miércoles, 15 de junio de 2011

La Rojita busca un killer

Yo a veces no sé si los periodistas de deportivos de Madrid son unos perfectos ignorantes o de verdad están al servicio de la causa madridista de una forma tan escandalosa y hasta mezquina. Tiene que ser una cosa u otra. No hay más opción posible. 

Hoy me he torturado leyendo este artículo de este señor que se hace llamar Alfredo Relaño en el Diario As. Ya sé que no debería someter a este tipo de martirios, pero es que es tan escasa la actualidad ahora que no hay liga, que hay ocasiones en las que uno acaba por caer en la trampa. Pocas veces, pero las hay. Para no haceros perder el tiempo, lo que viene a decir este personaje es que, respecto a la selección sub 21, no hay un delantero centro nato y resolutivo que remache el buen juego que este equipo se ve que desempeña. Según él, la verdad es que yo no he visto ningún partido. Si me interesa poco la absoluta, ya imaginaréis hasta donde llega mi inquietud en lo referente a la que estos tipos llaman "La Rojita". 

En el artículo cita a los delanteros de dicho equipo, Mata, Bojan, Muniaín, Adrián, recalcando que ninguno es un killer. Y que si en esa generación no existe ningún jugador de esas características, pues que deberían mirar a los que son aún más jóvenes y llevarse a un tal Morata. El tal Morata, por supuesto, juega en el Real Madrid, en el Castilla, más bien, que milita en el grupo 1 de la Segunda División B. Han hecho una buena temporada, terminando terceros. Y el tal Morata ha materializado 14 goles, lo cual no está mal. No es un escándalo, pero tampoco está mal. 

Pero en este punto, yo me pregunto: ¿Qué pasa con ese jugador que fue el máximo goleador de toda la categoría, de todos los grupos, durante casi toda la temporada, y que dejó de serlo al final porque dejó de jugar en Segunda B para hacerlo en Primera? En el Sevilla, me refiero. Hablo de Rodri, por supuesto, jugador que la semana pasada cumplió los 21 años y que incluso estuvo en la preselección previa al Europeo sub 21 que se está jugando ahora. Rodri dejó su guarismo de goles en 19, marcados, claro está, en muchísimos menos partidos que los que jugó el tal Morata para hacer 14. Y Rodri es un verdadero killer, justo el tipo de jugador que este Relaño dice que falta en la sub 21.

¿Es que Relaño no conoce a Rodri? Si es así, sería de vergüenza y sinceramente no sé qué hace hablando a escala nacional de estos temas. Y si lo conoce y no lo menta para hablar de un madridista que es peor, sería de vergüenza también, y aún mayor. Eso por no hablar de la ineptitud del seleccionador a la hora de confeccionar una lista de convocados. De Milla (el seleccionador) no se puede hablar de otra cosa que no sea ineptitud, refiriéndose a este tema en concreto, porque sí que conoce a Rodri (se lo llevó a la preselección) y no se le puede tachar de estar entregado a la causa madridista (en este caso en concreto, insisto) porque no se ha llevado a Morata. Esto de Morata es cosa del tal Relaño. Y eso que hay hasta otro jugador del Sevilla Atlético que ha hecho más goles que el madridista. Se trata de un tal Luis Alberto (15 goles), que ya hay que ser inepto (o tenerla de cemento armado) para no llevarse a Luis Alberto a la sub lo que sea. 

Yo, la verdad, me alegro de que no se los lleven. Me da rabia por la ilusión que les puede hacer a los chavales, pero me alegro de que no se los lleven. Así juegan con nuestro equipo, descansan lo que tienen que descansar, no sufren riesgos de lesiones, no se ponen en el escaparate más de lo que ya están, y permanecen con nosotros, que es el Sevilla quien les paga y quien les tiene que sacar rendimiento.

Eso sí, lo que es indignante es indignante. Nos pongamos como nos pongamos. 


1 comentario:

Juan Angel de Tena dijo...

Amigo, tan evidente como el tal Morata juega donde juega, y Rodrigo Rios, "Rodri" juega donde juega.

La prensa de la capital, no hay otra.

Yo tambien me alegro que no se lo lleven.

Es triste pensar asi, pero que se le va a hacer.

Un fuerte abrazo amigo.

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política