lunes, 13 de junio de 2011

Ya empezamos con las decisiones extrañas

Esta mañana me llevé un sobresalto mayúsculo cuando, en plena vorágine de trabajo, me llegó la noticia de que Juan Cala había comunicado a través de su Twitter que el Sevilla le había dicho que no contaban con él. Y digo sobresalto porque a mí esto me parece demencial, teniendo en cuenta cómo se las ha gastado la defensa del equipo a lo largo de la temporada que acaba de concluir.

Luego, más tarde, me entero de que Monchi ha aclarado, matizado más bien, la información, al decir que no es que no se vaya a contar con él, sino que se considera que sería bueno que estuviera cedido en otro equipo un año más. Del mal, el menos, es lo que pensé. No se comete la barbaridad de regalarlo al primer club que lo quisiera, pero eso no quita para que siga pensando lo mismo: que no lo entiendo. 

Y es que ni se le da la oportunidad de hacer la pretemporada. Otra cosa hubiese sido que, después de esta, el nuevo entrenador considerase que con lo demás que tiene en defensa, pues que es razonable cederlo una vez más. O también que esta noticia se le hubiese dado a Bernardo, por ejemplo, que sólo ha jugado un partido en otro equipo más arriba que el Sevilla Atlético. Tampoco me hubiese gustado, pero sería más comprensible. O, incluso, que la dirección deportiva hubiese encontrado un mirlo blanco, es decir, un magnífico defensa que pudiese venir a un precio irrechazable. Algo así como pasó con Rakitic, Medel, o Trochowski, que han llegado a coste mínimo o cero, como es el caso del último. 

Pero nada de eso se ha producido, y por eso pienso que la decisión es de lo más extraña. Vamos a ver, yo no estoy dentro del club, no sé si hay otros argumentos que se me escapan y que explican que se haya tomado esta determinación. Pero, hasta los límites que conozco, me parece algo de lo más extravagante. Y me da la razón cuando pienso así el hecho de que todo el que ha comentado algo al respecto en la blogosfera lo haya hecho en los mismos términos. 

Y es que, en la defensa del Sevilla, quitando a Cáceres y a Escudé, todos los demás integrantes de esa línea generan dudas. Fazio tiene pinta de ser un jugador enorme, pero aún no ha explotado del todo, por culpa de las lesiones, eso sí, pero aún no lo ha hecho. Sergio Sánchez ha sido operado del corazón, y eso genera dudas porque las tiene que generar. Por desgracia, pero es así. Alexis... ¿qué decimos de Alexis? Hay pocos en el sevillismo a quien les guste este jugador. ¿Cómo es posible que se prefiera a Alexis antes que a Cala? De Bernardo ya hemos hablado. A mí me ilusiona sobremanera ver a un chico del filial subiendo al primer equipo, pero, por lógica, Cala debería estar por delante de él. ¿A qué podemos agarrarnos para aspirar a comprender la decisión de que el canterano ni siquiera haga la pretemporada? No que se decida cederlo una vez más, sino que esto se le comunique sin ni siquiera verlo. 

Es cierto que el jugador se lesionó hace unas semanas y no sé a ciencia cierta si estará listo para dicha pretemporada, pero me niego a pensar que ese es el motivo por el que no se cuenta con él. Y si bien es cierto que las palabras de Monchi me han tranquilizado porque se trata de que quieren seguir viendo su evolución en otro equipo, que quieren que tenga muchos minutos para que siga creciendo, sigo sin entender por qué se da por hecho que en el Sevilla no va a tener dichos minutos. 

Sé que todas estas incertidumbres se borrarán de un plumazo en el momento en que el Sevilla comience a ganar partidos, eso es así. O también puede ocurrir que en vez de ganarlos los pierda, las dudas se disparen y comencemos a acordarnos de gente como Juan Cala, como ocurrió la temporada pasada.

Sea como sea, no me gusta nada tener que tragarme decisiones extrañas como esta. Prefiero que las cosas se vayan haciendo con sentido común, que impere la lógica. Vuelvo a decir que no estoy dentro del club y no sé si habrá otros argumentos que expliquen esta decisión. Pero está claro que no se trata de algo lógico. Y, aún existiendo esos argumentos, tampoco me gusta que haya temas ocultos para los aficionados que justifiquen este tipo de movimientos tan extraños.

En definitiva, espero que todo sea para bien, pero si ya vamos a empezar con estas decisiones raras, mal vamos. Eso sí, sea como sea, yo no dejo de confiar en la dirección deportiva. Ellos sabrán el por qué de las cosas que hacen. Quedo a la expectativa, por tanto, pero no podía dejar de decir algo al respecto

No hay comentarios:

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política