martes, 25 de octubre de 2011

Los que caen mal

Cuando salió a la luz el resultado de aquella encuesta en la que se nos catalogaba como uno de los equipos que peor cae de España, hubo muchos que se lo tomaron de aquella manera, llegando a decir que estaban orgullosos de eso porque los que caen mal son los grandes, los poderosos, los que triunfan, los que le pueden quitar el triunfo a los demás, etc. A mí la verdad es que no me gusta caer mal a la gente. Obviamente, no me muevo por la vida pensando en si lo que digo tendrá mayor o menor aceptación, pero no me gusta caer mal, la verdad. Y este es un tema que me hace reflexionar porque es que además no le encuentro demasiada lógica.

Que Real a Madrid y Barcelona sean los equipos que peor caen es obvio. Son los que más aficionados tienen, con lo que la afición contraria siempre dirá que le cae peor el otro y viceversa. Pero lo del Sevilla tiene poca explicación, porque yo no me creo que sea por las fanfarronadas de Del Nido, ya que fanfarronadas las tienen todos en mayor o menor medida. 

Y es un tema que me hace reflexionar porque el Sevilla es un club que, saliendo del pozo de la Segunda División, fue capaz de esquivar la ruina económica a la vez que forjaba un equipo campeón. Gestionó sus recursos como nunca antes nadie lo había hecho en el fútbol español. Compró figuras a precio de ganga, vendió jugadores por millonadas, trabajó la cantera de un modo admirable y, con muchos menos recursos que otros, fue capaz de pasar de casi la desaparición a la excelencia en España y en Europa. Esto es digno de elogio, no de caer mal.

Cuando estábamos en lo más alto, uno de nuestros jugadores falleció. Y es cierto que España entera se volcó en condolencias hacia nosotros, pero también lo es que eso pasó al olvido bien pronto, hasta el punto que se hace la vista gorda cuando se escucha eso que se escucha en el Calderón. Aún así, el club se sobrepuso y logró mantener un nivel desconocido por aquí desde hacía décadas. Bajamos un escalón, porque mantener lo hecho en 2007 es imposible hasta para los más grandes, pero ahí seguimos. Cosechando éxitos y hasta títulos gracias al trabajo, al esfuerzo, a la buena gestión... y todo con la rémora de la tragedia que tuvimos que sufrir. Eso es digno de elogio, no de caer mal.

Además, en los últimos tiempos, el Sevilla abandera la lucha por un reparto más justo de los derechos televisivos. Eso no es para beneficio del Sevilla únicamente. Eso es para beneficio de todos los que no sean Madrid y Barça. Estamos dando la cara por todos los clubes de Primera (y hasta de Segunda). Nos estamos llevando palos por ellos. Por nosotros, y de paso por ellos. Ellos les siguen dorando la píldora a los grandes, pero se aprovecharán de lo que consigamos nosotros. A cambio, nos dejan tirados, nos traicionan, niegan lo acordado cuando se encaran a los que mandan. Pero nosotros seguimos ahí, trabajando, luchando, por nosotros, y también por ellos. Eso es digno de elogio y de agradecimiento, no de caer mal. 

En nuestra plantilla hay futbolistas como Kanouté, cuya grandeza humana es ya imposible de definir con palabras. O como Palop, que se llevó la mitad de su carrera a la sombra de quien dicen que es una mala persona como Cañizares, pero sin desfallecer, luchando, trabajando, perseverando, hasta lograr el triunfo cuando ya superaba la treintena. Hasta convertirse en el que para muchos es el mejor portero de la historia del Sevilla. Eso es digno de admiración y casi de pleitesía, no de caer mal. Ambos casos. 

O Jesús Navas, un chaval que sufrió una enfermedad complicadísima y que a base de trabajo, esfuerzo y paciencia logró salir de ella. De Jesús Navas se reían los aficionados de otros clubes, como si fuera un llorica, un niño chico de mamá, un cobarde incapaz de pasar un par de días fuera de casa. Jesús Navas ha sido campeón del mundo, pero esto, que es digno de elogio, no les sirve a los aficionados al fútbol de nuestro país. Les caemos mal.

Ahora se ha puesto de moda Javi Varas. Un chaval que lleva años trabajando en la sombra, a la sombra mejor, de Andrés Palop, y que ahora tiene la fortuna de disfrutar de su época de gloria, tan merecida como justa. Dicen los jugadores del Madrid que igual le invitan algo cuando le vean en agradecimiento a sus paradas contra el Barça. A estos imbéciles tan cortos de mente no les cabe en la cabeza que Varas para balones en beneficio de su equipo, no del Madrid. Claro que hay aficionados culés que dicen que seguro que contra el Madrid no parará nada. Hay que ser bobo. En vez de resaltar la calidad humana y la sencillez de un chico de barrio que está triunfando en el fútbol sin ser súper guapo, sin llevar tatuajes, sin teñirse el pelo ni dejarse crestas... sin nada de eso. Sólo gracias al trabajo y el esfuerzo. Eso que es digno de reverencia, de ovación cerrada... y sin embargo, caemos mal.

Y ahora está lo de Unicef. No se trata de poner ese nombre en la camiseta, no. Se trata de, directamente, mostrar el texto y el número al que hay que enviar el mensaje para combatir en la medida de lo posible el hambre en el mundo. ¿También les caerá mal esto al resto de españoles?

Con todo esto que llevo dicho, a mí me da la sensación de que algo falla con estrépito en nuestra sociedad como para que un club como el Sevilla caiga tan mal. Un club ejemplar, el mejor gestionado de nuestra liga, que basa su éxito en el trabajo y el esfuerzo, que tiene en sus filas a personajes de una talla que ya quisieran la mayoría de los demás clubes, que somos capaces de mantenernos a un nivel altísimo cuando estamos solos... todo eso que debería ser motivo de que nos felicitase, acaba por volverse en nuestra contra hasta el punto de caer mal.

Los que despilfarran el dinero de un modo indecente, no. Nosotros.

Los que no son capaces de gestionar hasta el punto de acabar en concurso, no. Nosotros. 

Los que no tienen huevos de superarnos año tras año a pesar de tener muchísimo más presupuesto, no. Nosotros. 

Como decía antes, algo tiene que fallar con estrépito.  No puede ser que quien trabaja duro caiga mal, y quien derrocha y despilfarra sea elevado a los altares. 

A mí, francamente, que le caigamos mal a un señor de Burgos o de Teruel me la trae al fresco. No es eso de lo que me quejo. Lo que me asusta es la falta de valores. La alarmante falta de valores que lleva a una nación a repudiar a quien se esfuerza para ensalzar a quien vive del cuento.

Claro que la manipulación de la prensa tendrá mucho que ver, pero ese es otro tema que ya, sinceramente, me aburre sobre manera. 

4 comentarios:

Juan Angel Tena dijo...

Yo estimado Rafael, pienso y creo no equivocarme que mucho porcentaje de esa posible antipatia viene derivada de la figura de muestro PRESIDENTE y en mucho de la manipulacion y la tergiversacion que se hace de lo que dice y de lo que hace.

Hablando con familia de fuera de Sevilla y cada vez que sale el tema, me cuentan unas paranoias sobre Del Nido que son fantasmagoricas.

Pero es que eso es lo que le ha llegado a ellos a traves de la prensa.

Si ya de por si, la figura de Del Nido, la cual yo apoyo incondicionalmente por muchos motivos es ya lo suficientemente discutida, si ademas les das el tremendo empujon que de El se da mediaticamente, pues apaga y vamonos...

Es lo que yo pienso, que no quiere decir que sea expresamente eso.

Un fuerte abrazo amigo.

Miguel dijo...

Com suele decir da igual caer bien o mal lo importante es que hablen de ti eso es señal de que estas vivo y coleando otra cosa seria que no hablaran de uno eso si que es malo

Santiago Mora dijo...

Yo escribí sobre esto no hace mucho, y creo que tanto miembros del club (no sólo el presidente), afición (algunos actos inadecuados) y Prensa tienen culpa de ello.

Además, añádele el tema político en Andalucía, y el deportivo en Valencia, Madrid, Villarreal, etc...

Todo este gazpacho (aunque lo primero es lo fundamental) hace que no nos quieran mucho.

Kike Ríos dijo...

Ya te dije mi opinión sobre el tema cuando se armó el revuelo, aquí no estamos apra hacer amigo, sino apra ganar partidos. Que sí, que es muy bonito eso de caer bien a todo el mundo pero... Caer bien no es una Copa, y los que caen bien no se clasifican para UEFA, por ejemplo :)

Es imposible cambiar la cultura de este pais es dos días, pero con detallitos se puede ir empezando.

Un saludo y mucha mierda para esta noche, hay que igualar al mitico sevilla de los 40!!!

ULTIMOS 10 POSTS PUBLICADOS

SITIOS DE INTERES

Economía y Política