la pelea por los puesto europeos, el ridículo que habrán cometido será de órdago. A ver cómo explican algunas de sus contundentes afirmaciones si algo así pasa. 

Yo sigo mirando arriba. Nunca he dejado de hacerlo, aunque en las últimas dos semanas me he callado porque he creído más conveniente rebajar la presión hacia el equipo. Pero nunca he dejado de hacerlo. Yo veo errores, pero no creo que se hayan hecho las cosas tan mal. Yo veo lagunas, pero no creo que la plantilla sea mala. Yo estoy convencido de que hay que mejorar algunas cosas, unas más que otras, pero no me cabe la más mínima duda de que el proyecto del Sevilla 2011/2012 está capacitado para mucho más de lo que ha hecho hasta ahora. 

Pero tienen razón los que hablan de ir partido a partido. Ahora toca el Atlético, y el objetivo es la novena plaza. La que ellos ocupan. 

Por ahora. 


6 comentarios:

Alberto H. dijo...

Yo creo que la clave está en que hay jugadores que han mejorado su rendimiento. Negredo sigue negado ante el gol, pero Navas está en su mejor momento. También se nota la aportación de Reyes, y, sobre todo, la de Rakitic. Parece ser que el croata ya está totalmente recuperado de su lesión. Hasta hace muy poquito, dos o tres semanas, entrenaba con molestias.

Medel también está haciendo unos partidos muy completos, incluso marcando goles.

En definitiva, hay una series de jugadores que están rindiendo a muy buen nivel, y eso, lógicamente, repercute en el equipo. Y también tenemos un entrenador que, sin haber hecho gran cosa, al menos hace las alineaciones y los cambios con lógica.

Si, encima, a los delanteros les diera por meter un gol de vez en cuando y a los defensas por no cometer errores tontos, entonces ya es que pegaríamos un subidón en la tabla tremendo.

Qué duda cabe que estamos en el camino correcto. Ahora hay que mantener el ritmo y no decaer.

Un saludo.

Marcu dijo...

Sea lo que sea, el asunto es que está funcionando.
El equipo tiene otro plante y otra planta.
Hace cosas que antes no hacía y eso es reconfortante.
Y el domingo contra un equipo que "pega bocaos". Un equipo donde ya se ha asentado el sello de Simeone que...¡¡vaya sello!!

Un abrazo

Un abrazo

Juan Angel de Tena dijo...

Creo que ha habido algun problema con un comentario que te escribi este mediodia Rafael que no se ha publicado. Igual se te ha colado en Spam. Esto de blogger fallan mas que las escopetas de plomillos...

Como quiera que sea, que estoy completamente de acuerdo en tus reflexiones. Igual cuando acabe la temporada, aquellas cabezas que se pedian hace tan solo un mes habran sido solo fruto de nuestra imaginacion...

Yo no creo que en este cambio del equipo tenga una INFLUENCIA DIRECTA Del Nido, o Monchi, o Vizcaino, de la misma forma que no la tenian hace un mes...

Las herramientas estaban. Faltaba ponerlas en orden y ponerlas a competir. Creo que Michel esta dando las coordenadas precisas para que poquito a poco eso vaya sucediendo.

Soy optimista Rafael, igual estoy pecando de un excesivo optimismo, pero necesito desfogar todo el pesimismo que llevamos tragado esta temporada.

Mira que si al final acabamos donde debemos acabar...

Un fuerte abrazo amigo.

EL PAPI MAGASE dijo...

De que ha habido un cambio no se nos escapa a nadie,a mi opersonalmente ahora me falta ver al equipo no solo ante equipos como Osasuna o Valencia,o este que ahora nos llega con Simeone a la cabeza,quiero ver a este equipo contra el Sporting o el Granada y ver de verdad si estos partidos trampa somos capaces de solucionarlos como deberiamos,sigo diciendo que el abuelo tiene uos colores impresionantes,pero que aun no podemos pedirle que corra los cien metros lisos en menos de 10 segundos,un abrazo Rafa creo que ahora si estamos en el buén camino,solo falta asentarnos un poco mas y coger esa tranquilidad que da estar en el sitio que nunca debimos perder.

Miguel dijo...

La clave esta en que el entrenador le su sitio correspondiente a los jugadores como Palop o Kanoute y estos no defraudan con sus respectivas actuaciones y encima Navas se recupera pues todo hace que salga bien y solo falta concretar algunas jugadas de gol y ser mas constantes en defensa sobretodo Coke que es el de peor nivel del equipo, lastima de la lesión de Negredo porque habia ya un once tipo un claro 4-4-2 espero que la baja de Negredo no la acuse el equipo

Ravesen dijo...

@Alberto H.

Tienes toda la razón, el cambio se debe a un cúmulo de cosas. Hay algunos jugadores que han mejorado, pero otros siguen igual de mal. SIn embargo, el cambio repentino ha coincidido con la llegada de Michel. Y contando con un poco de suerte (que nos fue esquiva en otras ocasiones) creo que su mano se está notando. Y mira que siempre me ha caído fatal...

@Marcu

Creo que ellos nos temen más a nosotros que nosotros a ellos. Es evidente el sello de Simeone, pero al fin y al cabo, están empatados a puntos con nosotros. Y si les ganamos..., a mirarnos la matrícula otra vez.

@Juan Angel de Tena

Es que la plantilla es buena. Han habido errores, como lo del delantero, pero no como para que todo el mundo se tenga que ir. Marcelino no fue capaz de sacar partido al plantel, pero Michel parece que sí está empezando a hacerlo. Yo creo que hay que tener un poco más de cabeza, de sangre fría. Para tener paciencia, y también para reconocer lo que no puede ser y cambiarlo. Ambas cosas se han hecho por parte de la directiva. Yo no veo que hayan hecho las cosas tan mal como para pedir una revolución en la planta noble.

@Papi Magase

Justo por eso que dices es bueno ir paso a paso. A ver qué tal contra el Atlético, y a ver qué pasa contra Sporting y compañía. Por ahora, vamos mejorando, pero no debemos tirar las campanas al vuelo.

@Miguel

Afortunadamente, Negredo era de los que peor estaban, con lo que no se debería de notar tanto. Yo estoy contigo en lo de los pesos pesados. Sobre todo con Kanouté, que debe ser siempre titular. Otra cosa es verse obligado a cambiarlo en el minuto 60, o no, pero el mejor jugador debe jugar siempre.

Muchas gracias a todos, un abrazo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política