sábado, 29 de octubre de 2011

Entre lo dantesco y lo sumergido

A pesar de que esto es un blog dedicado al fútbol, y en concreto al Sevilla FC, hoy no puedo resistirme a desviarme de esa línea y hablar de otra cosa. Hay veces que algún tema se pone de actualidad y ensombrece todo lo demás, y en mi opinión, los datos del paro publicados ayer son de una gravedad y una importancia tan abrumadora, que el fútbol queda en un segundo plano. Ya digo, al menos en mi opinión. 

En España hay cinco millones de parados, lo cual supone una tasa del 21,5%, 1,4 millones de familias tienen a todos sus miembros en paro, 2,3 millones de personas llevan más de un año buscando trabajo sin encontrarlo, y estos datos salen después del mejor trimestre para el empleo en España a lo largo de cualquier año, es decir, el verano. Cuando mucha gente encuentra trabajo para suplir a los que se van de vacaciones y cuando muchas personas son empleadas, aunque sea de forma temporal, para cubrir la temporada alta del sector más importante de la economía española, es decir, el turismo. Estos datos son de julio-agosto-septiembre. Salen ahora, a finales de octubre, o sea, que la situación a día de hoy debe ser incluso peor, ya que no se registran las personas que se han quedado en paro a lo largo de este mes. No en balde, ya se da por hecho que la cosa empeorará para la próxima EPA que cubrirá los meses de octubre-noviembre-diciembre. 

Mientras, cuando estamos extraoficialmente en campaña electoral, los candidatos simplifican sus posturas hasta extremos ridículos, de modo que el debate gira en torno a si se deben hacer recortes presupuestarios, o si eso paraliza la actividad económica. Es increíble que la cosa se pueda reducir de esa forma. Insulta a la inteligencia que estos tipos piensen que se arreglará el país haciendo una cosa o la contraria. La cuestión no es esa. La cuestión es qué hacer para darle la vuelta a esto. Y qué hacer no es qué cosa hacer, sino que inmensa multitud de cosas hay que hacer.

¿Son necesarios los recortes presupuestarios? POR SUPUESTO. Que no le quepa a nadie la menor duda. Pero mientras ese debate se centra en Sanidad y Educación, no se habla de otras cosas que deberían provocar el sonrojo de los políticos. Por ejemplo: ¿de verdad necesita Andalucía (con un 31% de paro?) dos cadenas de televisión autonómicas. O Cataluña, donde se están cercenando derechos sociales a diario, pero donde no se toca las televisiones ni las estúpidas medidas lingüísticas o de exaltación nacionalista que tantísimo dinero cuestan. Otro ejemplo también televisivo: Hace un tiempo que RTVE no emite publicidad, aunque sí que nos hacen esperar cuatro minutos entre programa y programa mientras anuncian sus propios contenidos. O sea, no hay anuncios comerciales, pero sí de otra índole. Sus propios anuncios. Mientras, todos los españoles pagamos el coste de los contenidos que se emiten en la cadena. ¿Cuánto se ahorraría el Estado si volvieran a poner publicidad? ¿Cuánto dinero se podría destinar a Sanidad y Educación sólo con esos ingresos? ¿O acaso los españoles no estamos dispuestos a ver anuncios en la tele y preferimos que aumenten las listas de espera en los hospitales porque no se abren los quirófanos por la tarde?

¿A que a todos se os ocurren otros ejemplos parecidos? Los hay a patadas. 

No se trata de hacer o no recortes. Se trata de DONDE se pueden hacer esos recortes. Y hay cosas que parecen intocables cuando no sirven para nada. O no son tan imprescindibles como los servicios en donde están centrados los debates. 

Por otro lado, hay que incentivar la actividad económica. ¿Cómo? Pues invirtiendo y subvencionando. Se entiende que invirtiendo y subvencionando bien. Hay que hacer lo imposible para que gente formada y parada se autoemplee. Si el mercado laboral español no genera trabajo, pues habrá que procurar que las personas se creen esos trabajos. Esto es mucho más difícil de hacer que de decir, pero por empezar por algún sitio, pongo un ejemplo. Yo, que este año me he creado mi puesto de trabajo montando un pequeño negocio, pedí una subvención que no me han dado porque no soy ninguna de las siguientes cosas: inmigrante - mujer - menor de 30 años - mayor de 45 - minusválido, y tampoco pertenezco, gracias a Dios, a ningún colectivo con riesgo de exclusión social. No quiero decir que a este tipo de personas no se les subvencione, ni mucho menos, todo lo contrario. Pero, ¿cuántas personas que no cumpliesen con esos requisitos podríamos optar a esa subvención si se eliminasen las televisiones autonómicas, se insertase publicidad en RTVE y se redujesen los costes de todas esas cosas en las que estáis pensando y que yo no he puesto aquí? Y sin tocar Educación y Sanidad.

Pongo ejemplos sencillos de cosas de las que no se habla, seguramente porque no interesa. Y es que el dinero de los recortes no va destinado a incentivar la actividad económica. El dinero de los recortes no va destinado a ningún sitio. Se trata simplemente de que el Estado gaste menos. Y eso está muy bien, pero no se trata de gastar menos y ya está. Se trata de gastar menos en unas cosas para invertirlas en otras. Si no se invierte dinero, hay parálisis. 

Pero ¿y qué pasa si no hay dinero? Porque este es el quid de la cuestión. El Estado debe gastar menos porque así se lo imponen desde Europa, pero no para invertir en otro sitio, sino simplemente para reducir el déficit. El déficit es el resultado de restar los gastos a los ingresos. Los ingresos, en su mayoría, vienen de los impuestos. La recaudación por impuestos ha caído porque si la gente no trabaja, no gana dinero y no paga impuestos. Tan sencillo como eso. Por tanto, para controlar el déficit hay que reducir los gastos en la medida en que se reducen los ingresos. Pero es que los gastos aumentan proporcionalmente al aumento del paro, por el pago de los subsidios. Por tanto, hay que reducir los gastos todavía más. El resultado es dantesco, y ahí están los datos de la EPA. Y lo peor es que nada de esto tiene visos de mejorar. Más bien al contrario.

Pero hay una cosa que hace que todo esto que estoy diciendo se vuelva absolutamente dramático. Y es que detrás de esos números hay personas con nombres y apellidos. Personas que no tienen trabajo, que no tienen ingresos, que están ahogados por sus responsabilidades a las que no pueden hacer frente y que no ven remedio a su situación. No hay futuro. No se ve que lo haya. 

En los últimos tiempos se está empezando a poner el ojo en la economía sumergida. Se estima que esta supone el 23% del PIB, cifra curiosamente semejante a la del paro. Y al Estado se le ponen los ojos como chiribitas al hacer los cálculos. ¿Cuánto dinero se podría ingresar si ese 23% saliera a la luz y pagara impuestos? Lo que no se dice, claro, es que sin esa economía sumergida, lo que le está ocurriendo a Grecia sería una fiesta de disfraces comparado con lo que podría pasar aquí. Los economistas se preguntan cómo es posible que España siga adelante sin motines populares con cinco millones de parados. Con casi un millón y medio de familias con todos sus miembros en paro. Con un 22% de la población dentro o al borde del umbral de la pobreza (otra cifra "sorprendentemente" parecida a la del paro). Según el nivel de vida en España, se entiende como umbral de la pobreza ingresar al mes menos que el salario mínimo interprofesional (627 €). Un matrimonio de mileuristas con dos hijos está en el umbral de la pobreza. Ganan 2.000 euros, son cuatro en la familia y salen a 500 por cabeza. Y que den gracias al cielo por tener los dos trabajo. ¿Qué pasa entonces con los parados? ¿Y con las familias con todos sus miembros en paro? Dantesco, ya digo.

La respuesta a la pregunta de los economistas está en la ayuda de las familias y en la economía sumergida. A mí me cuesta 1.500 euros al mes abrir mi negocio. Recibí ayuda de mi familia para arrancar (ya que no hay ni subvenciones ni créditos para alguien como yo, como ya dije antes), y ahora consigo llevarme a casa lo justo y necesario para vivir al límite, con la esperanza de que esto siga adelante y prospere. Gracias a Dios, tiene muy buena pinta. Por tanto, yo NO trabajo en B, en negro, en sumergido. Pero ¿qué pasa con quien no tiene una familia que le pueda apoyar? ¿Como va a trabajar en A si eso cuesta 1500 euros al mes? ¿De donde los saca?

No es que yo apoye ese tipo de prácticas, pero, defraudadores "profesionales" aparte, hay que tener un poco de tacto a la hora de hablar de estas cosas, porque, igual es mejor pedir que robar, también es comprensible que haya personas que hagan lo que sea por dar de comer a sus hijos.

¿O es que alguno de vosotros no lo haría?


7 comentarios:

Antonio Delgado dijo...

El que nos desmenuces los dramas que hay detrás de las cifras dice mucho de ti como persona. Soluciones hay muchas basadas en la austeridad y la solidaridad, reparto del trabajo, que se le quite todo lo que tenga a los que se enriquecen evadiendo impuestos. Que se legisle una ley del "Trae pa´ca" para que se devuelva todo de los sueldos millonarios y los blindajes de presidentes de cajas. Establecer un tope salarial en la administración por unidad familiar en 50.000 euros anuales, políticos incluidos. Retención de ganancias a los grandes beneficios para gestionar los momentos graves de crisis. Que no haya dos miembros de la unidad familiar trabajando (a no ser que sean mileuristas) mientras haya familia sin ninguno... Podíamos seguir, pero desgraciadamente el que gana 50.000 euros quiere ganar 100.000, el que tiene un coche quiere dos, el que tiene un piso quiere dos, sin importarle el prójimo y no digamos nada de los que acaparan dos trabajos, impuestos directos... Saludos

Marcu dijo...

Desde que el ladrillo dejó de ser un negocio rentable, la CORRUPCIÓN, que va varios palmos por delante de la realidad, ha tenido que emigrar a otros lugares. Agotada la gallina de los huevos de oro que era la construcción, los TRAMPOSOS, los CORRUPTOS, han puesto su punto de mira en el dinero de los parados y en los fondos millonarios que permanecen ocultos (aunque menos) a las transparencia de las Administraciones, sean del color que sean.
La corrupción generalizada encontró un próspero caldo de cultivo en las Administraciones donde hay infinidad de campos abiertos en asuntos de subvenciones ilegales, ERES, ayudas europeas, etc que han dejado las cajas vacías y los bolsillos llenos a personas generalmente "apegadas al poder político"
En fín...vamos a callar porque..

Lo peor está por llegar.

El tema es interesantísimo para profundizar en él. Pero dejémoslo así.

Un saludo cordial

Marcu dijo...

Estimado Ravesen:
Cinco millones de parados y cinco millones de desplazamientos en este puente. ¿Cómo se asimila eso?

Roma: !!Circo y diversión!!
España: !!Futbol y paro!!

Saludos

Miguel dijo...

Esto no tiene pinta de cambiar

Juan Angel Tena dijo...

Y lo peor es que esto no tiene pinta de acabarse de hoy para mañana.

Nos quedan varios años de penurias y de muchos sacrificios, lo que seguramente conlleve la perdida de muchos logros conseguidos años atras y que la malisima gestion de esta puñetera crisis acabara con ellos en el futuro.

Hablan de que la posible recuperacion se empiece a vislumbrar sobre el 2016.

Panorama sombrio.

Un fuerte abrazo amigo.

EL PAPI MAGASE dijo...

La cosa anda complicadisima,yo lo estoy viviendo en primera persona,mi casa es una de esas casas que menos mal no está hipotecada,pero con los minimos gastos del mes,luz,agua y basura,telefono y un coche en la puerta que me sirve para moverme a buscarme algo que echarme a la boca a diario,eso cuesta ya lo que no gano si no me sale algo como digo que llevarme a la boca fuera parte de la ayuda que estoy cobrando,ahora cobro esa ayuda limosnera que dan a los mayores de 45 que llevan mas de un año sin trabajar y sin ingresar nada en casa,hasta marzo de 2012 percibiré si la cosa no cambia antes 426 euros,si mi mujer no saliera a limpiar casas y yo me quedará aqui sin aprovechar chapuces que me salen,de lo que sea,electricidad,carpinteria,albañileria,pintura,todo eso y claro está sumergidamente,porque de buscar trabajo y entregar curriculums me duele ya la cabeza,a parte de que asi mi casa no anda y quemar gasoil para nada también hay que pensarselo al precio que está el combustible,asi que el panorama está como está y haber quien tiene cohones de arreglarlo,lo malo de esto es que yo tengo 46 y mira como lo tengo,pero ¿y la juventud que empieza ahora? ayer me decian los compañeros de la radio que me promocionara,uffffffff promoionarme,si cuento esto encima me critican seguro,pero aqui está el tio sacando la cabeza por donde va pudiendo,hasta que el cuerpo aguante,cuando ya no tenga forma de ganarme la papa de esta manera,me tendré que tirar al monte escopeta al hombro incluida si hace falta y actuar a lo Curro Jimenez,esto tiene mu mala pinta,un abrazo Rafa.

Ravesen dijo...

@Antonio Delgado

Sin entrar a valorar la idoneidad o no de esas medidas, lo que escandaliza es que tú, y yo, y cualquiera tengamos en la cabeza mil cosas que se puedan hacer, y no haya gobernante u opositor que haga o proponga nada.

Yo no digo que lo que proponemos los ciudadanos sea viable, pero algo se podrá aprovechar, ¿no?

Claro que para eso hay que escuchar a la ciudadanía, y lo único que nos dejan hacer es poner un papel en una urna.

@Marcu

Respecto a lo de los cinco millones de desplazamientos, pues a eso se le llama insolidaridad o economía sumergida. O ambas juntas.

Y respecto a que lo peor está por llegar, a mí lo que me da un poco de miedo es a lo que se va a ver en Andalucía si cambia el gobierno y se tira de la manta. No hablo de signos políticos. Hablo de una organización que lleva 30 años gestionando recursos públicos. POr eso yo también pienso que lo peor está aún por venir.

@Juan Angel Tena

Ha no mucho, un político cualquiera se atrevió a decir que lo peor ya había pasado, basándose en cierto dato positivo que se publicó. Y alguien le contestó que estaba de acuerdo. Que había pasado lo peor, pero que ahora venía lo malo.

Y en lo malo estamos, y estaremos sabe Dios hasta cuando. ¿2016?

@Papi Magase

Una cosa es el defraudador profesional que se dedica a vivir del cuento, y otra el que hace lo que sea para salir adelante y mantener a su familia. EL primero es un mierda, el segundo... ante el segundo hay que quitarse el sombrero.

POr eso, ante gente como tú, yo me quito el sombrero.

Muchas gracias a todos, un abrazo

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política